InterAffairs

Mié05272020

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Super User

Super User

La conferencia internacional 'Problemas de seguridad informática y cibernética en la actualidad', que contó con la participación de diferentes figuras políticas, públicas y expertos en el tema de diferentes países, culminó en Moscú.

El principal tema de debate de la conferencia, organizado por la revista Vida Internacional con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, fue el problema de la utilización de tecnologías de información y comunicación y las crecientes amenazas a la seguridad cibernética. Los participantes llegaron a la conclusión de que con el fin de evitar incidentes internacionales en la comunidad mundial, se requieren ciertas "reglas de conducta" universales en el ciberespacio.

El tan cacareado ataque a los servidores del partido demócrata de Estados Unidos que la administración de Barack Obama ha atribuido a "hackers rusos" y la declaración en boca del vicepresidente Joe Biden, que amenazaba con contraatacar a las redes rusas en venganza, son sólo ejemplos recientes de colisiones entre diferentes estados en este ámbito.

Mientras tanto, en el marco de las Naciones Unidas funciona un grupo de expertos intergubernamentales dedicado al análisis de las potenciales amenazas informáticas, así como el desarrollo de acciones conjuntas para neutralizarlas. El representante especial de Rusia para la cooperación internacional en materia de seguridad cibernética, Andréi Krutskij, contó detalles del trabajo del Grupo de expertos gubernamentales de la ONU para este tema y adelantó que para junio de 2017 planean hacer propuestas concretas dirigidas a los estados miembros, para convertir la 'quinta dimensión' en un lugar estable, pacífico y previsible.

Por su parte, el profesor de la Universidad de relaciones internacionales de Moscú (MGIMO), Alexander Stoppe, se refirió a los grandes retos de la educación y los intereses nacionales en el ámbito de la información.

Al respecto, Natalia Romashkina, jefa de seguridad de la información del Instituto de economía mundial y relaciones internacionales, puntualizó la necesidad de una preparación multidisciplinaria sobre el tema, ya que los informáticos no suelen tener conocimientos políticos, ni los políticos saben de informática, ejemplificó.

Entre los representantes internacionales destacó Rustem Agzyamov, de Turquía, quien muy oportunamente se refirió al papel de las redes sociales en la lucha contra el terrorismo, recordando que los extremistas también saben hacer uso de los avances tecnológicos para sus fines por lo que basta con que el resto nos crucemos de brazos para que triunfe el mal.

 

mundo.sputniknews.com

 

Estimado señor ministro,

Estimados colegas y amigos,

En primer lugar, me gustaría agradecer a la administración de la Universidad del Pireo por haberme otorgado el grado de doctor honoris causa. Se han dicho de mí muchas cosas bonitas, es muy halagador. Muchas gracias. En Rusia su centro docente es conocido como uno de los más importantes del país, sitio de formación de profesionales de muy alto nivel. Resulta por ello más halagador que se me haya elegido doctor honoris causa precisamente por su Universidad.

Aplaudimos la aportación de la Universidad de Pireo al desarrollo de las relaciones bilaterales.

La amistad que une a los pueblos de Rusia y Grecia hunde sus raíces en la cultura ortodoxa, en los valores espirituales compartidos y en la cercanía de las dos civilizaciones. Nos complace hacer constar que Atenas se acuerda de la aportación de Rusia a la lucha de su país por la independencia. Uno de los símbolos de la Historia común es la figura del conde Ioannis Kapodistrias que a lo largo de varios años dirigió el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y se convirtió más tarde en el fundador y el futuro primer presidente del Estado griego independiente. Por supuesto, nunca olvidaremos la lucha común de los dos pueblos por la justicia y la independencia. Ocurrió en más de una ocasión en los siglos XIX-XX, sobre todo cuando combatimos juntos contra el nazismo.

Hoy, a pesar de una situación muy delicada que se vive en el mundo, la cooperación ruso-griega está avanzando de forma paulatina en las más diversas esferas. El sincero diálogo mantenido con regularidad a alto nivel concede un potente impulso a las labores conjuntas. El año pasado efectuó dos visitas a Rusia el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, y en pasado enero el presidente de Rusia recibió en Moscú a su homólogo griego, Prokopis Paulopoulos. El acontecimiento central de la agenda bilateral de este año ha sido la visita del presidente ruso, Vladimir Putin, a Atenas y al santo monte de Athos, efectuada en pasado mayo. Al término de las negociaciones celebradas en Atenas se aprobó una declaración política y se firmó un extenso paquete de documentos relativos, entre otras cosas, a la cooperación en la esfera de la economía, las inversiones, la energía, el turismo, la agricultura y la interacción regional.

 Se pone en práctica con éxito el Plan de acción para el período de 2015-2016 firmado por el presidente de Rusia y el primer ministro de Grecia durante la visita a la Federación de Rusia del Alexis Tsipras realizada el año pasado. Se está desarrollando la cooperación entre los parlamentos de los dos países y en lo que queda de año ha de tener lugar la visita a Rusia del presidente del Parlamento griego, Nikos Vutsis.

Por razones ajenas a la voluntad de la parte rusa, los volúmenes del intercambio comercial se están reduciendo en términos de valor. Sin embargo, en términos físicos el comercio está ofreciendo un cierto crecimiento, más del 13 por ciento, de acuerdo con nuestras estimaciones, aunque, por supuesto, habría que mejorar la situación. Y es evidente que podemos hacer mucho más para revertir esta tendencia.

Hoy junto con nuestros interlocutores griegos estamos dando los necesarios pasos prácticos, ampliando, por ejemplo, los intercambios entre las provincias rusas y griegas, fomentando los vínculos directos entre los círculos empresariales y poniendo en práctica los proyectos de inversiones. Un importante papel es asumido por la Comisión mixta ruso-griega para la cooperación económica, industrial y científico-técnica que empezará mañana en Atenas su décima reunión.

A lo largo de más de 20 años Rusia sigue siendo un fiable suministrador de fuentes de energía al mercado griego, cubriendo el 60% de la demanda de  gas y más del 15% de la demanda de petróleo. El pasado 10 de octubre fue firmado el Acuerdo intergubernamental sobre la “Corriente turca” que prevé el tendido de un fragmento de gasoducto hacia Grecia, lo que abre nuevas perspectivas para la cooperación. Por supuesto, tras la nada agradable experiencia con el “Nord Stream”, Rusia tenderá el mencionado fragmento únicamente tras recibir de Bruselas unas garantías sólidas de la puesta en práctica del proyecto en cuestión. Ponemos las esperanzas en que en Bruselas la actitud pragmática se imponga a la politizada.

Los intercambios culturales y humanitarios representan un factor muy relevante del mantenimiento de confianza y comprensión mutua entre nuestros pueblos. Bajo el patronazgo del presidente de Rusia y del primer ministro griego se está llevando a cabo con éxito el proyecto de los Años Duales de Rusia en Grecia y viceversa. El nutrido programa incluye cerca de 170 eventos en las más variadas esferas, empezando por la cultura y acabando por la economía y la popularización de las lenguas rusa y griega. Los eventos se celebrarán, además de Moscú, San Petersburgo, Atenas y Salónica, sino también en otras partes de Rusia y Grecia.

Este año, Moscú, junto con la parte griega, organizará eventos solemnes dedicados al 1.000 aniversario de la presencia de monjes rusos en el santo monte de Athos.

Hacemos constar con satisfacción que los turistas rusos vuelven a elegir Grecia como destino turístico. En el primer semestre de este año su número aumentó en más del 20% en comparación con el primer semestre del año pasado. Seguiremos propiciando este tipo de contactos entre nuestros países.

Por desgracia, el fomento de la cooperación se ve obstaculizado por la actual recesión en las relaciones entre Rusia y la UE que la parte rusa no ha promovido. Con frecuencia se llega a asegurar a nivel de políticos y de expertos que Moscú ha de asumir la responsabilidad por las actuales tensiones en el continente.

Ésta es la tonalidad del Informe estratégico de las relaciones con Rusia, cuyos resultados fueron hechos públicos en la reunión del Consejo Europeo de los pasados días 20 y 21 de octubre. Me gustaría recordar que invariablemente nos hemos mostrado dispuestos a promover el acercamiento con la UE en una serie de campos, empezando por la introducción del régimen libre de visados y acabando por la formación de una sólida alianza en la esfera de energía. Hemos formulado propuestas concretas que permitan conceder un carácter realmente estratégico a nuestra cooperación, un factor de indudable beneficio para las dos partes.

