InterAffairs

Mié08232017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel

Discursos de Serguey Lavrov

Estimadas señoras y señores:

Las negociaciones con mi homólogo boliviano, el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Fernando Huanacuni Mamani, han sido constructivas y bastante densas en contenido.

El Ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia entregó el mensaje del Presidente del país, evo Morales, a nombre del presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin. Nosotros hemos confirmado la aspiración de nuestros países a fomentar la asociación en todos los ámbitos.

Hemos analizado el estado de nuestras relaciones bilaterales. Tenemos una agenda multifacética y densa en contenido. Hemos destacado una dinámica muy buena del diálogo político, una exitosa ejecución de los acuerdos alcanzados el año pasado durante la visita hecha a la Federación de Rusia por el antecesor del señor Fernando Huanacuni Mamani en calidad del Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia. Todos los asuntos que trataron los primeros mandatarios, lo que acordaron nuestras cancillerías, como los ministerios de Economía de la Federación de Rusia y de Bolivia, los ministerios sociales y nuestras compañías, se está llevando felizmente a vías de hecho.

Nuestros vínculos económicos poseen buenas potencialidades. Todas las posibilidades disponibles, así como aquellas que debemos aprovechar, fueron analizadas el pasado mes de mayo en la sesión de la Comisión intergubernamental para los intercambios culturales y la cooperación económica.

Hemos confirmado hoy que existen muy buenas perspectivas en el ámbito de la energía. En julio pasado, la sociedad anónima pública rusa Gazprom firmó el protocolo de intenciones con la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), a base de los acuerdos anteriormente firmados. La compañía estatal rusa Rosatom está terminando de concordar con la parte boliviana varios contratos y el programa de cooperación estratégica en materia de uso de la energía atómica con fines civiles, incluida la construcción del Centro de investigaciones nucleares con empleo de tecnologías rusas. Nuestras compañías energéticas están interesadas en suministrar maquinaria y equipos para las centrales termoeléctricas e hidroeléctricas que se están construyendo en Bolivia, así como en modernizar las existentes. Tomando en consideración que los planes de desarrollo de Bolivia estipulan incrementar el porcentaje de nuevas fuentes de energía, incluidas la geotérmica, solar y eólica, la sociedad anónima pública RusHidro se muestra dispuesta a transferir las correspondientes tecnologías. Este tema también lo hemos tratado hoy. Creemos que para nuestras entidades y compañías especializadas en esta problemática se abre un amplio campo de acción.

Por lo que al sector energético se refiere, hemos abordado asimismo las dimensiones multilaterales de nuestra interacción, ante todo, en el marco del Foro de los países exportadores de gas (FPEG) cuya cumbre de turno se celebrará en noviembre próximo en Bolivia. Ayudaremos por todos los medios a nuestros amigos bolivianos a conseguir que la cumbre se corone de éxito y elabore un preciso programa de acción que garantice un justo equilibrio de intereses de los productores y los consumidores del gas.

En nuestros países cunde el interés recíproco por los proyectos inversionistas en los dominios de la petroquímica, el agro, el transporte y otros. Se fomentan los contactos entre las provincias de Rusia y de Bolivia. Hemos hablado hoy sobre las buenas perspectivas para ahondar la cooperación técnica y militar. En este ámbito también trabaja una Comisión intergubernamental que sesionará este mes en Moscú.

Existe el interés reciproco por impulsar los contactos en las esferas de las Humanidades y la cultura. Nuestros amigos bolivianos están interesados en que sus jóvenes hagan carrera en universidades rusas. Esta clase de cooperación también avanza. Formamos a especialistas en profesiones tanto civiles como policiales, ante todo, en materia de lucha contra el narcotráfico. Mencionaré aparte que se ampliará la formación de especialistas para la energía atómica.

Hemos discutido también la problemática internacional, haciendo constar la identidad de posturas respecto a la mayoría de los problemas de actualidad de la agenda internacional. Nuestros países se pronuncian consecuentemente por una arquitectura policéntrica más justa y estable, basas en el Derecho Internacional y la diversidad cultural y civilizatoria del mundo contemporáneo. Rusia y Bolivia son unánimes en su rechazo de los intentos de torpedear el proceso objetivo de estructuración de un orden mundial multipolar, de torpedear una tendencia objetiva renunciando a la cooperación multilateral, de recurrir a medidas unilaterales e ilegítimas, incluida la intromisión en los asuntos internos, también con empleo de la fuerza armada. Contraponemos a tales acciones nuestro apego a la cooperación multilateral, en plena correspondencia con los principios de la Carta de la ONU, y a la búsqueda de soluciones de cualesquiera problemas, soluciones aceptables para todos y basadas en un equilibrio honesto de los intereses.

En cuanto a la problemática regional, hemos expresado reconocimiento a nuestros amigos por el invariable apoyo al fomento de los contactos entre la Federación de Rusia y América Latina, incluidas sus organizaciones, tales como La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el Mercado Común Suramericano (MERCOSUR), la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Hemos considerado sumamente importante corroborar nuestra postura en relación con la situación en Venezuela. Somos unánimes en plantear la necesidad de superar lo más pronto posible las divergencias existentes en este país exclusivamente por vía pacífica, a través del diálogo nacional, sin presiones desde fuera, sin hablar ya de lo inadmisibles que son las amenazas de intervenir militarmente en los asuntos internos de este país, las cuales provocaron duras condenadas por la abrumadora mayoría de los Estados latinoamericanos.

A título de colofón, quisiera recalcar que tenemos en gran estima la coordinación de nuestras acciones en los foros multilaterales, sobre todo en el Consejo de Seguridad de la ONU. Este año y los próximos años, Bolivia será miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Coordinamos estrechamente los pasos a dar respecto a todos los problemas que figuran en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU. Bolivia secunda las iniciativas rusas que estudia la ONU. Se trata de cuestiones relacionadas con la seguridad en el ámbito de la información, fortalecimiento de la confianza en el espacio cósmico, la inadmisibilidad de la glorificación del nazismo, la invitación a todos los Estados a asumir el compromiso a no ser los primeros en desplegar armas en el espacio, no recurrir a las formas ilegítimas de interacción en la palestra internacional, no entrometerse en los asuntos internos de otros Estados, no atribuir extraterritorialidad a sus acciones nacionales ni intentar reconocer los golpes de Estado como forma legítima de cambio de poder. Todos estos planteamientos y principios se someten anualmente a votación en la Asamblea General de la ONU. Lo mismo que la abrumadora mayoría de otros Estados, nosotros y Bolivia los apoyamos invariablemente.

Creo que las negociaciones han sido muy útiles que han confirmado nuestro propósito de ahondar por todos los medios nuestra interacción en interés de nuestros países y pueblos. Agradezco a mi colega, el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, la cooperación de hoy.

Pregunta: Ayer, al conversar con su homólogo chino Wang Yi Ud. volvió a plantear la inadmisibilidad del empleo de la fuerza para arreglar la crisis en la Península de Corea, subrayando la disposición de Moscú a intensificar la coordinación de las acciones con Pekín con vistas a arreglar la situación. ¿Se entendían bajo esta coordinación determinadas medidas económicas o se trataba más bien de pasos diplomáticos?

Respuesta: Por lo que se trata de ejercer influencia sobre Pyongyang para lograr el cumplimiento de las conocidas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, estamos profundamente convencidos de que las posibilidades de presiones económicas prácticamente están agotadas. No podemos secundar las ideas que siguen abrigando algunos socios nuestros, encaminadas literalmente a la estrangulación económica de Corea del Norte con todas las consecuencias negativas y trágicas que ello acarree para los ciudadanos de este país.

Partimos de que todas sin excepción resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que ya decretaron medidas serias de coacción económica, contenían los compromisos del Consejo de Seguridad a continuar apoyando el proceso de retorno a las negociaciones políticas y procurar el arreglo pacífico por métodos diplomáticos en la Península de Corea. Todas las medidas de coacción económica que ha venido decretando a lo largo de varios años el Consejo de Seguridad, son observadas por los Estados miembros de la ONU, mientras el compromiso y el llamamiento del Consejo de Seguridad de la ONU a prestar y aumentar la atención al aspecto político, dirigido a los países concernidos, de hecho eran menospreciados. La RPCh y nosotros lo consideramos de incorrecto e incluso pernicioso y peligroso.

Por lo tanto, hemos avanzado una iniciativa conjunta que supone el conocido principio de “doble congelación”: Corea del Norte renuncia a las pruebas de armas nucleares y misiles, mientras EEUU y Corea del Sur se abstienen de realizar maniobras de envergadura en esta área. Conozco la reacción de EEUU a este principio de “doble congelación” que consiste en que no se puede intercambiar concesiones legítimas e ilegítimas. Pero aquí no se trata de insistir hasta más no poder en su propia certeza, no guiarse por unas consideraciones de prestigio falsamente interpretadas, sino pensar en la suerte de esta región y la de centenares de miles de personas que, según calculan expertos, podrían resultar afectadas en caso de iniciarse las hostilidades con las que no dejan de amenazar Washington y Pyongyang. Últimamente, esta retórica ha pasado a ser más un poco más tranquila.

Habría que celebrar o, por lo menos, confiar en que las “cabezas calenturientas” se hayan enfriado algo. Junto con la RPCh procuraremos el cumplimiento de los compromisos asumidos por el Consejo de Seguridad de la ONU y relativos a la necesidad de retorno al proceso político. El Consejo de Seguridad de la ONU nunca separaba las medidas de coacción económica de la tesis sobre la necesidad de arreglo pacífico. Las propuestas avanzadas conjuntamente por Rusia y China, aparecen en la declaración conjunta del 4 de julio pasado, la que versa exclusivamente sobre los pasos políticos y diplomáticos.

Pregunta:  Comente la declaración del Presidente de Irán, Hassan Rouhani, acerca de que Teherán pueda retirares del acuerdo sobre el programa nuclear, si Washington continúa presionando. ¿Cómo percibe Moscú el aumento de las asignaciones presupuestarias al programa iraní de desarrollo de misiles?

Respuesta: En el fondo, el presupuesto del programa  de desarrollo de misiles es un asunto que le incumbe a Irán, al que no le está prohibido ejecutar este programa. Las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU no contienen prohibiciones jurídicas algunas sobre el particular. Por lo que se refiere a la declaración del Presidente de la República Islámica de Irán, Hassan Rouhani, sobre la posible retirada de Teherán del Plan de Acción Conjunto y Completo (PACC) firmado para arreglar la situación en torno al programa nuclear iraní (PNI), espero que esto no llegue a ocurrir. Espero asimismo que tampoco EEUU infrinja sus compromisos derivados del PACC. Como es sabido, tal como exige la legislación de EEUU, este país confirmo en los plazos previstos el cumplimiento por Irán de sus compromisos derivados del PACC. Ello no obstante, paralelamente Washington decretó nuevas sanciones unilaterales contra la República Islámica de Irán, arguyendo que estas sanciones no atañen al programa nuclear ni al PACC, sino a la actuación de Teherán en otros dominios que provoca el descontento de Washington, tales como la situación con los derechos, el comportamiento de Irán en la región, etc. Respecto a ello sólo puedo afirmar que las sanciones unilaterales son ilegítimas en principio, y cuando se utilizan para sacar provecho alterando un equilibrio bien ajustado en relación con uno u otro problema (justamente esta clase de equilibro se logró respecto al problema nuclear iraní), pasan a ser acciones irresponsables que pueden destruir y socavar este equilibrio. Habría que abstenerse de lanzar tamañas provocaciones, dado que están en juego no los intereses nacionales de algún país aislado, sino de toda una región que estamos interesados en mantener desnuclearizada. Otra cosa que desearía destacar en esta relación. En reiteradas ocasiones hemos propuesto acordar en pie de honestidad que si el Consejo de Seguridad de la ONU adopta un paquete de medidas de coacción económica sobre cualquier país, sea Corea del Norte, Irán o algún otro, y aprueba la correspondiente resolución, todos han de asumir los compromisos a limitarse en sus acciones justamente a este paquete de sanciones colectivamente concordado. Y también asumir el compromiso a no imponer restricciones unilaterales, procurando a través de ellas compensar lo que no se logró inscribir colectivamente en el paquete concordado. Los estadounidenses se oponen categóricamente, pero este principio es muy difícil de rechazar. El mantendrá su actualidad. En las discusiones posteriores lo defenderemos sin falta y ya hemos hecho las pertinentes declaraciones en las consultas en el Consejo de Seguridad de la ONU. Es nuestra postura de principios que comparten muchos socios nuestros.

Pregunta (dirigida a ambos ministros): En Bolivia se está construyendo un Centro de investigaciones nucleares con el concurso de Rusia. ¿En qué etapa de construcción está el proyecto? Bolivia cuenta con grandes recursos energéticos, y Rusia está interesada en ayudar a Bolivia a convertirse en importante productor de hidrocarburos. ¿Cómo puede Rusia contribuir a alcanzar este objetivo?

