InterAffairs

Dom06252017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Miércoles, 05 Abril 2017 15:49

Entrevista concedida por el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, a la agencia de noticias azerbaiyana APA Azeri-Press, 31 de marzo de 2017

Rate this item
(0 votes)

 

Pregunta: Este año, se cumplen 25 años desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Azerbaiyán. ¿Cómo evalúa las relaciones entre ambos países en la etapa actual?

Respuesta: En efecto, las relaciones diplomáticas entre nuestros Estado fueron establecidas hace 25 años, y esta importante fecha vamos a festejar el próximo 4 de abril. Pero es harto conocido que las nexos entre los pueblos de Rusia y Azerbaiyán, sin pecar de exagerados, hunden sus raíces en un pasado remoto.

Hoy por hoy, Rusia y Azerbaiyán son socios estratégicos. Nuestra cooperación se basa en los principios de la igualdad de derechos y buena vecindad, en las tradiciones seculares de la amistad, una historia y cultura comunes. Durante el cuarto de siglo transcurrido, hemos logrado preservar y notablemente acrecentar esta herencia, apoyándonos en dos documentos fundamentales: el Tratado de amistad, cooperación y seguridad recíproca, del 3 de julio de 1997, y la Declaración sobre la amistad y la asociación estratégica, del 3 de julio de 2008.

Hacemos constar con satisfacción que las relaciones entre Rusia y Azerbaiyán siguen avanzando sostenidamente en todos los derroteros, adquiriendo una nueva calidad. Resulta difícil sobrevaluar el papel que en los esfuerzos conjuntos desempeña un diálogo de confianza entre los jefes de nuestros dos Estados.

Notables éxitos se han registrado en la economía. En 2014, nuestros intercambios comerciales alcanzaron la cifra récord, situándose en 4.000 millones de dólares. Es cierto que luego se dejó sentir el efecto negativo de la volatilidad de los tipos de cambio de las divisas nacionales. Ahora estamos promoviendo una intensa labor con vistas a impulsar los intercambios comerciales e inversionistas. Para cumplir esta tares tenemos pensado aprovechar al máximo los vínculos interregionales, la interacción de los círculos empresariales de ambos países.

Entre nuestras prioridades invariables figura la cooperación en el campo de las Humanidades, poniendo énfasis en consolidar el espacio cultural y educativo común que hemos heredado.

En calidad de plataforma probada para discutir los problemas actuales de la evolución de la sociedad contemporánea ha cristalizado nuestro proyecto conjunto: el Foro internacional de Humanidades de Bakú bajo el patrocinio de los Presidentes de Rusia y de Azerbaiyán que ha merecido un amplio reconocimiento en el mundo.

Rusia y Azerbaiyán no sólo son amigos, sino también vecinos en el Cáucaso y el Caspio. Por lo tanto, promovemos un diálogo sustancioso no sólo forma bilateral sino también multilateral.

Rusia sinceramente desea que su vecino del sur sea un Estado estable, próspero y abierto para una amplia cooperación. Estoy convencido de que el sucesivo fomento de las relaciones entre Rusia y Azerbaiyán responde a los intereses vitales de nuestros pueblos y está llamado a consolidar la paz, seguridad y estabilidad en el Cáucaso del Sur.

Pregunta: El arreglo negociado del conflicto en Alto Karabaj es una de las prioridades de la política exterior de Rusia. El año pasado, igual que en los años anteriores, no se emprendieron pasos algunos para arreglar el conflicto. ¿Cuál es la causa? ¿Le preocupa a Rusia, en tanto copresidenta del grupo de Minsk de la OSCE, y, lo que es fundamental, un país situado en esta área, el que el conflicto perdure?

Respuesta: Desde luego que preocupa. A nosotros nos importa lo que sucede en la región vecina. Estamos interesados en que se restablezcan allí la paz y la tranquilidad, se abran las fronteras, retornen los refugiados, se reanuden el comercio y la cooperación económica. Justamente por ello el arreglo del conflicto en Alto Karabaj figura entre las indudables prioridades de nuestra política exterior.

No puedo dejar de reconocer que no se han dado pasos algunos para impulsar el arreglo. El Alto Karabaj concita constantemente la atención de los mediadores internacionales que aplican esfuerzos tanto colectivos como individuales para dar solución a este problema.

Refiriéndonos a Rusia, puedo decir que al año pasado, a iniciativa del Presidente Vladímir Putin, San Petersburgo acogió a la cumbre tripartita dedicada al tema en cuestión. La problemática del arreglo en Alto Karabaj siempre ocupa un importante espacio en las conversaciones entre Vladímir Putin y los dirigentes de Azerbaiyán y de Armenia. En particular, fue pormenorizadamente analizada durante la visita efectuada por Serzh Sargsyán a Moscú el pasado 15 de marzo. También se mantienen negociaciones sustanciosas con los titulares de las carteras de Exteriores: en febrero hablamos con el canciller armenio Edward Nalbandián, a comienzos de marzo, con su homólogo azerbaiyano, Elmar Mamedyárov.

