InterAffairs

Mié05272020

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Martes, 22 Abril 2014 16:09

Intervención y respuestas a las preguntas de los medios de comunicación del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la conferencia de prensa conjunta al término de las conversaciones con el ministro de Asuntos Exteriores de China

Rate this item
(0 votes)

Intervención y respuestas a las preguntas de los medios de comunicación del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la conferencia de prensa conjunta al término de las conversaciones con el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, mantenidas en Pekín, el 15 de abril de 2014

Señoras y señores:

Hemos trabajado de forma fructífera, examinando el inmenso espectro de las cuestiones bilaterales e internacionales que caracterizan las relaciones entre Rusia y China y garantizan un desarrollo consecuente de la cooperación bilateral a muchos niveles y de la asociación estratégica. Nuestras relaciones han alcanzado un elevado nivel sin precedentes. Los líderes de Rusia y China mantienen un diálogo político regular, intensivo y fiable, reuniéndose varias veces al año. Este año el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el presidente de China, Xi Jingping, mantuvieron un encuentro el 6 de febrero en Sochi. Fue la primera vez que un jefe de Estado de China acudía a la inauguración de unos Juegos Olímpicos fuera de su país.

Hoy hemos discutido con detalle los preparativos para el principal acontecimiento del año: la visita del presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, a la República Popular China y su participación en la cumbre de la Reunión para la Cooperación y las medidas de confianza en Asia, que se celebrará en Shangái en el mes de mayo. Este año, los dirigentes de nuestros países se encontrarán más de una vez: tienen previsto participar en una serie de reuniones al más alto nivel, como las cumbres del BRICS, la OCS, el G-20 y la APEC (la última del año se celebrará en Pekín). En otoño visitará la Federación de Rusia el primer ministro chino Li Kegiang. Además de las reuniones de presidentes y primeros ministros, habrá contactos regulares a nivel de responsables de ministerios e instituciones, consejos de seguridad y parlamentos de los dos países.

Hoy hemos prestado especial atención a armonizar los enfoques para la celebración de los 70 años de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial en Europa y en Asia. Hemos acordado toda una serie de actos conjuntos dedicados a este acontecimiento para que se lleven a cabo a través de la ONU y de otras organizaciones internacionales, y también en el marco de los Años de intercambios amistosos juveniles entre Rusia y China. Entre nuestros planes también está el intercambio de acciones conjuntas para impulsar el Concepto de seguridad en la región de Asia-Pacífico desarrollando la iniciativa conjunta ruso-china de septiembre de 2010. Vamos a afrontar estas cuestiones en el marco de la Reunión para la Cooperación y las medidas de confianza en Asia, mediante la cooperación de Rusia y China con los países de la ASEAN.

Nosotros colaboramos estrechamente con China en la ONU, en otros foros y en diferentes formatos para resolver toda una serie de problemas regionales, como el programa nuclear iraní, el problema nuclear de la península de Corea, la situación en Afganistán, Siria y otras cuestiones.

Hemos abordado hoy el tema de Ucrania a la luz de los dramáticos acontecimientos que se están desarrollando en el país. Hemos ratificado nuestra gratitud por la postura objetiva, ponderada y responsable que la República Popular China ha mantenido con respecto a los acontecimientos en Ucrania y Crimea. Estamos convencidos de que el uso de la fuerza para solucionar la situación, que se ha complicado en el sureste del país, resulta inaceptable, y que la llave para solucionar la crisis es el inicio de la elaboración de una verdadera reforma constitucional en la que se tengan en cuenta los intereses de todas las regiones de Ucrania sin exclusión.

En Plan de consultas que hoy han firmado los ministros de Asuntos Exteriores de nuestros países garantizará la futura coordinación de las acciones de Rusia y China en el escenario internacional. Estoy convencido de que nuestra asociación en los asuntos internacionales será uno de los factores principales para garantizar la estabilidad del orden mundial.

Agradecemos a nuestros amigos chinos su tradicional cordialidad y hospitalidad. Será un placer recibir al ministro de Asuntos Exteriores, Wang-Yi, en la Federación de Rusia.

