InterAffairs

Mié08232017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Lunes, 23 Mayo 2016 11:01

El estudio de los problemas latinoamericanos en Rusia ayer, hoy y mañana

Written by 

El Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias de Rusia, legendario y uno de los centros principales del estudio de los problemas latinoamericanos en el mundo ha cumplido 55. Hace mucho se ha granjeado el prestigio en los círculos académicos de Rusia y en el extranjero. En la entrevista del corresponsal de la revista “Vida Internacional” con Vladímir Mikháilovich Davýdov, director del  IAL de la ACR, académico correspondiente de la Academia de Ciencias de Rusia, se trata de la formación y el desarrollo del IAL, sus perspectivas, lo mismo que de la estimación de la situación actual en América Latina.

 

Vladímir Davýdov, director del IAL de la ACR, entabló nuestra conversación con las palabras: - Hace exactamente 15 años escribí en la revista “América Latina”, que nuestro instituto había entrado en la fase de su adultez. Al recorrer un camino de muchos años, el Instituto realmente se ha convertido en un centro principal doméstico del estudio de los problemas latinoamericanos y ha ocupado un lugar merecido en la sociedad científica internacional. Lo atestigua, en particular, el mandato de la Federación  Internacional del Estudio de América Latina y el Cáribe (FIEALC), entregado a nuestro Instituto a organizar un Congreso mundial de latinoamericanistas y caribólogos en Moscú en junio de 2001. El tiempo pasa muy rápido.

 

Y ya han pasado 15 años más. El IAL ya celebra 55-quenio de sus actividades científicas fructíferas. Y su servidor ya ha encabezado este centro científico 21 años.

 

Vladímir Mikháilovich, ¿cuáles son las etapas más importantes de la vida científica del IAL de la ACR?, - pregunto a mi interlocutor.

 

-      La victoria de la revolución Cubana en 1959, y más tarde la proclamación de su carácter socialista por Fidel Castro, la intensificación de los vínculos multilaterales entre Moscú y la Habana, - todos esos eventos suscitaron particular interés de nuestro país por Cuba y, en globo, por América Latina. Ciertamente, en nuestro país ya antes habían existido grupos poco numerosos y separados de científicos-latinoamericanistas. Pero entonces, en los 1960 ya no podían satisfacer las exigencias del tiempo. En tales condiciones, como se decía por entonces, “según la resolución del partido y gobierno”, fué recomendado instituir el IAL, lo que fué hecho el 28 de abril de 1961 por  la decisión del Presidium de la Academia de Ciencias de la URSS. Y el  estado, en realidad, prestada apoyo considerable a nuestro centro científico.

El diplomatico profesional y filólogo Serguei Mikhailov se hizo el primer director del IAL. Sin embargo, después de su nombramiento el embajador en Brasil, en 1966 el Instituto lo encabezó Victor Volsky – economista destacado, especialista en la geografía económica, Héroe de la Unión Soviética, posteriormente elegido miembro correspondiente de la AC de la URSS.Precisamente bajo su dirección el IAL se formó y se fortalezó como un serio centro científico doméstico del estudio de los problemas latinoamericanos y se granjeó el respeto de colegas extranjeros. Victor Vátslovovich Volsky estuvo al timón del IAL practicamente un cuarto de siglo. En 1993 a Boris Koval, latinoamericanista destacado, historiador competente y politólogo, le encomendaron la dirección del Instituto. En las condiciones económicas más pesadas logró conservar el potencial científico y la base de cuadros del IAL, requisitos básicos para su desarrollo ulterior. Y 1995 fué el año del comienzo del trabajo de su servidor como director actuante y en 1996 – como director elegido del IAL.

La historia del Instituto ha tenido varias etapas del desarrollo. No puedo decir, que todas ellas fueron fáciles o despejadas. Pero especialmete duros para el IAL fueron los 1990, los 2000 y los presentes. Hoy día  la pesada situación económica en el país de nuevo, como espada de Damocles, amenaza nuestro Instituto. El tiempo de nuevo nos impone el régimen de supervivencia.

Es del dominio público tanto en nuestro país, como en el extranjero, que gracias al trabajo persistente y honesto de la colectividad de talento y alta capacitación del IAL de la ACR se han escrito muchas obras científicas en todos los terrenos de conocimientos sobre los países de América Latina, lo mismo que sobre España y Portugal. Vladímir Makháilovich, quisiera hacerle una pregunta a Vd. sobre el etapa actual del desarrollo de América Latina, que se caracteriza por un empeoramiento tajante del clima geopolítico, lo que impele a la revisión del esquema del posicionamiento de  Rusia a nivel internacional. Y, como observamos, nuestra atención precisamente a la orientación latinoamericana se hace más y más prioritaria. ¿Cuán substantiva es esa atención hoy?