Por desgracia, en este sentido no hemos obtenido resultados algunos, dado que nuestros interlocutores occidentales se dejaron llevar por la euforia causada por el fin de la Guerra Fría y se dejaron dominar por la renuncia al diálogo paritario, por los deseos de hacerse con el espacio geopolítico que no les pertenece, por dividir a todos en “quienes están con nosotros” y “quienes están contra nosotros”. El fruto más impactante de esta actitud fue el golpe de Estado anticonstitucional perpetrado en Ucrania y apoyado por EEUU y una serie de Estados europeos.

Provoca especial preocupación el rumbo político que está aplicando la OTAN, encaminado a contener a Rusia, pero que en realidad está minando la estabilidad estratégica en el continente europeo. En la proximidad de nuestras fronteras se está creando la infraestructura militar, se está destinando equipo técnico y tropas, está aumentando el número y la envergadura de las maniobras. No se deja de crear el sistema de defensa antimisiles. Es de lamentar que los altos cargos de la OTAN eviten mantener un diálogo profesional con Rusia y la OTSC sobre la elaboración de medidas colectivas de lucha contra amenazas reales y no ficticias. En estas condiciones se vuelve más actual una antigua iniciativa rusa consistente en que se empiece a poner en práctica el principio de la seguridad paritaria e indivisible en la región euratlántica proclamado en el marco del OSCE y del Consejo Rusia – OTAN.

En más de una ocasión hemos señalado que no tenemos la intención de “dar un portazo”, porque en nuestras relaciones con Occidente no hay problemas que no tengan solución, si hay buena voluntad.

Para revertir la actual tenencia negativa, sería necesario renunciar a la nefasta práctica de juego “con resultado nulo”, a los intentos de imponer acuerdos que sólo beneficien a una parte y pasen por alto los intereses de la otra. Dicho sea de paso, esperamos de la OTAN una respuesta a las propuestas formuladas por Rusia sobre la reanudación de las labores paritarias del Consejo Rusia – OTAN. Nuestras propuestas sobre la normalización de las relaciones con la UE le fueron transmitidas al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker en pasado junio. También estamos esperando la respuesta.

Seguimos considerando factible la creación de un espacio económico y humanitario común que se extienda desde el Atlántico hasta el Pacífico y fomente el desarrollo sostenible de todo el continente eurasiático. Estamos convencidos que la complementariedad y la interdependencia de nuestras economías, el uso de sus ventajas naturales podrían promover una unión paulatina de los mercados y permitir dar una solución conjunta y eficiente a muchos problemas, incluido el incremento de la competitividad en el mundo actual, donde no es nada fácil salir adelante. Durante cerca de un año llamamos a la UE a entablar el diálogo con la Unión Económica Eurasiática. La situación se simplificaría, de haber analizado la UE de forma honesta las razones de falta de progreso en el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk elaborados para la solución de la crisis en Ucrania. Las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk están dispuestas a cubrir su parte del trayecto con el apoyo de Rusia y en función de la secuencia de pasos acordada en Minsk el 15 de febrero de 2015. Pero las autoridades de Kiev también deberían cumplir con los compromisos asumidos. Es evidente que los habitantes de Donbás tienen derecho al autogobierno a nivel local, así como a usar su lengua materna y a tener su identidad cultural que son sin lugar a dudas, valores europeos.

Rusia seguirá promoviendo a nivel mundial una agenda orientada a la unión y al futuro. Se encuentran entre nuestras prioridades la lucha contra el terrorismo internacional, la defensa, de acuerdo con la Carta de la ONU, del derecho de los pueblos de decidir sobre su futuro, sin que haya cabida a ninguna intervención externa y, por supuesto el arreglo pacífico de los conflictos a través del equilibrio de intereses. Seguimos trabajando en una superación urgente del sangriento conflicto sirio que ha de conseguirse mediante el cumplimiento concienzudo de las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU y del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, copresidido por Rusia y la UE. Al mismo tiempo, rechazamos todo intento de proteger a la oposición armada que se niegue a romper los vínculos con los terroristas. Y éste es el principal obstáculo del arreglo sirio.

Mi amigo y homólogo griego Nikos Kodzias mencionó entre los méritos de la diplomacia rusa el acuerdo sobre la destrucción de las armas químicas en la República Árabe de Siria. El realmente un gran avance: la iniciativa de Rusia y EEUU fue apoyada por el CS de la ONU y todas las partes, incluido el Gobierno sirio, colaboraron con esmero en el cumplimiento del mencionado acuerdo. A la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas incluso le fue otorgado el Premio Nobel, por haber aportado a la realización del mencionado acuerdo. Si no se perciben éxitos igual de relevantes en otras esferas, será por no cumplirse las Resoluciones del CS de la ONU. En caso de las armas químicas en Siria, todos procedieron a cumplir con lo acordado en los plazos previstos, en lo tocante a la crisis ucraniana también existe la pertinente Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que aprobó los Acuerdos de Minsk del 15 de febrero de 2015, pero el documento en cuestión no se cumple, como tampoco se cumple la Resolución 2254 aprobada en enero de 2016. Este último acuerdo ordenaba todas las actitudes existentes al arreglo sirio y fijaba una actitud abarcadora que prevé un urgente comienzo del diálogo político sin condiciones previas entre el Gobierno de Siria y todos los grupos de la oposición. Además estipula la necesidad de mejorar la situación humanitaria y de luchar de forma impalcable contra el terrorismo. Aquellos grupos armados que no quieren seguir siendo asociados a los terroristas, simplemente han de abandonar las posiciones del Frente al-Nusra y del Estado Islámico. Sin embargo, esta Resolución tampoco se cumple, porque hay fuerzas que no quieren ninguna delimitación de la oposición moderada y de los terroristas, quieren que el Frente al-Nusra siga intocable. Y es elmotivo de nuestra preocupación.

He puesto este ejemplo únicamente para subrayar que sólo hay éxito, si se cumple lo acordado, sobre todo, si se trata de las Resoluciones del CS de la ONU. Y, si un acuerdo se alcanza, para ganar tiempo y seguir con sus intenciones ocultas, no suele salir nada bueno de allí. Nosotros respetamos la tradición rusa de cumplir siempre con la palabra.

Según dijo el presidente Putin, no buscamos dominio global ni la expansión ni la confrontación. Estamos abiertos a mantener con nuestros interlocutorres occidentales y con distintos organismos de integración un diálogo basado en el respeto mutuo. Por supuesto, me estoy refiriendo a la UE y a EEUU. Seguimos poniendo la esperanza en que el esfuerzo conjunto nos permita recuperar las relaciones ruso-estadounidenses. Ello beneficiaría la totalidad de las relaciones internacionales, dado, sobre todo, el hecho de que nuestros Estados asumen especial responsabilidad por el mantenimiento de la estabilidad y seguridad globales.

Hoy se ha mencionado el Tratado START III. Es un buen ejemplo, porque se cumple de forma concienzuda por ambas parte, propiciando la seguridad y la estabilidad en el mundo. Dijo el presidente Putin que mantendremos el diálogo con cualquier presidente que sea elegido por el pueblo  estadounidense.

Dada la formación de un modelo multipolar del mundo, están asumiendo un papel cada vez más importante los nuevos centros de crecimiento económico e influencia política. De modo que la creación en 2011 en esta Universidad del centro de estudios de los BRICS fue una decisión acertada que permite no quedar atrás en el desarrollo global. BRICS es una asociación de nuevo tipo que reúne los requisitos marcados por el siglo XXI. Está integrado por cinco Estados, Rusia, China, la India, Brasil y Sudáfrica, países que representan distintas civilizaciones y modelos económicos, pero que se aseguran con determinación su papel de elemento de un sistema de relaciones internacionales nuevo, policéntrico y democrático. La cooperación en el marco del BRICS se basa en el principio de la paridad y los intereses de todos los miembros del organismo. Su objetivo es crear condiciones idóneas para el desarrollo integral de nuestros países y para el crecimiento del bienestar social. Me gustaría señalar que el desarrollo de la cooperación estratégica de los BRICS no les impide estar abiertos a la interacción con el mundo, ni les hace cerrarse, ni pregonar su exclusividad. Estoy seguro de que será de su interés el paquete de documentos aprobados en la reciente Cumbre de los BRICS celebrada en la India.

