InterAffairs

Vie12152017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Lunes, 28 Septiembre 2015 15:29

La Casa del Extranjero Ruso es una Casa para Todos

Written by 

En 2015 cumplen 20 años de la inauguración de la Casa del Extranjero Ruso A. Sozhenitsyn en Moscú. En una entrevista Victor Alexandrovich Moskvín, director de la Casa, candidato a ciencias históricas, trabajador emérito de la cultura de Rusia, laureado del premio del Gobierno de la RF en el esfera de la cultura,  contó  a la columnista de la revista “Vida Internacional”  Elena Stúdneva  acerca de reliquias inapreciables, devueltas a Rusia como donaciones de emigrantes de “la primera onda”, de la recolección, bajo el auspicio de la Casa del Extranjero Ruso, de personas, archivos y libros, de publicaciones del editorial “El Camino Ruso” y películas, filmadas por el estudio del misimo nombre, lo mismo de que y quien  obstaculiza a los viejos creyentes rusos trasladarse e Rusia.

Victor Alexandrovich,  La casa del Extranjero Ruso la llaman también un museo de la Rusia extranjera. El extrajero ruso es una parte de la historia de nuestro país, la cual durante mucho tiempo no hemos conocido, ni hemos reconocido. ¿ En qué  consiste la diferencia principal entre su Casa y el Museo histórico? ¿Cuál es la concepción de la Casa del Extranjero Ruso y por qué se destaca como una estructura particular?

V.A.Moskvín: Pienso, que esto es normal. En museos grandes, en bibliotecas hay departamentos del Extranjero Ruso. En nuestro caso ha pudido suceder lo mismo, porque la Casa se origina de la exposicíón  en la Biblioteca de la Literatura Extranjera (BELER) (1), celebrada en Moscú en septiembre de 1990. Fué una exposición del editorial ruso de París “YMCA-Press”, fundado en 1921 y conocido en todo el mundo. Actualmente lo encabeza Nikita Struve, y antés durante más de veinte años, hasta su fallecimiento lo encabezaba Nikolai Berdyaev. Al terminar esa exposición en la BELER, fué creada una sala del Extranjero ruso, y más tarde – un departamento correspondiente, y yo lo supervisaba. Y más tarde se hizo claro, que el extranjero ruso era tan enorme, que, ciertamente, era necesario formar una estructura especial. ¿Por qué? Porque el extranjero ruso son más de trienta millones de personas.

Y, digamos, la BELER se dedica a la difusión de la literatura de todos los países, y resultaba, que el extranjero ruso se hacía una parte pequeña del gran trabajo, que la biblioteca realizaba – y esto no era correcto. Treinta millones de personas es una cifra enorme: es la mitad de la población de Polonia y un poco menos, o aproximadamente, la mitad de la población de Francia. El extranjero ruso está dispersado por todo el mundo. Hay unas cuantas “ondas” de personas procedentes de Rusia: por ejemplo, ondas prerrevolucionarias, digamos, la historia de viejos creyentes tiene muchos siglos tanto en Rumanía, como en Turquía y otros países. Hubo emigración después de la revolución, se puede decir, “la  más fecunda”. De, aproximadamente, tres millones de emigrantes una parte considerable fué la élite de la sociedad rusa de aquellos tiempos: militar, científica (dos tercios de los rectores de centros docentes superiores del Imperio Ruso se encontraron en la emigración, una serie de académicos). Entre ellos había personalidades de la literatura con nombres brillantes – V. Nabokov, B. Zaitsev, I. Shmelev, I. Bunin, M. Tsvetaeva (la última – hasta ru regreso a Rusia). Y habÍa muchísimos otros apellidos en aquella lista. Y, ciertamente, compositores rusos, cantantes rusos y solistas del ballet ruso.

El proceso continuó con la emigración de después de la guerra: de los 60, los 70 y los 80 – que fué pequeña, pero bastante considerable. Después de la descomposición del Imperio ruso muchas personas se encontraron en el extranjero – en Finlandia, Besarabia y en una gran parte de Polonia. 1991 dejó sin patria a una gran cantidad de personas. Para atender los problemas de esa “segunda” Rusia, hacía falta crear tal esctructura, como la Casa del Extranjeto Ruso. Fué fundada con la partipación activa de A.I. Solzhenitsyn, su mujer Nataliya Ddímrievna y el Gobierno de Moscú. Y todo empezó con cosas pequeñas, como siempre lo sucede.

Cuando me dirigí a las autoridades de Moscú, presentando la idea de formar una Casa del Extranjero Ruso, recibí una contrapregunta totalmente esperada: «?Tienen dinero para esto?» - «No tenemos». – «Nosotros – tampoco». Pero estabamos preparados. Propuse: «En Moscú hay casi media mil bibliotecas, entre ellas, probablemente, hay una peor, al viejo gerente de la cual Vds. puduan promover para que no se ofenda, nombrarme en su puesto y entregarme el fondo de libros, el edificio y a sus funcionarios, quienes allí trabajan”. Y así hicieron. Nos entregaron la binlioteca №17 del sistema del Distrito administrativo central de Moscú. Fue una pequeña biblioteca, que tomó sus principio en 1935. Antes de la revolución allí había un taller fotográfico de los conocidos. En los tiempos del gobiero de los bolcheviques, en 1935 en el primer piso se abrió un puesto de la distribución de libros, y en otros pisos había pisos compartidos. En los tiempos de la perestroika el genente de entonces daba en ariendo dos pisos de los cuarto. Por eso cuando recibimos ese edifio, tubimos que empezar de cero.