 

-      Por un lado,aquí vemos una perspectiva  para el dominio más productivo de los  mercados conocidos y el hallazgo de unos cuantos nuevos. Por otro,estamos interesados en recibir allí suministros alternativos en el marco del programa de sustitución de importaciones. Al fin, la practica muestra, que en América Latina encontramos socios, con cuales podemos interactuar constructivamente en cuanto a los problemas del orden del día internacional, incluso la temática de regulación global. Todo esto encuentra su confirmación en la práctica de nuestra política exterior y diplomacia económica. En este contexto viene a cuento referirnos a la gira latinoamericana del Presidente de la FR V.V.Putin en agosto de 2014, de record por su duración y la abarcadura de los países visitados.

Debo decir, que hoy América Latina nos atraye, como nunca antes. El papel de esa región ha dejado de ser periférico. Actualmente los todopoderosos están interesados en la cooperación y amistad con los estados latinoamericanos. Ultimamente, esto especialmente se manifiesta en la política de EE.UU., la Europa Occidental y China. Y comprendemos, que muchos estereotipos negativos respecto a América Latina ya se han ido en el pasado. Porque en esos países hoy día hay tanto las altas tecnologías, como tal llamada ingeniería social.

 

Estimando el contexto general de vínculos recíprocos y interacción de Rusia y países de América Latina y el Caribe, tomamos como punto de partida el hecho de que el etapa actual del desarrollo mundial tiene señales convincentes de transitoriedad. A ellas atribuyen: la terminación de la estructura bipolara del mundo, la existencia a corto plazo de cuasi- monocentración y la salida del proceso hacia la estructura multipolara del mundo; un cambio activo de la basis tecnológica de la economía y sociedad en condiciones de globalización; la intensificación de los procesos de la disparidad del desarrollo económico y una manifestación correspondiente del efecto de ascenso/descenso a nivel mundial. Y, con ello, pasa un cambio del campo de fuerza de la interacción internacional, “del escalafón”, comienza una nueva estructuaración del sistema de relaciones internacionales.En la historia reciente y antigua tal transitoriedad va acompañada de riesgos crecientes de confrontaciónes.Tanto más, tiene lugar un quebratamiento de los mecanismos antíguos de la regulación global.La situación actual se complica por la confrontación geopolítica, directamente ligada con la crisis ucraniana. Pero, al mismo tiempo, tiene una condicionalidad mucho más fundamental, es decir, la, que está dictada por la misma transitoriedad. En este sentido, quiero notar, que se equivocan los,que creen, que la política de confrontación “de la colectividad del Oeste”está encañonada solamente contra Rusia. La esencia del asunto es de escala mayor – las acciones destructivas están encaminadas contra BRICS por entero, como alianza de nuevos centros de la economía mundial y la política mundial. No es casual, que en Washington frequentemente se iba de la lengua, que después de Rusia el blanco siguiente sería Brasil, que “había ascendido de sobra” en los tiempos recientes en el rating mundial. Y ahora lo vemos con nuestros propios ojos.

 

Ya está claro, que al ascenso de nuevos centros los Estados Unidos van a contraponer la formación de mega-bloques de orientación transatlántica y transpacifica, tratar de conseguir el reforzamiento “de la disciplina de bloque”, la consolidación de la OTAN y ampliación de su geografía, incluso las zonas, que por ahora no han estado bajo su control (o bajo poco control), tales como la Atlántica del Sur, la parte del Sur del Pacífico, Antártida, etc. Al mismo tiempo, a juzgar por los acontecimientos recientes, Washington, además de discreditar y bloquear Rusia, tiene intenciónes a “golpear por los cuadrados”, distruyendo los gobiernos en Europa, Asia o América Latina, que tienen relaciones amistosas con nosotros.

 

-      Vd. ha dicho, que Rusia necesita América Latina hoy día, como nunca antes.¿Qué preferencias nos da ese región en el momento actual? ¿Y qué criterios lo determinan?

En primer lugar, una semejanza considerable de las posiciones de Rusia y muchos países de América Latina en cuanto a cuestiones clave del orden del día internacional. Segundamente, complementación  mutua considerable de Rusia y muchos países de la región latinoamericana y del Caribe, la posibilidad del suministro de nuestra producción de maquinaria y técnica y “know-how” a ese mercado. Y, tercero, la solidaridad, confirmada, en grado diferente, en las situaciones, a nivel mundial, complicadas para nosotros.

Ocupando 15% de la tiera firme, la región tiene la población, que monta a 8,3 -8,4% de la cuantía mundial, y en el PIB sumario del mundo tiene una cuota equivalente. Sin embargo, de acuerdo con estimaciones de expertos, se considera, que la región posee 1/5, es decir, 20% de la base mundial de los recursos naturales, incluso 30% de reservas de agua dulce y una diversidad biológica sustanciosa.

Voy a recordar tales cifras: a los países latinoamericanos cayen 18%  de yacimientos explorados de petróleo, 47% de la producción de cobre, 41% . de plata, 97% - de bauxitas. La región produce10% de cereales, 52% - de soya,  más de 30% de carne bovina y 34% - de carne de aves. En el mercado mundial de alimentos los estados latinoamericanos, ante todo, Argentina y Brasil, han comenzado desplazar a los agroexportadores de EE.UU. Desde el principio del siglo XXI los países de la región consecuentemente vienen reforzando su presencia a nivel mundial. Ha crecido notablemente el número de representaciones de las repúblicas latinoamericanas en el extranjero. (Los expertos consideran, que por un tercio). La elección de representantes de la región a puestos dirigentes en organizaciones internacionales de prestigio del nivel global es una demonstración indirecta del peso creciente de esa región.

