InterAffairs

Vie08182017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Miércoles, 23 Marzo 2016 07:34

Cuba ha hecho una buena acogida al Presidente Obama, pero no ha caído en sus tentaciones

Written by 

El 20 de marzo de 2016, sin duda, va a entrar en los anales de las relaciones cubano – estadounidenses como una fecha de la significación histórica. Ese día el Presidente de los Estados Unidos vino en visita oficial a la capital de Cuba por primera vez en los últimos 88 años. Al cubrir el camino de Washington a la Habana, el avión de Barak Obama aterrizó felizmente en el territorio de la Isla de Libertad. El reloj de los habitantes locales marcaba 16.19. El cielo fué cubierto de nubes. Lloviznaba.

El Presidente de EE.UU. juntamente con su esposa Michelle y sus dos hijas, debajo de un gran paraguas negro, bajaron solemnemente por la escalera al suelo de hormigón, donde les acogió el Ministro de Asuntos Exteriores de Cuba Bruno Rodriguez Perrilla y las personas acompañantes. Así, conforme con el protocolo, comenzó la visita oficial de triduana del Presidente de EE.UU. Barak Obama a la Habana , la cual ahora los medios de todo el mundo están cubriendo. Y el historiador cubano Carlos Rodriguez Almaguér intituló su artículo simbólicamente: «Goliath visita a David: Obama está en Cuba»…

La Isla de Libertad recibió con dignidad y bastante hospitalariamente al Presidente de EE.UU. como jefe con la igualdad de derechos del estado de soberanía igual. Antes que Barak Obama, en 1928 la Habana la visitó el Presidente de EE.UU. John Calvin Coolidge. Jr., quien, como afirman los historiadores, llegó a la capital cubana en el buque de guerra de EE.UU. Y no en visita oficial, sino para participar en cierta conferencia internacional.

Surge la pregunta: ¿con qué propósito Barak Obama ha decidido emprender esa visita sin presedentes a Cuba? El fin oficial del viaje es continuar la normalización de las relaciones de Washington con la Habana. Barak Obama va a tener consultas con el Presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de Cuba Raúl Castro.

Así pués Barak Obama expresó una vez en uno de sus discursos semanales a los estadounidenses: «Voy a verme con Raúl Castro para discutir, cómo podemos continuar la normalización de nuestros vínculos, incluyendo la falicitación de las condiciones del comercio, la obtención del acceso de los cubanos al internet y la organización de actividades empresariales». A eso Obama añadió, que  iba a hablar francamente con el gobierno cubano de las discrepancias serias, incluso referentes a los problemas de la demoracia y los derechos humanos. En otras  palabras, el Presidente de EE.UU- se  propone a inculcar a los cubanos la versión norteamericana de la interpretación de «la democracia y los derechos humanos». Y en su Twitter Barak Obama escribió, que se proponía a «propulsar nuestro progreso y los esfuerzos, contribuidores a mejorar las condiciones de la vida del pueblo cubano».

Se hablemos del programa de la estancia triduana de los cónyuges de Obama en la Habana, es bastante cargado. La visita de los norteamericanos comenzó con el programa cultural, o más extactamente – con la excursión de los huéspedes por el centro histórico de la capital cubana, que aún en 1982 había sido declarada por la Unesco como Patrimonio de toda la humanidad. Además, el Presidente de EE.UU. visitó la residencia principal del episcopado católico de Cuba – el Concatedral de la Habana.

El viaje de Obama a la Isla, por pupuesto, no se ha limitado solamente a las consultas con Raúl Castro y el programa cultural.El Presidente de EE.UU. se propone a verse con hombres de negocios, representantes de los medios y la sociedad civil. Según las  palabras de Obama, quisiera comprender, cómo el businéss norteamericano pudiera ayudar a los hombres de negocios cubanos en la instalación de empresas nuevas. Y al mismo tiempo – hablar con ciudadanos de Cuba acerca de los valores, que comparten los norteamericanos, y de la posibilidad de hacerse socios. A cuento, ese encuentro han propuesro organizar en el Gran teatro Alicia Alonso de la Habana, recientemente restaurado. Los poderes cubanos han anunciado, que la intervención de Obama la va a transmintir en directo la televisión central de Cuba.

