InterAffairs

Mié05272020

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Viernes, 12 Diciembre 2014 00:31

Intervención y respuestas del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, a las preguntas de los medios de comunicación durante la conferencia de prensa conjunta sobre los resultados de las conversaciones mantenidas con Didier Reynders,

Rate this item
(0 votes)

Estimados señores y señoras:

Hemos mantenido unas conversaciones detalladas y concretas sobre las relaciones bilaterales entre Rusia y el Reino de Bélgica, y sobre los problemas de la agenda internacional, teniendo en cuenta la presidencia de Bélgica del Comité de Ministros del Consejo de Europa (CMCE) para el próximo semestre

Partimos de la base de que compartimos y apoyamos los objetivos del Consejo de Europa, que consisten en garantizar un espacio único de derecho para todo el continente europeo y trabajar para fortalecer la democracia, el respeto de los derechos humanos, la supremacía de la ley y el desarrollo de intercambios culturales, deportivos, formativos y juveniles. En este sentido, apoyamos el programa elaborado por Bélgica para el período de su presidencia al frente del Comité de Ministros.

Rusia tiene interés por que el Consejo de Europa preste una mayor atención a combatir el extremismo, el nacionalismo agresivo, la intolerancia racial o religiosa, así como a garantizar de una manera más activa los derechos de las minorías nacionales.

En todo momento hemos considerado y seguimos considerando (y es algo de lo que hemos hablado hoy) que el Consejo de Europa debe fomentar la supervisión legal de la situación en toda Ucrania y no solamente en el sureste, dado que en otras regiones, en particular en el oeste de Ucrania, se están observando constantemente violaciones de los derechos humanos y excesos con el uso de violencia.

Hemos debatido pormenorizadamente sobre la tarea de superar la crisis ucraniana. Ciframos nuestras esperanzas en el alto el fuego que se ha anunciado hoy. No es la primera vez que se hace este tipo de anuncio, pero la presente etapa se ha preparado sólidamente, pues los representantes de las partes en conflicto han mantenido una negociación, a petición del Presidente de Ucrania, Petro Poroshenko y con la asistencia de los oficiales rusos. Esperamos que la línea de “separación” acordada permita en la práctica garantizar el régimen de “silencio” y dar comienzo a la retirada de las armas pesadas a ambos lados de la línea.

Hemos hablado asimismo de otros aspectos de los Acuerdos de Minsk, como, por ejemplo, la necesidad de garantizar la seguridad de quienes participan en los procesos en el sureste e iniciar una negociación sobre la interacción económica, algo fundamental para entablar el diálogo político nacional que se menciona en el protocolo de Minsk.

Rusia tiene la convicción de que, en este momento, está apareciendo en primer plano un problema sistémico importante –la incapacidad de las autoridades ucranianas para iniciar un proceso constitucional, hace tiempo prometido, con la participación de todas las regiones y las fuerzas políticas de Ucrania. Es algo que hay que hacer de forma urgente. Hemos de recordar que dicho compromiso fue asumido por las autoridades de Kiev ya en el mes de abril de este año.

Hemos discutido sobre otros temas internacionales, como por ejemplo la situación relativa a las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. Rusia y Bélgica apoyan activamente el esfuerzo para concluir dicho proceso en el plazo que se acordó.

Nos preocupa la situación en Oriente Medio y el Norte de África, sobre todo la actividad del Estado Islámico en Irak, Siria y otros países de la región, y la ausencia de un proceso e incluso el paso hacia atrás que se ha observado en el proceso de paz en Oriente Próximo, a la vista del punto muerto en el que están las negociaciones entre palestinos e israelíes.

En lo que se refiere a nuestros asuntos bilaterales, hemos confirmado nuestra voluntad de seguir desarrollándolos. Hemos hablado sobre los documentos que están preparando los correspondientes departamentos de las partes y que posiblemente se firmen en fecha próxima, a cerca de la actividad de la Comisión Mixta para la Cooperación Económica, dentro de cuyo marco se han puesto en marcha contactos regulares (la próxima sesión se celebrará en 2015) y la colaboración de los círculos empresariales belgas y rusos para la puesta en marcha de proyectos de bastante envergadura, incluyendo los que se han lanzado hace poco en el territorio ruso. Partimos de que hay que ayudar a las empresas.

Pregunta: ¿Cómo han afectado a Rusia las sanciones adoptadas por occidente? ¿Han influido en las relaciones con Bélgica?