¿Y cuán pronto ha crecido a los tamaños del complejo contemporáneo de los edificios?

V.A.Moskvín: Muy rápido. Abrimos hace 20 años, el 7 de diciembre de 1995. Se conoció de la formación de nuestra Casa en diferentes países del mundo. El apoyo de la pareja Solzhenitsyn ha desempeñado un enorme papel. El primer donante a nuestros fondos fué Nikita Alexeevich Struve, quien en 1995 nos entregó una colección de libros y una parte de archivos del editorial “YMCA-Press”. Entre ellos habían cartas de I.A. Bunin, B.K. Zaitsev y una serie de otros autores de aquel editorial. En 1996 los Solzhenitsyn nos entregaron 750 memorias de los autores que Alexandr Isaevich había coleccionado en el exilio. Dos veces se dirigió a los rusos, quienes vivían  en el Oeste, con el llamamieto de escribirle y enviar sus memorias. La gente sigue mandando sus memorias de diferentes países y una parte de ellas – de Rusia. Actualmente esta colección cuenta ya con más de dos mil memorias. Según la idea de A. Solzhenitsyn, las memorias de los emigrantes rusos junto con las memorias de la gente, quien vivía bajo el poder soviético, debían formar una biblioteca memorial de toda la Rusia, como concentración de la memoria del pueblo acerca de los eventos del siglo XX. A.I. Solzhenitsyn promesó, que cuando el bolshevismo cayera, esas memorias serían tnregadas a una de las ciudades de «la Rusia central”, como escribió.

Conté la idea de crear una Casa del Extrajero Ruso a Nikita Alexeevich Struve, el último escribió a Alexandr Isaevich a Vermont. Y apoyaron nuestra Casa, porque eso coinsidía con la promesa de Solzhenitsin, dada a los emigrantes aún en los años 70. Precisamente por eso los Solzhenitsin entregaron sus memorias a la Casa del Extranjero Ruso. Además, ellos mismos entregaron el archivo de Leoníd Zurov, secretario de I.Bunin. Fué entregado también el archivo de la Cancillería del Gran Príncipe Nikolai Nikolaevich, quien durante le Primera guerra mundial fué el comandante-en-jefe del ejército Ruso del primer período y de hecho encabezaba “la Casa de los Romanov” en la emigración. Es un archivo muy interesante, pués contiene la correspondiencia con los embajadores tsaristas y con agentes rusos en países diversos del mundo, que seguían operando y mandaban sus informes al Gran Príncipe. Elarchivo está en el acceso público y procesado, qualquier persona puede trabajar con él. El Gran Príncipe se correspondía con W.Churchill en cuanto a los templos ortodóxos rusos en Palestina. En aquellos tiempos Palestina era un territorio bajo mandato de Ingraterra, por eso este es un archivo muy valioso. A.I. Solzhenitsin nos entregó maretiales valiosos referentes a la Primera guerra mundial. Y más tarde empezaron llegar archivos de Francia, Australia, EEUU y otros países.

¿Su Casa es un gran Centro sientífico y cultural – cuantas secciones tiene?

V.A. Moskvín: Aquí trabajan en torno de 200 personas, entre ellas – más de 30 doctores y candidados a ciencias. Tratamos de atraer a los especialistas principales de los temas del extranjero ruso a las actividades de Casa. La Casa comprende  el museo, el archivo y la biblioteca. También tenemos un estudio propio de cine “El Camino Ruso”; adjunto a la Casa funciona un editorial del mismo nombre; tenemos una librería propia que se ocupa de la divulgación de la literatura, plus tenemos salas de exposiciones y conferencias. Organizamos muchas conferencias científicas, foros diferentes, conferencias especiales, encuentros. Cada año  organizamos más de trecientos eventos diferentes no solamente dentro de las paredes de nuestra Casa, sino que funcionamos tanto en otras ciudades rusas, como en el extranjero. Por ejemplo, en los últimos diez años hemos celebrado más de 200 exposiciones en 53 países.

¿Cuáles son sus fondos “en cifras”?

V.A. Moskvín: Hoy día nuestros fondos  cuentan con más de dieciseis mil objetos museísticos, más de cien mil unidades de documentos de archivo y más de noventa mil libros del extranjero ruso. Tenemos 1923 objetos en el fondo principal.

¿Los fondos de museo están en el acceso abierto?

V.A. Moskvín: Por ahora, no. El 25 de agosto de 2015 el Gobierno de Moscú anunció un ténder por la construcción del edificio del museo para nuestra Casa. Nos han entregado la  tierra, y ya, pienso, dentro de un u otro mes se van a iniciar obras de construcción. Y al pasar dos años abriremos el edificio del Museo del Extrajero Ruso junto a nuestra Casa.

¿Entre las donaciones a su Casa hay, sis duda, unas cuantas de las más valiosas con su historia?