Queridos amigos,

En un futuro no muy lejano precisamente los estudiantes de hoy, los jóvenes habrán de asumir la responsabilidad por el estado de las cosas en su país, habrán de crear condiciones para el bienestar y la prosperidad de Grecia, habrán de presentar sus intereses en los organismos internacionales, incluida la OTAN, la OSCE, el Consejo de Europa, la UE y la OTAN y en general encargarse de las relaciones internacionales. Cuento con que hagan su aportación al desarrollo sostenido de la cooperación ruso-griega, fomenten la secular solidaridad histórica y cercanía espiritual y ética de nuestros pueblos, un fundamento sólido de las relaciones bilaterales. Estoy convencido de que nadie logrará echarlo por tierra.

 

mid.ru

Miércoles, 06 Julio 2016 14:14

Diplomacia cultural

¿Cuál es el tema del diálogo del teatro contemporáneo con el público? Una conversación con Raul Rodrigues da Silva -  director de teatro, Uruguay.

 

Me gustaría agradecer a los miembros del Club Valdai su atención a los problemas actuales de la política internacional.

Creo que el renombrado público que se ha reunido aquí y también en los eventos anteriores del Club tiene sincero interés en encontrar una forma de enmendar las actuales relaciones entre Rusia y Occidente.

Nunca hemos buscado la confrontación, pronunciándonos siempre por un diálogo paritario y de mutuo beneficio. En cuanto a la Unión Europea, Rusia nunca ha dejado de mostrarse abierta a la más extensa cooperación estratégica, rumbo a la cual se declaró a finales de los años 90. Sin embargo, ahora Bruselas suele señalar que Rusia ya no es su socio estratégico, aunque siga siendo un país de importancia estratégica. Estos “malabarismos verbales” nos son bien conocidos y, a mi modo de ver las cosas, camuflan la incapacidad de la UE de darse cuenta de cuanto ocurre actualmente en el mundo.

Por supuesto, nos hemos enterado de los “cinco principios” hechos públicos por la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, que serían las principales directrices en las relaciones con Rusia en la etapa actual. Consideramos que los mencionados principios no nos dan respuesta a la pregunta de “¿Qué hacemos?”, sino recogen la actitud solidaria de los países comunitarios hacia la limitación máxima de la cooperación con Rusia en determinadas esferas, por ejemplo, la energía, reservándose al mismo tiempo el derecho de invitarnos a cooperar en temas de interés de la UE. Está claro que este enfoque no vaya a funcionar. Nada de “Business as usual”, una frase muy socorrida por Bruselas y Washington. Sin embargo, desde hace tiempo no pretendemos contar con el “negocio de siempre”, expresando nuestra disposición de cooperar únicamente de forma paritaria y de mutuo beneficio. En lo tocante a la cooperación en la esfera de energía, hemos mantenido una serie de diálogos sectoriales con la UE. En pasado mayo visitó Moscú el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, quien mostró interés en que fuera reanudado un diálogo abarcador entre Rusia y Bruselas sobre los temas de la energía. Pero a la declaración no siguió ningún paso concreto, aunque Moscú, por supuesto, se mostró dispuesta a reanudar los contactos. Sin emabrgo, de momento todo queda como estaba. Los documentos doctrinales aprobados en la esfera de la energía por la UE están orientados a reducir la dependencia energética que la Unión Europea tiene de la Federación de Rusia. Nos damos cuenta de que una parte considerable de estos planteamientos de reducir la cooperación proviene de Washington que tiene en el asunto sus propios intereses económicos. Da la sensación ahora de que la etapa de juegos “con resultado nulo” y la aplicación del principio “están con nosostros o están en contra de nosotros” a la que fueron forzados casi todos los Estados del espacio postsoviético desencadenaron en la crisis que vive Ucrania. Vemos como es aprovechada esta circunstancia, para desplazarnos económicamente del mercado europeo y al mismo tiempo para fomentar la solidaridad de los países de la OTAN. Será que necesitan un enemigo común para seguir adelante.

El vicepresidente de la Junta directiva de Gazprom, Alexandr Medvédev, le informará con más detalle de la situación.

Estoy convencido de que la crisis actual ha de ayudar a que nosostros y la UE nos aclaremos sobre cómo continuar. No nos ofenderemos ni nos aislaremos, dado que la Unión Europea es nuestro vecino e importantísimo socio económico y comercial. Estoy seguro de que el desarrollo de los más variados vínculos en la esfera de la economía, la política, la cultura y la seguridad corresponde con los intereses más añejos de los pueblos ruso y europeo.

En la entrevista concedida recientemente al periódico griego Kathimerini en vísperas de su visita a Grecia, el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, volvió a subrayar que no vemos en nuestras relaciones con la UE problemas imposibles de resolver. Lo importante es renunciar al decepcionante juego “con resultado nulo”, intentando guiarse por los intereses nacionales del país y no por unos principios de consenso y solidaridad inventados que no son sino ganas de chantaje por parte de la minoría rusófoba. Llamemos las cosas por su nombre. Porque en realidad los países que apuestan por la rotura política de las relaciones entre Rusia y Occidente simplemente fuerzan a la UE y a la OTAN a seguirles en su intención.

Se puede hablar ad infinitum de las formas de arreglar la crisis en Ucrania. Existen los Acuerdos de Minsk, siendo inadmisibles los intentos de reescribir el documento. Esperamos que nuestros interlocutores occidentales hagan un poco de labor educativa con Kiev, porque los alemanes, los franceses e incluso los estadounidenses ya se están cansando de sus “caprichosos protegidos” que han firmado un documento y no lo quieren cumplir. Me gustaría señalar que apreciamos las voces que se levantan dentro de la UE, también dentro de los círculos empresariales que promueven la sana y sensata idea de iniciar con Rusia un diálogo paritario y buscar formas paritarias de cooperación.

Hace un par de días el periódico Kommersant publicó el artículo del presidente de la Cámara de Industria de Italia en Rusia, Ernesto Ferlenghi, quien subrayó la necesidad de que sea reconocido de facto el importante papel geopolítico de Rusia. “Hace falta sólo convencer a la UE de que es imposible evitar mantener relaciones con Rusia”. Ya pueden ver que cosas más obvias tienen que decir personas respetables, para intentar revertir esta tendencia tan insana que se vive en las relaciones bilaterales.

Próximamente empezará la reunión del presidente de Rusia, Vladimir Putin, con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Esperamos que esta reunión nos ayude a avanzar en la dirección necesaria para todos, si es que queremos guiarnos por los intereses de nuestros países y pueblos.

Pregunta: Usted y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han subrayado hoy la necesidad del diálogo entre Rusia y la UE. Es evidente que no hay que esperar grandes avances al respecto. ¿Y no tendría sentido centrarse en pasos pequeños? ¿Qué medidas podrían reforzar la confianza en esta etapa?

Respuesta: Hemos hecho el balance de nuestras relaciones con la UE y nos hemos dado cuenta de que demasiados documentos podrían catalogarse como “non paper”. Nos gustaría hacerlos llegar a nuestros interlocutores europeos y proponerles que también hagan su balance.

En realidad, el diálogo nunca se ha suspendido del todo y en la mayoría de los segmentos sectoriales los expertos se siguen reuniendo. No a nivel ministerial, pero a nivel de expertos sí que hay contactos. Hace poco hemos celebrado una nueva ronda de consultas en el tema de la migración, que es también una esfera de interés común. Hemos expuesto sobre papel los datos que describen el status quo, nuestra visión de la situación y también la visión que tiene la UE. Será así más fácil de evaluar y de empezar una conversación profesional, dejando al lado los discursos geopolíticos y la retórica innecesaria, porque estas ganas de jugar a la política nos están costando demasiado caro.

Pregunta: Señor ministro, recientemente el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, manifestó que la paciencia de Washington sobre la marcha del arreglo en Siria y el futuro del presidente Bashar al-Assad se está agotando. Más tarde el Departamento del Estado anunció que la mencionada declaración no contenía amenaza. Coméntelo, por favor.

Respuesta: He visto su declaración y me ha dejado sorprendida. John suele medir mucho sus palabras, así que no sé qué pudo haber pasado. He visto también los comentarios del Departamento del Estado. Seguramente, deberían comportarse con más paciencia, dado que el presidente Barack Obama ha señalado en más de una ocasión que su Administración está aplicando la “política de paciencia estratégica”.