Respuesta (Serguéi Lavrov agrega después de Fernando Huanacuni Mamani): Por lo que se refiere al Centro de investigaciones nucleares, ya tenemos un contrato para la ejecución de trabajos preliminares suscrito entre la compañía estatal rusa Rosatom y sus socios en Bolivia. Estos trabajos ya se están ejecutando. Hemos hablado hoy con el señor Ministro acerca de que literalmente este mes continuarán las consultas sobre el contrato general. Existen todas las probabilidades de firmarlo ya en septiembre próximo, lo cual permitirá hacer operacionales las primeras instalaciones del Centro en 2019, tal como lo desea la parte boliviana.

 

mid.ru

Hemos sostenido hoy en el Departamento de Estado de EEUU una reunion bilateral con el Secretario de Estado de este país, Rex Tillerson, y acabamos de reunirnos juntos con el presidente de EEUU, Donald Trump.

Ante todo, hemos discutido nuestra ineracción en la arena internacional. Se ha confirmado que, pese a todas las dificultades conocidas, nuestros países pueden y deben ayudar a resolver problemas clave de la agenda internacional.

Hemos hablado en detalle sobre Siria, en particular, en el contexto de las iniciativas de crear zonas de desescalada. Tenemos un entendimiento común que esto debe ser un paso para acabar con la violencia en todo el territorio de Siria que ayudará a resolver los problemas humanitarios y crear los fundamentos sólidos para avanzar hacia un arreglo político, a tenor con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Hemos llegado a un acuerdo de continuar trabajando juntos en el marco del formato de Astaná en que EEUU participa en calidad de observador. Hemos apreciado la aportación constructiva de EEUU en la última reunión. Vamos a cooperar también en el marco del proceso de Ginebra que, según el enviado especial del Secretario General de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, debe reanudarse la próxima semana. Esperamos que el Gobierno de Siria y todos los grupos opositores actúen de modo constructivo.

Hemos hablado también sobre otros problemas que afronta la comunidad internacional, donde podemos desempeñar un papel realmente positivo junto con EEUU y otros actores. En este contexto, se ha mencionado el arreglo palestino-israelí, la situación en Afganistán, la situación con el cumplimiento de los acuerdos de Minsk sobre el arreglo en Ucrania. Hemos acordado continuar manteniendo los contactos de trabajo en estas áreas, buscar las vías para acercar las posturas de todas las partes interesadas.

Hemos abordado el estado en que se encuentran las relaciones bilatrales que deja mucho que desear. Las causas a las que se debe el estado actual de estas relaciones son bien conocidas. Desgraciadamente, la anterior administración de EEUU hizo todo lo posible para socavar los cimientos de nuestras relaciones. Ahora tenemos que actuar a partir de un nivel muy bajo. Entendemos perfectamente que los ciudadanos rusos y estadounidenses quieren vivir en consenso y comunicarse bien. Creo que la tarea de los políticos es hacer que todos los problemas artificiales que lo obstaculicen sean eliminados.

Hemos discutido con el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, los resultados de la reunión de nuestros adjuntos quienes abordaron anteayer en Nueva York el estado de las relaciones bilaterales. Está claro que no hemos podido resolver todos los problemas, hasta diría que el avance es muy modesto. Hemos acordado que seguiremos usando este canal para analizar los irritantes generados de modo artificial en nuestras relaciones. Creo que este enfoque es útil y práctico. No podremos solucionar todos los problemas a la vez. Está claro. Mientras, es positivo que haya el deseo de avanzar en esta dirección. El presidente de EEUU, Donald Trump, confirmó claramente su interés en construir unas relaciones mutuamente ventajosas, profesionales y pragmáticas, así como resolver problemas. Es muy importante que el presidente ruso, Vladímir Putin, y el presidente de EEUU, Donald Trump, estén orientados a los resultados concretos que sean sensibles y permitan solucionar problemas, incluidos los de la agenda internacional.

Pregunta: ¿Se ha abordado la cuestión de sanciones, en particular, el restablecimiento del acceso a la propiedad del Gobierno ruso en Washington y Nueva York? ¿Qué acciones de respuesta se emprenderán, si la parte estadounidense no arregla este asunto?

Respuesta: Las sanciones son acciones unilaterales emprendidas contra nosotros, por eso la solución de este problema no es de nuestra incumbencia.

El asunto que se refiere a la propiedad nacional ocupa un puesto especial en nuestras negociaciones. El derecho de propiedad fue confirmado por los documentos jurídicos otorgados en EEUU. En sus últimos días, la administración de Barack Obama emprendió acciones mezquinas en relación con nuestra propiedad y nuestros diplomáticos a los que dieron las 24 horas para abandonar el territorio de EEUU. Todos, en particular, la administración de Donald Trump, entienden que estas acciones fueron arbitrarias. Al anunciar aquellas decisiones, el presidente ruso, Vladímir Putin, dijo que teníamos derecho a dar una respuesta recíproca. La parte estadounidense sabe qué esperar en este caso. Mientras, no vamos a seguir a los que intentan destruir nuestras relaciones. Nuestros colegas estadounidenses saben nuestra postura. Espero que logremos arreglar esta situación sin empeorar nuestras relaciones.

Pregunta: Al discutir la situación en Siria, ¿han abordado ustedes alguna posibilidad de arreglo político en este país? ¿Qué papel desempeñará Bashar Asad, según usted? ¿Cómo se distingue su postura de la estadounidense? ¿Qué avances se han conseguido en esta discusión pasado un mes?

En EEUU la atención se centra en los contactos posibles del presidente estadounidense, Donald Trump, con los representantes de Rusia, durante su campaña presidencial; hubo una ambigüedad en este ámbito. ¿Hay algunos cambios en sus relaciones?

Respuesta: En lo que se refiere a las habladurías y rumores que se suscitan en torno a nuestras relaciones, las invenciones de que supuestamente dirigimos aquí toda la política interna, naturalmente, observamos este fondo absolutamente inoportuno en el que se desarrollan nuestras relaciones. Me parece que es humillante para el pueblo estadounidense oír que Rusia dirige la política interna de EEUU. ¿Cómo es posible que una gran nación pueda operar con semejantes categorías? Creo que los políticos causan un enorme daño al sistema político de EEUU al afirmar que alguien dirige a los Estados Unidos desde el exterior.

En lo que se refiere a Siria, ante todo, hemos centrado la atención en los asuntos abordados durante la visita del Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, a Moscú, cuando compartió las ideas de crear las zonas de desescalada y seguridad. Fue la iniciativa mencionada por el presidente de EEUU, Donald Trump, durante sus conversaciones telefónicas con el presidente de Rusia, Vladímir Putin. Posteriormente, el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, la presentó de modo más detallado en Moscú. Ahora esta iniciativa se materializa en los acuerdos conseguidos en Astaná donde se propuso crear cuatro zonas de desescalada, incluso en el sur, porque EEUU está especialmente interesado en estabilizar la situación en la frontera de Siria con Jordania e Israel. Estamos dispuestos a cooperar en este ámbito.

Hemos discutido hoy los caminos y mecanismos concretos que podemos dirigir juntos. Naturalmente, el proceso político es muy importante. Estamos convencidos de que no se puede hacer una pausa larga. Por eso alabamos la decisión del enviado especial del Secretario General de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, de reanudar las negociaciones de Ginebra a mediados de mayo (dentro de varios días). Como ya he dicho, esperamos que el marco en que está avanzando este proceso sea aceptable para el Gobierno de Siria y todos los opositores y que el diálogo se desarrolle en paralelo sobre los cuatros temas mencionados por Staffan de Mistura: la gestión del país, la elaboración de una nueva Constitución, la preparación de las elecciones y la lucha contra el terrorismo.

Pregunta: No es muy comprensible por parte de EEUU la reciente declaración del Pentágono sobre “el diablo que está en los detalles” en relación con la creación de las zonas de desescalada en Siria. ¿Quién garantizará la seguridad en estas zonas y cómo funcionará este proyecto, en general? ¿Es suficiente la actividad de los socios estadounidenses en esta dirección, según usted?

Respuesta: Es generalmente conocido que el diablo está en los detalles. En esta etapa hay un consenso en el plano conceptual y en lo que se refiere a los parámetros geográficos de las zonas de desescalada. En el memorándum firmado en Astaná están estipulados los pasos siguientes dirigidos a establecer las franjas de seguridad en torno a las zonas de desescalada. Estamos interesados en que EEUU actúe enérgicamente en estos ámbitos. Consideramos que la parte estadounidense está interesada en esto también, al menos, si se trata de la zona sur de la desescalada. En lo que se refiere a la seguridad y asuntos humanitarios, partimos de que EEUU podrá hacer su aportación en el cumplimiento del régimen de alto el fuego y en otros territorios donde existe este problema.

Pregunta: Desde la inauguración de Donald Trump mucho ha cambiado en las relaciones internacionales. ¿Podría decir lo mismo del lenguaje de comunicación entre EEUU y Rusia, sobre todo tras los bombardeos en Siria?

Respuesta: Ahora el diálogo entre Rusia y EEUU está libre de la ideologización característica para la administración de Barack Obama. El presidente de EEUU, Donald Trump, su administración, el secretarios de Estado, Rex Tillerson, son personas que quieren dialogar no por mostrar sus logros en el ámbito de preferencias ideológicas, sino por resolver cuestiones concretas de las que dependen el desarrollo del país, el bienestar de los ciudadanos y el arreglo de los conflictos en diversas partes del mundo.

Pregunta: ¿Planteó el presidente de EEUU, Donald Trump, durante su encuentro con Usted la cuestión relativa a la preocupación estadounidense con respecto a la injerencia rusa en el proceso electoral en EEUU?

Respuesta: Ya he contestado esta pregunta. Observamos lo que está ocurriendo aquí en torno a Rusia y su supuesto “papel decisivo” en vuestra política interna. Donald Trump y yo hablamos de las cosas concretas, sin que ninguno de los dos tocara este tema absurdo.

 Pregunta: Los servicios secretos estadounidenses culpan a Rusia de injerencia en las elecciones. El presidente de EEUU, Donald Trump, asegura que no es verdad. ¿Le confirmó a Usted durante su encuentro que no cree en la injerencia alguna de Rusia en la campaña electoral?

Respuesta: Y eso que todos aquí somos personas adultas… Nunca he imaginado que tendré que contestar semejantes preguntas, y menos en EEUU, un país con el sistema político democrático tan desarrollado.

El presidente Donald Trump en reiteradas ocasiones hizo pública su postura con respecto a las acusaciones contra Rusia de intervenir en los asuntos internos de EEUU. A mí me basta con sus declaraciones públicas. No hay necesidad alguna de comunicárnoslo en secreto, al oído. Conocemos la postura de Donald Trump y de los que intenta demostrar lo contrario. El problema está en que nadie ha proporcionado a nadie ningún hecho ni prueba. Y Ustedes, como periodistas que cubren la vida internacional de su país, podrían, con más provecho, interesarse por estas pruebas.

Pregunta: Recientemente se supo de la destitución del director del FBI de EEUU, James Comey. Teniendo en cuenta las acusaciones por parte de la FBI contra su país, le alegró la noticia?

Respuesta: Esta pregunta no me incumbe. Le puedo poner de ejemplo la situación cuando en Rusia, Francia, Gran Bretaña alguien nombre o destituye a alguien. Son asuntos internos de cada país.

Pregunta: ¿Discutieron la cuestión sobre la reunión de los presidentes Vladimir Putin y Donald Trump? ¿Cuándo podría celebrarse? ¿En julio o, quizás, antes?

Respuesta: En la reciente conversación telefónica los presidentes ya confirmaron que se reunirían en los márgenes de la cumbre del Grupo de los Veinte en Alemania, prevista para la primera semana de julio. Hoy el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, y yo hemos discutido posibilidades de avanzar en cuestiones ya mencionadas de la agenda, en particular en la de Siria y otras, con el objetivo de preparar para esta reunión unos resultados ya concretos y visibles. En cualquier caso, en julio los presidentes se reunirán.

Pregunta: Describa con más detalle su encuentro con el presidente de EEUU, Donald Trump, y sus relaciones con él. ¿Por qué cree que, de ser Donald Trump un hombre de negocios, Rusia podrá tener mejores relaciones con él que con la administración de Barack Obama? ¿Le aseguró de que así sería?

Respuesta: Ya he contestado esta pregunta. A las relaciones siempre les viene bien cuando las personas se dedican a trabajar y no a exponer sus preferencias ideológicas o hacer propaganda. Es en lo que se basan nuestras expectativas.

Pregunta: ¿Cuál es la estrategia rusa de salida (“exit strategy”) de Siria?