 

Por otro lado, es necesario, ciertamente, darnos cuenta de las complicaciones y problemas, que acompañan el desarrollo de las relaciones ruso-latinoamericanas en la nueva situación. El limitador tradicional es la aspiración de la fuerza hegemónica del Norte de proteger sus posiciones de nuestra presencia e influencia en la región.Era bastante severo en los tiempos soviéticos y se debilitó un poco en los 1990. Hoy día, a juzgar por muchas señales, en la situación de confrontación geopolítica de órganos oficiales,medios de información y una parte de estructuras financieras y empresariales de los Estados Unidos,que operan en la región, se renacen la hostilidad y tenacidad, con la cual ponen “las zancadillas” a Rusia en cualquier caso conveniente.

 

Desde luego, la política latinoamericana de Washington se coordina con el programa general de la conservación  y el afianzamiento de su hegemonía. Pero en el caso latinoamericano sus acciones con sentido de finalidad precisamente contra los países, que mantienen relaciones amistosas con Rusia, adquieren una importancia especial. Es significativo, que no hace mucho prácticamente simultáneamente han comenzado las campañas de la discreditación de los régimenes y dirigentes de tales países. De hecho en todas partes se desenrollan escándolos corruptivos, se interponen denuncias fabricadas en abusos. A través de los medios de información y internet “apremian” movimientos mayoritarios de protesta. Entre tanto la situación se complica por el empeoramiento gereral de la coyuntura para los exportadores de materias primas minerales, lo, que, en realidad, actua de modo distinto, tomando en cuenta la división de los países latinoamericanos por exportadores y importadores de hidrocarbudos. Pero es evidente, que en la mayoría de los casos tiene un efecto negativo el hecho de que hasta ahora no está todavía elaborada una política adecuada de adaptación a la situación después de la crisis.

 

No cabe duda, que la reacción de Washington y Bruselas “al rechazo” de los latinoamericanos siempre es operativa y enérgica.Se usan las palancas oficiales y extraoficlales. Pero el resultado, como regla, se hace desalentador para EE.UU. y sus aliados.La dirección política de los países de la región latinoamericana se reserva el derecho de actuar conforme con los intereses nacionales y las normas reconocidas del derecho internacional. Practicamente los países latinoamericanos sin excepción condenan el uso de sancciones en las relaciones internacionales sin el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU.

 

Pero de ningún modo la política latinoamericana de Washington siempre tiene un carácter de presión. Los norteamericanos necesitan maniobras para evitar cualquiera reacción de rechazo.  La útima prueba es la transición de EE.UU. a la normalización de las relaciones cubano- estadounidenses.

 

La entrada de Washington en el diálogo con la Habana de hecho significa el reconocimiento del fiasco de la política de embargo y aislamiemto, que se practicaba contra Cuba durante muchas décadas con la obstinación, digna de mejor aplicación. Por otro lado, esto es un gesto conciliador respecto a  América Latina y del Caribe, donde en los años recientes EE.UU. han seriamente manchado su reputación.

Rusia estima el curso de Washington a la normalización de las relaciones con la Habana como un paso positivo (uno de muy pocos) en la política exterior estadounidense de los útimos tiempos. Pero, como la maoyría de los estados latinoamericanos,  presta atención a la inadmisibilidad de la atroz presión sobre Venezuela, cuyo gobierno  la Casa Blanca ha voluntariamente declarado “una amenaza a la seguridad nacional de EE.UU.”¿Qué puede suceder después de todo esto? Desgraciadamente, sabemos demasiado bien la práctica de EE.UU., que anticipan “ unas acciones decisivas” con una prepación informativa y psicológica coorpondiente.

Es cierto, no se puede dejar de reconocer, que por el volumen total de la colaboración con Rusia los países de América Latina y el Cabire no pueden competir con la RAP, más todavía con la área asiatica. Al mismo tiempo, nos dan una alternativa importante para diversificar nuestros vínculos economico externos y colaboración política, para encontrar puntos de apoyo adicionales en nuestro posicionamiento a nivel mundial. En las condiciones modernas esto es una circunstancia especialmente apreciable, que para nosotros tiene una importancia estratégica.

 

-      Gracias, Vladímir Mikháilovich, por la conversación de gran fondo. La revista “Vida Internacional” lo felicita a Vd. con motivo del gran aniversario del IAL de la ACR y expresa a todos sus científicos, especialistas en América Latina, votos de buena salud y éxitos en sus actividades científicas.

-      Palabras clave: Ciencia El instituto de América Latina cumple 55

Read 506 times Last modified on Lunes, 23 Mayo 2016 11:12