InterAffairs

Vie10182019

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Miércoles, 01 Noviembre 2017 14:33

Iran: el destino difícil del Plan comprehensivo conjunto de acciones (PCCA) acerca del programa nuclear iranio

Autor  Vladímir Sazhin, colaborador científico mayor del Instituto de estudios orientales de la ACR, candidato a doctor en ciencias históricas

 

El presidente de EEUU Donald Trump hшяo público su nueva estrategia respecto a Irán. Fueron hechas dos declaraciones principales. La primera se refiere a la inadmisibilidad para EEUU del plan comprehensivo conjunto de acciones (PCCA) acerca del programa nuclear irania, firmado en 2015. La segunda es sobre la introducción de sanciones contra el Cuerpo de guardianes de la revolución islámica (CGRI), el cual fué incluído en la Lista de personas de categorías especiales y personas prohibidas, mezcladas en el apoyo del terrorismo.

De una vez, vale la pena notar, que el presidente Trump no ha hecho a los Estados Unidos salir del PCCA y no lo ha denunciado. Esta vez solamente no ha confirmado  el cumplimiento por Irán del “acuerdo nuclear” ( ya lo ha hecho más de vez), ha mandado estudiar la posibilidad de alterar sus cláusulas, lo mismo que ha anunciado la posibilidad de dejarlo sin efecto por la parte estadounidense  cualquier momento. De a veras, al mismo tiempo Sr. Trump no ha specificado ni la metodoligía, ni el mecanismo, ni las vías , ni los instrumentos de tal  denuncia hipotética. Pues, esto no es simplemente un documento estadounidense-iranio bilateral, sino que un pacto internacional, aprobado y homologado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Como contrapeso a su jefe, el grupo de consultores de Trump, especialistas en la seguridad nacional, ha  expresado, que Irán cumple las cláusulas del acuerdo. Es una declaración completamente agrumentada y lógica, porque desde el momento de la conclusión del acuerdo ya ocho veces el inspector internacional principal del programa nuclear entre la República Islámica de Irán (RII) y la AIEA ha confirmado “el cumplimiento riguroso por Irán de sus compromisos en el PCCA. Por eso Trump no ha tenido y no tiene ninguna excusa formal para rescindir el acuerdo.

Otra cuestión es alterar las exigencias a Irán en este acuerdo. Pero esto tampoco es probable. Irán está categoricamente contra. El ministro de asuntos exteriores de Irán Mohammad Javad_

Zarif ha notado, que  Teherán nunca va a llevar las negociaciones con potencias mundiales acerca del acuerdo nuclear, ya aprobado.

Por su parte, el dirigente de la Organización de energía nuclear de Irán (OENI)  Ali Akbar Salehi ha confirmado, que  las claúsulas del PCCA no pueden ser reconsideradas y el mejor vía es observarlas.

Rusia, China y La Unión Europea también han indicado, que el PCCA no necesita suplementos ni mejoramiento. A propósito de esto, el vice-ministro  de asuntos exteriores de la RF Serguei Ryabkov ha notado chistosamente: “Hay un refrán norteamericano, que nuestros colegas a traves del océano suelen usar frecuentemente en tales situaciones: “No repares lo, que funciona”.

Y el PCCA ha funcionado perfectamente bien ya durante dos y media años. Wendy Sherman, antigua viice-secretaria del estado de EEUU y negoniadora principal de parte de Washington, juntamente con otros miembros de “los seis” intermediarios  con Irán ha advertido: “La desgana del presidente de reconocer la verdad en cuanto al acuerdo con Irán – que funciona y que obviamente corresponde al interés de la seguridad nacional  de EEUU – va a tener concuencias prolongadas”.

Vamos a añadir, que serán consecuencias  no en último lugar para EEUU, que ese estado va a tropezar, sin falta, con desafíos políticos, reputacionales y morales. Ya que todos los participantes de negociaciones nucleares con la RII (menos EEUU) apoyan el PCCA y se pronuncian por su convervación, criticando la  posición de Trump.

Además, Irán, que ha salido del régimen de sanciones ,  se ha hecho un buen bocado para el business internacional. Practicamente todos los países de la UE, lo mismo que Japón, Corea del Sur, China, países de sudeste asiático se interesan por desarrollar relaciones económicas con Irán y se pronuncian contra cualquiera nueva campaña antiirania, contra nuevas sanciones antiiranias.

