InterAffairs

Lun08192019

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Martes, 14 Noviembre 2017 15:41

Maidán 3.0 y el mantenimiento del poder de Poroshenko: сomponentes de la fórmula

Autor  Denís Baturin, politólogo, miembro de la Cámara pública de Crimea

 

La situación de política exterior y la presión de política interna hace al presidente Petr Poroshenko buscar la fórmula del mantenimiento del poder.Encontrar esta fórmula es bastante díficil en el país, que viene pasando sediciones regulares   desde 2005, en el país, que vive bajo el protectorado del interés del Oeste, que, conservando una parte considerable de la vieja élite política, ha admitido el nacimiento de la élite nueva –pervertida por la permisividad política, que se enmascara sea por la causa de revolución (periodistas, que entraron en la política), sea por “la verdad de trinchera” de la Operación antiterrorista (OAT) y el derecho, basado sobre ella (voluntarios, que han guerreado, “jefes de batería y otros oatistas”).

El problema de la clase política ucraniana consiste en que, cometiendo sediciones políticas o restaurando el régimen anterior, no aprende ningunas lecciones ni de su historia, ni de la historia de sediciones mundiales. Sea “la revolución naranjada” (2005), sea tal lllamada “revolución de dignidad”(2014) en el fondo no fueron revoluciones. Son sediciiones políticas, cuando detrás de las cuestiones de ideología y intervenciones masivas estaba el interés de una parte de la élite política y fuerzas de política exterior. La élite ucraniana, una parte de la cual se ha elevado, y otra parte ha perdido las posiciones y recursos, ha conservado los esquemas corrupcionales principales, que en mucho dictan cierta lógica del proceso político. Gracias a la historia de “la revolución naranjada” y “la revolución de dignidad”, la concepción política del mundo de las élites se ha cubierto por una gruesa capa del nacionalpatriotismo y de la nueva “ideología estatal” del país, que aspira a ser parte de Europa y la OTAN.

El presidente de Ucrania de hoy día Petr Poroshenko por su origén es un representante de la vieja élite política, quien en dos decenarios ha asimilado las reglas de la vieja escuela de la política ucraniana:

-         no hay ningunos recursos ni en la política, ni en el business sin esquemas corrupcionales;

-         sin ritórica política no es posible camuflar estos esquemas.

Las sediciones de 2005 y 2914 apretaron drásticamente el tiempo político y histórico en Ucrania. Y es un factor muy sensible para  los más nuevos representantes de la élite política de Ucrania, que, sin tener recursos en absoluto, aparte de los, que les ha dado la vieja élite a modo de puestos y ayuda de patronos, lo mismo que el nuevo instrumento – el recurso mitinero. Sienten, que están perdiendo estos recursos también. Esta parte de las élites necesita la conversión urgente de los últimos en recursos autoritarios y financieros.

Para esta nueva fracción de la élite la única salida es amenazar constantemente al poder y la parte de la élite con recursos, que posee “las fábricas y barcos” y controla los institutos principales del poder. El objetivo de amenazas es conservar sus posiciones políticas con ayuda del chantaje de la élite en el poder para obtener de ella recursos – el poder y finanzas.

Así surgió “el maidán 3.0”.(interaffairs.ru) Nació del proceso de la división de capas de la élite, cuando la nueva élite de repente sintió, que de nuevo la habían ganado, que los esquemas económicos funcionaban sin ella. Pero sin ella funcionan no solamente los esquemas. Como ha resultado, sin ella puede funcionar el mismo poder también. Con sus acciones recientes el poder ha confirmado, que no tiene intenciónes de mover hacia el escalón de radicalización y democratización, que amenace al sistema actual.

Las tentativas de romper las relaciones con Rusia y adoptar una ley acerca del cambio del esquema del nombramientos de jefes de administraciónes y sus adjuntos se han hecho un marcador de este proceso. Estas historias se desarrollan en el conxecto del “maidán 3.0”. La parte mitinera inrritada de laélite ya ha declarado una escalada de la contrarevolución y el curso al impeachment del presidente Poroshenko, “el impeachment polular”, porque se da cuenta de que los mitineros no tienen recursos para influir sobre los insititutoas del poder para el procedimiento del impeachment.