V.A. Moskvín: Por ejemplo, hay pocos quienes saben, que una pequeña comunidad rusa vivía en Etiopía en los tiempos de Haile Selassie I (2). En concreto, la universidad de Addis-Ababa fué construida por un arquitecto ruso. Personas procedentes de Rusia empezaron a soltar una revista quirógrafa, que describía la vida de los rusos en Etiopía. Ahora se encuentra en nuestros fondos. De muchos países han empezado llegar objetos de museo a nuestra Casa. En particular, nos han entregado un fragmento de la manta, que las hijas de Nikolai II tejeron como regalo al Tsesarévich Alexey en los años 1910. Y el general M.C. Diterihs encontró esa manta en la casa de Ipatiev después del asesinato de la familia de Tsar, cuando “los blancos” ocuparon Ekaterimburgo.  Por orden de Kolchak los pedazos, encontrados en la casa de Ipatiev fueron entregados a la hermana del Emperador Ksenia Alexandrovna, quien vivía en Londres. Un poco antes de su fallecimiento traspasó esa manta a su padre espiritual Nikolai Uspensky. El último partió para Australia y entonces la hija del padre Nikolai entregó un pedazo de esa manta a nosotros y otra – a Ekaterimburgo al lugar del perecimiento de la familia de Tsar. Después de que la Iglesia Ortodoxa Rusa en el extranjero canonizó al tsar y su familia, otros pedazos de la manta los empezaron insertar en los íconos. Tenemos tales reliquias sorpendentes. Y si hablemos a los Romanov, tenemos también unas fotos interesantes, no publicadas en el pasado, sacadas por E.S. Botkin, médico de la corte, en el yate “Shtandart”. Hay fotos en los albumes de regimiento, donde aún el Tsesarevich Nikolai asistía a las asambleas militares, siendo todavía un hombre joven.

¿Qué, como regla, motiviza las actividades de exposición de la Casa?

V.A.Moskvín: En las exposiciones presentamos nuestros fondos. Por ejemplo, hace poco ha sido concluida la exposición, dedicada a Iván Sergueevich Shmelev. Tenemos su archivo, su objetos personales, manuscritos, cartas – más de siete mil unidades del almacenaje. La mayor parte de estos materiales es una donación del Fondo Ruso de la Cultura. El año pasado (2014), ianugurando el edificio del Fondo Ruso de la Cultura después de su reconstrución, Nikita Sergueevich Mikhalkov hizo tal donación en señal del reconocimiento de la importancia de las actividades de la Casa del Extranjero Ruso. Ahora vamos a montar una exposición de Shmelev en el museo de Shmelev en Alushta (Crimea). Nuestros fondos fuccionan, y no simplemente se conservan. En presente estamos preparando una exposición en Paris en la residencia del Embajador de la RF con motivo del 70 aniversario de la Victoria, en la cual serán incorporados los materiales de dos nuestras exposiciones: referente a N.V. Vyrubov y referente a la participación de los rusos en el movimiento de la Resistencia. Tenemos un gran material acerca de eso, incluso, acerca de la princesa Vera Obolenskaya (la legendaria “Viqui”) –heroina de la Resistencia francesa, acerca de Boris Vild y Anatoly Levitsky, Ariadna Skryabina-Knut, el arcipreste Nikolai Obolensky, Anna Smirnova-Marly, Vladimir Varshavsky. Recientemente hemos organizado una exposición, dedicada a Nikolai Vasilyevich Vyrubov – el compañero de lucha más próximo del general Charles de Gaulle. N.V. Vyrubov es uno de los pocos rusos, condecorados con la Orden de la Liberación de manos del mismo de Gaulle.

También celebramos exposiciones en diferentes ciudades de Rusia. Una de las últimas tuvo lugar en Ryazan, fué una exposición de más de 70 obras de pintores americanos de origen ruso. En septiembre en Crimea en el palacio de Livadia tendrá lugar la exposición “Nikolai Krasnov es un arquitecto ruso de Serbia”, dedicada a las actividades del arquitecto de la corte de Nikolai II, quien construyó el palacio de Livadia y más tarde después de la revolución se hizo el arquitecto de la corte del Rey de Serbia Alexandr I Carageorguievich. Krasnov empezó sus actividades como arquitecto principal de la ciudad de Yalta, con todo, hay que tomar en cuenta, que fué nombrado a ese puesto en la edad de 23 años. Por proyectos de ese arquitecto fué construido un gran número de edificios formidables en Crimea, entre ellos templos y palacios. Con nuestros colegas de Serbia hemos preparado esta exposición, al presentarla primeramente en Moscú y Kolomna, patria de Krasnov.

En Sevastopol estamos preparando una exposición de libros, para traspasarla como donación a las bibliotecas de la ciudad. Junto con habitantes de Crimea vamos a celebrar una gran conferencia con motivo del 95 aneversario de la salida del ejército blanco de Crimea – esto se hace a instancia del gobernador de Sevastopol.

¿Cuán effectiva es su cooperación con el MRE de Rusia?

