InterAffairs

Vie02212020

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Miércoles, 19 Agosto 2015 00:50

Extracto de la entrevista del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, concedida en la emisión especial ‘El 70 Aniversario de las Naciones Unidas’ del programa La Fórmula del Poder (Formula Vlasti), canal Rusia 24. Moscú, 14 de agosto

Rate this item
(0 votes)

Pregunta: ¿En qué consiste el carácter especial de la sesión de la ONU dedicada al 70º Aniversario de la creación de este organismo, cuál será su formato, qué toma de decisiones está prevista? ¿Cuáles son sus expectativas personales ante esta sesión?

Respuesta: La víspera de los debates sobre los aspectos políticos más generales de la vida en el mundo, en los que participarán los jefes de Estado, se celebrará una cumbre dedicada al desarrollo sostenible. Se aprobará en ella el nuevo programa de 15 años de duración que abarcará los esfuerzos internacionales encaminados a dar solución a problemas en las esferas de la economía y las finanzas y a los derivados problemas sociales y de protección del medio ambiente. En próximo septiembre Rusia asume la presidencia en el Consejo de Seguridad de la ONU y estamos preparando una reunión ministerial dedicada al análisis del conjunto de las amenazas terroristas procedentes de Oriente Próximo y del Norte de África. Estoy convencido de que este asunto concitará un intenso interés en los debates en la Asamblea General de la ONU. Intentaremos marcar el tono de la reunión del Consejo de Seguridad, dada también la iniciativa del presidente Putin sobre la creación de un frente único en la lucha contra organizaciones terroristas como el Estado Islámico y sobre la promoción paralela del arreglo político en la región, en concreto, en Siria.

Pregunta: ¿Cuál ha sido el papel de la URSS y de Rusia en el refuerzo de la ONU, en el aumento de su prestigio?

Respuesta: La Unión Soviética se dedicó a promover de forma muy activa aquellos principios de la Carta de la ONU que hoy son los más viables, la paridad de las partes, la soberanía de todos los Estados, el respeto al derecho de los pueblos a la autoidentificación como principio fundamental de la ONU y el deber de todo Estado de garantizar el derecho de los pueblos que forman parte de él a no sentirse vulnerados. Este principio sigue muy actual a día de hoy. Más tarde hemos defendido tales principios fundamentales de la ONU como la cultura del compromiso, la necesidad de hacer cuanto está a nuestro alcance para que el CS, en su calidad de organismo primordial, responsable de garantizar la paz en el mundo, funcione de forma colectiva y mediante el esfuerzo común. Me gustaría señalar al respecto que el derecho a veto, criticado con frecuencia, en realidad representa la principal garantía del sistema de pesos y contrapesos necesario en cualquier sistema democrático. Es verdad que a veces se intenta modelar situaciones que precisen de la aplicación del derecho al veto, y la motivación política es a menudo subjetiva. Ha ocurrido en varias ocasiones. Así, por ejemplo, nuestros interlocutores occidentales han presentado varias veces resoluciones carentes de valor práctico, como las relativas al aniversario de los acontecimientos en Srebrenica. A pesar del carácter dramático de aquellos acontecimientos, el Consejo de Seguridad no debe asumir una postura a favor de uno de los bandos y mucho menos en conflictos ocurridos hace 20 años. De la misma forma que no debe involucrarse en la instrucción de la causa penal sobre el accidente del Boeing de Malaysia Airlines. No me gustaría entrar en detalles sobre el particular.

Lo importante es que el Consejo de Seguridad conserve su vitalidad y todas las herramientas necesarias para seguir desempeñando un papel central en la solución de las crisis internacionales. Ha sido sometido a reformas, elevándose de 5 a 11 el número de sus miembros. Ahora se está planteando una nueva etapa de “ampliación.” Apoyamos este proceso. Consideramos que en realidad los países en vías de desarrollo de Asia, África y América Latina están poco representados en el Consejo de Seguridad. Por esta razón apoyamos las solicitudes de adhesión permanente al CS presentadas por India y Brasil. Consideramos que de igual forma ha de estar garantizada la presencia permanente en este organismo de los países del continente africano. De modo que me gustaría volver a subrayar que los países en vías de desarrollo no están lo suficientemente representados en el consejo y su papel en las labores de este organismo es poco significativo. Es necesario promover una reforma que no convierta el CS en una estructura difícil de gestionar, amorfa e inflada. La capacidad de reaccionar de forma operativa es otro principio fundamental de su funcionamiento, al igual que la presencia de todas las regiones y centros del desarrollo del mundo. En mi opinión, cerca de una veintena de miembros es el límite que deberíamos tener como referencia.