El PCCA es un documento histórico más importante, que, posiblemente, por primera vez desde el principio de la era nuclear en 1945, ha frenado las ambiciones nucleares del país concreto y ha сolocado su programa nuclear dentro de  los límites rígidos de las leyes internacionales y requisitos de la AIEA. Es un ejemplo convincente de las actividades eficaces de la diplomacia mundial, que ha creado un precedente de verdadera confianza de las partes en aras de la conservación del régimen de no proliferación nuclear. El PCCA puede hacerse un modelo para arreglos diplomáticos de las cricis regionales y mundiales.

Es remarcable, que Gran Bretaña, Alemania y Francia subrayan el aspecto de  no proliferación nuclear del acuerdo y afirman, que cumplen su tarea. Se han pronunciado en apoyo del PCCA y han llamado a EEUU a no dar pasos, que puedan socavarlo y de este modo minar todo el régimen de no proliferación nuclear.

Como señalan los medios, Londres, Paris y Berlin han llamado a Washington a “volver a reflexionar”. El presidente francés Emmanuel Macron ha informado  de su visita próxima a Irán, y el jefe del MAE de Alemania Sigmar Gabriel ha notado, que la política de la Casa Blanca aparta Europa de EEUU y, más todavía,  estimula su aproximación con China y Rusia.

A principios de  noviembre el Presidente de la RF Vladimir Putin va a visitar Teherán, donde va a llevar las negociaciones con el presidente de la RII Hassan Rouhani. No cabe duda, que, entre muchos problemas para la discusión vaya a haber  la cuestión del futuro del PCCA. Moacú una vez más va a confirmar su apoyo a ese documento internacional.

La destrucción del PCCA por parte de EEUU va a llevar inevitablemente al menoscabo de confianza a los Estados Unidos, y lo más negativo – en general, a la desconfianza a cualesquiera negociaciones sobre el problemática nuclear de los países “de umbral”, que aspiran a obtener armas nucleares; esto, en primer lugar, se refiere a Corea del Norte, y, en lo sucesivo, puede causar la caída del régimen de no proliferación nuclear.

Todo esto, como sea,va a hacer EEUU un país gamberro, que no tenga ningunos derechos morales a llamar a cualquiera a las negociaciones y nuevos acuerdos nucleares.

No está excluído, que, entendiendo las consecuencias de su decisión sobre la salida del PCCA, Trump no se ha hecho declarar irrevocable y unívocamente su retirada del PCCA. En las condiciones de la situación más complicada en la política interior en EEUU ha endosado la responsabilidad sobre el Congreso. A los congresistas se les ha dado 60 días para  reflexionar y adoptar una ley sobre la reactivación de sanciones, debido a la negación del presidente de confirmar el cumplimiento del  acuerdo nuclear por la RII y 10 días más para el proceso de votación. Es decir, el 24 de diciembre el destino del PCCA debe decidirse. En los Estados Unidos hay pocos allegados de la RII, pero allí hay muchos opositores de Trump. Por eso todavía no se sabe, como se va a portar el Congreso en los días de diciembre. Se espera un juego duro, como en el fútbol americano.

 

No se excluye, que, al iniciar una nueva campaña antiirania, encaminada contra el acuerdo nuclear, el presidente Trump trata de provocar Irán a salir independientemente del PCCA. Para Trump esto sería la mejor variante.

Por su parte, en Irán también se despiega su juego, pues allí hay muchos opositores de ese acuerdo. Ahora en el país se agudiza la lucha severa entre el  entorno relativamnete liberal y reformador del presidente Rouhani y sus oponentes políticos y económicos.

Entre ellos se puede destacar, en primer lugar, al Cuerpo de guardianes de la revolución islámica (CGRI), lo mismo que a los políticos, que se unen en contorno del rivál de Rouhani en las últimas elecciones presidenciales – Ebrahim Raisi, lp mismo que a los clericales, humorados radicalmente. Vale la pena prestar una atención especial precisamente al CGRI. Es una organización, que posee potencia no solamente militar, sino económica también. Y, a propósito, en el período de la presión más rígida de sanciones sobre Irán precisamente las estructuras financieras del Cuerpo  pudieron encontrar vías del rodeo de restricciones, recibiendo enormes sumas por sus actividades. Naturalmente, el CGRI no fué interesado en el levantamiento de las sanciones.

La lucha  polñitica marcha y es muy activa. Y, ciertamente, el PCCA, el programa nuclear de la RII, que es el orgullo nacional de los iranios, está en el centro de esta lucha.