V.A. Moskvín: Con mucho placer puedo hablar de nuestras actividades con el MRE, que se desarrollan en diferentes direcciones. Por ejemplo, soy miembro de la Comisión Gubernamental de asuntos de los compariotas, encabezada por Serguei Victorovich Lavrov. A propósito, este año tanto la dicha Comisión, como nuestra Casa cumplen 20 años. Nuestras propuestas gozan del apoyo de esa Comisión Gubernamental. En particular, con la ayuda de la Comisión y del Departamento del trabajo con los compatriotas hemos celebrado un gran conferencia internacional “El Extrajero Ruso en la Lucha contra el Fascismo”. El Comité de la Duma Estatal de asuntos de la CEI, la integración y los vínculos con los  compatriotas y su presidente Leonid Slutsky, lo mismo que el Fondo del apoyo jurídico a los compatriotas han prestado auyda palpante a esa conferencia. Por si acaso, el Fondo del apoyo jurídico, igualmente, que el Fondo del apoyo de los medios rusos en el extranjero han sido fundados por la resolución de los Congresos de compatriotas. En noviembre de 2015 se va a celebrar el Congreso consecutivo de los compatrioas con la participación de nuestra Casa. Voy a ser el comoderador de una de las secciones del Congreso. Nuestra participación en la preparación de conferencias temáticas bajo el auspicio del MRE de Rusia da buenos resultados. En concreto, hace dos años en la conferencia de los compariotas referente a la preservación del patrimonio histórico propuse componer un catálogo de valores culturales rusos en el extranjero. Y hace poco se ha hecho conocido, que el Ministerio de la Cultura de la RF anunció un ténder por realizar trabajos para describir las valores culturales rusos en el extranjero.

¿Qué cosas van a entrar en la lista del invertario?

V.A. Moskvín: Este trabajo tiene mucha importancia. Los archivos rusos, museos, bibliotecas, cementerios, iglesias, monumentos – todo está dispersado por el mundo. Ciertamente, hace falta saber, donde que cosa se encuentra, y prestar auyda en su preservación y restauración. Imagínen por ejemplo, la cantidad de los monumentos rusos en Bulgaria después de la Guerra ruso-turca. Desgraciadamente, una serie de ellos ya ha desaparecido, pero mucho ha quedado, ha sido conservado, y de los perdidos han quedado fotos y documentos. Todo esto hace falta juntar.

El MRE lleva acabo un trabajo muy grande de la interacción con compatriotas. En concreto, se publica una serie de libros: “Los Rusos en Libano”, “Los Rusos en Serbia”, “Los Rusos en Paraguay”, etc. La idea fué iniciada por nuestra Casa, y ya hace mucho el MRE viene metódicamente realizandola bajo el auspicio del Departamento del trabajo con los compatriotas. Y es un trabajo magnífico. Han  reunido los materiales más únicos, que constituyen un aporte considerable a la preservación de la historia y la memoria. Todo esto trabaja para el futuro también.

En cuanto al Departamento histórico- documental (DHD) del MRE de la RF, ya he mencionado la exposición con motivo del 70 aniversario de la Victoria y la participación de los rusos en el movimiento antifascista de la Resistencia. A nuestra exposición el DHD ha presentado un material muy interesante – “El informe” del embajador soviético en Paris de 1946 referente al encuentro con representantes de la primera emigración rusa. El Embajador antiguo del Imperio Ruso en Francia V.A. Maklakov entró en aquella delegación de emigrados. Los materiales del DHD, no menos interesantes, están vinculados con la condecoración, ya en la época soviética,  de una serie de participantes de la Resistencia del extranjero ruso por sus actividades antifascistas.

Hemos tenido las relaciones más estrechas con Rossotrudnichestvo literalmente desde el momento de la fundación de nuestra Casa: muchas nuestra exposiciones y eventos se celebran en los locales de Rossotrudnichestvo en el extranjero, incluyendo los vastos espacios de la CEI. Participamos en la inauguración de nuevos centros culturales: el último fué abrieto en Bucarest y el penútimo – en Minsk. Les hicimos donaciones de libros. Existe un seminario de problemas de la necropolítica – la historia de cementerios rusos en el extrajero. Hemos publicado un libro sobre el cementerio ruso en Piraeus. Ese cementerio ha tenido una suerte muy trágica. A sus tiempos se encontraba bajo el patronaje de la reina helena Olga Romanova. Ahí  fueron enterrados los marineros rusos.

La gran princesa, Reina de los helenos Olga Konstantinovna Romanova

“La primera onda” de la emigración rusa dejó muchas sepulturas. Y cuando en Grecia “los coroneles negros” tomaron el poder (1967-1974), fué propuesto destruir la myor parte del cementerio. Entonces la comunidad rusa erigió una capilla de tablas de las sepulturas en Piraeus cerca de Atenas. Publicamos un libro sobre ese necropólis con descripciones detalladas. En Sainte-Geneviéve- des-Bois, gracias a la intervención de nuestro Embajador, han sido conservadas muchas sepulturas, Rusia ha pagado sus deudas a los poderes locales. El suma era bastante grande – 700-800 mil euros.

Konstantin Iosifovich Kosachev, cuando era el dirigente de Rossotrudnichestvo, realizó un trabajo enorme para restaurar el cementerio ruso en Belgrado. El cementerio abandonado lo pusieron en orden apropiado, y ahora podemos sentirnos orgullosos por nuestro país. Lo mismo se puede decir de la isla de Limnos, donde gracias al dirigente del IRIE Leonid Reshetnikov, fué restaurado el cementerio, del cual quedaba poco, sin contar montículos pequeños en el erial.

La Casa del Extranjero Ruso tiene un gran proyecto “Los diplomáticos del Extranjero Ruso”.¿Participa en él el cuerpo diplomítico de la RF?