Serguéi Lavrov: De las sanciones nadie ha salido bien parado -ni los que las han impuesto, ni quienes las han recibido. Todas las partes han tenido pérdidas económicas. Desde el punto de vista político, no es gratificante que nuestros socios infrinjan el derecho internacional e introduzcan restricciones que no son legítimas. Hace falta partir de la realidad. Superaremos las dificultades que han surgido a raíz de las acciones hostiles de la Unión Europea, EE.UU. y otros países. No le quepa la menor duda. Resulta ofensivo que los europeos –gente educada, ilustrada y conocedora de la historia- hayan calculado que estas sanciones iban a permitir realmente conseguir dar algún tipo de viraje constructivo a la situación en torno a Ucrania, hayan tratado de presionar a Rusia y hayan ignorado lo que ha hecho y está haciendo Rusia desde el punto de vista financiero y político para Ucrania todos estos años.

Los Acuerdos de Minsk fueron firmados en gran medida por iniciativa de los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Ucrania, Petro Poroshenko, y venían a ser una aportación conjunta para buscar una solución de regularización de la situación. Sin embargo, acto seguido, la mañana después de que fueran firmados en el mes de septiembre, se anunció una ola de sanciones. No tiene sentido. Surge pues una interesante pregunta para los socios europeos; en su opinión entonces, si Rusia se merece ser castigada por los acuerdos de Minsk, ¿qué más hay que hacer para complacerles a ustedes? De momento no hay respuesta. He escuchado una interpretación de que esta situación vino dada por que los ex líderes de Bruselas, en contra de los acuerdos de armonización adicionales, no se dejaron aconsejar por nadie y anunciaron estas sanciones. Si esto es verdad, dice muy poco de la función de los burócratas de Bruselas y pone de manifiesto su falta de respeto hacia los países miembros de la UE.

En lo que respecta a nuestras relaciones con Bélgica, puedo señalar que, en los primeros nueve meses del año, el intercambio comercial ha supuesto casi 10.000 millones de $, con un aumento de casi un 16% en comparación con el mismo periodo el año pasado. Las empresas de nuestros dos países colaboran activamente. En el óblast de Nizhni Novgorod, la empresa “Solvay” ha puesto en marcha dos grandes proyectos por un total de 2.000 millones de dólares. Por otra parte, se han firmado este año acuerdos entre las empresas “Fluxys” y “Novatek” en relación con los yacimientos de Yamal. En Bélgica funciona la empresa siderúrgica Novolipesk Steel, crea puestos de trabajo y paga impuestos. Ha habido una compañía aérea belga que se ha interesado por el avión regional para transporte de pasajeros “Sukhol Superjet 100”.

El negocio se rige por sus propios intereses y busca beneficios. Espero que la política siga esta misma lógica.

Pregunta: Hoy es el “día del silencio” en el este de Ucrania. ¿Qué medidas son necesarias para conseguir una tregua estable?

Serguéi Lavrov: Tal y como he mencionado ya en mis palabras de apertura, Bélgica y nosotros compartimos la misma postura. Estamos convencidos de que, en este momento, lo más urgente es actuar para impedir que siga muriendo gente, que se retiren los contingentes de ambas partes (sobre todo las armas pesadas) y que la OSCE empiece a ocuparse de vigilar la línea de separación. A continuación, hay que abordar inmediatamente otras cuestiones, fijadas en los acuerdos de Minsk, que incluyen garantizar la seguridad, desplegar una interacción económica y lanzar un diálogo político nacional. Además de los contactos directos entre Kiev, Donetsk y Lugansk es necesario un diálogo nacional sobre la reforma constitucional. Desde un punto de vista de conjunto, esta es la principal tarea.

Pregunta: Recientemente, la Canciller de la RFA, Ángela Merkel, ha hecho una serie de duras declaraciones contra Rusia dentro del contexto de la política sancionadora de occidente sobre Ucrania. ¿Quiere decir esto que Alemania ha pasado a ser el principal aliado de EE.UU. en su deseo de castigar a Rusia?

Serguéi Lavrov: Tradicionalmente, Alemania ha desempeñado un papel constructivo en las relaciones de la Unión Europea y Rusia y en general entre Occidente y Moscú. Si Alemania ha decidido ir al dictado, no me parece que Europa vaya a salir ganando con ello. Ni siquiera la propia Alemania saldrá ganando –difícilmente esto conforma a la gran mayoría de la sociedad alemana.

No podemos dejar de comentar nuestra preocupación por lo que están haciendo nuestros colegas alemanes. Permítanme que mencione un hecho al respecto. Hace unos días, en la página Web del gobierno de la RFA, apareció una información sobre Crimea en la que, entre otras cosas, se decía que la península había estado poblada durante cientos de años por tártaros, ucranianos, armenios, griegos y alemanes. No se mencionaba a los rusos. Si es la página oficial del gobierno de la RFA, me gustaría saber quién busca la información para hacer esos artículos. Dirigiremos esta misma pregunta a nuestros colegas de Bélgica.

mid.ru

Read 1043 times