Respuesta: No manejamos el concepto de “estrategia de salida”. Todos tenemos que cumplir lo acordado. Esta se ha reflejado en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Hay que implementarlas, poner fin a todas las manifestaciones del terrorismo en Siria, impedir que este país se convierta en el foco del extremismo e inestabilidad, evitar lo sucedido en Irak y Libia.

Alguien me ha preguntado sobre el presidente de Siria, Bashar Asad. En caso de Irak y Libia la comunidad internacional estaba obsesionada con la necesidad de derrocar a una persona en concreto, a Sadam Husein en Irak y a Muamar Gadafi en Libia. Todos vemos perfectamente a qué condujo aquello. Cuando se trata del arreglo de la crisis siria vamos a sacar lecciones de los errores cometidos y en vez de apostar por sustituir a un líder concreto apostemos por erradicar la amenaza terrorista. El presidente de EEUU, Donald Trump, ha vuelto a confirmar hoy que la prioridad de EEUU en Siria es aplastar el terrorismo. En esto estamos completamente de acuerdo.

Pregunta: Comente las acusaciones contra Rusia de apoyar el movimiento talibán en Afganistán.

Respuesta: Exigimos en reiteradas ocasiones presentar al menos una prueba de ello. Los expertos en la situación en Afganistán tienen un cuadro perfectamente definido de lo que ocurre allí. Ningún analista serio que no pretenda ganarse fama barata afirma que suministramos armas a los talibanes.

Trabajamos con los talibanes en aras de implementar la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU aprobada por iniciativa del gobierno afgano que consiste en involucrar a los talibanes en el proceso político a condición de que reconozcan la actual constitución de Afganistán, renuncien a la violencia y se distancien de los terroristas. Estas son las condiciones para que todos trabajemos con los talibanes, para que el gobierno afgano se ponga de acuerdo con ello. Los talibanes son parte de la población afgana. Es difícil pensar que sin su participación será posible arreglar este conflicto, especialmente después de la ruina a la que habían conducido el país las fuerzas de la OTAN durante los diez años de su estancia, sin haber solucionado ni un sólo problema, habiendo agravado la amenaza terrorista, habiendo permitido la entrada del EI a Afganistán, donde antes no estaba, habiendo aumentado la producción de droga en más de diez veces. Hay muchos problemas allí. Hay que intentar consolidar a todos los afganos en torno a los criterios que acabo de exponer.

Pregunta: ¿Hemos entendido bien que durante su encuentro con el presidente de EEUU, Donald Trump, él no tocó la cuestión sobre la injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses del año pasado? ¿Esta cuestión no se discutió en absoluto?

Respuesta: Acabo de contestar esta pregunta. El presidente de EEUU, Donald Trump, dice públicamente que todo eso son especulaciones. Pongan sobre la mesa al menos una prueba y podremos de reaccionar entonces de alguna manera. Ahora resulta que todo el mundo lleva meses acusándonos abiertamente sin presentar ninguna prueba, tampoco en el Senado que creó para el caso comisiones especiales. Esto es poco serio.

Pregunta: Usted dijo que Rusia estaba interesada en la participación estadounidense para crear zonas de desescalada. ¿Puede dar más detalles del tema? ¿Dijeron Donald Trump o Rex Tillerson que EEUU participaría en alguna medida en la creación de tales zonas con Rusia?

Respuesta: En primer lugar, esta idea proviene de los representantes de EEUU, el presidente Donald Trump y el secretario de Estado Rex Tillerson. Aprovechamos la reunión en Astaná para empezar a promoverla en la práctica. Aplaudiremos cualquier aporte de EEUU. Deberían hablar de ello lo profesionales que conocen bien la situación en el terreno. Tenemos posibilidades de promover este proceso tanto en Astaná, como en Ginebra. Hoy coincidimos en que, siendo como somos participantes activos del proceso global del arreglo sirio, continuaremos estos contactos junto con otros agentes clave, en primer lugar con los países de la región.

Muchas gracias, partimos para Alaska.

 

Estimado ministro de Defensa de Rusia, estimados colegas, damas y caballeros:

Durante los últimos cinco años, la Conferencia de Seguridad Internacional de Moscú organizada por el Ministerio ruso de Defensa ocupó un puesto importante en la lista de eventos científicos en el ámbito político y militar que se celebran en el mundo. Una composición representativa de sus participantes que garantizan un diálogo profesional y una agenda amplia que abarca los temas clave de la actualidad permiten analizar de modo integral los riesgos y amenazas existentes y esbozar las vías para eliminarlos.

La situación en el mundo no se hace estable ni previsible. Al contrario, la tensión a nivel global y regional sigue creciendo. Es evidente la erosión del Derecho Internacional, los intentos de usar el factor de fuerza para promover sus propios intereses de modo unilateral, fortalecer su propia seguridad a cuenta de la seguridad de otros, frenar con todos los medios posibles el proceso objetivo de formación del orden mundial policéntrico. Tales acciones perjudican a nuestro objetivo común: la necesidad de aunar los esfuerzos para luchar contra las amenazas reales en vez de las inventadas.

En el centro de atención en las sesiones plenarias de la Conferencia estarán problemas de la lucha contra el terrorismo internacional que ha adquirido dimensiones sin precedente. Por primera vez en la historia, los terroristas se atrevieron a establecer un Estado: un califato con su propio territorio, la población y la ideología misantrópica. Se hacen muchas declaraciones a niveles distintos sobre la necesidad de intensificar la lucha contra este mal universal. En el comunicado publicado tras una reciente reunión de los ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de los Siete se destaca también una “importancia especial” de la cooperación internacional en este ámbito. Cito literalmente: “Las actividades para combatir el terrorismo y el extremismo violento y castigar a los responsables de estos crímenes son las áreas prioritarias para aplicar esfuerzos para la comunidad internacional”.

Así son las declaraciones, pero, en realidad, el caso sigue en punto muerto. Las ambiciones políticas y el doble rasero siguen impidiendo coordinar acciones conjuntas y crear un amplio frente antiterrorista, como propuso en la ONU el presidente ruso, Vladímir Putin, en septiembre de 2015.

Rusia continúa la actividad dirigida a aunar los esfuerzos de la comunidad internacional para la lucha contra el terrorismo. Hemos entregado al Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución dirigido a contrarrestar la ideología del terrorismo. Nos pronunciamos por imponer un embargo económico y comercial omnímodo contra los territorios que están bajo el control del Estado Islámico, a tenor con el Artículo 41 de la Carta de la ONU que estipule sanciones contra los infractores.

Otra tarea importante es aprobar las normas de la conducta responsable de los Estados en el ámbito de uso de las tecnologías de información y las comunicaciones que excluyan la posibilidad del uso de estas tecnologías con fines militares, impidan recurrir a éstas para injerirse en los asuntos internos y pongan obstáculos a su uso por los terroristas internacionales. Promovemos en la ONU la iniciativa de elaborar una convención universal en el marco del Derecho Penal sobre la lucha contra la delincuencia cibernética.

Es imposible luchar de modo eficaz contra el terrorismo sin superar numerosos conflictos, ante todo, en Oriente Próximo y el Norte de África. El régimen de alto el fuego establecido a partir de finales del año pasado gracias a los esfuerzos de Rusia, Turquía e Irán, el lanzamiento del proceso de Astaná contribuyen a promover el diálogo inclusivo entre las partes de conflicto sirio.

Al contrario, el reciente ataque con misiles asestado por EEUU contra la base aérea de Shairat en Siria que violó burdamente el Derecho Internacional y fue un acto de agresión contra un Estado soberano agudiza los problemas existentes y aplaza la formación del amplio frente antiterrorista. Esto recuerda los acontecimientos de 2003 en Irak que conllevaron la destrucción del país y la aparición del Estado Islámico. Creo que aquí no hay que explicar otra vez qué la repetición de tales pasos imprudentes puede provocar el desarrollo peligroso de los acontecimientos, incluso fuera de la región.

Las provocaciones similares a las que tuvieron lugar en Jan Sheijun el pasado 4 de abril deben investigarse por expertos bajo los auspicios de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y de modo geográficamente equilibrado. Esta investigación debe ser abierta y transparente. Los intentos de bloquear este enfoque tan sólo confirman las dudas acerca de las intenciones de los que tratan de aprovechar el incidente del 4 de abril para cambiar la agenda, renunciar a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU y pasar al cumplimiento de la idea de cambiar el régimen sirio que surgió hace mucho. 

La oleada del terrorismo naturalmente no debe relegar a un segundo plano otros desafíos peligrosos que afronta hoy el mundo. El agravamiento de la situación en torno a la península de Corea que se debe a que Pyongyang continúa realizando programas nucleares y de misiles y también al incremento desproporcionado de la actividad militar de EEUU y sus aliados en la región bajo el pretexto de la “amenaza norcoreana”. El despliegue forzoso en el sur de la península de sistemas estadounidenses THAAD que forman parte del sistema antimisiles global de EEUU es un factor muy desestabilizador.

Estamos completamente de acuerdo con la postura de la comunidad internacional en relación con la política de Pyongyang, confirmamos nuestra fidelidad a todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Mientras, es evidente que las posibilidades del uso de la fuerza que empiezan a anunciarse en público pueden conllevar las consecuencias catastróficas para la península de Corea y todo el noreste asiático.

Rusia está interesada en la seguridad y la estabilidad en toda la región de Asia Pacífico. El factor más importante del éxito es la observación por todos los Estados de las normas de conducta universalmente aprobadas, incluido el respeto del Derecho Internacional, el arreglo pacífico de controversias, la renuncia al uso de la fuerza o a una amenaza de usar la fuerza. Hemos propuesto a nuestros socios y promovemos enérgicamente en el marco de las cumbres de Asia Oriental las medidas concretas para crear de modo transparente una arquitectura de seguridad y cooperación sin formar bloques. Vemos un serio interés hacia esto: nuestros enfoques los comparten China, la India y muchos Estados de la ASEAN. Además, quisiera destacar que un diálogo eficiente que se desarrolla en el marco de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) pone de relieve la eficacia de la comunicación interestatal en base a los principios de igualdad, respeto de los intereses mutuos, respeto del derecho de Estados a elegir su propio modelo del desarrollo.

En lo que se refiere a la otra parte del mundo – la región euroatlántica, es imposible hacer la vista gorda ante un gran potencial conflictivo que se mantiene allí y que se alimenta con las acciones unilaterales de la Alianza Atlántica, de lo que acaba de hablar en detalle el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú. Un serio obstáculo en el camino del fortalecimiento de la estabilidad estratégica sigue siendo el desarrollo unilateral del segmento europeo del escudo antimisiles global de EEUU que cambia el equilibrio de las fuerzas en el ámbito de armas ofensivas. La existencia del paraguas antimisiles puede incrementar ilusiones de la invulnerabilidad y la impunidad, inducir en la tentación de emprender pasos unilaterales para resolver problemas globales y regionales, incluida la reducción del umbral para el empleo de las armas nucleares. Una influencia negativa en la seguridad internacional la ejerce el desarrollo de las armas estratégicas convencionales, la renuncia a concertar un tratado sobre la prohibición de emplazar armas en el espacio. La indisposición o la incapacidad de EEUU y varios otros Estados de ratificar el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCEN) suscitan cada vez más preguntas.

Estamos convencidos de que es necesario formar en el espacio desde Vancouver hasta Vladivostok un área de seguridad igual e indivisible, en particular, de acuerdo con lo que fue estipulado en su tiempo en las decisiones conseguidas en las cumbres de la OSCE y del Consejo Rusia-OTAN. En Europa se oye con cada vez más frecuencia los llamamientos a reanudar el diálogo para resolver de modo eficaz muchos problemas para crear la arquitectura de seguridad europea con la participación de Rusia.

El arreglo de la crisis en Ucrania mediante un cumplimiento pleno y consecutivo del Paquete de medidas de Minsk debe contribuir a restablecer la confianza mutua. Desgraciadamente, en Kiev predomina el “partido de la guerra”. Continúan las provocaciones armadas en la línea divisoria, lo que ponen de relieve los informes de la misión especial de observación de la OSCE. Se impuso un bloqueo contra Donbás que afecta no sólo esta región, sino a toda Ucrania, en general. Esperamos que nuestros socios, incluidos los del formato de Normandía, impulsen a las autoridades de Kiev de modo más persistente y abierto que cumplan con los compromisos asumidos en Minsk.