V.A. Moskvín: Nuestro Cuerpo diplomático ayuda mucho a la Casa del Extranjero Ruso. En Francia, otros países de Europa, en América Latina, en EEUU, en Australia y en el Oriente Próximo, y, en concreto, en Libano – en todas partes ayudan conservar nuestros valores culturales, ofrecen sus locales para exposiciones. Celebramos muchas exposiciones en la embajada rusa en Paris en tiempos tanto de A. Avdeev, como de A. Orlov. En nuestro Consulado General en Nueva-York traspasamos una gran collección de libros como donación a la biblioteca del seminario conciliar Santo-Vladimirsky, situado en Jordanville. Al evento se reunieron representantes de todas las tres jurisdicciones de las iglesias ortodóxas: el patriarcazgo de Moscú, el jefe de la IORE, arzaobispo Ilarión, así como el dirigente del departamento internacional de la Iglesia autocéfala Americana, padre Leonid Kishkovsky.

En el trabajo con América Latina hay un tema interesante – los viejos creyentes. Una parte de la gran comunidad de viejos creyentes de Uruguay quisiera trasladarse a Rusia. En su día tratamos ayudarles. Esa experiecia fué parcialmente acertada: hay funcionarios que quisieran ayudar, pero en los lugares locales los trasladados tropiezan con la insensibilidad, burocratismo. En concreto, los viejos creyentes de Uruguay querían radicarse en el territorio de Krasnoyarsk. Vinieron a la oficina de la Administración del territorio, luego la última los “trapasó” a la disposición del dirigente antiguo del koljos, quien ahora allí es un ricachón local y “el dueño de la vecindad”. Les ofreció empleos en el corral con el salario de 5 mil rublos por mes. Y recibió una respuesta: ”Tenemos grandes familias, hemos venido a Rusia no para ser esclavos, sino que quisieramos ayudar a la restauración de la agricultura en Rusia, quisieramos organizar haciendas ejemplares, tales que existen el América Latina. No necesitamos mucho. Denos unas tierras baldías y, al principio, prestenos ayuda mínima”.  Incluso fué una tentativa de radicarse en la región de Belgorod. El apoyo del gobernador fué completo, pero surgió un conflicto dentro de la comunidad, que coincidió con la indiferencia de los poderes locales. Como resultado una parte de aquellos viejos creyentes se trasladó al Oriente Lejano, y otra parte regresó a Uruguay. La tendencia de trasladarse de Bolivia, Uruguay y Argentina se conserva entre los viejos creyentes. A pesar de la primera experiencia no tan simple, ellos, no obstante, se dan cuenta,que deben moverse a Rusia.  En cuanto bajan por la escala del avión, oyen la lengua rusa en todas partes y ven oportunidades enormes, en ellos se despierta el espíritu empresarial, tan típico para los viejos creyentes. Por ejemplo, el gobernador del territorio de Zabaikalsk piensa dar en arriendo para 49 años un gran terrón a ciudadanos chinos. Pero si atraya a los viejos creyentes de América Latina, pienso, fomentarían el territorio de Zabaikalsk no peor que los chinos. Al mismo tiempo, nuestro país no tendrá el variante de Kosovo a la larga: cuan buenos que sean los trabajadores chinos, en su sangre llevan la afición a su patria. Y actualmente tenemos las relaciones formidables con China. Pero cualquiér historiador le va a decir, que las relaciones pueden transformarse bajo el influjo de razones diferentes. Y en caso de los viejos creyentes no se va a cambiar nada. Son rusos, patriotas, han podido conservar el idioma ruso durante muchos siglos, lo mismo que las costumbres y tradicciones – así en quiénes se debe fiar. Digamos, en Brasil los reproductores principales de cereales son viejos creyentes rusos.

¿Como un gran Centro cultural, científico, de ilustración y de museo, la Casa del Extrajero Ruso tiene proyectos a largo plazo?

V.A. Moskvín: Tenemos bastante muchos proyectos. Por ejemplo, anualmente celebramos un gran festival cinematográfico “El Extranjero Ruso”. Este año será el noveno de la cuenta, se organiza en Moscú durante una semana, siempre se inaugura el 7 de noviembre con el apoyo del MRE de la FR y Rossotrudnichestvo. Proyectamos películas principales y documentales sobre el extranjero ruso o  filmadas por los cinematográficos del extanjero ruso. Su cobertura es muy amplia: EEUU y Alemania, Serbia e Israel, los países de la CEI. En cada festival participan alrededor de 30-40 películas. Si hablemos del cine documental, nuestra Casa del Extranjero Ruso es uno de los pocos lugares en Moscú donde proyectan filmes documentales. Hemos creado el club de cine “El Camino Ruso”, así mismo se llaman nuestro editorial y estudio cinematográfico. Regularmente dos veces al mes echamos documentales.

¿El festival “El Camino Ruso” tiene su premio?