En cuanto a la esencia de la preocupación del secretario de Estado, John Kerry, quien dijo que se les estaba acabando la paciencia, porque no llegábamos a hacer lo que teníamos que hacer con el presidente de Siria Bashar al-Assad, le puedo decir que no le habíamos prometido nada a nadie. Acordamos que todas las partes que trabajaran en la solución de la crisis siria habían de guiarse por los acuerdos alcanzados en el marco del Grupo Internacional de Apoyo a Siria y fijados en las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Permítanme recordarles que contienen una estrategia abarcadora y medidas concretas que habrían de tomarse en la esfera militar, en concreto, cesar las acciones bélicas y pasar al régimen de alto el fuego, además de la esfera humanitaria y del proceso político. El cese de las accioes bélicas ayudó, aunque no del todo, a rebajar de forma notable el grado de violencia. En cuanto a la esfera humanitaria, el año pasado sólo se podía acceder a 3 de las 18 zonas sitiadas. Este año ya 15 de las 18 zonas están recibiendo ayuda humanitaria. En este sentido resulta de gran utilidad la postura constructiva del Gobierno sirio. Verdad es que no aceptan enseguida todo lo propuesto por la ONU. Existe la duda de si realmente toda la ayuda es recibida por los civiles y no por quienes luchan contra el régimen. Son de entender las escasas ganas que tienen las autoridades sirias de dedicarse a algo que finalmente afecte a sus intereses.

Sin embargo, me gustaría insistir en que en dicha esfera se está progresando. Donde no se avanza, es en el proceso político. Me acabo de reunir con el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, y con el enviado especial del Secretario General para Siria, Staffan di Mistura, y hemos abordado el tema con total sinceridad. El diálogo político en el que participen todas las partes falla en arrancar, aunque la Resolución exige que la delegación tenga carácter inclusivo. La parte turca se opone a que participen los kurdos y el llamado Comité superior para las negociaciones se niega a reconocer a los miembros de otros grupos de oposición, exigiendo que se le nombre el principal negociador. La Resolución, por su parte, indica de forma inequívoca que ha de estar representados todos los grupos, incluidos el de Riad, el llamado Comié superior para las negociaciones, el de Moscú y el de El Cairo. No se consigue que se sienten a la mesa de las negociaciones, en función del mandato de la ONU, pero no por nuestra culpa, sino por culpa de nuestros interlocutores estadounidenses que por alguna razón no pueden o no quieren “presionar” a sus aliados en la región. Estos aliados, por su parte, optan por fórmulas de ultimátum. Es bien conocido que Turquía no permite que participe en las negociaciones el Partido de la Unión Democrática de los kurdos sirios. No oculta su postura y diría incluso que se jacta de ella. El grupo que se hace llamar Comité superior para las negociaciones insiste en que no se sentará a la mesa con representantes del Gobierno sirio, hasta que se deje de bombardear las posiciones de los opositores al régimen interesados en participar en el régimen del cese de las acciones bélicas.

Me gustaría hacerles recordar que en febrero, durante la reunión del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, fue precisamente el secretario de Estado, John Kerry, quien anunció en público la decisión de contribuir a que  la oposición y el Gobierno se unan al régimen del cese de las acciones bélicas. No se refería al Frente al-Nusra ni al Estado Islámico, de modo que los grupos que estén mezclados territorialmente con los mencionados dos y no quieran ser blanco de ataques aéreos, habían de separarse y retirarse, para que la lucha contra el Frente al-Nusra fuera eficaz y para que los grupos mezclados no quedaran damnificados. El secretario de Estado, John Kerry, lo dijo a principios de febrero y a finales del mismo mes tuvimos una reunión a muy alto nivel con los representantes de uno de los servicios de inteligencia de EEUU. Les recordamos que se habían comprometido a sacar de los territorios ocupados por el Frente al-Nusra a aquellos grupos de la oposición que cooperaban con Washington. Nuestro interlocutor nos pidió un par de semanas, pero pasaron ya tres meses. Y ahora la parte estadounidense nos asegura que no logra retirar a estos “grupos buenos de la oposición” y que necesitarán para ello dos o tres meses más. Me da la impresión de que, a lo mejor, hay un cierto plan de conservar el Frente al-Nusra de alguna forma y usarlo luego para derrocar el régimen. Lo que hice era preguntárselo directamente al secretario de Estado, John Kerry. Me juró que no era así. Entonces, habría que ver por qué los estadounidenses, con las posibilidades que tienen, se ven incapaces de sacar a los grupos con los que cooperan de los territorios ocupados por bandidos y terroristas.

Parece un círculo vicioso: el grupo que se hace llamar Comité superior para las negociaciones asegurá que no se sentará a negociar con los kurdos y con el Gobierno, hasta que se deje de bombardear. Pero, si se dejara de bombardear, los terroristas saldrían beneficiados gracias al contrabando de efectivos, equipo técnico, armas y municiones que siguen entrando a raudales en Siria desde Turquía. Se lo hemos hecho ver a los estadounidenses, porque celebramos una videoconferencia diaria entre la base rusa de Khmeimim y el mando de la coalición estadounidense situado en la capital jordana.

Se ha creado en Ginebra un Centro operativo ruso-estadounidense que funciona las 24 horas al día y reacciona a los casos de violación del régimen del cese de acciones bélicas. Y le diría que estos canales trabajan de forma muy profesional. Nada de histerismos, a diferencia del espacio público, donde a nosotros se nos acusa de todos los males habidos y por haber. Nosotros presentamos hechos reales e imágenes concretas, enseñamos dónde y quién se encuentra, dónde se puede declarar el “régimen del silencio” y dónde sería una medida inaceptable, dado que sólo reforzaríamos a los terroristas. Espero que esta descripción detallada de nuestra interacción les ayude a entender que sería incorrecto mostrarse impacientes con nosotros.

Pregunta: El ex ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Hubert Vedrine, acertó diciendo que ahora es necesario salir de la “trampa” en la que acabaron las relaciones entre Rusia y la UE. Son de la misma postura el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. ¿Nos podría poner ejemplos concretos de lo que se podría hacer ahora mismo? ¿Qué pasos habría que dar en primer lugar, para salir de esta “trampa”?

Respuesta: Antes que nada, me gustaría decir que la crisis ucraniana no es sino un pretexto. Recordemos la forma en la que se impusieron las sanciones todavía antes de los Acuerdos de Minsk. No me gusta hablar del tema, pero lo voy a hacer, no para demostrar que eso no nos ha gustado ni puede gustar, sino para poner un ejemplo de actitudes discriminatorias de las que hemos sido objeto. Desde mi punto de vista, el motivo de la confrontación radica en acontecimientos bastante anteriores a la crisis ucraniana. La política de contención de Rusia lleva un buen tiempo llevándose a cabo.

La UE introdujo numerosas sanciones casi enseguida después del accidente aéreo sufrido en el cielo sobre Ucrania por el Boeing perteneciente a Malaysia Airlines. Nadie quiso saber nada de la necesidad de una investigación. Únicamente nosotros insistíamos en que el CS de la ONU exigiera vía Resolución de tonalidad grave que se llevara a cabo una investigación abierta y responsable, de acuerdo con los pertinentes estándares, de la marcha del cual el CS fuera informado. Nadie presentó al Consejo ni un sólo informe. El grupo de instrucción que se ha autocreado estaba compuesto por representantes de Holanda, Ucrania y Australia. Tardaron incluso en invitar a Malaysia, país de procedencia del derrocado avión. Se la invitó a participar sólo en diciembre, seis meses más tarde. Sin embargo, las sanciones fueron aprobadas con rapidez. A todos les daba la sensación de que había una causa y un pretexto para la aprobación de aquellas sanciones.

Un nuevo bloque de sanciones fue aprobado en septiembre de 2014, tres días después de que se firmaran los primeros Acuerdos de Minsk. Todos los aplaudieron, pero el entonces presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a hurtadillas, sin consultarlo con los Jefes de Estado y de Gobierno, firmó un decreto que sigue en vigor hasta el día de hoy. Sé que algunos Jefes de Estado y de Gobierno en una conversación privada le expresaron su profundo disgusto por aquella decisión que minaba las relaciones entre Rusia y la UE.

Una nueva prórroga de las sanciones vino enseguida después de la firma de los segundos Acuerdos de Minsk. Creo que la UE hace tiempo empezó a buscar la forma de salir de este círculo vicioso. Y se ideó un plan que les parecía muy acertado: que se levantaran las sanciones después de que Rusia cumpliera los Acuerdos de Minsk en su totalidad. Nos acaban de señalar quienes han leído los pertinentes documentos que es la parte ucraniana la que los ha de cumplir en primer lugar. La mayor parte de los 13 párrafos tiene que ver con Kiev, incluido el párrafo sobre la descentralización, firmado por la Canciller de Alemania, Angela Merkel, y por el presidente de Francia, Francois Hollande, en persona. No hace falta ni inventarse nada, sólo coger los giros jurídicos e insertarlos en la correspondiente ley.