Pregunta: El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, deja su puesto. En una entrevista dijo que se espera que lo ocupe una mujer. ¿Tiene Rusia alguna preferencia sobre la candidatura?

Respuesta: El señor Ban Ki Moon, por el que sentimos un profundo respeto y con el que mantenemos buenas relaciones, agotará su segundo mandato el año que viene y, de acuerdo con la Carta de la ONU, ya no puede volver a presentar su candidatura. El problema consiste en garantizar la condición geográficamente universal del secretario general. En varias ocasiones han ocupado este puesto los representantes de Europa Occidental, Asia, continente africano (Butros Ghali y Kofi Annan) y de América Latina. Sin embargo, nunca ha sido presentado un grupo regional, como Europa Oriental. Lleva oficialmente existiendo desde los tiempos soviéticos, cuando se crearon 5 grupos: de Asia-Pacífico, de América Latina y el Caribe, de África, de Europa Occidental, integrada por EEUU, Australia y Nueva Zelanda, y, por último, de Europa Oriental. En un principio, no se concibieron como asociaciones para asuntos políticos, sino, para elegir de forma más eficiente y regional a los miembros de organismos de participación limitada. Por ejemplo, el Consejo Económico y Social (ECOSOC) está integrado por 54 países que han de ser elegidos, el Consejo de Derechos Humanos también está compuesto por menos miembros de los que nos gustaría. Estos organismos no tienen una composición universal, existen muchas estructuras de la ONU para las cuales es necesario elegir miembros. Para que todas las regiones estén presentadas de forma más o menos igual en estos organismos económicos y de defensa de los derechos humanos fueron creados los mencionados grupos regionales que acuerdan entre sí las candidaturas, también para el Consejo de Seguridad, el ECOSOC, el Consejo de Derechos Humanos y demás estructuras.

Cuando la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia pasaron a formar parte del pasado, el grupo, sin embargo, siguió existiendo, por no ser político, sino necesario exclusivamente para organizar este tipo de elecciones. Los miembros del grupo de Europa Oriental, incluidos los países miembros de la OTAN coinciden en esta opinión y firmaron una carta divulgada entre todos los países de la ONU. Manifiestan estar convencidos de que el siguiente secretario general debería representar a los países de Europa Oriental. Los candidatos son varios.

Pregunta: ¿Candidatos por el grupo?

Respuesta: De momento, por países, dado que el grupo apenas podría llegar a un acuerdo. Se han presentado cerca de diez candidatos, mujeres entre ellos. Lo dicho, el grupo difícilmente podrá llegar a un acuerdo, pero los procedimientos de la elección del secretario general y de la presentación de candidaturas son bastante flexibles. No descartaría que el grupo someta a consideración de la Asamblea General varias candidaturas. Lo más probable es que durante las consultas que se siguen manteniendo algunos de los candidatos sean descartados, pero con toda seguridad quedará más de uno. No veo nada malo en que la Asamblea General reciba una lista de varios nombres.

Pregunta: ¿Se necesitaría consenso para ello?

Respuesta: Sin duda. En la primera etapa la lista se enviaría al Consejo de Seguridad que cuenta con sus propios métodos: una votación de ranking secreta donde queda claro qué candidato es capaz de reunir los nueve votos necesarios. Existen también otros “trucos”.

En la situación actual, creo, lo más probable es que tras la consideración de este asunto por el Consejo de Seguridad una lista de varios candidatos sea entregada a la Asamblea General. Siempre ha habido una única candidatura, porque el CS descartaba a los demás pretendientes mediante sus procedimientos. Esta vez, conociendo a los candidatos, no encuentro la forma de dejar sólo a uno, sin ofender a otros también muy dignos de ser elegidos.

mid.ru

Read 1210 times