Estimados colegas, el curso de la historia pone en evidencia que las guerras no las libran los militares, sino los políticos que son especialmente responsables de mantener la paz y seguridad. Está claro que es imposible conseguir éxitos en la solución de tales tareas globales como la lucha contra el terrorismo internacional, el narcotráfico, el crimen organizado, la proliferación de las armas de destrucción masiva sin renunciar a la filosofía de hegemonismo y la supremacía. Es necesario volver a los orígenes estipulados en la Carta de la ONU, los principios fundamentales de la vida internacional, incluida la igualdad soberana de los Estados, la injerencia en los asuntos internos, el arreglo de controversias por vía pacífica. Cooperando con sus aliados y partidarios, Rusia seguirá contribuyendo a fortalecer los principios sanos en los asuntos internacionales, a formar una nueva arquitectura de gestión global, en general, que refleje las exigencias del siglo XXI. Estamos dispuestos a trabajar en conjunto, buscar juntos las soluciones de los desafíos que afrontamos todos nosotros en base a la igualdad, el respeto mutuo y el respeto de los intereses recíprocos. Exhortamos a esto a todos nuestros socios. Algún otro camino nos llevará a un callejón sin salida.

¡Gracias por su atención! ¡Les deseo un trabajo exitoso en la Conferencia!

 

mid.ru

 

 

Buenas tardes,

Hoy ha sido un día largo. Hemos celebrado las negociaciones con el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson. Acaba de celebrarse una reunión prolongada (más de dos horas) con el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Las negociaciones han sido sustanciales y sinceras, hemos abordado toda la gama de asuntos clave para nuestras relaciones bilaterales y la cooperación en la arena internacional.

Hemos fijado que la etapa actual en nuestras relaciones y en la coyuntura internacional no es la más tranquila. Hay muchos problemas, incluidos los que dejó como minas de acción retardada la administración del ex presidente estadounidense, Barack Obama. Somos realistas y entendemos que hay que aplicar esfuerzos serios para superar tales barreras. Es un hecho que estamos dispuestos a aplicar tales esfuerzos si entendemos que nuestros colegas estadounidenses harán lo mismo. El presidente ruso, Vladímir Putin, ha confirmado hoy de nuevo que esta postura nuestra es consecuente.

Observamos intentos de obstaculizar nuestra cooperación y hasta agudizar la confrontación. Creemos que es un enfoque poco perspicaz, además que la historia ha demostrado que cuando Moscú y Washington cooperan no solo ganan nuestros pueblos, sino todo el mundo.

Hemos confirmado nuestra orientación común hacia una lucha intransigente contra el terrorismo internacional. Nuestros presidentes abordaron este tema en el curso de varias conversaciones telefónicas, incluida la conversación en la madrugada del 4 de abril, cuando Donald Trump llamó a Vladímir Putin para expresar sus condolencias con motivo del atentado terrorista perpetrado en el metro de San Petersburgo.

En el contexto de la lucha contra el terrorismo, hemos discutido, naturalmente, la situación en Siria. Hemos abordado, claro está, el incidente que sucedió después del uso de armas químicas que había tenido lugar el pasado 4 de abril en la provincia siria de Idlib: un ataque con misiles que asestó EEUU el 7 de abril contra una base aérea de Siria. Como saben ustedes, hemos manifestado en reiteradas ocasiones nuestras valoraciones al respecto. Hoy hemos hablado de que es necesario llevar a cabo una investigación minuciosa de este incidente que ya suscita muchas especulaciones.

Rusia se pronunció por centrar la atención de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en la Haya en que tiene todas las capacidades de incentivar tal investigación. Centramos la atención en la carta oficial del Gobierno sirio dirigida a la ONU y la OPAQ con la solicitud de enviar de inmediato a un grupo de inspectores para llevar a cabo una investigación imparcial y objetiva de la situación en el lugar de incidentes en la provincia de Idlib y en la base aérea atacada. Hemos visto que nuestros colegas estadounidenses están dispuestos a apoyar esta investigación. Esperamos que las capacidades de la ONU y la OPAQ se usen de inmediato. En vista de eso, consideramos contraproducentes los intentos de aprobar en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución dedicada no tanto a la investigación del incidente como a la legitimación a priori de las acusaciones contra el Damasco oficial. Disponemos de otras pruebas. Repito que no intentamos imponerlas a alguien. Queremos que se lleve a cabo una investigación objetiva, imparcial y honesta.

Hemos abordado también la situación en las acciones de la Fuerza Aeroespacial de Rusia y la coalición encabezada por EEUU en el contexto del Memorando sobre la Prevención de Incidentes y Garantía de la Seguridad de los Vuelos Aéreos durante las Operaciones en Siria. Como saben ustedes, este documento fue suspendido por la parte rusa. Hoy el presidente de Rusia, Vladímir Putin, confirmó nuestra disposición de reanudar la vigencia de este documento si se confirma claramente el objetivo inicial de las acciones de la Fuerza Aérea de la coalición estadounidense y la Fuerza Aeroespacial de Rusia: la lucha contra el Estado Islámico, el Frente al Nusra y otras organizaciones terroristas asociadas con éstas.

Partimos de que la postura de Rusia y EEUU declarada en público que consiste en la ausencia de intentos de injerir en los asuntos internos de Siria u otros Estados sigue en vigor. Esperamos que los ejemplos de Irak, Libia y varios otros países sirvan como advertencia contra la repetición de nuevas tentativas similares en otros lugares, incluida la región de Oriente Próximo y el Norte de África. Destaco de nuevo que nuestro afán común de aniquilar y derrotar por completo al Estado Islámico y otros terroristas sigue en vigor, lo que se ha confirmado hoy en plena medida.

Además de la lucha contra el terrorismo en Siria y en toda la región, en general, compartimos el interés de alcanzar una solución política de la muy difícil crisis siria. En los últimos años, Rusia y EEUU han liderado los esfuerzos internacionales por buscar fórmulas de compromiso y por reunir a todas las partes en el conflicto sirio y los actores externos en la mesa de negociaciones bajo los auspicios de la ONU. Hoy acordamos continuar el diálogo bilateral para apoyar e impulsar el proceso multilateral. Valoramos mucho que, además de las negociaciones en Ginebra en las que Rusia participa plenamente junto con nuestros colegas estadounidenses, se celebran también las consultas sobre Siria en Astaná a las que nuestros socios estadounidenses asisten en calidad de observadores.

Además, Rusia y EEUU tienen muchas posibilidades de ayudar a la comunidad internacional a arreglar los conflictos en Yemen y Libia e intentar encontrar enfoques para sacar del punto muerto el arreglo palestino-israelí. Estoy seguro de que será útil continuar los contactos en estas direcciones.

Tenemos también tal tema como Afganistán. Como saben ustedes, durante los últimos dos años, usamos varios formatos dirigidos a formar un apoyo externo a los esfuerzos aplicados para restablecer la paz en Afganistán. Uno de tales intentos se emprenderá el próximo 14 de abril en Moscú. Está programada la celebración de una reunión del llamado formato de Moscú con la participación de Afganistán y sus vecinos, incluidos los países de Asia Central, a la que son invitados también los representantes estadounidenses. Esperamos que puedan participar en esta reunión en una u otra calidad.

Hemos abordado la crisis en Ucrania. Tenemos una postura común de que los acuerdos de Minsk de 2015 deben cumplirse. Hemos recordado que, durante la administración anterior de EEUU, se estableció un canal bilateral de consultas entre Moscú y Washington en adición al cuarteto de Normandía. Hemos visto el interés por parte de la administración actual (de EEUU) de continuar los contactos bilaterales sobre este tema para contribuir a encontrar vías prácticas del pleno cumplimiento de los acuerdos de Minsk. Alabaremos tales esfuerzos. Estamos dispuestos a esto.

Hemos abordado también la situación en la península de Corea que nos preocupa mucho a todos. Rusia y EEUU se pronuncian por observar de modo estricto las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU aprobadas en este ámbito. Hoy hemos discutido cómo encontrar posibilidades de salir de la espiral de confrontación y pasar a crear las condiciones para un proceso negociador y el arreglo del problema de la desnuclearización de la península de Corea a través de esfuerzos políticos y diplomáticos.

Hemos destacado asimismo que Rusia y EEUU tienen una responsabilidad especial por la situación en el ámbito de seguridad política y militar a nivel regional y global. Hemos confrontado las posturas en relación con el cumplimiento de tratados entre nuestros países sobre la estabilidad estratégica, la reducción de las armas que siguen en vigor. Hemos acordado superar una pausa que se estableció en estos procesos por causas objetivas, con motivo del cambio del equipo en la Casa Blanca. Esperamos que los contactos para observar el proceso de nuestra cooperación en el ámbito de estabilidad estratégica y control sobre las armas se restablezcan y sean prácticos, pragmáticos y orientados a un cumplimiento estricto de lo acordado.

Hemos mencionado el estado de nuestros vínculos económicos. Sentimos el interés del sector de negocios de las ambas partes en incrementar la cooperación y superar la tendencia negativa que se observa hoy en los volúmenes del intercambio comercial y de inversiones por causas objetivas y subjetivas. Por nuestra parte, hemos propuesto apoyar las iniciativas de los círculos de negocios de los ambos países para que sus contactos directos reciban apoyo por parte de Rusia y la administración de EEUU.

Hemos conseguido un acuerdo más. Hemos acordado elegir a los representantes especiales de nuestros ministerios: el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y el Departamento de Estado de EEUU para que estudien en detalle, sin emociones o agudizaciones artificiales, los irritantes acumulados en nuestras relaciones en los últimos años, ante todo, durante el gobierno de la administración de Barack Obama. Creo que si ambas partes manifiestan un enfoque pragmático hacia este trabajo aportará resultados  y permitirá sanear nuestras relaciones.

Creo que todos entendemos cómo complicada es la situación actual en nuestras relaciones, en el mundo, que hay muchos los que quieren aprovechar las capacidades de actuales tecnologías de comunicación, en el espacio cibernético, en el mundo virtual, en general, que algunos abusan de las capacidades de las tecnologías actuales usándolas con impropios fines políticos. Creo que en EEUU y en Rusia hay mucha gente razonable capaz de discernir entre la cizaña y el trigo y guiarse por los intereses originales, no sesgados de nuestros pueblos, países y toda la comunidad internacional.

Así es mi sensación de las negociaciones celebradas. Con todos los problemas objetivos y artificialmente creados, hay muchas perspectivas para el trabajo conjunto. Rusia está abierta no sólo al diálogo con EEUU en varios ámbitos sino también a la actividad conjunta orientada a conseguir resultados en áreas que representan el interés para ambos países. Está claro que esperamos reciprocidad de EEUU. Estoy seguro de que la reunión de hoy, las horas que hemos pasado junto con Rex Tillerson a solas y con el presidente de Rusia no las hemos gastado en vano. Después de lo que hemos hecho hoy juntos, nos entendemos mejor. Espero que estos contactos continúen tanto entre nosotros directamente como entre los empleados de nuestros ministerios y de otros departamentos de la administración de EEUU y del Gobierno de Rusia.

Pregunta (dirigida a Rex Tillerson): Últimamente, hemos oído de Washington unas declaraciones no sólo contradictorias sino también agresivas. Me refiero a las palabras del presidente de EEUU, Donald Trump, quien llamó “animal” al presidente sirio, Bashar Asad, así como a las declaraciones del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien comparó a Bashar Asad con Adolf Hitler, al señalar que Adolf Hitler no había usado armas químicas. ¿Cómo contribuyen estas declaraciones a los fines de la diplomacia? ¿Cuándo puede cambiar la retórica?

Serguéi Lavrov (agrega tras Rex Tillerson): Quisiera agregar un par de frases. Es evidente que es un tema (la investigación de incidentes relacionados con el uso de agresivos tóxicos en Siria) en que no coincidimos, porque Rusia insiste en llevar a cabo una investigación objetiva. En 2013, Rusia junto con EEUU incentivaron la destrucción de las armas químicas en Siria. En los plazos récord se prepararon los respectivos acuerdos en la OPAQ en la Haya y en el Consejo de Seguridad de la ONU. Hay informes de la OPAQ que registran el avance en el proceso de destrucción de todas las armas químicas declaradas. Registran también el problema que radica en que varios lugares donde se almacenaban las armas químicas estuvieron bajo control de los extremistas. Damasco y la Haya están en contacto permanente con todas las respectivas asperezas. Usamos nuestras relaciones con el Gobierno sirio para impulsarlo a colaborar plenamente en este ámbito. Consideramos que este trabajo debe finalizarse y lo llevaremos hasta el fin.

En lo que se refiere a la comprobación de la información sobre el uso de las armas químicas, existe la Misión de la OPAQ para encontrar pruebas del uso de las armas químicas en Siria y el Mecanismo Conjunto de la OPAQ y la ONU para investigar casos del uso de las armas químicas en Siria. Tenemos varias preguntas a estos organismos, porque todas las acusaciones contra el Gobierno sirio de usar las sustancias tóxicas se basan en los llamados testimonios de algunas organizaciones no gubernamentales ofrecidas a distancia. Ni siquiera voy a volver a centrar la atención en los llamados Cascos Blancos que se han desacreditado por completo, porque se probó muchas veces la falsificación de los datos por ellos.