Esta fórmula de que sean levantadas las sanciones, en cuanto Rusia haya cumplido los Acuerdos de Minsk, les viene perfecta a aquellas fuerzas en Ucrania que no quieren saber nada de la descentralización ni de la amnistía ni del estatus especial. Sabotean el cumplimiento de todos los párrafos de los Acuerdos de Minsk, insistiendo en que hay que prorrogar las sanciones, dado que Rusia no puede forzar a los separatistas a que depositen las armas. En este caso me gustaría hacer recordar que esta gente que es llamada separatista estuvo firmando los Acuerdos de Minsk, documento que confirma la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. De modo que no sería correcto llamarles separatistas.

Ayer en la reunión del Grupo de Contacto nuestros interlocutores ucranianos han vuelto a decir que los apartados de los Acuerdos de Minsk que hablan de política se empezarán a cumplir únicamente tras la observancia impecable e incondicional del régimen del cese del fuego, sin una sola infracción y durante no menos de 3 meses. Es algo imposible de conseguir. Seguramente habrá alguien, es posible que del lado de las autoridades ucranianas, quien pegará un par de tiros, para que se vuelvan a calcular los tres meses. Me gustaría que nuestros interlocutores se dieran cuenta de ello, aunque la mayoría de los europeos que siguen el proceso ya lo tienen claro. Espero que durante sus reuniones con los líderes de Ucrania, también se lo digan. Habrá llegado el momento de dejar de sabotear en público los Acuerdos de Minsk e iniciar el diálogo directo entre Kiev y Donbas que está estipulado con mucha claridad por el documento. Se dice de forma inequívoca que la ley sobre estatus especial así como las enmiendas a la Constitución han de ser acordadas con estas regiones. Por eso creo que siempre es necesario tener claros los motivos de los acontecimientos y éstos aparecieron bastante antes de la crisis ucraniana.

Nos podríamos acordar de la reacción de Washington al caso de Edward Snowden. Se exigió su extradición inmediata, un gesto escasamente humano y humanitario. Al explicar Moscú por qué no podría ser, el presidente Barack Obama suspendió su visita a Rusia prevista para la víspera de la Cumbre de los G-20 en San Petersburgo. ¿Se da cuenta del nivel, al cual se mostró la ofensa y las razones para ésta? Ni falta que hace acordarse de la ley Magnitski aprobada mucho antes de la crisis en Ucrania. De forma paralela, a la UE se le impusieron actitudes muy parecidas. Ahora, tras presentar un director de cine independiente su película sobre como fue confeccionado y usado el “caso Magnitski”, se prohibió su presentación en el Parlamento Europeo. Y se quiso prohibir su presentación en EEUU. Con lo que se habla de la libertad de expresión. Por algo será, digo yo.

Considero que la competencia entre países nunca va a desaparecer y las grandes potencias siempre van a querer influir en la marcha de los acontecimientos en mayor medida que las potencias medianas. Y lo más probable es que EEUU nunca deje de proclamar como su objetivo vital el deseo de superar a todos. Es su código genético, pero no por ello ha de fallarles el sentido común. Estaría incluso dispuesto a citar al ex primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill, quien dijo en cierta ocasión que EEUU siempre hace lo correcto, tras haber probado el resto de las opciones. Así lo ha formulado. Si tanto se ha fallado en Iraq y Libia, queda la esperanza, si Churchill, que en paz descanse, tenía razón, de que en Siria todo salga algo mejor.

Pregunta: La Unión Europea ha formulado cinco principios de sus relaciones con Rusia que, a mi modo de ver, demuestran falta de una visión clara de la forma que deberían tomar. Se han centrado simplemente en lo que hay. ¿Formulará Rusia sus cinco principios, a modo de respuesta? ¿Qué ideas podría lanzar?

Respuesta: Igual que todo el mundo, he oído los cinco principos. Me acuerdo de como nos reunimos en otoño de 2014 con la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, al margen de la reunión de la OSCE en Belgrado. Hablamos de que había que definir de alguna forma las relaciones entre Rusia y la Unión Europea. Me dijo que contaba con poder elaborar una agenda creativa para las relaciones bilaterales y conseguir que fuera aprobada en la reunión del Consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la UE. Más tarde pasó lo que pasó. Su idea fue un simple boceto del estado actual de las cosas. Rusia es mencionada, si no me equivoco, únicamente en uno de los cinco principios. Más bien, se dice que es necesario garantizar la independencia energética y depender cuanto menos mejor de los factores externos, promoviendo la Asociación oriental que tampoco es un proyecto muy inofensivo. Sé que ha habido intentos de concederle carácter constructivo, pero siempre se imponen los ánimos de “ir contra Rusia”. Aunque sea, haciéndose amigos de nuestros vecinos. Uno de los principios asegura que la UE cooperará con nosotros en las esferas que le parezcan prometedoras, por ejemplo trabajo con jóvenes, algo que no sólo la UE hace. Es decir, estamos ante un programa para la UE y no para Rusia. Estamos ante su visión de su papel geopolítico y de los objetivos que se plantea. Hemos propuesto algo que ya he comentado en la respuesta anterior, que se haga un balance de forma conjunta, viendo una por una todas las Cumbres y uno por uno todos los mecanismos. Rusia era el único país socio, con el cual los representantes de la UE se reunían dos veces al año. En los mejores tiempos incluso surgía la pregunta de si merecía la pena hacerlo tan a menudo. Tendríamos que aclararnos, si necesitamos las Cumbres y con qué periodicidad.

Existe el Consejo Parmanente de Cooperación, en el marco del cual el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia y el Titular de la Cartera de Exteriores de la UE han de hacer balance de todas las esferas que abarca el Acuerdo de cooperación. Si hablamos de la dinámica de las reuniones, le puedo decir que durante el mandato de Catherine Ashton el Consejo no se reunió ninguna vez. Nos veíamos sobre la marcha, ella discutía algo sobre la situación en Oriente Próximo u otra crisis, pero nunca ha hecho el balance de las relaciones que es el mecanismo más importante del Consejo. Ahora se celebrará una conversación con el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker y espero que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, le proponga que se haga balance de cada uno de los diálogos sectoriales, para ver, si es necesario seguir con él o no.

En su discurso el director del Centro de estudios de procesos de integración del Banco Euroasiático del Desarrollo, Evgueni Vinokúrov, habló de la necesidad de delegar a nivel supranacional un mayor número de potestades, cerca de 140 en total. En la UE esta cifra es todavía mayor, pero la Comisión exige elevarlo más. Los analistas no mencionaron este factor que, sin embargo, genera serias tensiones, dada la exigencia de la Comisión de participar en negociaciones bilaterales, entre dos empresas inclusive. De modo que dentro de la UE también habría de hacerse el pertinente balance.

Rusia es acusada del deseo de sembrar cizaña, porque no se habla con la UE, estando en contacto con los países que sienten simpatías hacia Moscú. ¿Y qué podríamos hacer? No podemos alejarnos del todo, siendo Europa como es nuestro vecino más próximo y nuestro más importante socio comercial. Si la Comisión ha congelado sus canales de comunicación no nos queda otra opción que ponernos en contacto directamente con Gobiernos nacionales.

 

mid.ru

 

Martes, 03 Mayo 2016 14:45

Regimiento inmortal

Estimados compañeros,

En los últimos años hemos visto cómo en todo el mundo ha crecido la campaña de desprestigio de  la Gran Victoria contra el nazismo y el fascismo en la II Guerra Mundial. En 1945 parecía que la Victoria era definitiva, pero la bestia se disfrazó y se escondió, protegida por algunos gobiernos. En años posteriores la vimos levantar cabeza en muchos lugares del mundo bajo diferentes caretas.

