InterAffairs

Vie02212020

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Jueves, 15 Mayo 2014 15:44

Intervención y respuestas del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, a las preguntas de los medios de comunicación durante la conferencia de prensa conjunta sobre los resultados de las conversaciones con el Ministro de Asuntos Exter

Rate this item
(0 votes)

Estimados señores y señoras:

El Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Uganda, Sam Kutesa, y yo hemos mantenido unas productivas conversaciones que no han hecho sino confirmar nuestro ánimo de seguir profundizando en las relaciones bilaterales en diferentes ámbitos, de conformidad con los acuerdos alcanzados entre los presidentes de nuestros países durante sus conversaciones en Moscú en el mes de diciembre de 2012.

Hemos constatado que, durante este período, se han hecho muchas cosas, sobre todo en el plano de los preparativos para aumentar sustancialmente las relaciones económico-comerciales. Hemos hablado de los contactos que existen entre las empresas de nuestros países y los departamentos de economía de Rusia y Uganda, lo que constituye una muestra de la prometedora dirección en la que se orienta la suma de nuestros esfuerzos en el campo de la energía, la construcción, el desarrollo de infraestructuras, la agricultura y la pesca. Hemos acordado prestar ayuda a los círculos empresariales para poner en funcionamiento mecanismos de contactos bilaterales directos. En este sentido, tengo la satisfacción de señalar que Sam Kutesa aprovechó su estancia en Moscú para dar continuidad a esta labor directamente con las empresas rusas.

Hemos convenido abordar de una manera más sistemática este trabajo y crear lo antes posible una comisión interestatal para la cooperación económico-comercial. En fecha próxima está previsto completar la preparación de este documento para su firma.

En lo que se refiere a los temas relativos a la situación en África y en el mundo en general, nuestras posturas sobre la mayoría de los problemas clave de hoy coinciden. Somos del mismo parecer en lo que se refiere a la necesidad de apoyar los procesos objetivos de la formación de un orden mundial policéntrico apoyado en el derecho internacional, el papel central de Naciones Unidas, el respeto de la identidad de cada pueblo y el compromiso con la búsqueda colectiva de respuestas a los desafíos y amenazas globales.

Hemos señalado el alto nivel de cooperación de nuestras delegaciones en la ONU. Agradecemos a los socios su apoyo a los proyectos de resolución rusos, incluyendo la resolución sobre la inadmisibilidad de la glorificación del nazismo y el renacimiento de las formas contemporáneas de racismo, xenofobia e intolerancia, de la que Uganda ha pasado a ser coautora por tradición. Valoramos el ponderado enfoque de Kampala en relación con los acontecimientos en Ucrania, lo que incluye la posición que ha mantenido la delegación de este país en la ONU. Hemos analizado exhaustivamente las valoraciones de Rusia del desarrollo de la situación en Ucrania.

Se ha dedicado una especial atención a la situación en el continente africano. Tenemos interés en que los conflictos que siguen evolucionando y persisten en este continente se solucionen lo antes posible. Esto se refiere a Mali, República Centroafricana, República Democrática del Congo y toda la región de los Grandes Lagos en Sudán del Sur, así como las relaciones inter-africanas. Apreciamos el papel que desempeña Uganda para ayudar a buscar vías de solución de muchas de las crisis dentro del marco de la Unión Africana y la organización subregional Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo en África Oriental (IGAD)

Compartimos la misma posición en cuanto a que las vías concretas de solución de los conflictos y las crisis deben ser determinadas por los propios países de la región, que conocen mejor que nadie la esencia de sus problema, siendo la tarea de la comunidad internacional prestar apoyo al esfuerzo de la Unión Africana, IGAD y otras organizaciones subregionales.

Rusia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU seguirá favoreciendo la normalización de la situación en las distintas partes de África, en particular ayudando a reforzar el potencial de las fuerzas pacificadoras de los países africanos.

El memorándum sobre las consultas de los ministerios de asuntos exteriores de Rusia y Uganda que hemos firmado hoy contribuirá a trabajar de una manera más sistemática para coordinar nuestra actividad en lo que respecta al desarrollo de las relaciones bilaterales y la cooperación en las organizaciones internacionales.