En cuanto a los testimonios que hay en relación con el uso de las sustancias químicas en el territorio bajo el control de la oposición, el Gobierno sirio y los militares de Rusia que cumplen misiones en Siria han entregado en reiteradas ocasiones a la OPAQ las pruebas materiales, incluidas las muestras a investigar. No fueron “testimonios a distancia”, sino pruebas materiales. La investigación de estas pruebas materiales entregadas a la Haya se dilata mucho.

Repito que no tengo intenciones de acusar o defender a alguien. Insistimos en la investigación objetiva de lo sucedido el pasado 4 de abril. A propósito, como ya hubo casos similares en el pasado, todo eso coincidió “por suerte” con la convocación de una conferencia sobre Siria en Bruselas por iniciativa de la UE. Cuando en la antesala de la conferencia apareció la información sobre el uso de las armas químicas en la provincia de Idlib, muchos participantes de este evento empezaron a exigir enérgicamente y con insistencia que la conferencia convocada para abordar todos los problemas del arreglo sirio fuese dedicada a este tema. En vista de una gran atención a esto y una tensión enorme que se estableció en torno a este incidente en los medios de comunicación, en el sector político, en la comunidad internacional, estamos convencidos en la necesidad de llevar a cabo su investigación internacional independiente que sea imparcial y sin emociones. Es necesario enviar a un grupo internacional de expertos objetivos y profesionales al terreno donde supuestamente tuvo lugar el uso de las armas químicas y a la base aérea de donde, según afirman nuestros colegas estadounidenses, despegaron aviones con proyectiles llenos con las sustancias tóxicas. No hemos visto algunas confirmaciones de que fue así: ni en las cadenas de televisión ni en los testimonios de la gente que estuvo en la base aérea tras el despegue de aviones y su bombardeo no hubo índices algunos en base a los que se podría decir que allí se usaron armas químicas, en general.

Pido disculpas por un comentario tan largo, pero quiero destacar que estamos convencidos al 100% de que si nuestros colegas en la ONU y en la Haya eluden esta investigación, esto pondrá de relieve que no quieren establecer la verdad. Insistiremos en esto.

Pregunta (dirigida a ambos titulares): ¿De qué modo podría persuadir al Presidente sirio, Bashar Asad, a participar participar en la transición política? Las posturas de Rusia y de EEUU en relación con Ucrania y Siria difieren. ¿Considera haber esclarecido algunas cuestiones en el curso de las negociaciones de hoy?

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Por mi parte, no estimo que a Rusia y EEUU los separe una distancia insuperable en muchos temas de la agenda internacional. Esto se refiere a Siria y Ucrania. En los discursos introductorios Rex Tillerson y yo hemos mencionado los acuerdos relativos no sólo a preservar, sino a intensificar los canales de diálogo sobre Siria y Ucrania.

Por lo que se refiere concretamente al problema de Siria, y concretamente, a Bashar Asad, hoy hemos discutido digresiones históricas, y Rex Tillerson ha dicho ser una persona nueva que prefiere no hurgar en la historia sino ocuparse de los asuntos pendientes. Pero si no sacamos enseñanzas del pasado, será difícil que prosperemos en el presente. Así está estructurado el mundo. He mencionado situaciones en que un grupo de Estados, ante todo, los de Occidente, miembros de la OTAN, estaban empeñados en destituir a uno u otro dictador, a uno u otro líder autoritario o totalitario. Para destituir al presidente de la antigua Yugoslavia, Slobodan Milosevic, la OTAN desató en 1999 la guerra en el centro de Europa, violando burdamente la Carta de la ONU, el Acta Final de la Conferencia de la OSCE en Helsinki. A propósito sea dicho, sometieron a bombardeos los estudios de TV, lo que constituye un crimen de guerra según todas las interpretaciones de las Convenciones de Ginebra, barrios residenciales. Bombas impactaron en la Embajada china, la Alianzas durante tres meses bombardeó puentes, trenes de pasajeros. Al fin y al cabo, cuando se agotaron los proyectiles y fueron destruidos todos los blancos que, aunque sea en términos convencionales, podrían haber sido catalogados entre los de doble uso, la cuestión fue sometida a examen del Consejo de Seguridad de la ONU.

Otro ejemplo es el otro dictador, Sadam Husein, ahorcado tras la invasión (en Iraq). Todos estamos al tanto de los motivos que se adujeron para argumentar la invasión. Después de aquellos sucesos, sólo Tony Blair se arrepintió al confesar públicamente que todos aquellos argumentos eran falsos. Todos ustedes saben perfectamente lo que pasa ahora en Iraq.

Luego, le tocó el turno a Muamar Gadafi. También se afirmaba que este dictador no tenía cabida en su país donde debía triunfar la democracia. También sabemos perfectamente la suerte que ha corrido Libia. La existencia de Libia como Estado está en entredicho. Nosotros junto con EEUU y otros socios (ayer, este tema lo abordaron el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, y el Presidente de Italia, Sergio Mattarella) procuramos reconstruir el Estado libio a través de la conciliación nacional, procuramos poner fin a la situación en que este país se ha convertido en un canal de inmigración ilegal, trata de esclavos, según han informado hoy a la opinión pública sus colegas periodistas.

Hablando de ejemplos no tan lejanos, cabe recordar Sudan cuyo presidente, Omar al Bashir, fue buscado por la Corte Internacional Criminal. Pasados unos años, la Administración de Barack Obama decidió que para arreglar el problema de Sudán, convendría dividir este país en dos partes. Así surgió Sudán del Sur. EEUU pidió enérgicamente que ayudáramos a obtener el consentimiento de Omar al Bashir, a quien EEUU quiere ver en la Corte Internacional Criminal, para que no se opusiera a la división de Sudán en dos Estados.

El Presidente Omar al Bashir cumplió con su palabra al comenzar a colaborar con la comunidad internacional. Sudán fue dividido en dos partes según el proyecto de la Administración de Barack Obama, pero ya el año pasado, Washington empezó a insistir en la introducción de sanciones contra su criatura, Sudán del Sur.

Así que los experimentos de este género, basados en la obsesión por destituir algún dictador, algún líder totalitario u autoritario, ya son harto conocidos. Sabemos demasiado bien cómo termina todo esto. No recuerdo ejemplos positivos cuando, después de derrocado el dictador, todo marchase como una seda. Les quedaría muy agradecido, si me trae a colación uno.

Por lo tanto, como ha recalcado reiteradamente el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, en Siria no apostamos por una persona concreta, sea el Presidente Asad o alguien otro, como ahora en Libia tratan ahora de apostar primero por Fayez al-Sarraj, luego por Jalifa Haftar. Abogamos por que entablen un diálogo y lleguen a un acuerdo. Lo mismo pasa en Siria. Todos los sirios, según reza la respectiva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, han de llegar a un acuerdo. La suerte de Siria, según está refrendado en esta resolución, han de determinarla los propios sirios, sin excepciones algunas. Lo fundamental es no retirar a uno u otro personaje del escenario político, sino llegar a un acuerdo sobre la futura arquitectura del Estado sirio, para que sea democrático, laico (en contra de lo cual se pronuncian los opositores del Comité Superior de Negociación), para que en este Estado todas las confesiones y etnias se sientan protegidas, justamente representadas en los órganos de poder. Puedo asegurarles que tan pronto este consenso sea conseguido, lo que ha de hacerse a través de la redacción de una nueva Constitución, la suerte de personas concretas se decidirá con mucho mayor eficacia y sin consecuencias trágicas para el Estado, el país y el pueblo.

Pregunta: ¿Han discutido en la reunión de hoy la supuesta intervención de Rusia en las elecciones presidenciales de EEUU? ¿Cuál es la diferencia entre el comportamiento de Rusia y EEUU en el ciberespacio? Los medios estadounidenses informan de que el programa nuclear de Irán fue perturbado por el virus Stuxnet, creado por EEUU. Hoy EEUU intenta parar con los mismos métodos, utilizando ciberarmas, el programa de desarrollo de misiles de la República Popular Democrática de Corea.

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Estamos interesados en cooperación estrecha en el ámbito de lucha contra crímenes en el ciberspacio. Ya lo habrán oído, lo hemos declarado en varias ocasiones. Hace un año y medio, en octubre de 2015, viendo la preocupación del gabinete de Barack Obama por las actividades de los supuestos hackers rusos, a quienes empezaron a cazar por todo el mundo y llevar a EEUU, ilegalmente, sin cumplir con los procedimientos jurídicos existentes, acordados por Moscú y Washington, sometiéndoles a procesamiento, le propusimos al gabinete de Barack Obama coordinar nuestras actividades, establecer contactos entre las entidades competentes, crear un mecanismo bilateral para intercambiar en tiempo real la información sobre las personas que intenten violar las normas de derecho internacionales y nacional de Rusia y EEUU. Declaramos entonces ya que no estábamos interesados en que los ciudadanos de Rusia cometieran cibercrímenes. El gabinete de Barack Obama rechazó nuestra propuesta, dejándola sin respuesta. Y sólo a finales de su mandato, en noviembre del año pasado, de repente nos propusieron organizar una reunión.  Naturalmente, nuestros colegas de entidades correspondientes se pusieron de acuerdo, pero a la última hora la administración de Barack Obama cambió de mente. Por lo visto, estaban demasiado ocupados intentando minar cuanto más las relaciones entre Rusia y EEUU antes de la llegada del nuevo gabinete.

Hoy hemos vuelto a hablar de que este asunto sigue siendo de interés para nosotros y permanece relevante. Hemos propuesto restablecer los contactos entre los portavoces del presidente de Rusia y el gabinete de EEUU y entre las entidades correspondientes. Por nuestra parte, no podemos sino aplaudir este tipo de contactos. Hemos sentido que esta vez nuestros esfuerzos brindarán un resultado como la creación de cierto canal. 

Pregunta (dirigida a ambos titulares): Ustedes han dicho, que será creado un grupo o nombrado un representante especial para recuperación de las relaciones. ¿Se trata de la reconstitución de la Comisión Presidencial bilateral?

Serguéi Lavrov: No hemos tocado este tema. La Comisión Presidencial fue enterrada por el presidente Barack Obama.  Espero que pueda ser recuperada en tal o cual formato. Sin embargo, tenemos previsto establecer unos canales para considerar los asuntos problemáticos de nuestras relaciones bilaterales, independientemente de la existencia de una estructura marco. Simplemente vamos a nombrar a gente para que haya quien analice tranquilamente dónde radican los problemas, por qué hay lugar a rencor entre nosotros, si existe o no la razón para ello en realidad. Verán, cómo podemos superar los problemas, en primer lugar, los creados artificialmente.

Pregunta: (dirigida a Rex Tillerson): ¿Ha discutido con el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, o con el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, las sanciones o algunos otros incentivos que pudiera utilizar la Administración de EEUU para hacer cambiar la conducta de Rusia? ¿Ha presentado a Vladímir Putin o a Serguéi Lavrov pruebas concretas de la injerencia rusa en los asuntos internos?

Pregunta: (dirigida a Serguéi Lavrov): En caso de que se aduzcan pruebas del empleo de armas químicas, ¿qué medidas emprendería Rusia? El presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, ha planteado la necesidad de presentar las pruebas. ¿Influiría esto de alguna manera en la destitución de Asad?

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, no ha amenazado hoy con sanciones (dicho con propiedad, no ha formulado ningunas amenazas). Hemos analizado francamente las cuestiones que figuraban en la agenda, incluidas aquellas que generan problemas, y tales cuestiones constituyen la mayoría.

Qué pasaría, si la investigación demuestre la implicación de los dirigentes sirios en los ataques químicos, es una pregunta más bien hipotética, a mi modo de ver. No queremos hacer cábalas, porque ya las han hecho aquellos quienes han instrumentado una campaña histérica sobre la necesidad de arrasar Siria mediante bombardeos, no dejando piedra sobre piedra en su suelo.

El Senado y la Cámara de Representantes de EEUU lanzan semejantes llamamientos tras los golpes que la parte estadounidense ha asestado contra el aeródromo sirio.

No queremos especular con asuntos de suma importancia, tales como el empleo de armas químicas, los intentos de justificar a alguien o simular ataques con empleo de agresivos tóxicos. Queremos establecer la verdad en plena consonancia con los principios que rigen las leyes estadounidenses y rusas, así como las de cualquier país normal. La presunción de inocencia ha de ser respetada. Si, como ya he dicho, a nuestra propuesta oficial sobre una investigación imparcial y no preconcebida, remitida hoy a La Haya, se le ponen trabas, sacaremos las conclusiones pertinentes respecto a los promotores de estas trabas.