V.A. Moskvín: Por supuesto, que si. Los vencedores en diferentes nominaciones reciben premios y diplomas. Hemos instituido la medalla Mikhail Chekhov, y laureados de esta medallas se han hecho tales personalidades destacantes del cine, como Marina Vlady, Tonino Guerra, quien visitaba nuestra Casa, Galina Vishnevskaya, Nikita Mikhalkov, Serguei Yurksy y otra serie de personalidades. En nuestro estudio de cine hemos filmado en torno a trienta filmes. En concreto, hay un ciclo “Los Rusos en la Cultura Mundial”, en el marco del cual hemos creado filmes sobre Mikhail Chekhov, sobre los pintores Serguei Gollerbakh y Victor Lazukhin, tan famosos en Estados Unidos, sobre el pintor Fedor Rozhankovsky, un film sobre Vladimir Zvorykin – científico, inventador de la televisión, uno más – sobre Alekxandr Ponyatov, gracias a quien el mundo ha obtenido la videograbadora. Hemos filmado una película sobre Zakaria Arkus-Dantov, constructor sorprendente de automóbiles, quien estudió en Leningrado en los años 20, después emigró con sus padres y en “General Motors” durante más de 20 años proyectaba y perfeccionaba el “Chevrolet Corvette”, encabezando el departamento de automóbiles deportivos, de lo cual América se enorgullece hasta hoy día.

Además de filmar películas, montamos exposiciones dedicadas a los pintores, diplomáticos, constructores, artistas, músicos. La primera de ellas está dedicada a Andrei Chelishchev, vinicultor famoso, descendiente de uno de los clanes nobiliarios rusos más antiguos. El ancestro de Andrei Chelishchev participó en la batalla en el Campo Kulikovo en 1380. Como se sabe, Dmitry Donskoi  se vistió como un guerrero ordinario, y la panoplia de príncipe la se puso Chelishchev y fué matado durante esa batalla. Andrei Chelishchev comenzó su trabajo en la casa de su pariente el príncipe Lev Sergueevich Golitsyn en Massandra, después de la revolución estudió en Praga, vivió en Paris y en los años 30 fué invitado a EEUU, donde apenas habían derogado la ley seca. En California practicamente desde cero A. Chelishchev creó la vinicultura. Como se sabe, el vino de California de Chelishchev ha dejado atrás muchos vinos franceses en varios concursos especiales.

Victor Aleksandrovich, ¿Como miembro del consejo administrativo de la sección de Moscú de la Sociedad Imperial Ortodoxa de Palestina y director de la Casa del Extranjero Ruso, Vd. ayuda a “las palestinas familiares”?

V.A. Moskvín: En nuestra SIOP se realiza un trabajo considerable en el desarrollo de contactos con el Oriente Próximo. Hace poco en Beirut hemos celebrado una exposición “Los Rusos en Libano” y más tarde la hemos presentado en Moscú. No hay much gente que sepa algo de la vida de la comunidad rusa en Libano, y esa vida es banstante intensa. El nieto de nuestro pintor formidable Valentín Serov vive en Beirut, se dedica a la pintura, siendo arquitecto según su instrucción. Esperamos que el año que viene organizaremos la exposición de sus obras en Moscú. A través de la SIOP prestamos auyda a Donbass, hemos traspasado más de un mil libros infantiles de nuestro editorial para los niños de Donbass. Participamos en la fundación del centro cultural en Belén. Allá traspasamos una gran colección de libros, que constituyeron la base de la biblioteca del Centro cultural ruso. En la SIOP organizamos una exposición en Bari, donde también ayudamos formar una biblioteca.

¿Quién de los representantes de la emigración entra en el círculo de los amigos de la Casa del Extranjero Ruso?

V.A. Moskvín: Tenemos una cantidad enorme de amigos en países deferentes del mundo. Muchos de ellos son nuestros donadores, su número es más de dos mil. Entre ellos, por ejemplo, está Nikita Dmitrievich Lobanov-Rostovky. Con su participación activa preparamos una exposición acerca de Nikolai Vasilyevich Vyrubov, porque N.D. Lobanov-Rostovsky es su sobrino. Somos amigos con su otro sobrino Yuri Aleksandrovich Trúbnikov, quien durante muchos años era presidente de ZEMGORA (3). Es un descendiente de A.Fet. Otro nuestro amigo es, ciertamente, Nikita Struve, a quien ya hemos mencionado. Hay mucha tal gente en Estados Unidos. Ludmila Sergueevna Obolenskaya-Flam, quien en EEUU hace 18 años creó el Comité “Libros para Rusia” especialmente para recoger libros y materiales de archivo para nuestra Casa. Con sus esfuerzos recibimos 10 contenedores marítimos de EEUU. Es un trabajo devoto excepcionalmente formidable. Serguei Lvovich Gollerbakh es uno de los miembros activos de ese comité. En el comité entraba también Igor Sikorsky menor. En cuanto a Europa, hemos realizado y seguimos realizando muchas actividades con la sobrina de Serzh Lifar – Elena Lifar y su madre María, quienes nos han traspasado una parte de su colección, en particular, libros de su biblioteca. Incluso - materiales muy interesantes: cuando Lifar encabezaba el Comité de Pushkin en Francia, se celebraba el centenario del perecimiento del poeta.

¿Cómo está reflejado el tema de represalias, la suerte trágica de los presos de Solovki en los fondos de la Casa del Extranjero Ruso?