Pregunta: Serguéi Víktorovich, ¿qué valoración le merece la efectividad del trabajo de la Misión de la OSCE en Ucrania? ¿Qué puede decir sobre las últimas iniciativas de las autoridades ucranianas para solucionar la situación en el sureste del país? ¿Participará usted en la reunión a cuatro bandas de Ginebra?

Serguéi Lavrov: La Misión de la OSCE está trabajando y se amplía (esta posibilidad se plantea en una resolución adoptada al crearse), y cada día envía relatos de los hechos e informes al cuartel general de la OSCE en Viena. Cuando comenzaron los problemas en Slaviansk y se dio orden de enviar allí divisiones militares, insistimos en que un grupo de observadores de la Misión se desplazase urgentemente a esa región, y así se hizo. Esperamos recibir informaciones objetivas.

El término de la «iniciativa» para describir las acciones actuales de las autoridades de Kiev resulta ambiguo. Condenamos categóricamente y exigimos el cese de las «iniciativas» que impliquen el envío de fuerzas de seguridad y divisiones del ejército para reprimir las protestas, violando todas las normas de la legislación ucraniana y del derecho internacional.

Si nos referimos a las iniciativas relacionadas con el reciente viaje de Arseni Yatseniuk al sureste del país y del anuncio de que las actuales autoridades de Kiev están dispuestas a invitar a los representantes de las regiones del sureste a participar en la reforma de la Constitución y solucionar todos los problemas, teniendo en cuenta las exigencias legales de los habitantes de estas regiones de Ucrania mediante conversaciones, esto, indudablemente, constituye un paso en la dirección correcta, aunque llegue con mucho retraso. En el último mes y medio tras el golpe de Estado, los que han ocupado el poder no han hecho nada, no han enviado ninguna señal a los habitantes del sureste, salvo amenazas y ultimátums. No se puede invitar al diálogo con una mano y con la otra dar órdenes criminales para utilizar al ejército contra el propio pueblo, y además invitando a la ONU a participar en estas acciones contrarias a la ley. ¡Esto rebasa por completo los límites de la dignidad!

Se inventan historias para justificar sus propósitos agresivos, sueltan todas las transgresiones imaginables e inimaginables de la Federación de Rusia, que supuestamente ha organizado todo y lo lleva a cabo. ¡Nunca he oído mayor tontería! Esto implica negar al propio pueblo el derecho a manifestar su opinión y a actuar contra la ilegalidad y la discriminación.

No se pueden enviar tanques contra los propios ciudadanos y al mismo tiempo mantener conversaciones. Ya he dicho varias veces que si en el sureste se utiliza la fuerza, se minarán las posibilidades de que se celebre la reunión que está prevista esta semana en Ginebra. En principio, estamos a favor de esta reunión. Creemos que tendrá un formato válido para transmitir una vez más a nuestros socios americanos y europeos la necesidad de que hagan entrar en razón a aquellos a los que han llevado al poder; a que estos respeten a su propio pueblo; a que consigan que sea el inicio de una verdadera reforma constitucional, y no de una reforma cosmética o clandestina entre bastidores, con la participación de todas las regiones de Ucrania y de las principales fuerzas políticas en igualdad de condiciones; a resolver el problema del desarme de los grupos militares ilegales; y en general, por supuesto, para aliviar la tensión.

Cuando están enviando equipamiento militar desde Kiev y las regiones de occidente, el llamamiento actual a la distensión cobra especial importancia. Cuando los que ahora dirigen el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania declaran que Rusia pone en peligro la reunión de Ginebra y la quiere torpedear, no les crean. Esto no es cierto. No crean tampoco las declaraciones de la diplomacia ucraniana, como si en esta reunión no se pretendiese discutir la crisis ucraniana, sino que el debate se centrará en los pasos que debe seguir la Federación de Rusia. ¡Esto es completamente falso!

Estamos dispuestos a discutir la crisis ucraniana. Hemos acordado la agenda "en bruto", que incluye lo que ya he dicho: disminución de la tensión, desarme de los grupos armados, auténtica reforma constitucional, celebración de elecciones. Estamos dispuestos a hablar de esto si, por supuesto, los que ahora intentan desesperadamente reprimir una protesta justa, no socavan la reunión, comenzando a derramar sangre.

mid.ru

Read 1254 times Last modified on Martes, 22 Abril 2014 16:12