Por lo que se refiere a las afirmaciones, exteriorizadas aquí y referentes a las supuestas pruebas irrefutables, en poder de la Administración de EEUU, sobre nuestra intromisión en la campaña electoral, me veo obligado a plantear una vez más que no hemos visto una sola prueba, ni siquiera un indicio de las pruebas. No sé quién las habrá visto. Nadie nos ha presentado nada ni ha dicho nada, aunque reiteradamente solicitamos aducir los datos en los que se basaban estas acusaciones descabelladas.

Hoy, ya lo he mencionado, estamos al tanto de que existe toda una legión de gente deseosa de socavar definitivamente nuestras relaciones para promover sus ambiciones en la política interna y, tal vez, en la exterior también. Se trata de juegos con unos designios y resultados infames. Preséntennos pruebas concretas, entonces podremos responder.

Pregunta (dirigida a ambos titulares): EEUU ha enviado al área de la Península de Corea el portaviones Carl Vinson con buques de escolta. ¿Se ha discutido este asunto durante las negociaciones y los posibles riesgos que este hecho implica para la región?

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Puedo repetir que entre otros muchos temas hemos discutido la situación en Península de Corea y en torno a ésta. Según he entendido, pese a todos las matices, tal vez, sustanciales, se asiste a la aspiración común a arreglar este problema exclusivamente por métodos pacíficos y conseguir la desnuclearización de la Península de Corea por vía negociada. Los participantes de lo que antes se denominaba “proceso a seis bandas”. Nosotros y nuestros colegas chinos tenemos determinadas ideas. Hemos de unirnos en torno al deseo de resolver este problema exclusivamente con métodos pacíficos.

Pregunta: El Presidente de EEUU, Donald Trump, se ha referido al Presidente de la República Árabe de Siria, Bashar Asad, como a un “animal”. Ustedes siguen apoyando a este hombre. ¿Hasta cuándo Rusia arriesgará las vidas de sus militares y gastará dinero para defenderlo?

Serguéi Lavrov (responde después de Rex Tillerson): Sólo puedo reiterar que, lo mismo que en el caso de los así llamados “piratas informáticos rusos” y los incidentes químicos en Siria, quisiéramos, aparte de numerosas afirmaciones verbales, obtener algunos testimonios materiales. Hasta el momento, no disponemos de tales testimonios. Vuelvo a insistir que prestamos ayuda a Siria a solicitud del gobierno legítimo de este país miembro de la ONU, contra el que el Consejo de Seguridad no ha decretado ningunas sanciones. Estamos allí para combatir el terrorismo. Procuramos impedir que en Damasco campen por sus respetos el Estado Islámico y Jabhat al-Nusra. Si Ud. analiza los hechos, verá que en el último año y medio, la coalición amalgamada por la Administración de Barack Obama, en esencia, no cumplió las misiones, en aras de las cuales había sido cuales constituida. No combatió enérgica, eficaz e insistentemente el Estado Islámico y Jabhat al-Nusra, hasta que llegara a Siria la Fuerza Aeroespacial de Rusia. Aun después de ello, bajo la Administración de Barack Obama, la coalición encabezada por EEUU asestó golpes sólo contra algunas posiciones del Estado Islámico. Por lo que a Jabhat al-Nusra se refiere, siempre trataba con indulgencia a esta organización. Tenemos una fuerte sospecha que hasta ahora nadie ha podido disipar, de que a Jabhat al-Nusra la cuidan para en algún momento poner en marcha un plan B, intentado derrocar por vía violenta el régimen de Asad. Ya me he referido a las consecuencias que ello podría acarrear. Las hemos observado en Iraq y Libia. Confío de todas formas que se impondrán los criterios de la gente que  saca las lecciones de la historia.

Desde luego, es imprescindible indagar los crímenes cometidos en Siria y castigar a los culpables. Como dijera no hace mucho mi colega estadounidense, cada cosa a su tiempo. Es preciso establecer las prioridades. Hace poco, Washington ha anunciado que la prioridad Nº 1 es el Estado Islámico. Según expresó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, todos nosotros estamos en condiciones de desarticular el Estado Islámico, sin tocar el régimen de Asad. Lo mismo me decía el ex secretario de Estado de EEUU, John Kerry, añadiendo que la Administración de Barack Obama estaba convencida de que el Estado Islámico, los terroristas en Siria representaban una amenaza mucho más grave y seria que el régimen de Asad. En este ámbito nuestras posturas son afines. Es preciso discernir las evidentes amenazas comunes. Si es preciso combatir al Estado Islámico, si es posible derrotarlo sin derrocar al régimen, al derrocar al régimen, bien se perder ante el Estado Islámico. Rijámonos por un sano pragmatismo, pero no por las emociones.

 

mid.ru

 

 

Pregunta: Este año, se cumplen 25 años desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Azerbaiyán. ¿Cómo evalúa las relaciones entre ambos países en la etapa actual?

Respuesta: En efecto, las relaciones diplomáticas entre nuestros Estado fueron establecidas hace 25 años, y esta importante fecha vamos a festejar el próximo 4 de abril. Pero es harto conocido que las nexos entre los pueblos de Rusia y Azerbaiyán, sin pecar de exagerados, hunden sus raíces en un pasado remoto.

Hoy por hoy, Rusia y Azerbaiyán son socios estratégicos. Nuestra cooperación se basa en los principios de la igualdad de derechos y buena vecindad, en las tradiciones seculares de la amistad, una historia y cultura comunes. Durante el cuarto de siglo transcurrido, hemos logrado preservar y notablemente acrecentar esta herencia, apoyándonos en dos documentos fundamentales: el Tratado de amistad, cooperación y seguridad recíproca, del 3 de julio de 1997, y la Declaración sobre la amistad y la asociación estratégica, del 3 de julio de 2008.

Hacemos constar con satisfacción que las relaciones entre Rusia y Azerbaiyán siguen avanzando sostenidamente en todos los derroteros, adquiriendo una nueva calidad. Resulta difícil sobrevaluar el papel que en los esfuerzos conjuntos desempeña un diálogo de confianza entre los jefes de nuestros dos Estados.

Notables éxitos se han registrado en la economía. En 2014, nuestros intercambios comerciales alcanzaron la cifra récord, situándose en 4.000 millones de dólares. Es cierto que luego se dejó sentir el efecto negativo de la volatilidad de los tipos de cambio de las divisas nacionales. Ahora estamos promoviendo una intensa labor con vistas a impulsar los intercambios comerciales e inversionistas. Para cumplir esta tares tenemos pensado aprovechar al máximo los vínculos interregionales, la interacción de los círculos empresariales de ambos países.

Entre nuestras prioridades invariables figura la cooperación en el campo de las Humanidades, poniendo énfasis en consolidar el espacio cultural y educativo común que hemos heredado.

En calidad de plataforma probada para discutir los problemas actuales de la evolución de la sociedad contemporánea ha cristalizado nuestro proyecto conjunto: el Foro internacional de Humanidades de Bakú bajo el patrocinio de los Presidentes de Rusia y de Azerbaiyán que ha merecido un amplio reconocimiento en el mundo.

Rusia y Azerbaiyán no sólo son amigos, sino también vecinos en el Cáucaso y el Caspio. Por lo tanto, promovemos un diálogo sustancioso no sólo forma bilateral sino también multilateral.

Rusia sinceramente desea que su vecino del sur sea un Estado estable, próspero y abierto para una amplia cooperación. Estoy convencido de que el sucesivo fomento de las relaciones entre Rusia y Azerbaiyán responde a los intereses vitales de nuestros pueblos y está llamado a consolidar la paz, seguridad y estabilidad en el Cáucaso del Sur.

Pregunta: El arreglo negociado del conflicto en Alto Karabaj es una de las prioridades de la política exterior de Rusia. El año pasado, igual que en los años anteriores, no se emprendieron pasos algunos para arreglar el conflicto. ¿Cuál es la causa? ¿Le preocupa a Rusia, en tanto copresidenta del grupo de Minsk de la OSCE, y, lo que es fundamental, un país situado en esta área, el que el conflicto perdure?

Respuesta: Desde luego que preocupa. A nosotros nos importa lo que sucede en la región vecina. Estamos interesados en que se restablezcan allí la paz y la tranquilidad, se abran las fronteras, retornen los refugiados, se reanuden el comercio y la cooperación económica. Justamente por ello el arreglo del conflicto en Alto Karabaj figura entre las indudables prioridades de nuestra política exterior.

No puedo dejar de reconocer que no se han dado pasos algunos para impulsar el arreglo. El Alto Karabaj concita constantemente la atención de los mediadores internacionales que aplican esfuerzos tanto colectivos como individuales para dar solución a este problema.

Refiriéndonos a Rusia, puedo decir que al año pasado, a iniciativa del Presidente Vladímir Putin, San Petersburgo acogió a la cumbre tripartita dedicada al tema en cuestión. La problemática del arreglo en Alto Karabaj siempre ocupa un importante espacio en las conversaciones entre Vladímir Putin y los dirigentes de Azerbaiyán y de Armenia. En particular, fue pormenorizadamente analizada durante la visita efectuada por Serzh Sargsyán a Moscú el pasado 15 de marzo. También se mantienen negociaciones sustanciosas con los titulares de las carteras de Exteriores: en febrero hablamos con el canciller armenio Edward Nalbandián, a comienzos de marzo, con su homólogo azerbaiyano, Elmar Mamedyárov.

Cabe tener en cuenta que al arreglo en Alto Karabaj es un tema sumamente delicado, por lo cual todos los detalles de las negociaciones revisten un carácter confidencial. Al propio tiempo, puedo decir que muchos aspectos ya han sido acordados. Quedan pendientes algunas cuestiones, pero son las más complicadas. Hasta el momento, no se ha llegar a un consenso. Ello no obstante, el trabajo continúa.

Pregunta: Después de lo acaecido en abril del año pasado, Rusia emprendió enérgicos esfuerzos mediadores para dar solución negociada al conflicto. Aunque esto no fue anunciado oficialmente, la prensa se refiere a un “plan de Lavrov” para arreglar el conflicto. ¿Realmente existía tal plan? Y, si existía, ¿cuál fue su destino?

Respuesta: En reiteradas anuncié públicamente que no existía ningún “plan de Lavrov”. El meollo de las ideas que se debaten ahora lo constituyen las propuestas, colectivamente diseñadas por los tres países copresidentes de grupo de Minsk de la OSCE. Más bien se trata de unas tesis anunciadas por los Presidentes de Rusia, EEUU y Francia en las declaraciones conjuntas sobre el arreglo en Alto Karabaj. Son harto conocidas. Sin rechazar en general esta médula, las partes enfocan desde una óptica distinta la secuencia el orden de la materialización práctica de sus elementos. No se trata de cambiarla ni de adelantar algunos planes nuevos que modifiquen radicalmente el esquema diseñado por los copresidentes.

Lo fundamental es ayudar a las partes a esbozar una solución política equilibrada que les permita proceder a redactar documentos jurídicamente vinculantes.

Pregunta: En fechas recientes, los Jefes de los Estados Mayores Generales de las FFAA de Rusia y de EEUU se han reunido en Bakú. Este encuentro fue evaluado en alto por los políticos y expertos de Azerbaiyán. Partiendo de que ambas partes atribuyen mucha importancia al estatuto de Azerbaiyán en la zona, ¿sería factible intensificar la cooperación entre Washington y Moscú en el tema del conflicto de Alto Karabaj?

Respuesta: Efectivamente, el pasado 16 de febrero, la capital de Azerbaiyán fue escenario de la reunión entre el jefe del Estado Mayor General de las FFAA de Rusia, Valeri Guerásimov, y el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor de las FFAA de EEUU, Joseph F. Dunford, en el curso de la cual se discutió la interactuación antiterrorista entre ambos países, particularmente, en Oriente Próximo.

Rusia, EEUU y Francia son copresidentes del grupo de Minsk de la OSCE, principal plataforma de negociaciones sobre el arreglo en Alto Karabaj. Esta troika se quedó constituida en 1997 y desde entonces aplica un enfoque único a los problemas que aborda.

Me he referido ya a las declaraciones conjuntas hechas a nivel cumbre y encaminadas a incentivar a las partes a buscar fórmulas de compromiso sobre los aspectos clave del arreglo. Se ha entablado una interacción estable entre los departamentos diplomáticos. Un ejemplo fehaciente de ello es la cumbre armenio-azerbaiyana, convocada a iniciativa del secretario de Estado de EEUU a raíz de los sucesos de abril del año pasado, con la participación del ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia y el secretario de Estado para Europa de la cancillería francesa, en la que se analizaron importantes cuestiones vinculadas a la estabilización en la zona del conflicto. A su vez, parte, los copresidentes estadounidense y francés fueron invitados a la fase final de la mencionada cumbre en San Petersburgo. Los tres copresidentes mantienen una intensa interactuación entre sí. Visitando con regularidad la zona, por regla general, adoptan postura única en las negociaciones con los dirigentes de Azerbaiyán y de Azerbaiyán. Creo que tal enfoque único prueba la posibilidad y necesidad de cooperar en materia de arreglo de los conflictos internacionales.