 

La actividad tuvo lugar en la ESBU Lázaro Gonzales Fagundo a través de un matutino especial se rindió tributo a tan significativa fecha  ,participaron  pioneros y profesores de dicho centro , miembros de Unión de Historiadores de Cuba, la Directora del Museo Municipal Malvís Cuñarro ,pioneros y adultos miembros del Club Amigos de Rusia .Félix Jorge Barrios Malpica explicó que el Día de la Victoria marcó el fin de la Segunda Guerra Mundial ,que el nazi fascismo quiere volver a tomar parte en el mundo ,por ello sea  celebrado marchas en diferentes ciudades del mundo  por parte del Regimiento Inmortal, desfiles con fotos de los caídos para mantener la memoria contra el resurgimiento fascista y conmemorar la victoria soviética contra el nazi fascismo. Que nuestro pueblo se siente orgulloso ya nuestros Cinco Héroes fueron invitados al Desfile efectuado en la Plaza Roja de Moscú. Malvís expreso que este día es de tristeza por la perdida de los seres queridos, pero día de orgullo nacional por haber derrotado a las fuerzas fascistas .Como expreso Vladimir Putin esta es una hazaña sagrada del pueblo ruso y hay que pasar estos valores de generación en generación .La guerra duró cuatro años pero el heroísmo del pueblo ruso no será olvidado por eso se felicita a los veteranos en el Día de la Victoria. Hoy en día se cierne el peligro sobre la paz mundial por el despertar del terrorismo de ahí que hay que luchar contra él.

Feliz Día de la Gran Victoria.

Urra Urra Urra

Abajo  el  Fascismo.

Viva la paz y la Amistad entre todos los pueblos del mundo.

 

Viva la Amistad entre Cuba y Rusia.

 

 

Pregunta: Últimamente, en Ucrania se atacan edificios de las representaciones diplomáticas de Rusia: la Embajada de Rusia en Kiev, los Consulados Generales en Lvov y Odesa. ¿Qué pasa ahora con los empleados de nuestras misiones? ¿Amenaza algo a su vida y salud? ¿Cómo viven ahora casi en las condiciones de asedio?

Respuesta: Controlamos continuamente esta situación, mantenemos un contacto con el embajador de Rusia en Ucrania y sus empleados. Se portan correctamente, como corresponde a los que sienten apoyo de su patria y del país que no dejará ofenderles. Las acciones de los gamberros que atacaron la embajada de Rusia y nuestros consulados generales, incluso irrumpieron en su recinto y arrancaron banderas (me parece que lo hizo el diputado de la Rada Suprema de Ucrania, Vladímir Parasiuk) son indignantes. Francamente dicho, no vemos reacción alguna de la llamada comunidad internacional.

Cuando unos ciudadanos iraníes irrumpieron en el área del Consulado General de Arabia Saudí, hubo muchas protestas. Nos adherimos a este proceso dirigido a proteger las misiones diplomáticas de forma incondicional, en virtud de todas las convenciones firmadas por todos los Estados del mundo. En este caso, no vemos reacción alguna por parte de nuestros colegas occidentales. Se empeñan en las exigencias de no concluir el proceso judicial y liberar a Nadezhda Sávchenko. Es un tema aparte. Mientras, la hipocresía y el doble rasero son evidentes.

Nuestros empleados disponen de todos los medios necesarios para contrarrestar cualesquiera acciones ilegales, tienen medios de protección. Mientras, naturalmente, lo principal es poner fin a la actividad similar por parte de los “supervisores” de las autoridades ucranianas. Estos “supervisores” tienen influencia decisiva en el actual Gobierno de Kiev. Hoy voy a abordar este tema de nuevo con el Secretario de Estado de EEUU, John Kerry. Enviamos los respectivos mensajes a las capitales europeas también.

Pregunta: ¿Disponen los diplomáticos rusos de todo lo necesario? ¿No les amenazan problemas con alimentos o agua? Como entiendo, no pueden salir a la calle, es demasiado peligroso.

Respuesta: Allí hay posibilidades de suministro y abastecimiento, hay reservas. Restringimos drásticamente su salida fuera del recinto, especialmente si no hay necesidad relacionada con el ejercicio de sus funciones. Creo que no hay razones para inquietarnos por el estado de nuestros diplоmáticos y sus familiares. Les apoyamos enérgicamente y no permitiremos que se cometan algunas acciones ilegales contra ellos.

Pregunta: ¿Se pasará a Ucrania una factura a pagar por el edificio dañado y por las acciones que están desarrollándose?

Respuesta: Está claro que exigiremos la indemnización de los daños.

Pregunta: Ha mencionado ahora el caso de Nadezhda Sávchenko. ¿Ha sostenido una conversación con el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkin, en el curso de la que han abordado este tema?

Respuesta: Hemos sostenido varias de una conversación. El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkin, me llamó hace varios días, pidiendo autorizar una nueva visita de médicos ucranianos. Recuerdo que hace algún tiempo, médicos ucranianos ya chequearon a Nadezhda Sávchenko, acompañados de su hermana. Ahora que se divulgó la noticia sobre una nueva huelga de hambre declarada por Nadezhda Sávchenko, Pavel Klimkin pidió hacer una nueva excepción y permitir otra visita de médicos, aunque admitió que esto no está previsto no sólo en los procedimientos judiciales rusos, sino tampoco en las normas internacionales, en general. Examinamos esta petición y la enviamos al tribunal que examina su causa, porque hoy está a disposición de este tribunal. El juez manifestó dio su consentimiento para este contacto de Nadezhda Sávchenko con los médicos tras la audiencia del 9 de marzo. Mientras, en el curso de esta audiencia, Nadezhda Sávchenko se planteó como único objetivo insultar al tribunal (todos podían observarlo por la televisión, nuestras cadenas televisivas suprimieron sus improperios, mientras Euronews no estimó necesario hacerlo), el tribunal estimó que tenía todo derecho de no hacer condescendencias algunas en lo que se refiere al caso de Nadezhda Sávchenko, repito, debido a su comportamiento expresamente ultrajante para el tribunal. Ayer me volvió a llamar el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkin, para expresar su pena al respecto (a propósito, llamó de Turquía donde estaba de visita el presidente ucraniano, Piotr Poroshenko). No es que Pavel Klimkin pidiera perdón por el comportamiento de Nadezhda Sávchenko, pero naturalmente entendía que en esta situación la misma procesada perjudicó a sí misma, si realmente necesitaba asistencia médica. Según nuestros datos (y nuestros médicos la examinan con regularidad, estoy en contacto con los dirigentes del Servicio Penitenciario Federal de Rusia), no hay sospechas de que Nadezhda Sávchenko padezca una enfermedad incurable. En general, se siente dentro de los parámetros normales, hace ejercicios físicos. Expliqué a Pavel Klimkin que, partiendo de los prinicpios de humanismo, hicimos todo lo que nos pedían, hicimos excepción de las normas aplicables en esta situación. Pero el comportamiento provocativo y repugnante de Nadezhda Sávchenko imposibilitó la visita de médicos que acordamos.

Continuará...

 

 

 

 

El encuentro ministerial del Cuarteto de Normandía ha llegado a su fin. Como es natural, hemos discutido la marcha del proceso de implementación de los Acuerdos de Minsk, en conformidad con el orden de los pasos concretos acordado el 2 de octubre de 2015, cundo aquí, en París, se reunieron los líderes de los países del Cuarteto de Normandía, los presidentes de Rusia, Francia y Ucrania y la Canciller Federal de Alemania.

Hoy hemos invertido mucho tiempo para analizar la situación en materia de seguridad: cómo van implementándose las decisiones, también las que complementan los acuerdos de Minsk y tratan de la retirada del armamento pesado y el de calibre de menos de 100 mm. Hemos estudiado los informes de la misión especial de monitoreo de la OSCE (MEM OSCE) que denuncian infracciones por ambas partes, aunque en cuanto a la retirada del armamento, se registran bastante más infracciones por parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania (FAU), habiendo, claro está, infracciones también por parte de los milicianos. Insisto, la MEM OSCE denuncia infracciones por ambas partes. Hemos analizado la situación general, hemos pensado quiénes podrían estar interesados en desestabilizarla. No hemos dejado de lado la lucha política interna que ahora está servida en Kíev. Pero no hemos querido sacar conclusiones definitivas, simplemente hemos constatado la necesidad de implementar estrictamente todo lo acordado para evitar las provocaciones y tener bajo control las armas retiradas y registradas por los observadores de la OSCE.