V.A. Moskvín: Uno de los fundadores de la Casa es Alexandr Isaevich Solzhenitsin, y el tema de las represalias está presente en nuestra Casa. En los fondos hay muchas memorias de los presos antiguos. Hemos publicado una serie de libros sobre las represalias. Hay una publicación muy interesante por su historia. Un día de EEUU recibimos un manuscrito de parte del hombre con el apellido Goichenko. El manuscrito fué dedicado al hambre en Ucrania. Cuando leí, pensé, que había sido escrito no hace mucho. Traspasé el manuscrito a Nataliya Dmitrievna Solzhenitsina, y otro día lo vió en su escritorio Alexandr Isaevich. Miró y dijo: “Precisamente así fué. Hace falta publicarlo”. De qué se trata en ese manuscrito? Está escrito no por una víctima, sino por un verdugo. Son recuerdos de uno de aquella gente, quienes participaban en la organización del hambre en Ucrania. Y el libro es franco y terrible. De él se hace claro, que las afirmaciones de los poderes de Kiev de hoy día no corresponden a la realidad. El autor comunica  los apellidos de los personajes que tomaron parte en esto – es el público completamente local, que demostraba su celo verdaderamente bestial. Y cuando publicamos ese libro, en nuestra Casa apareció un ayudante del presidente de Ucrania V. Yushchenko, le entregé ese libro. Él lo traspasó al destinatario. Como me contaban, en una de las reuniones V.Yushchenko expresó, que el libro era un ejemplo de la propaganda anti-ucraniana. Fué indignado por ese libro, escrito por el ucraniano Goichenko. Por si acaso, presentamos ampliamnete ese libro en Ucrania, incluso la Ucrania Occidental. Pedimos escribir el prefacio a aquel libro al historiador famoso Pavel Protsenko, quien en los tiempos soviéticos había estado en la cárcel por sus actividades antisoviéticas en Ucrania. Es una persona sorprendente honesta y conocedor del tema. Por eso, cuando se suscitaban discusiones en Ucrania, sus adversarios no podían contraponerle nada: ni en lo personal, porque cuando se ocupaban de actividades de Komsomol, él estaba en la cárcel, ni en cuanto al conocimiento del material, pués había estudiado el tema a fondo. Protsenko podía contestar a cualquiera pregunta y  tranquilamente referirse  a los documentos de género diferente, que había discubierto en los archivos de Moscú y Kíev. Precisamente esto causó tal indignación del presodente Yushchenko.

¿Qué problemas se destacan referente a las personas que han perdido su patria por consecuencia de la “perestroika” ( y hay bastante tal gente en la CEI y las fuerzas espirituales centrífugas existen)? ¿Cómo les auydan resolver sus problemas en la Casa?

V.A. Moskvín: Ciertamente, organizamos exposiciones, basicamente, de libros, en estados ex-soviéticos diferentes: balticos, de la Asia Central, del Cáucaso. Participamos en la celebración de 700 años de Serguei Radonezhsky en Tbilisi. Cuando uno encuentra a representantes de la alta intelectualidad, sean rusos o georgianos, se da cuenta de que siempre se puede llegar a un acuerdo acerca de cualquier problema. Aún si tengan posiciones distintas. A fines de octubre de este año realizaremos una exposición de libros en Tbilisi a instancia de los profesores de su universidad. Se ha formado un vacío en nuestros contactos, pero la afición mutual de las culturas rusa y georgiana es grande. Es pesado romper los vínculos de muchos siglos, siguen existiendo, y hay una gran necesidad de restablecerlos. El fono corriente es bastante complicado. Nuestra delegación fué recibida por el patriarca, catolicós Iliya Segundo. Habló muy cordialmente de los años de sus estudios en la academia conciliar en Serguiev Posad, mostró los murales en la sala, donde nos recibía. En los murales está el santo Serguiy, a quien venera mucho. Habló de que esperaba mucho que las relaciones entre Rusia y Georgia se iban a restablecer. De esto hablaron muchos represntantes de la intelectualidad georgiana.

En Estonia organizamos exposiciones en el nordeste, donde principalmente vive la población rusa. Era muy importante, que la gente estaba contenta no solamente del hecho que le habíamos traído 500 libros como donación, sino que decían, que lo primordial era la atención, que habíamos venido y represntamos a Rusia.

En el mundo se nota la tendencia a la declinación de la polularidad del idioma ruso. A su parecer, ¿Es posible romperla y de qué modo?

V.A. Moskvín: En todas partes de modo distinto. El idioma, como regla, está muy estrechamente vinculado con la potencia del estado. Cuando el imperio Romano dominaba en el mundo, en todas partes estudiaban el latino, y antes – griego clásico. Cuando Francia se hizo el estado más potente en los siglos 17-18, dominaba el francés. Cuando se consolidó Alemania después de la unificación por Bismarck, se reforzaron las posiciones del alemán. Lo sé aún de mi trabajo ciéntifico: estudiaba la historia de la censura de los libros extranjeros en el Imperio Ruso. En vísperas de la primera guerra mundial la cantidad de los libros alemanes traídos a Rusia condirablemnte aumentó. Para aquellos tiempos Alemania era un país potente, en Rusia había grandes comunidades alemanas, existían los vínculos económicos más estrechos, una gran cantidad de alemanes vivía en el territorio de Rusia, y el alemán se enseñaba en los gimnasios y centros docentes superiores. Muchos estudiantes rusos cursaban sus estudios en Alemania. Después de la segunda guerra mundial el inglés empezó adelantarse y gradualmente desplazó tanto el alemán, como el francés. Hoy día  se hace más fuerte China y el idioma chino se hace más popular. Después del lanzamiento del primer satélite de la Tierra las asignaciones para los estudios del ruso aumentaron drasticamente en los países accidentales, lo que ha durado incluso hasta hace poco tiempo.