Se ha comunicado, que en su intervención el Presidente de EE.UU. tocará problemas de la observancia de los derechos humanos no solamente en la república caribe, sino en todo el mundo. Tocará su visión del futuro de Cuba y de las relaciones norteamericano-cubanas, hablará del desarrollo de la sociedad civil y del diálogo norteamericano-cubano en esferas sociales diversas. A los periodistas les ha interesado la cuestión del encuentro posible de Barak Obama con el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro. Sin embargo la respuesta ha sido de un significado: tal encuentro no está previsto. Desde luego! Por cierto, sería vergonzoso mirar en los ojos del líder tan brillante con mucha carisma, contra quien durante décadas el CIA de EE.UU. organizó unos cuantos centenares de atentados! En cambio Obama se vió de buena gana con representantes de la embajada estadounidense y miembros de sus familas. Y al día siguiente Obama lanzó simbólicamente una pelota de beisbol, abriendo el partido de beislbol entre el equipo norteamericano «Tampa Bay Rays» y la selección de Cuba en el estadio Panamericano en la Habana. Hace falta notar, que beisbol es el deporte más popular tanto en Cuba, como en Estados Unidos. Se considera que precisamente el beisbol puede unir a los deportistas y hinchas de esos dos países vecinos.

En vísperas de la visita del Presidente de EE.UU. los cubanos se preparaban para ese acontecimiento histórico con detenimiento especial. En la Habana se reparaban los caminos, se pintaban y se decoraban las fachadas de casas, fueron enarboladas las banderas cubana y estadounidense. Al mismo tiempo se llevaba a cabo seria labor ideológica entre los trqbajadores. En ese contexto los cubanos mostraban la compresión de la intención disimulada del estalishment norteamericano de lograr, cueste lo que cueste, unos cambios políticos en la Isla. Y no es propio de ese pueblo renunciar sus principios de la libertad, independencia y soberanía lo mismo que los principios de la justicia social, por los cuales Cuba ha sufrido tantas pérdidas humanas; todo eso – por el acercamiento ulterior con el vecino nórdico potente.

Los medios cubanos citan las palabras del científico prestigioso de la Universidad de la Habana Luís René Fernandez Tabio, especialista en los problemas de EE.UU. y el hemisferio oeste. Ha notado que la visita de Barak Obama va a ser exitosa y va a reforzar las relaciones entre los dos gobiernos y pueblos, «si va a seguir los principios del respeto de las normas del derecho y les relaciones internacionales». Según la convicción de Fernandez Tabio, el proceso del diálogo cubano-norteamericano será positivo solo a base de la actitud respetuosa hacia Cuba como un país independiente, excluyendo cuales quiera tentativas abiertas o cubiertas de la ingerencia en los asuntos interiores de la Isla.

Uno de grandes tropiezos en las relaciones norteamericano-cubanas queda el problema de la existencia del apostadero norteamericano en Guantánamo. A pesar de las protestas de la parte cubana y sus demandas de devolver el territorio ocupado, la base ha quedado en Cuba ya más de 110 años. Washington asegura, que el apostadero se encuentra en la Isla bien legalmente. Por supuesto, la Habana demanda, al principio, liquidar allí la carcel, donde están encerrados ciudadanos de diferentes países, capturados por los servicios especiales norteamericanos y

sospechados del terrorismo por EE.UU. A propósito, declaraciones referentes a la liquidación de esa carcel fueron unas de las consignas electorales pricipales de la campaña presidencial de Obama. Pero, a pesar de la reducción drástica del número  de los presos allí, la carcel queda funcionando.

Vamos a recordar, que la visita histórica del Presidente de EE.UU. a la Habana comenzó 14 meses después del anuncio del curso por la normalización de las relaciones entre los dos estados por Barak Obama y Raúl Castro el 17 de diciembre, 2014. Más tarde el 20 de julio, 2015 las relaciones diplomáticas fueron restablecidas y tuvo lugar el intercambio de embajadas.

El Presidente Obama ha llamado reiteradamente al Congreso de EE.UU. a eliminar el bloqueo (embargo) económico y financiero de Cuba, que ha estado vigente ya más de mediosiglo y infligido un enorme daño a la Isla, valorado en 121 billon dólares.

Con todo, tomando en cuenta todo lo positivo, engendrado por la visita del 44 Presidente de EE.UU. a la Habana, en la Isla de Libertad, aunque el viaje de Barak Obama llaman «un paso adelante» en el desarrollo del diálogo cubano-norteamericano, no esperan mucho grandes avances de esa misión: pronto  Obama abandonará la Casa Blanca, y la persona, quien sea el 45 jeje de EE.UU., puede borrar los esfuerzos de Obama y continuar la guerra fría contra Cuba.

Al nivel oficial en Rusia aprueban el acercamiento de EE.UU. y Cuba, la mayoría de los hombres rusos, a pesar de muchas adversidades en los 1990 dramáticos, conservan el cariño y el respeto al pueblo de la Isla de Libertad y sus líderes revolucionarios – Fidel y Raúl Castro. Ahora en Rusia muchos sienten perplejidad - de tanta prisa han tenido lugar cambios en la conciencia pública de los habitantes de Cuba. ¿De véras en respuesta a la agresión de más de mediosiglo de Washington se  puede inflamarle de amor sereno? Tanto más que el bloqueo económico estadounidense de la Isla no está eliminado, el apostadero de EE.UU. queda en el territorio nacional de Cuba. Se continua la guerra mediática activa y al socialismo cubano amenaza una pérdida gradual de la independencia. ¿De véras Cuba corre peligro de la restauración del régimen burgués-semicolonial?