Es lo, de que hablan los mitineros, que han elegido como su bandera a Mikhaíl Saakashvili, incluyendo por boca del mismo ex-gobernador de Odesa: “... Interviniedo en el mitin, el diputado de parte del partido “Svoboda” Yuri Lévchenko llamó al “derrocamiento del poder de hoy día”. “Hace solamente cuatro años nadie pensaba, que nos ibamos a juntar para hechar este poder”, -dijo. “Vamos a realizar una sedición en el país, pero no será un golpe de estado, sino  una sedición en la conciencia del pueblo”, -expresó Saakashvili. (...)

 Antes Saakashvili informó  de su intención de comenzar el procedimiento “del impeachment popular” del presidente Poroshenko, en caso si los poderes ucranianos “continuen ingorando” las reividicsciones de los protestantes. “Si siguan ignorando nuestras reivindicaciones..  el 3 de diciembre propongo empezar el procedimiento del impeachment popular.Que el pueblo lo haga”, - dijo él.

“Que el pueblo lo haga” – declara Saakashvili y sus compañeros del “maidán 3.0”. Pero es una posción endeble. Para una nueva sedición, para el aflojamiento del parlamento, de los órganos del poder y de la situación en regiones del país, lo mismo que para el finanzamiento de “acciones polulares” es necesario el apoyo de una parte significativa de la élite.

Anora el parlamento en la mayoría apoya al presidente. Y hace mucho el partido de Yuliya Timoshenko (“Batkivshchina”) y “Samopomoshch”, orpanizaciones políticas, integradas a la estructura del poder y poseedoras de recursos financieros, ya abandonaron la acción de protesta. Y esto dice del cansancio de los jugadores, poseedores de recursos, de los maidanes, de su cierta incertidumbre y de su desgana, al menos, en el momento presente, a participar en una sedición potencial y  su financiamento.

Por eso por el momento Poroshenko gana. Mientras Saakashvili mitinea bajo el edifio de la Rada Suprema, y unos cuantos políticos y fuerzas políticas preconizan laruptura de las relaciones diplomáticas con Rusia, el presidente de Ucrania obstinantemente no halla a Saakasivili y bloquea las iniciativas antirusas en el etapa de antiproyecto de ley. El 8 de noviembre en la reunión de la fracción “El Bloque de Petr Poroshenko” el presidente Poroshenko se pronunió contra la ruptura de las relaciones diplomáticas con Rusia. (lb.ua)

¿Cuál es la causa de tal posición de Poroshenko, que se diferencia del mainstream de la política ucraniana? Podría pensarse que es un tema formidable para distraer la atención de los medios y de la población de los problemas de política interna y la economía. Poroshenko no está dispuesto a romper las relaciones diplomáticas con Rusia, porque el tiempo para la ruptura ( en su interés) ha pasado hace mucho, y  en el momento actual la toma de tal decisión va a significar un serio empeoramiento de las  posiciones de negociación de Ucrania acerca de Donbás, nuevoas problemas para los ciudadanos ucranianos, que trabajan en Rusia, y para el mismo Porohsenko – un empeoramiento de sus posiciones de política exterior. Y todo esto – ante el fondo de las elecciones presidenciales inminentes.

Al mismo tiempo ha sido cambiado el sistema del nombramiento de gobernadores. (rian.com.ua)

¿Por qué Rada ha votado por el nuevo esquema del nombramiento de gobernadores? Porque los filtros excesivos (comisiones calificadoras de concursos,  consurso por sí, etc.) complican los altos arreglos entre los grupos financiero-políticos, que siempre dividen entre si las regiones, negocian por gobernadores. Y ciertos grupos financiero-políticos se encuentra detrás de cada una de las fracciones parlamentarias. Al mismo tiempo Poroshenko refuerza su poder ysus pp¡osiciones ante las elecciones presidenciales.

El presidente Poroshenko y líderes de los partidos ucranianos, que han ocupado posiciones políticas sólidas, ahora no necesitan instrumentos políticos mitineros.  Entran en el período de acuerdos electorales y alianzas. Para el presidente es ventajoso ponerse de acuerdo con jugadores fuertes, y se puede no prestar atención a los personajes y contecimientos, que no lleven ninguna seria amenaza.

A  modo de ejemplo de esta situación el poder ucraniano muestra su severa dependencia del interés de la clase gobernante. Parece, que Poroshenko ha tomado la decisión de usar el tiempo quedado para maniobras políticas sin volver la cara atrás a las fuerzas exterioes y socios extrajeros. Por eso refuerza sus recursos del poder, sin prestar atención a las acusaciones de la “contrarevolución rastrera” y bloqueando las iniciativas, innecesarias para él. Y el “maidán 3.0” no se insierta en este esquema de la lucha por el poder de ningún modo.

 

Read 577 times