Confío en que nuestra estrecha interactuación con Washington y París en la problemática de arreglo en Alto Karabaj continuará.

Pregunta: ¿Cómo estima Rusia la participación de Azerbaiyán en la integración eurasiática? ¿Desea Moscú que Bakú pase a formar parte de la Unión Económica Eurasiática?

Respuesta: Sólo podemos aplaudir la posible participación de Azerbaiyán en la integración eurasiática. En dos años de existencia de la Unión Económica Eurasiática, el número de sus miembros aumentó de tres a cinco. Este hecho viene a corroborar que la Unión Económica Eurasiática ofrece a los Estados miembros considerables preferencias que un país puede obtener únicamente si integra un espacio económico único.

Hoy por hoy, la Unión Económica Eurasiática es un mercado de alta capacidad con una población superior a 182 millones de personas que garantiza las cuatro libertades: el libre movimiento de mercancías, servicios, capitales y mano de obra. Mención aparte merecen las ventajas que ofrece la defensa conjunta de los intereses comerciales exteriores: resulta mucho más eficaz hacer valerlos ante terceros países formando parte de una comunidad integracionista tan fuerte.

 

mid.ru

 

 

Buenos días,

Las negociaciones con mi homólogo, ministro de Asuntos Exteriores de la República de Armenia, han sido constructivas, densas en contenido y detalladas.

Hemos abordado casi la totalidad de las relaciones bilaterales. Hemos considerado en detalle el cumplimiento de los acuerdos sobre la coordinación de nuestras actividades en el marco de organismos internacionales.

Hemos inaugurado una exposición de documentos de archivo dedicada al 25º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas. Es el primer paso de toda una serie de eventos dedicados a esta fecha memorable. Los documentos en cuestión fueron firmados hace 25 años el día 3 de abril.

En todos estos años las relaciones bilaterales se han ido desarrollando de una forma paulatina y dinámica. Se alcanzaron importantes acuerdos en la esfera de la economía, el comercio y las inversiones. Un impulso adicional a nuestra colaboración fue concedido por la reciente visita a Moscú del primer ministro de Armenia, Karén Karapetián. Estamos preparando una reunión de turno de los presidentes de ambos Estados. Está avanzando la interacción de los organismos legislativos.

Rusia es el principal socio de Armenia en la esfera del comercio exterior. A pesar de la volatilidad que se viene observando en la economía mundial, los volúmenes del intercambio comercial siguen siendo bastante altos, superando el año pasado el nivel de 1.000 millones de dólares. En las inversiones rusas acumuladas recae cerca del 40% de todas las inversiones en Armenia. Se están poniendo en práctica importantes proyectos conjuntos en los sectores de hidrocarburos, energía, telecomunicaciones y la banca.

Hemos abordado la puesta en práctica del Programa de cooperación económica a largo plazo entre Rusia y Armenia para el período de hasta 2020.

Contamos con unos intensos vínculos en la esfera humanitaria. El año pasado se celebraron las Jornadas de Rusia en Armenia, la Semana del cine ruso, Días de Moscú y de San Petersburgo, Días de la lengua rusa. En noviembre del año pasado se celebró en Ereván el segundo Foro juvenil Rusia-Armenia “Oteando juntos el porvenir”.

Estamos convencidos de que los contactos entre los dos pueblos seguirán fomentando el desarrollo de las relaciones bilaterales. Me gustaría expresar mi satisfacción por el hecho de entrar en vigor a partir de mañana las modificaciones al Acuerdo entre el Gobierno de la Federación de Rusia y el Gobierno de la República de Armenia sobre viajes exentos de visado para los ciudadanos de ambos países. De acuerdo con las modiciaciones en cuestión, ciudadanos rusos podrán viajar a Armenia con el pasaporte interno.

Consideramos que Ereván es uno de los socios clave de Rusia en las CEI y un participante activo de todos los procesos de integración. Continuaremos interaccionando con Armenia en el marco de la Unión Económica Euroasiática, la OTSC y la CEI y coordinando nuestras actividades en el marco de la ONU, la OSCE, la BSEC, el Consejo de Europa y demás organismos.

Hemos intercambiado opiniones sobre la situación en Cáucaso del Sur, incluida la situación actual en Alto Karabaj. Rusia se pronuncia por la búsqueda de desenlaces que sean aceptados por las partes enfrentadas en el conflicto, en función de los documentos firmados en los últimos años con la participación de los presidentes de Armenia y Azerbaiyán y los líderes de los países copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, Rusia, EEUU y Francia.

En general, estoy convencido de que las negociaciones propicien el desarrollo de las relaciones de amistad y de aliados.

Pregunta: En estos momentos, el arreglo del conflicto en Alto Karabaj está parado. Es evidente que dicha circunstancia tiene que ver con la postura escasamente constructiva de la parte azerbaiyana que además achaca toda la culpa a los negociadores. Se acusa de inacción al Grupo de Minsk de la OSCE y se busca cambiar a toda costa el formato de las negociaciones, para que se celebren a nivel parlamentario. ¿Le parece que el cambio del formato podría promover la solución del problema de Alto Karabaj?

Respuesta: Si realmente nos atenemos al acuerdo de principio de buscar fórmulas de compromiso, entonces, en mi opinión, no existe alternativa alguna al formato actual que incluye a los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE. Los líderes de Azerbaiyán y Armenia se han pronunciado a favor de ello en más de una ocasión en los documentos que firmaron o que aprobaron de forma conjunta. Los miembros de la OSCE también apoyaron reiteradamente el liderazgo de los tres países copresidentes del Grupo.

No es ninguna inacción lo que hacen los países en cuestión, de ninguna manera lo calificaría de esta forma. En los documentos tripartitas que se difundieron con regularidad en calidad de documentos oficiales de la OSCE, los copresidentes apoyaron la intensificación del proceso de las negociaciones. En el más reciente de estos documentos, aprobado al margen de la Conferencia de Seguridad de Múnich, se subrayó de forma inequívoca la inadmisibilidad del uso de la fuerza para el arreglo de todo tipo de situaciones, incluido el arreglo del problema de Alto Karabaj, así como de la retórica beligerante. Se subrayó además la necesidad de poner en práctica la totalidad de los acuerdos alcanzados en las Cumbres de Viena y San Petersburgo, en las que además de los presidentes de Azerbaiyán y Armenia, tomó parte el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Dichos documentos no son secretos y hablan claramente de la necesidad de seguir trabajando en el formato actual y en función de los principios acordados por las partes con el apoyo de los copresidentes.

Pregunta: ¿De qué forma tienen previsto los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE conseguir el cumplimiento de los mencionados acuerdos, si Azerbaiyán de hecho se niega a observarlos?

Comente los intentos de Bakú de cerrar la oficina de la OSCE en Ereván.

Respuesta: En cuanto a los debates que ha habido en la OSCE en torno a la Oficina del organismo en Ereván, no nos es indiferente su destino. En general siempre hemos apoyado la postura de que las oficinas han de ser abiertas de acuerdo con el deseo del pertinente miembro de la OSCE. En este caso concreto además la Oficina es dirigida por un ciudadano ruso.

En cuanto a los programas concretos cumplidos por las oficinas en uno u otro país, por supuesto han de corresponder con los principios de la OSCE y no deben provocar dudas algunas. En este caso nuestros interlocutores azerbaiyanos sí que han tenido ciertas dudas. Alemania y este año Austria en su calidad de presidente de la OSCE se dedicaron a solucionar esta situación. Me parece que las más recientes propuestas de Austria permiten dar solución a todos los problemas en torno a la oficina en Ereván. Espero que así sea y que próximamente esta situación desagradable para la OSCE sea superada.

En cuanto a los planes de los copresidentes sobre el cumplimiento de los acuerdos existentes, no tienen otra opción más que los recursos políticos y diplomáticos. Seguiremos promoviendo en cooperación con nuestros interlocutores estadounidenses pasos que permitan crear condiciones idóneas para que se celebren unas negociaciones constructivas que hagan relajarse las tensiones en torno al arreglo en Alto Karabaj. De esta forma podrían considerarse en la mesa de las negociaciones aquellas propuestas concretas que ha promovido, como bien saben, la parte rusa y que recibieron apoyo activo de EEUU y Francia en su calidad de copresidentes.

Pregunta: Comente la declaración del presidente de EEUU, Donald Trump, sobre la necesidad de crear en Siria “zonas de seguridad” que han de ser costeadas por los países del Golfo Pérsico.

Respuesta: Abordé este tema durante mi reunión con el Secretario  Estado de EEUU, Rex Tillerson, celebrada el pasado 16 de febrero al margen de la reunión ministerial de los G-20. Me informó de que el concepto en cuestión se estaba precisando. Quedamos a la espera de mayores detalles. Partimos de que este tipo de iniciativas había de tener en cuenta la situación real que se vive en Siria, donde, por decirlo de alguna forma, actúan distintos países, tanto en tierra como desde aire. Por supuesto, insistiremos en que cualquier iniciativa relativa al territorio sirio sea acordada con el Gobierno de la República Árabe. De lo contrario no será fácil poner en práctica ningún plan. Además partimos de que la iniciativa estadounidense vela por los intereses de las personas que han abandonado temporalmente sus domicilios, para que puedan sentirse seguros y no correr ningún tipo de riesgos. Seguramente otro planteamiento de la iniciatva en cuestión es conseguir la reducción del flujo migratorio que cada vez provoca mayor preocupación en los países europeos y en EEUU. Hemos expuesto en rasgos generales nuestras expectativas y esperaremos detalles por parte de Washington. En general, estaríamos dispuestos a considerar otras iniciativas relativas a nuestra interacción en Siria. Esperamos que EEUU estén realmente interesados en interaccionar en la solución de la crisis siria, tal como lo anunciaron el presidente Donald Trump y el portavoz de la Casa Blanca. Pero ello incluye por supuesto una lucha implacable contra el Estado Islámico y el Frente al-Nusra y el inicio del proceso político.

Pregunta: Mañana se celebrará la reunión de Ginebra, a la cual, como todos sabemos, no fueron invitados algunos representantes de la oposición, en concreto, del movimiento Hmeimim y de los kurdos. ¿No ralentizará esta circunstancia el arrego sirio?

Respuesta: Como sabrán, nuestra iniciativa de celebrar reuniones de Astaná se planteaba estilmular a la ONU a cumplir con su mandato de una forma más activa. Mañana en Ginebra, también gracias al impulso lanzado por las reuniones de Astaná, se reanudarán las negociaciones promovidas por la ONU. Garantizamos una actitud bastante constructiva a la hora de seleccionar a los participantes. Estarán representados los grupos formados en su momento en El Cairo, en Moscú y en Riad. Estarán además representantes de la oposición armada que participan en las reuniones de Astaná y que firmaron junto con el Gobierno sirio los pertinentes acuerdos sobre el cese de las hostilidades.

Verdad es que en la reunión de Ginebra podría haber una mayor representación. Ha mencionado a los kurdos. Nos pronunicamos de forma consecutiva por el cumplimiento de las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU y por la presencia de todas las fuerzas de la oposición, algo que no es posible sin los kurdos. Entendemos que existen ciertas dificultades con la postura de unos u otros agentes externos. Sin embargo, no creo que estas negociaciones paralicen el proceso de paz en Siria. Existen obstáculos mucho más graves. Con todo y eso, es un paso en la dirección correcta. Y, por supuesto, las siguientes etapas no serán posibles sin asistir a ellas los representantes de todas las fuerzas de la oposición siria, los kurdos sirios incluidos.

Pregunta: ¿Ha abordado durante su conversación telefónica con el Secretario de Estado Tillerson el tema de la cooperación bilateral y algunos pasos concretos del arreglo sirio? ¿La liberación de al-Raqa, tal vez?

Respuesta: No hemos abordado la crisis siria ni ninguna otra cuestión sustanciosa. Los temas que menciona fueron abordados en la reunión de Bonn del pasado 16 de febrero. Ayer el Secretario de Estado llamó exclusivamente para expresar sus condolencias por el fallecimiento trágico de Vitali Churquin. Habló de una forma muy entrañable, de la misma forma que lo hizo el presidente Trump.

 

mid.ru

 

 

Nos hemos reunido con el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson. La reunión ha sido pragmática, práctica y, diría yo, eficaz en el sentido que hemos confrontado nuestras posturas sobre los pasos siguientes en las direcciones abordadas por nuestros presidentes durante su conversación telefónica del pasado 28 de enero. Hemos confirmado los intereses comunes y los que coinciden, ante todo, en lo que se refiere a la lucha implacable contra el terrorismo, en el contexto de arreglo político en relación con la cooperación en el ámbito de arreglo sirio y de otros países de la región donde se arraigó el terrorismo. Hemos abordado la situación en Afganistán, en Ucrania. En todas estas direcciones nuestros socios estadounidenses están interesados en adherirse a los esfuerzos que se emprenden para superar estos conflictos.