Cabe tener en cuenta que al arreglo en Alto Karabaj es un tema sumamente delicado, por lo cual todos los detalles de las negociaciones revisten un carácter confidencial. Al propio tiempo, puedo decir que muchos aspectos ya han sido acordados. Quedan pendientes algunas cuestiones, pero son las más complicadas. Hasta el momento, no se ha llegar a un consenso. Ello no obstante, el trabajo continúa.

Pregunta: Después de lo acaecido en abril del año pasado, Rusia emprendió enérgicos esfuerzos mediadores para dar solución negociada al conflicto. Aunque esto no fue anunciado oficialmente, la prensa se refiere a un “plan de Lavrov” para arreglar el conflicto. ¿Realmente existía tal plan? Y, si existía, ¿cuál fue su destino?

Respuesta: En reiteradas anuncié públicamente que no existía ningún “plan de Lavrov”. El meollo de las ideas que se debaten ahora lo constituyen las propuestas, colectivamente diseñadas por los tres países copresidentes de grupo de Minsk de la OSCE. Más bien se trata de unas tesis anunciadas por los Presidentes de Rusia, EEUU y Francia en las declaraciones conjuntas sobre el arreglo en Alto Karabaj. Son harto conocidas. Sin rechazar en general esta médula, las partes enfocan desde una óptica distinta la secuencia el orden de la materialización práctica de sus elementos. No se trata de cambiarla ni de adelantar algunos planes nuevos que modifiquen radicalmente el esquema diseñado por los copresidentes.

Lo fundamental es ayudar a las partes a esbozar una solución política equilibrada que les permita proceder a redactar documentos jurídicamente vinculantes.

Pregunta: En fechas recientes, los Jefes de los Estados Mayores Generales de las FFAA de Rusia y de EEUU se han reunido en Bakú. Este encuentro fue evaluado en alto por los políticos y expertos de Azerbaiyán. Partiendo de que ambas partes atribuyen mucha importancia al estatuto de Azerbaiyán en la zona, ¿sería factible intensificar la cooperación entre Washington y Moscú en el tema del conflicto de Alto Karabaj?

Respuesta: Efectivamente, el pasado 16 de febrero, la capital de Azerbaiyán fue escenario de la reunión entre el jefe del Estado Mayor General de las FFAA de Rusia, Valeri Guerásimov, y el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor de las FFAA de EEUU, Joseph F. Dunford, en el curso de la cual se discutió la interactuación antiterrorista entre ambos países, particularmente, en Oriente Próximo.

Rusia, EEUU y Francia son copresidentes del grupo de Minsk de la OSCE, principal plataforma de negociaciones sobre el arreglo en Alto Karabaj. Esta troika se quedó constituida en 1997 y desde entonces aplica un enfoque único a los problemas que aborda.

Me he referido ya a las declaraciones conjuntas hechas a nivel cumbre y encaminadas a incentivar a las partes a buscar fórmulas de compromiso sobre los aspectos clave del arreglo. Se ha entablado una interacción estable entre los departamentos diplomáticos. Un ejemplo fehaciente de ello es la cumbre armenio-azerbaiyana, convocada a iniciativa del secretario de Estado de EEUU a raíz de los sucesos de abril del año pasado, con la participación del ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia y el secretario de Estado para Europa de la cancillería francesa, en la que se analizaron importantes cuestiones vinculadas a la estabilización en la zona del conflicto. A su vez, parte, los copresidentes estadounidense y francés fueron invitados a la fase final de la mencionada cumbre en San Petersburgo. Los tres copresidentes mantienen una intensa interactuación entre sí. Visitando con regularidad la zona, por regla general, adoptan postura única en las negociaciones con los dirigentes de Azerbaiyán y de Azerbaiyán. Creo que tal enfoque único prueba la posibilidad y necesidad de cooperar en materia de arreglo de los conflictos internacionales.

Confío en que nuestra estrecha interactuación con Washington y París en la problemática de arreglo en Alto Karabaj continuará.

Pregunta: ¿Cómo estima Rusia la participación de Azerbaiyán en la integración eurasiática? ¿Desea Moscú que Bakú pase a formar parte de la Unión Económica Eurasiática?

Respuesta: Sólo podemos aplaudir la posible participación de Azerbaiyán en la integración eurasiática. En dos años de existencia de la Unión Económica Eurasiática, el número de sus miembros aumentó de tres a cinco. Este hecho viene a corroborar que la Unión Económica Eurasiática ofrece a los Estados miembros considerables preferencias que un país puede obtener únicamente si integra un espacio económico único.

Hoy por hoy, la Unión Económica Eurasiática es un mercado de alta capacidad con una población superior a 182 millones de personas que garantiza las cuatro libertades: el libre movimiento de mercancías, servicios, capitales y mano de obra. Mención aparte merecen las ventajas que ofrece la defensa conjunta de los intereses comerciales exteriores: resulta mucho más eficaz hacer valerlos ante terceros países formando parte de una comunidad integracionista tan fuerte.

 

mid.ru

 

Read 54 times Last modified on Miércoles, 05 Abril 2017 15:52