Las actividades antiiranias del presidente Trump hacenles el juego a los adversarios de Hassan Rouhani, quien ha construído toda su carrera del  presidente a base de la conclusión del acuerdo nuclear y la salida de Irán del régimen de sanciones. Ha conseguido obtener resultados económicos positivos. El 20 de marzo de este año en su felicitación con motivo del Año nuevo dijo: “El pueblo iranio, al aprobar el Plan comprehensivo conjunto de acciones, ha conseguido el resultado deseado: las cadenas de sanciones están rompidas... Las sanciones en la esfera bancaria, de operaciones cambiarias, en la esfera del petróleo y petroquímica, en el sector de seguros y del transporte – todas las “ sanciones nucleares” están levantadas, lo que ha creado condiciones formidables para actividades económicas de nuestro pueblo”. “Estoy seguro, - subrayó el presidente Rouhani, - que el enlace de esfuerzos dentro del país y acción  recíproca constructiva con  el mundo permitirá nuestra economía prosperar y desarrollarse”.

Y es así. En 2013 el PIB cayó casi por 6%, mientras que en 2016 la economía de Irán mostró el crecimiento aproximadamente de 4-6%. Fué exitosa la lucha contra la inflación, que bajó de 40% no oficiales a alrededor de 10%.

El PCCA ha salvado a Irán del aislamiento. En  dos años Teherán lo han visitado decenas de jefes de estados y gobiernos, y es generalmente díficil contar el número de delegaciones comerciales y económicas. Se Informaba de decenas de contratos por millardos de dólares.

En agosto del año presente, presentando la  nueva composición del gabinete de ministros a Majlis, el presidente Rouhani dijo, que una de las  prioridades de  política exterior del nuevo gobierno se haría la conservación del acuerdo nuclear y su defensa contra los ataques de EEUU. “La tarea más importante de nuestro ministro de asuntos exteriores es, en primer lugar, apoyar el funcionamiento del PCCA y no permitir a EEUU y nuestros adversarios lograr ningún éxito”, - subrayó Rouhani. “Defender el PCCA significa resistir a los enemigos de Irán”, - añadió el presidente iranio.

La destrucción del PCCA  o aún cualquiera tentativa de hacerlo por parte de la Casa Blanca va a reforzar las posiciones de opositores del presidente Rouhani y su equipo, lo que por último puede llevar a serias consecuencias, incluso hasta el traspaso violento del poder ejecutivo del presidente en ejercicio a sus oponentes. Bajo tal desarrollo de sucesos es muy probable,que Irán salga del PCCA;  la AIEA será apartada del control sobre actividades nucleares de Irán, lo que reactivará el programa nuclear de la RII y reanimará su componente militar.

Tal final causará reacción brusca de EEUU, Israel y Arabia Saudita, lo que pueda provocar  un conflicto armado más en el Próximo Oriente.

No es menos peligrosa la decisión de Trump acerca de la inclusión del CGRI en la lista de organizaciones tettoristas y su catalogación en la misma categoría, que “al Qaida” y “el estado islámico”.

A esto desde Teherán siguió una respuesta. El jefe del MAE de la RII Sr.Zarif, sin descubrir los detalles, señaló, que la reacción irania sería extraordinariamente rígida.

Por su parte, el comandante en jefe del CGRI, general Jaafari lanzó una indirecta transparente, que en respuesta a las acusaciones de Trump en su dirección el Cuerpo reconociera el ejército de EEUU como organización terrorista y lo hiciera su blanco, lo mismo, que el EIIL, por todo el mundo y, ante todo, en el Próximo Oriente. Al mismo tiempo el general Jaafari recomendó insistentemente  a EEUU irse de la región mesoriental y retirarse de Irán a distancia de no menos de 2000 kilómetros (es el radio de acción del cohete balístico de medio alcance). Según cierto datos, el mando de Irán ha reapuntado su potencia de cohetes a los blancos y objetos, ligados a las fuerzas armadas estadounidenses, dislocadas en el Próximo Oriente.

 

De tal modo, “la guerra fría” entre EEUU y Irán, que viene continuando ya casi 40 años, inexorablemente paso a paso está entrando en su fase crítica por esfuerzos de la administración del presidente Trump. Bajo la amenaza se encuentra no solamente el Próximo Oriente en llamas, sino, puede ser,(lo, que es principal) – el régimen de no proliferación nuclear.

 

Read 679 times