Además, hemos celebrado el trabajo "en el terreno", en particular, la cooperación en el marco del Centro Conjunto para el Control y Coordinación (CCCC). Conjuntamente con la MEM OSCE se consiguió el acuerdo entre las FAU y Donbás relativo al desminado, que prevé los pasos concretos necesarios para proceder a realizar el desminado de 10 zonas prioritarias. Otro documento aprobado fue el que prevé la prohibición de llevar a cabo los ensayos militares y otras actividades que suponen el uso de armas a lo largo de la línea de separación, en una franja de 30 km de ancho hacia cada lado. Esto contribuirá a disminuir el riesgo de provocaciones e incidentes imprevistos e involuntarios. Es un acuerdo muy útil que debe implementarse. Hemos insistido que, en general, todos los aspectos de los Acuerdos de Minsk relacionados con la seguridad en la zona de contacto, deben ser implementados, mientras la OSCE realizará las actividades de monitoreo y verificación, según su mandato.

Hemos dedicado una especial atención a los aspectos políticos de los Acuerdos de Minsk, sobre todo en el contexto de la necesidad de dar un primer paso de la secuencia de acciones interconectadas. Esta secuencia incluye la ley sobre el estatus especial de Donbás, la reforma constitucional, la amnistía y la organización de las elecciones locales, que, según hemos hablado, podrían ser este un primer paso. Para proceder a los preparativos de las mismas es muy importante leer sin segundas intenciones los Acuerdos de Minsk, es imprescindible que se haya aprobado la ley sobre el estatus especial, que se declare la amnistía y que las personas voten y se presenten a las elecciones no bajo la amenaza de una persecución penal sino como libres ciudadanos. Es importante también ofrecer garantías de una reforma constitucional. Todo esto fue acordado, como un paquete de medidas, por nuestros líderes el pasado 2 de octubre en París. Pero, lamentablemente, no hubo avances en el proceso principal desde esta perspectiva – en la preparación de los comicios.

Los compromisos asumidos por las autoridades ucranianas con respecto a la celebración de las elecciones en Donbás no han llegado a materializarse. La OSCE, a través de su representante especial en el Grupo de Contacto y los representantes en el grupo de trabajo sobre el proceso político intenta tantear los compromisos. Creemos que mucho de lo que proponen - desde el verano pasado ya – es razonable. Y muchas de estas propuestas ya fueron puestas en práctica por nuestros colegas de la OSCE. Pero ninguna fue de agrado de las autoridades de Kíev. Por nuestra parte, estamos dispuestos a influir en nuestros colegas en Donbás empujándoles hacia la cooperación con la OSCE en estas cuestiones. Y ellos se muestran susceptibles al tema. En cambio, el gobierno ucraniano, de momento, no se ha manifestado. Lo instamos a dar un paso en esta dirección. Los Acuerdos de Minsk establecen de forma inequívoca que las cuestiones relativas a las elecciones deben acordarse con los representantes de Donbás.

Aquí me gustaría hacer una conclusión general: durante las negociaciones de hoy hemos llamado la atención al hecho de que la clave y la médula de todo el proceso de Minsk es el diálogo directo entre Kíev y Donbás: sea sobre los aspectos militares, de seguridad o de proceso político. Lamentablemente, de momento, no hay diálogo debido, en primer lugar, de la negativa de Kíev. Hoy ha vuelto a surgir la intención de poner en duda la legitimidad de los representantes de Donbás que firmaron los Acuerdos de Minsk. Y se ha propuesto sustituirlos antes de empezar a tomar decisiones con respecto al estatus especial de Donbás. No es nada nuevo. Los representantes ucranianos, incluidos el presidente, los miembros del gobierno y altos cargos del parlamento (Rada Suprema) se pronuncian de forma regular sobre el tema. Declaran que sólo tras el cambio de poder en Donbás, o sea, cuando se establezca allí un gobierno cómodo para Kíev, se podrá hablar del estatus especial y de la reforma constitucional. Algunos dicen directamente que la reforma constitucional sobra, que no se hará nunca. Todo esto, por desgracia, afecta nuestro trabajo, el de los cancilleres, en el marco del Cuarteto de Normandía.

Según me he dado cuenta, contamos con el apoyo absoluto por parte de Alemania y Francia en lo que se refiere a la firmeza inamovible del orden de pasos previsto en los Acuerdos de Minsk y confirmado por los líderes del Cuarteto de Normandía en París, el pasado 2 de octubre. Este orden determina el avance simultáneo en cuestiones como la organización de las elecciones, la aprobación de la ley definitiva sobre el estatus especial, la introducción de este estatus en la Constitución y la realización de la amnistía conforme la ley que ya fue aprobada por la Rada Suprema, pero aún no está firmada por el presidente Piotr Poroshenko.

Nuestras discusiones están resumidas en la declaración que hará hoy el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Marc Ayrault, como el anfitrión de este encuentro.  En ella, entre otro, expresamos nuestro apoyo a las actuaciones de la MEM OSCE y CCCC en el ámbito de seguridad, a los esfuerzos de la MEM OSCE de encontrar el compromiso que permita avanzar en la cuestión relativa a la organización de los comicios y, en general, en todo el proceso de implementación de los Acuerdos de Minsk. Asimismo exhortamos a las partes a cumplir con sus compromisos asumidos en el marco del Complejo de Medidas en lo que se refiere a los aspectos humanitarios de la crisis, a la organización del libre acceso a la ayuda humanitaria, a la regulación del trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja en Donbás.

Es lo que hemos acordado hoy. En cualquier caso, ha sido útil. Los líderes de los países que forman el Cuarteto de Normandía tienen bajo control la implementación de los Acuerdos de Minsk y de sus acuerdos de París del pasado 2 de octubre. Informaremos a nuestros dirigentes sobre los resultados del encuentro celebrado. Según entiendo, dentro de cierto tiempo, por lo visto, se planeará un contacto telefónico entre los líderes de los países del Cuarteto de Normandía.

Pregunta: ¿Cree que las elecciones en Donbás se podrán celebrar en junio de este año, según informan hoy algunas fuentes occidentales?

Respuesta: La propuesta de instar a las partes que se pongan de acuerdo a base de los documentos de Minsk en cuanto a la celebración de los comicios locales en Donbás en el primer semestre del año en curso (para junio o julio) ha sido adelantada en la reunión de hoy por nuestros colegas alemanes y franceses. Rusia estaba dispuesta a respaldarle pero la parte ucraniana ha pedido no insistir en ello. Así que no hemos conseguido consenso en esta cuestión.

Pregunta: ¿Los resultados de las próximas negociaciones sobre Siria en Ginebra, serán determinantes para que continúe el régimen de alto el fuego y de la tregua en el país?

Respuesta: El régimen de cese de las operaciones de combate, aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU a base de la iniciativa conjunta de Rusia y EEUU, resultado del acuerdo de los presidentes Vladimir Putin y Barack Obama, es perpetuo. Hubo intentos, ya calificados por el MAE ruso como cínicos, de hacer creer que el régimen fuera impuesto para unas semanas, a ver qué pasa. Es una gran falsedad. El régimen no tiene plazo de vigencia. Al contrario, todos los miembros del Grupo Internacional de Apoyo a Siria respaldaron la iniciativa ruso-estadounidense relativa al establecer el régimen de forma perpetua. Es más, es sólo el primer paso hacia el régimen completo del alto el fuego. Existe una diferencia jurídica entre el cese de las operaciones de combate y el alto el fuego. Este último es un régimen más estable y serio.

Entonces, en primer lugar, el régimen establecido no tiene plazo de vigencia y en el segundo, no está acondicionado por nada. El régimen del alto el fuego y del cese de las operaciones de combate, el suministro de la ayuda humanitaria y la promoción del proceso político, que deberá extenderse a todas las partes enfrentadas en Siria (el gobierno sirio y todo el espectro de la oposición), son componentes de la estrategia aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. Todo esto deberá hacerse a la vez, simultáneamente. No hay ni podrá haber condiciones previas. Partimos de lo que nos comunicó el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, con el que nos reunimos recientemente en Ginebra. El confirmó que el próximo 9 de marzo convocará un encuentro entre las partes sirias, que dará inicio al proceso de las negociaciones. Participarán en él varios grupos de la oposición siria. Primero, se celebrarán los contactos entre los representantes de la ONU y los opositores y la delegación del gobierno sirio, por separado. Y luego, espero que se reúnan en una misma sala. Todo esto requiere tiempo. Pero, repito, no existe ninguna relación entre el régimen del cese de las operaciones de combate y el inicio de las negociaciones. Todos estos procesos deben realizarse y desarrollarse de forma paralela, estable y cada vez más intensa.

 

mid.ru

 

En el día de hoy en la escuela primaria "Arturo Montori", que apadrina el ICAP, se realizó en el marco de un matutino especial la entrega de los diplomas de segundo y tercer grado del concurso infantil internacional "Queremos Vivir en Paz" auspiciado por el Consejo Nacional de la Juventud y la Infancia de Asociaciones de Rusia y otras organizaciones internacionales.