Nos sentimos satisfechos por los resultados de las conversaciones y confiamos en que dichos resultados beneficien a nuestros países y ciudadanos y den cabida a cumplir plenamente los acuerdos de los presidentes de Rusia y Uganda.

Pregunta: Se ha difundido por Internet una declaración que se le atribuye a usted, que paso a citar literalmente: “Según los últimos acontecimientos, entiendo que la República Popular de Donetsk pronto será una organización terrorista y de ninguna manera representará los intereses de la población ruso-parlante en Ucrania. Seguiremos estando a favor de la federalización de Ucrania, pero es difícil que Rusia llegue a reconocer la independencia de la RPD”. ¿Hasta qué punto es cierta esta cita? ¿Qué comentario puede hacer de ella? ¿Cómo describiría el referéndum que ha tenido lugar en Donetsk y Lugansk? ¿Cómo cree que influirá en el futuro proceso de regularización de la crisis ucraniana?

Serguéi Lavrov: Esa cita que usted acaba de leer “supuestamente atribuida a mí”, es directamente una mentira y una falacia. Soy consciente de que a lo largo de la crisis en Ucrania, las personas que mantienen el poder en Kiev y sus protectores occidentales se están valiendo de las mentiras y las medias verdades (que a veces es casi peor que la mentira). Sin embargo, hasta ahora no habían caído en algo tan “zafio”. Tal vez, silenciar los hechos simplemente sea ya insuficiente para ellos; de todas formas, la verdad siempre termina abriéndose paso. En gran medida, contribuye a ello la intensa actividad de los periodistas rusos, que en condiciones bastante complicadas, incluso arriesgando a veces su vida, hablan y muestran la verdad de lo que ha sucedido en Odesa y de los crímenes que se están perpetrando allí, de cómo se intenta repetir lo de Odesa en Mariúpol, de cómo durante la preparación del referéndum en los óblast de Donetsk y Lugansk se utilizó un contingente de las llamadas “centurias del Maidán” y la guardia nacional formada por ultra extremistas, de cómo se está empleando contra ciudadanos indefensos maquinaria pesada y lanzagranadas, o de cómo se ha abierto fuego contra la población civil. Todo esto se ha visto en vivo y en directo en la televisión rusa. Este tipo de imágenes no las encontrará usted en canales tan prestigiosos como, por ejemplo, CNN, BBC, entre otros.

Una vez más se nos confirma que las autoridades ucranianas quieren implantar un bloqueo informativo y como telón de fondo de la ocultación de imágenes y hechos objetivos a los telespectadores y los oyentes de la radio lanzan mentiras descaradas semejantes a las que acaba de leer usted.

Al hablar de la imperiosidad de hacer llegar la verdad, por lo menos a los que están tomando decisiones en las capitales occidentales, he de poner de relieve la función de los embajadores que trabajan en Moscú. Puedo entender que se hayan suprimido en Ucrania los canales rusos, y que en Occidente intenten “olvidar” los acontecimientos haciendo una disección de lo que se muestra por las principales cadenas. Pero los embajadores de los países extranjeros que están en Moscú están viendo directamente lo que se muestra a través de las ondas de la televisión rusa. Es indudable que tienen la simple obligación de transmitir e informar a sus capitales sobre los hechos que están observando en vivo y en directo. No siendo así, están cayendo en la ineptitud absolutamente. No tengo ninguna duda de que en Washington, Bruselas y otras capitales europeas, saben perfectamente lo que está pasando en Ucrania realmente. Más irritante aún es la postura que adoptan nuestros socios occidentales al tratar de “darle la vuelta” para eximirse de su responsabilidad por las acciones de un régimen al que, básicamente, han aupado hasta el poder, al tiempo que traspasan la responsabilidad a la Federación de Rusia. Creo que no habrá que esperar mucho para que la mayoría de los observadores objetivos comprendan que estos fines no llegan a puerto.