En los años 90, después de terminar “la guerra fría” en EEUU, cuando un especialista del ruso se jubilaba, en centros docentes superiores diferentes, en bibliotecas a menudo su puesto ocupaban especialistas del chino o del árabe. Allí, donde se estrechan nuestros vínculos económicos, empiezan estudiar activamente el ruso. Esto se nota en Grecia y Turquía, a donde va una gran de cantidad de turistas rusos. En los países bálticos la persona que sepa el ruso será mejor  adimitida en el trabajo.

Suceden casos interesantes. Una vez un conocido mío me escribió una carta desde Francia. Creó una escultura de Jeanne d’Arc para su septimo centenario y bajo el auspicio de la Sociedad de Jeanne d’Arc  la montó en Lorraine, en sus lugares nativos, no lejos de la capilla del siglo 12, donde había rezado. Se reunió mucha gente, pero no de parte de los poderes oficiales, porque Jeanne d’Arc no es un personaje recto para la élite política contemporanea en la Francia contemporánea, hablando levemente. Mi  conocido escribe, que tuvo lugar una reunión de la sociedad Jeanne d’Arc en Paris, y unos de sss participantes empezaron decir, que habían comenzado estudiar el ruso, pués en Rusia veían un bastión genuino de los valores europeos verdaderos, los cuales se pierden rapidamente en Europa y  cuanto más en EEUU.

El imagen de Jeanne d’Arc como portadora de los valores cristianos, como patriota es perspicuo en los círculos liberales izquerdistas, pero para “los más avanzados” es simplemente un símbolo de obscurantismo. Los defensores, incluso, de la historia francesa, defensores de los valores europeos tradicionales ven una esperanza en Rusia. Europa es Rusia desde el punto de vista de esa gente. La potencia del estado es, ante todo, la economía desarrollada y la solidéz espiritual. La gente sigue los pasos de tal estado y, correnspondientemente,  comiezan estudiar su idioma.

¿Qué ideas lleva a cabo la Casa en el Año de le literatura?

V.A.Moskvín: En el Año de la literatura estamos preparando dos grandes conferencias. Una – sobre el tema editorial en el extranjero. La otra estará dedicada a las actividades traductoriles. Además, vamos a organizar “una mesa redonda” sobre el dramaturgo francés más famoso Michel Vinaver (4). Es un nieto de uno de los líderes del partido de kadetes Maxim Moiseevich Vinaver. Ahora Michel Vinaver se ha hecho en el fondo, uno de los dramaturgos principales de Francia. Tenemos una dirección en nuestras actividades –nos ocupamos de las obras de escritores de origen ruso que escriben en lenguas extranjeras. Se trata no solamente de V. Nabokov, quien escribía en inglés, sino de muchos otros escritores de origen ruso quienes escribían en alemán, francés o español. He aquí uno de ellos - Vinaver. Probablemente, vendrá a la conferencia.

Emmanuel Carrere, hijo de Helene d’Encausse, es ruso de origen, pero escribe en francés. Andrei Makine es un laureado del premio Goncourt y también un representante brillante de la emigración rusa del fin del siglo XX. Los nombres de muchos escritores fraceses de origen ruso son conocidos a todo el mundo: Maurise Druon, Henri Troyat, Nathalie Sarraute, Romaine Gary...

Victor Aleksandrovich. ¿Resulta que la Casa del Extranjero Ruso es una Casa sin “lineas divisorias”?

V.A. Moskvín: La emigración ruse de la primera onda presentaba un tajo completo de la sociedad rusa pre-revolucionaria, incluyendo el aspecto político: kadetes, octubristas, socialistas revolucionarios, anarquistas, monarquistas,cosacos, mencheviques. Por eso nuestra posición singularmente correcta es la siguiente: somos una Casa para todos. Tanto para los monarqusitas, como para los descendientes de los socialistas revolucionarios. Por eso en nuestros fondos en los estantes vecinos se encuentran tanto el apellido imperial, como los de representantes del movimento oposicionista. Nuestra tarea es preservar este patrimonio enorme para la historia rusa y permitir, que los mismos historiadores durante el trabajo en nuestros fondos interpreten los eventos, apoyandose en los materiales, que les presentamos y convervamos en nuestra Casa. Muchas veces nuestra Casa la han visitado tanto representantes de la Casade los Romanov, como descendientes de “los febreristas”, y aquí todos se sentían bien. Lo común para ellos es Rusia.

Gracias, Victor Aleksandrovich!

Notas:

1. La Bibilioteca Estatal de la Literatura Extranjera de toda la Rusia (BELER M.I. Rudomino)

2. Haile Selassie I - el último emperador de Etiopía (2 de noviembre de 1930 – 12 de septiembre de 1974), procedido de la dinastía legendaria de los descendientes del tsar Solomón.

3. ZEMGOR – el comité unido de la Unión del zemstvos y la Unión de ciudades, creado 10.7.1915 para yudar al gobierno en la organización del abastecimiento del ejército. Se ocupaba de la mobilización de las industrias pequeña y artesana para las necesidades del frente. En enero de 1918 fué abolido por un decreto del CCP.

4. El dramaturgo francés Michel Vinaver.

Read 1037 times Last modified on Lunes, 02 Noviembre 2015 11:24