Este concurso se convocó desde el pasado año y en el participaron cientos de niños de todo el mundo, el mismo fue dedicado a las festividades por el 70 aniversario de la Victoria sobre el fascismo.

El matutino dio inicio con la ceremonia de la bandera y el himno nacional de Cuba, los pioneros declamaron poesías de Nicolás Guillén dedicadas a Rusia y tuvieron bellas palabras dirigidas a la amistad entre Cuba y Rusia.

Pregunta: ¿En qué consiste el carácter especial de la sesión de la ONU dedicada al 70º Aniversario de la creación de este organismo, cuál será su formato, qué toma de decisiones está prevista? ¿Cuáles son sus expectativas personales ante esta sesión?

Respuesta: La víspera de los debates sobre los aspectos políticos más generales de la vida en el mundo, en los que participarán los jefes de Estado, se celebrará una cumbre dedicada al desarrollo sostenible. Se aprobará en ella el nuevo programa de 15 años de duración que abarcará los esfuerzos internacionales encaminados a dar solución a problemas en las esferas de la economía y las finanzas y a los derivados problemas sociales y de protección del medio ambiente. En próximo septiembre Rusia asume la presidencia en el Consejo de Seguridad de la ONU y estamos preparando una reunión ministerial dedicada al análisis del conjunto de las amenazas terroristas procedentes de Oriente Próximo y del Norte de África. Estoy convencido de que este asunto concitará un intenso interés en los debates en la Asamblea General de la ONU. Intentaremos marcar el tono de la reunión del Consejo de Seguridad, dada también la iniciativa del presidente Putin sobre la creación de un frente único en la lucha contra organizaciones terroristas como el Estado Islámico y sobre la promoción paralela del arreglo político en la región, en concreto, en Siria.

Pregunta: ¿Cuál ha sido el papel de la URSS y de Rusia en el refuerzo de la ONU, en el aumento de su prestigio?

Respuesta: La Unión Soviética se dedicó a promover de forma muy activa aquellos principios de la Carta de la ONU que hoy son los más viables, la paridad de las partes, la soberanía de todos los Estados, el respeto al derecho de los pueblos a la autoidentificación como principio fundamental de la ONU y el deber de todo Estado de garantizar el derecho de los pueblos que forman parte de él a no sentirse vulnerados. Este principio sigue muy actual a día de hoy. Más tarde hemos defendido tales principios fundamentales de la ONU como la cultura del compromiso, la necesidad de hacer cuanto está a nuestro alcance para que el CS, en su calidad de organismo primordial, responsable de garantizar la paz en el mundo, funcione de forma colectiva y mediante el esfuerzo común. Me gustaría señalar al respecto que el derecho a veto, criticado con frecuencia, en realidad representa la principal garantía del sistema de pesos y contrapesos necesario en cualquier sistema democrático. Es verdad que a veces se intenta modelar situaciones que precisen de la aplicación del derecho al veto, y la motivación política es a menudo subjetiva. Ha ocurrido en varias ocasiones. Así, por ejemplo, nuestros interlocutores occidentales han presentado varias veces resoluciones carentes de valor práctico, como las relativas al aniversario de los acontecimientos en Srebrenica. A pesar del carácter dramático de aquellos acontecimientos, el Consejo de Seguridad no debe asumir una postura a favor de uno de los bandos y mucho menos en conflictos ocurridos hace 20 años. De la misma forma que no debe involucrarse en la instrucción de la causa penal sobre el accidente del Boeing de Malaysia Airlines. No me gustaría entrar en detalles sobre el particular.

Lo importante es que el Consejo de Seguridad conserve su vitalidad y todas las herramientas necesarias para seguir desempeñando un papel central en la solución de las crisis internacionales. Ha sido sometido a reformas, elevándose de 5 a 11 el número de sus miembros. Ahora se está planteando una nueva etapa de “ampliación.” Apoyamos este proceso. Consideramos que en realidad los países en vías de desarrollo de Asia, África y América Latina están poco representados en el Consejo de Seguridad. Por esta razón apoyamos las solicitudes de adhesión permanente al CS presentadas por India y Brasil. Consideramos que de igual forma ha de estar garantizada la presencia permanente en este organismo de los países del continente africano. De modo que me gustaría volver a subrayar que los países en vías de desarrollo no están lo suficientemente representados en el consejo y su papel en las labores de este organismo es poco significativo. Es necesario promover una reforma que no convierta el CS en una estructura difícil de gestionar, amorfa e inflada. La capacidad de reaccionar de forma operativa es otro principio fundamental de su funcionamiento, al igual que la presencia de todas las regiones y centros del desarrollo del mundo. En mi opinión, cerca de una veintena de miembros es el límite que deberíamos tener como referencia.

Pregunta: El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, deja su puesto. En una entrevista dijo que se espera que lo ocupe una mujer. ¿Tiene Rusia alguna preferencia sobre la candidatura?

Respuesta: El señor Ban Ki Moon, por el que sentimos un profundo respeto y con el que mantenemos buenas relaciones, agotará su segundo mandato el año que viene y, de acuerdo con la Carta de la ONU, ya no puede volver a presentar su candidatura. El problema consiste en garantizar la condición geográficamente universal del secretario general. En varias ocasiones han ocupado este puesto los representantes de Europa Occidental, Asia, continente africano (Butros Ghali y Kofi Annan) y de América Latina. Sin embargo, nunca ha sido presentado un grupo regional, como Europa Oriental. Lleva oficialmente existiendo desde los tiempos soviéticos, cuando se crearon 5 grupos: de Asia-Pacífico, de América Latina y el Caribe, de África, de Europa Occidental, integrada por EEUU, Australia y Nueva Zelanda, y, por último, de Europa Oriental. En un principio, no se concibieron como asociaciones para asuntos políticos, sino, para elegir de forma más eficiente y regional a los miembros de organismos de participación limitada. Por ejemplo, el Consejo Económico y Social (ECOSOC) está integrado por 54 países que han de ser elegidos, el Consejo de Derechos Humanos también está compuesto por menos miembros de los que nos gustaría. Estos organismos no tienen una composición universal, existen muchas estructuras de la ONU para las cuales es necesario elegir miembros. Para que todas las regiones estén presentadas de forma más o menos igual en estos organismos económicos y de defensa de los derechos humanos fueron creados los mencionados grupos regionales que acuerdan entre sí las candidaturas, también para el Consejo de Seguridad, el ECOSOC, el Consejo de Derechos Humanos y demás estructuras.

Cuando la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia pasaron a formar parte del pasado, el grupo, sin embargo, siguió existiendo, por no ser político, sino necesario exclusivamente para organizar este tipo de elecciones. Los miembros del grupo de Europa Oriental, incluidos los países miembros de la OTAN coinciden en esta opinión y firmaron una carta divulgada entre todos los países de la ONU. Manifiestan estar convencidos de que el siguiente secretario general debería representar a los países de Europa Oriental. Los candidatos son varios.

Pregunta: ¿Candidatos por el grupo?

Respuesta: De momento, por países, dado que el grupo apenas podría llegar a un acuerdo. Se han presentado cerca de diez candidatos, mujeres entre ellos. Lo dicho, el grupo difícilmente podrá llegar a un acuerdo, pero los procedimientos de la elección del secretario general y de la presentación de candidaturas son bastante flexibles. No descartaría que el grupo someta a consideración de la Asamblea General varias candidaturas. Lo más probable es que durante las consultas que se siguen manteniendo algunos de los candidatos sean descartados, pero con toda seguridad quedará más de uno. No veo nada malo en que la Asamblea General reciba una lista de varios nombres.

Pregunta: ¿Se necesitaría consenso para ello?

Respuesta: Sin duda. En la primera etapa la lista se enviaría al Consejo de Seguridad que cuenta con sus propios métodos: una votación de ranking secreta donde queda claro qué candidato es capaz de reunir los nueve votos necesarios. Existen también otros “trucos”.

En la situación actual, creo, lo más probable es que tras la consideración de este asunto por el Consejo de Seguridad una lista de varios candidatos sea entregada a la Asamblea General. Siempre ha habido una única candidatura, porque el CS descartaba a los demás pretendientes mediante sus procedimientos. Esta vez, conociendo a los candidatos, no encuentro la forma de dejar sólo a uno, sin ofender a otros también muy dignos de ser elegidos.

mid.ru