Según tengo entendido, pronto se anunciarán los resultados oficiales del referéndum en los óblast de Donetsk y Lugansk. Se han difundido ya los resultados preliminares. Hace unos minutos se ha emitido un comunicado del servicio de prensa del Presidente de la Federación de Rusia sobre esta cuestión en el que se afirma que hemos seguido con mucha atención los preparativos y la celebración de estos referéndums y se señala la alta participación de la población a pesar de los intentos de boicotear la votación, incluso lanzando contra la población civil a militares, ultra radicales, el ejército y armas pesadas que desgraciadamente han causado víctimas humanas. A pesar de todo, los referéndums transcurrieron con una alta participación. Según nuestra información, en fecha próxima se anunciarán los resultados. Nosotros respetaremos la libre voluntad de los habitantes de los óblast de Donetsk y Lugansk y partimos de la base de que la aplicación de los resultados de la votación que se ha celebrado en la práctica tendrá lugar de una forma civilizada sin que se recurra a ningún tipo de violencia, a través del diálogo entre los representantes de Kiev, Donetsk y Lugansk. Creemos que es importante alentar ese diálogo y daremos la bienvenida a cualquier esfuerzo de mediación, también a través de la OSCE.

Pregunta: ¿Está previsto celebrar un nuevo encuentro a cuatro bandas en Ginebra sobre Ucrania? ¿Qué perspectivas hay en este momento para su convocatoria?

Serguéi Lavrov: De momento no hay previsto ningún encuentro sobre Ucrania. Nos gustaría que continuaran los esfuerzos, que no se frenaran y que pronto se materializasen en algún tipo de proceso –hablo de “algún tipo de proceso” porque ahora mismo volverse a reunir a cuatro bandas no tiene proyección. Nosotros abogamos porque, en la etapa en la que estamos, en la que parece ser que todos los actores clave están de acuerdo con que en la reunión de Ginebra del 17 de abril se acordaron los principios básicos de la regularización, no se repita lo que ha pasado y se desarrollen estos principios en acciones prácticas que han de ser adoptadas por las partes en conflicto –las autoridades de Kiev y los que no comulgan con su política, sobre todo las regiones del sur-este de Ucrania.

He escuchado la declaración del jefe del departamento de política exterior de Ucrania, Andréi Deschits, y el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en cuanto a la necesidad de mantener las conversaciones únicamente en el formato a cuatro bandas, con la participación de Rusia, EE.UU., la Unión Europea y los representantes de las actuales autoridades de Kiev. Insisto, sin incluir a los oponentes al régimen en las conversaciones directas para discutir las posibles soluciones de la crisis, no se va a conseguir nada. Lo reconocen mis interlocutores, incluyendo al Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, que están a favor de encarrilar los principios de Ginebra por el cauce de un diálogo directo entre las facciones ucranianas. Esta es la lógica sobre la que descansa la iniciativa de la llamada “hoja de ruta” que promovió el actual Presidente de la OSCE y Presidente de Suiza, Didier Burkhalter, tras su visita a Moscú, en la que se describen los pasos para organizar un diálogo nacional entre los representantes de Kiev, el sur-este y otras regiones de Ucrania. Estamos convencidos de que es necesario hacerlo cuanto antes. Insisto, es una pena que en Washington y en Kiev haya quienes están en contra de acercar a las regiones hacia el diálogo. Esta es la razón precisamente de que, a pesar de la disposición de Rusia, no se le dé la suficiente difusión a la “hoja de ruta” preparada por el Presidente de la OSCE. Es una confirmación más de que Kiev sigue sin reconocer la necesidad de hablar con su propio pueblo. He oído que los dirigentes de Kiev han anunciado el comienzo de una especie de proceso de consultas con las administraciones provinciales y los órganos de autogobierno local para introducir modificaciones en la Constitución. Nadie ha visto ningún texto. Prometieron publicarlo, aunque es un trabajo privado, organizado en la Rada Suprema sin ninguna transparencia en absoluto, y sin involucrar a las regiones. Hace casi dos semanas que prometieron publicarlo, después hace una semana. Ahora parece ser que han invitado a las regiones para trabajar en ello, aunque, insisto, nadie ha visto el texto. No estoy seguro de que se consiga pronto, pero nos parece que es muy importante convocar un diálogo nacional con arreglo a la propuesta formulada por el Presidente de la OSCE. Hay que hacerlo a la vez que, paralelamente, se investigan los crímenes cometidos, tal y como está previsto también en la “hoja de ruta” que ha promovido la presidencia suiza.

mid.ru

Read 1026 times Last modified on Jueves, 15 Mayo 2014 16:34