InterAffairs

Mar11122019

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Martes, 17 Julio 2018 17:59

Destino del Oeste en el mundo multilopar

Written by 

Caspar David Freidrich. Peregrino sobre el mar de niebla. 1818

¿Existe aún el Oeste? Tal pregunta, a primera vista, paradoja hicieron los científicos-politólogos domesticos famosos, participantes del centro de conferencias del Consejo de Política Exretior y de Defensa (CPED). En el transcurso del encuentro celebrado con oyentes en Moscú trataron de dar sus versiones de respuestas a las cuestiones más actuales de la agenda actual, vinculadas con la transformación aflorada del orden político mundial.

 

“El Oeste colectivo” y la cumbre del ”gran siete

Incluso hasta el cambio de los 2010 la mayoría aplastante de expertos políticos estaban convencidos de que el Oeste era una comunidad política sólida, un punto irrevocable de partida en el sistema social. Sin embargo, hoy todos los institutos, basados en el enfoque similar, si no se resquiebran por los costados, sufren una seria crisis.

La cumbre del” gran siete”, receintemente celebrada en Canadá, vivamente demuestra la situación complicada, en la cual se encuentra el establishment político moderno. ¿Puede el “Oeste político colectivo” sobrevivir el época, cuando, según la expresión del presidente actuante de EEUU Donald Trump, los Estados Unidos se está haciendo “por encima de todo”, y el patrón de la Casa Blanca arremete contra los aliados de Washington más bruscamente que contra los adversarios (basta recordar su tiroteo con el primer-ministro de Canadá Justin Trudeau)? A esto vamos a añadir que la Unión Europea se ve obligada a luchar con consecuencias del flujo migratorio de países del Oriente Próximo y Medio y en Bruselas por ahora no pueden determinar su nueva estrategia de las interrelaciones con los Estados Unidos.

Según el presidente  del CPED, redactor jefe de la revista “Rusia in polñitca global” Fedor Lukyanov,  los cambios, que tienen lugar a nivel internacional,  más y más confirman, que se trata no de acontecimientos casuales, sino de demostraciones de procesos profundos, que ejercen un efecto directo sobre relaciones internacionales. Notó: “A veces surge la impresión de que hemos regresado a un siglo atrás, cuando en Rusia los intelectuales se hacían la pregunta,  ¿si los acontecimientos, que vemos actualmente, son señales del ocaso de Europa? En Europa y América del Norte unas cuantas generaciones no sabían ninguna otra realidad, sino la, que está vinculada con la elección “atlántica” del Oeste. Por lo visto, en el momento actual este orden mundial se va al pasado”.

Al mismo tiempo las contradicciones en el interior del Oeste engendran también nuevas formas de la interacción en el marco de la Unión Europea. Como ejemplo de esto puede servir el Grupo de Vicegrod, que apela al pasado común de los países de la Europa Central y Otiental dentro del Imperio Austríaco-Húngaro. Sin embargo, como considera Alexandr Filippov, profesor ordinario del ICG de la ESE, dirigente del Centro de Sociología Fundamental adjunto al Instituto de Estudios Histórico-Teoréticos Humanitarios A.V. Poletaev, no van a pasar ningunos cambios radicales antes de que se cambie la élite política. Y mientras tanto en Europa continua el renacimiento de movimientos políticos, que se pronuncian en defensa de soberanía y el estado nacional.

¿Multipolaridad o nueva bipolaridad?

Pero ¿qué va a sustituir el orden político anterior? ¿Se va a cambiar el época de la hegemonía de EEUU al mundo multipolar, como esperan y confían  muchos en Rusia?

Andrei Kortunóv, director general del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales (CRAI), expresó escepticismo en relación a esto. Según él,  en la narrativa trasmedia rusa sobre multipolaridad bastante frecuentemente se confunde la igualdad jurídica formal de los estados con su paridad real, que es practicamente inasequible. De acuerdo con una de las formulas corrientes de concepciones políticas, a nivel internacional las grandes potencias imponen su posición a los demás, y los países pequeños se buscan protectores de fiar. Sin embargo, hoy día los últimos paseen mucho más posibildades de maniobra, que antes, y los primeros en medida considerable dependen de la reacción de opinión pública a los pasos políticos que den. Además, el experto cree, que la desolidarización del Oeste, los testigos de la cual somos en actualidad, no necesariamente va a acelerar la formación del nuevo orden mundial multipolar.

La paradoja de globalización y amenaza para la democracia

Alexandr Filippov presentó su variante de la respuesta a la pregunta acerca de qué implica la crisis de orden mundial. La estabilidad de cualquier modelo del orden internacional en Europa se sostenía siempre en ciertas fuerzas  suprenacionales, siendolo las viejas familias aristocráticas o las casas bancarias. Pero ahora observamos una situación asombrosa: la élite de globalización guarda silencio, casi sin emprender cualesquiera acciones decisivas en defensa del modelo que está formando con tal dificultad. ¿No confirma esto que muchos institutos políticos, que se formaban según el modelo antiguo de globalización a la americana, se traspasen a la esfera del derecho de estados soberanos? Sin embargo, para salvar el orden mundial de la crisis, será necesario hacer ciertos sacrificios. Dani Rodrik, famoso economista americano-turco moderno, llama el estado similar una paradoja de globalización (se trata del conflicto entre democracia, globalización económica y soberanía estatal). Al parecer del economista, no es posible la coexistencia de estos tres objetivos al nivel del estado nacional. No se excluye, que precisamente democracia será la víctima del nuevo orden mundial.

Al mismo tiempo, del hecho de que el mapa del mundo está cambiando, como se está cambiando también uno de sus polos – el Oeste, de ningún modo se deduce de que su aspiracion a expansión vaya a desparecer, cree el experto.

El nuevo orden mundial: ¿multipolaridad o multilateralismo?

La ideología de globalización a la americana, que fué un modelo más de modernización, se va al pasado. Qué va a sustitiuirla , va a mostrar el futuro. En cualquier caso, Andrei Kortunóv cree, que el futuro se debe buscar no solamente y no tanto en la vía de realización de concepciones del mundo multipolar, cuanto en el multilateralismo, que vaya a crear nuevas oportunidades para los retrasados y los débiles – tanto en el sentido político, como social. Suceda lo que suceda, la comunidad internacional de un modo u otro tendrá que restablecer la base normativo-jurídica de política mundial, seriamente socavada el los últimos decenarios, lo mismo que buscar variantes del balance de intereses al nivel regional y global y con este fin crear un régimen de reacción flexible a los desafíos y amenazas modernos.

Read 368 times
More in this category: « ¿Qué Europa necesita Rusia?