Tales preguntas las hacen en el momento actual muchos rusos, no duchos en la política. ¿Qué se puede contestarles? ¿Con las palábras de Cicero que más vale mal ajuste que buen pleito? Por ahora nos está clara solamente una cosa – Cuba ha podido traspasar sus ofensas y aversiones históricas y hacer pasos difíciles a la normalización de las relaciones diplomáticas con sus vecino potente y hostil. Precisamente la Habana, desde la victoria de la revolución popular en enero de 1959, siempre estaba lista para un diálogo honesto con los Estados Unidos y era la primera, que echó la mano del compañero amante de la paz y de  iguales derechos a Washington. No se puede olvidarlo.

Es preciso esperar, que, después de la visita de Obama a Cuba, habrá más preguntas,  que respuestas. Está clara una cosa: la vuelta en la política de Cuba en cuanto a EE.UU., por un lado, enfervoriza y despierta la esperanza a lo mejor y, por otro lado, - engendra grandes riesgos. Como se puede adivinar, más riesgos va a soportar Cuba, que EE.UU. Aquí existe un enfrentamiento enevitable de la economía ponente y ducha norteamericana con la tenacidad de la ideología socialista estatal y el sistema de la gestión económica de Cuba. Que resultado tendrá  el fin de ese repiquete (o, si quieren, - del gran juego), es dificil predecir.

Existen grandes riesgos a la vista del brusco crecimiento de la competencia entre Rusia y EE.UU., entre Moscú y los aliados occidentales de EE.UU. en la colaboración económica con Cuba.  Ultimamente, al instante, los aliados estadoudenidenses se han precipitado a la Isla. Ineludiblemente tenemos que adaptarnos, habituarnos e imponernos en la competencia. Los eventos últimos muestran, que Cuba se hace más interesante al mundo no solamente como un socio económico, sino como un sujeto estratégico perspectivo. Pero, a nuestro ver, una cosa es irrebatible: la Cuba heroica pequeña más y más se convierte en el centro de la política mundial. Y al centro de la confrontación de los sistemas socio-políticos y económicos, al centro mundial de la espiritualidad y del diálogo de las fuerzas diversas en pugna. Cuba de nuevo está de moda. Alrededor de ella cantan sirenas occidentales, tratando de seducir con bienes diferentes y cuentos sobre un futuro claro. Pero parece, la firme Isla no cede a las finas tentaciones. Cree en una colaboración honesta y mutuamente beneficiosa con todo el mundo. Pero con iguales derechos.

Y, al fin. ¿Qué pasará en el futuro? Solamente el tiempo lo va a mostrar.

En lugar de información:

EE.UU. rompieron las relaciones diplomáticas con Cuba en 1961 después de la nacionalización de las propiedades norteamericanas por los poderes de la Isla. Al mismo tiempo Washington anunció el establecimiento del embargo comercial y económico respecto del país caribe.

En mayo del año pasado EE.UU. excluyeron a Cuba de su lista de «instigadores del terrorismo», a donde antesellos mismos la incluyeron hipócritamente. En realidad, durante décadas precisamente los sevicios especiales estadounidenses organizaban atentados terroristas contra la Isla de Libertad. La estadística es inexorable. Desde abril de 1961 fueron cometidas 570 acciones terroristas contra Cuba, 717 acciones subversivas contra objetos industriales, en las cuales perecieron, por lo menos, 234 cubanos. En suma, la política agresiva de EE.UU. contra la república independiente ha costado a los cubanos 3500 personas matadas y 2000 heridos.

En diciembre de 2014 Obama reconoció, que la política antigua de Washington respecto a la Habana no funcionaba y anunció la arrancada de la normalización de los vínculos bilaterales y la atenuación de las sacciones contra Cuba. Lo había antecedido una serie de contactos secretos entre representantes norteamericanos y cubanos, llevados por intermedio de Vaticano.

Los materiales usados:

http://tass.ru/mezhdunarodnaya-panorama/2757418

http://www.caribeannewsdigital.com/noticia/fabrica-de-tractores-sera-primera-de -ee.uu.-que-llega=cbba-en-mas-de-50-año

http://www.caribeannewsdigital.com/noticia/obama-anunciaria-en-su-visita-nuevas-regulaciones-para-viajes-cuba

Read 390 times Last modified on Miércoles, 23 Marzo 2016 07:47