Cuando el equipo encargado de estos asuntos en el Departamento de Estado y otras entidades quede constituido, estaremos dispuestos a establecer los respectivos contactos. Naturalmente, no hemos podido resolver todos los problemas. Creo que nunca podrán resolverse en las relaciones entre tales grandes potencias como Rusia y EEUU. Mientras, tenemos un entendimiento común de que en los ámbitos donde coinciden los intereses que no son pocos tenemos que avanzar, demostrar la capacidad de EEUU y Rusia de desempeñar el papel que tienen gracias a sus posiciones en la arena internacional.

Hemos abordado la situación en las relaciones bilaterales que fueron seriamente socavadas por la administración de Barack Obama, especialmente en sus últimos meses. El Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, confirmó la disposición expresada por el presidente de EEUU, Donald Trump, durante su conversación con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, a superar este período, eliminar todo lo secundario y artificial con el entendimiento de que en las relaciones siempre quedarán asuntos que será necesario acordar y resolver. Está claro que no podremos superar todas las discrepancias a la vez.

Hemos acordado continuar contactos. Tendremos muchas posibilidades de hacerlo en los próximos meses. Partiremos de que se celebrará la reunión del presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el presidente de EEUU, Donald Trump, cuando consideren posible.

Preguntas: ¿Se ha abordado la cuestión de sanciones?

Respuesta: Las sanciones no se han abordado. Partimos de que es una irregularidad y los que han recurrido a las sanciones deben evaluar para sí mismos cuánto eficaz es esto y en qué medida corresponde a una comunicación habitual entre Estados, en qué medida los intentos artificiales de politizar uno u otro tema corresponden a los intereses de los propios Estados que recurren a esto.

Pregunta: ¿Ha dado el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, su valoración a las negociaciones en Astaná?

Respuesta: Sí, ha manifestado su disposición a apoyar este proceso. Como saben ustedes, el embajador de EEUU en Kazajstán, George Krol, asistió en calidad de observador a la reunión celebrada en Astaná en enero pasado y asiste a la reunión de hoy también. Enviamos la correspondiente invitación a EEUU. Washington decidió que en el período de constitución de la Administración estadounidense y de la división del Departamento de Estado que se ocupa del arreglo sirio, iría a Astaná su embajador en Kazajstán quién, repito, asistió a las reuniones celebradas en enero y hoy.

Pregunta: ¿Cuáles son sus impresiones del Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, en su nueva calidad?

Respuesta: No me he encontrado antes con Rex Tillerson. Ya he dicho que la reunión ha sido eficaz, pragmática, abierta y, me parece, útil.

 

mid.ru

 

 

Estimado señor ministro,

Estimados colegas y amigos,

En primer lugar, me gustaría agradecer a la administración de la Universidad del Pireo por haberme otorgado el grado de doctor honoris causa. Se han dicho de mí muchas cosas bonitas, es muy halagador. Muchas gracias. En Rusia su centro docente es conocido como uno de los más importantes del país, sitio de formación de profesionales de muy alto nivel. Resulta por ello más halagador que se me haya elegido doctor honoris causa precisamente por su Universidad.

Aplaudimos la aportación de la Universidad de Pireo al desarrollo de las relaciones bilaterales.

La amistad que une a los pueblos de Rusia y Grecia hunde sus raíces en la cultura ortodoxa, en los valores espirituales compartidos y en la cercanía de las dos civilizaciones. Nos complace hacer constar que Atenas se acuerda de la aportación de Rusia a la lucha de su país por la independencia. Uno de los símbolos de la Historia común es la figura del conde Ioannis Kapodistrias que a lo largo de varios años dirigió el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y se convirtió más tarde en el fundador y el futuro primer presidente del Estado griego independiente. Por supuesto, nunca olvidaremos la lucha común de los dos pueblos por la justicia y la independencia. Ocurrió en más de una ocasión en los siglos XIX-XX, sobre todo cuando combatimos juntos contra el nazismo.

Hoy, a pesar de una situación muy delicada que se vive en el mundo, la cooperación ruso-griega está avanzando de forma paulatina en las más diversas esferas. El sincero diálogo mantenido con regularidad a alto nivel concede un potente impulso a las labores conjuntas. El año pasado efectuó dos visitas a Rusia el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, y en pasado enero el presidente de Rusia recibió en Moscú a su homólogo griego, Prokopis Paulopoulos. El acontecimiento central de la agenda bilateral de este año ha sido la visita del presidente ruso, Vladimir Putin, a Atenas y al santo monte de Athos, efectuada en pasado mayo. Al término de las negociaciones celebradas en Atenas se aprobó una declaración política y se firmó un extenso paquete de documentos relativos, entre otras cosas, a la cooperación en la esfera de la economía, las inversiones, la energía, el turismo, la agricultura y la interacción regional.

 Se pone en práctica con éxito el Plan de acción para el período de 2015-2016 firmado por el presidente de Rusia y el primer ministro de Grecia durante la visita a la Federación de Rusia del Alexis Tsipras realizada el año pasado. Se está desarrollando la cooperación entre los parlamentos de los dos países y en lo que queda de año ha de tener lugar la visita a Rusia del presidente del Parlamento griego, Nikos Vutsis.

Por razones ajenas a la voluntad de la parte rusa, los volúmenes del intercambio comercial se están reduciendo en términos de valor. Sin embargo, en términos físicos el comercio está ofreciendo un cierto crecimiento, más del 13 por ciento, de acuerdo con nuestras estimaciones, aunque, por supuesto, habría que mejorar la situación. Y es evidente que podemos hacer mucho más para revertir esta tendencia.

Hoy junto con nuestros interlocutores griegos estamos dando los necesarios pasos prácticos, ampliando, por ejemplo, los intercambios entre las provincias rusas y griegas, fomentando los vínculos directos entre los círculos empresariales y poniendo en práctica los proyectos de inversiones. Un importante papel es asumido por la Comisión mixta ruso-griega para la cooperación económica, industrial y científico-técnica que empezará mañana en Atenas su décima reunión.

A lo largo de más de 20 años Rusia sigue siendo un fiable suministrador de fuentes de energía al mercado griego, cubriendo el 60% de la demanda de  gas y más del 15% de la demanda de petróleo. El pasado 10 de octubre fue firmado el Acuerdo intergubernamental sobre la “Corriente turca” que prevé el tendido de un fragmento de gasoducto hacia Grecia, lo que abre nuevas perspectivas para la cooperación. Por supuesto, tras la nada agradable experiencia con el “Nord Stream”, Rusia tenderá el mencionado fragmento únicamente tras recibir de Bruselas unas garantías sólidas de la puesta en práctica del proyecto en cuestión. Ponemos las esperanzas en que en Bruselas la actitud pragmática se imponga a la politizada.

Los intercambios culturales y humanitarios representan un factor muy relevante del mantenimiento de confianza y comprensión mutua entre nuestros pueblos. Bajo el patronazgo del presidente de Rusia y del primer ministro griego se está llevando a cabo con éxito el proyecto de los Años Duales de Rusia en Grecia y viceversa. El nutrido programa incluye cerca de 170 eventos en las más variadas esferas, empezando por la cultura y acabando por la economía y la popularización de las lenguas rusa y griega. Los eventos se celebrarán, además de Moscú, San Petersburgo, Atenas y Salónica, sino también en otras partes de Rusia y Grecia.

Este año, Moscú, junto con la parte griega, organizará eventos solemnes dedicados al 1.000 aniversario de la presencia de monjes rusos en el santo monte de Athos.

Hacemos constar con satisfacción que los turistas rusos vuelven a elegir Grecia como destino turístico. En el primer semestre de este año su número aumentó en más del 20% en comparación con el primer semestre del año pasado. Seguiremos propiciando este tipo de contactos entre nuestros países.

Por desgracia, el fomento de la cooperación se ve obstaculizado por la actual recesión en las relaciones entre Rusia y la UE que la parte rusa no ha promovido. Con frecuencia se llega a asegurar a nivel de políticos y de expertos que Moscú ha de asumir la responsabilidad por las actuales tensiones en el continente.

Ésta es la tonalidad del Informe estratégico de las relaciones con Rusia, cuyos resultados fueron hechos públicos en la reunión del Consejo Europeo de los pasados días 20 y 21 de octubre. Me gustaría recordar que invariablemente nos hemos mostrado dispuestos a promover el acercamiento con la UE en una serie de campos, empezando por la introducción del régimen libre de visados y acabando por la formación de una sólida alianza en la esfera de energía. Hemos formulado propuestas concretas que permitan conceder un carácter realmente estratégico a nuestra cooperación, un factor de indudable beneficio para las dos partes.

Por desgracia, en este sentido no hemos obtenido resultados algunos, dado que nuestros interlocutores occidentales se dejaron llevar por la euforia causada por el fin de la Guerra Fría y se dejaron dominar por la renuncia al diálogo paritario, por los deseos de hacerse con el espacio geopolítico que no les pertenece, por dividir a todos en “quienes están con nosotros” y “quienes están contra nosotros”. El fruto más impactante de esta actitud fue el golpe de Estado anticonstitucional perpetrado en Ucrania y apoyado por EEUU y una serie de Estados europeos.

Provoca especial preocupación el rumbo político que está aplicando la OTAN, encaminado a contener a Rusia, pero que en realidad está minando la estabilidad estratégica en el continente europeo. En la proximidad de nuestras fronteras se está creando la infraestructura militar, se está destinando equipo técnico y tropas, está aumentando el número y la envergadura de las maniobras. No se deja de crear el sistema de defensa antimisiles. Es de lamentar que los altos cargos de la OTAN eviten mantener un diálogo profesional con Rusia y la OTSC sobre la elaboración de medidas colectivas de lucha contra amenazas reales y no ficticias. En estas condiciones se vuelve más actual una antigua iniciativa rusa consistente en que se empiece a poner en práctica el principio de la seguridad paritaria e indivisible en la región euratlántica proclamado en el marco del OSCE y del Consejo Rusia – OTAN.

En más de una ocasión hemos señalado que no tenemos la intención de “dar un portazo”, porque en nuestras relaciones con Occidente no hay problemas que no tengan solución, si hay buena voluntad.

Para revertir la actual tenencia negativa, sería necesario renunciar a la nefasta práctica de juego “con resultado nulo”, a los intentos de imponer acuerdos que sólo beneficien a una parte y pasen por alto los intereses de la otra. Dicho sea de paso, esperamos de la OTAN una respuesta a las propuestas formuladas por Rusia sobre la reanudación de las labores paritarias del Consejo Rusia – OTAN. Nuestras propuestas sobre la normalización de las relaciones con la UE le fueron transmitidas al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker en pasado junio. También estamos esperando la respuesta.

Seguimos considerando factible la creación de un espacio económico y humanitario común que se extienda desde el Atlántico hasta el Pacífico y fomente el desarrollo sostenible de todo el continente eurasiático. Estamos convencidos que la complementariedad y la interdependencia de nuestras economías, el uso de sus ventajas naturales podrían promover una unión paulatina de los mercados y permitir dar una solución conjunta y eficiente a muchos problemas, incluido el incremento de la competitividad en el mundo actual, donde no es nada fácil salir adelante. Durante cerca de un año llamamos a la UE a entablar el diálogo con la Unión Económica Eurasiática. La situación se simplificaría, de haber analizado la UE de forma honesta las razones de falta de progreso en el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk elaborados para la solución de la crisis en Ucrania. Las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk están dispuestas a cubrir su parte del trayecto con el apoyo de Rusia y en función de la secuencia de pasos acordada en Minsk el 15 de febrero de 2015. Pero las autoridades de Kiev también deberían cumplir con los compromisos asumidos. Es evidente que los habitantes de Donbás tienen derecho al autogobierno a nivel local, así como a usar su lengua materna y a tener su identidad cultural que son sin lugar a dudas, valores europeos.

Rusia seguirá promoviendo a nivel mundial una agenda orientada a la unión y al futuro. Se encuentran entre nuestras prioridades la lucha contra el terrorismo internacional, la defensa, de acuerdo con la Carta de la ONU, del derecho de los pueblos de decidir sobre su futuro, sin que haya cabida a ninguna intervención externa y, por supuesto el arreglo pacífico de los conflictos a través del equilibrio de intereses. Seguimos trabajando en una superación urgente del sangriento conflicto sirio que ha de conseguirse mediante el cumplimiento concienzudo de las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU y del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, copresidido por Rusia y la UE. Al mismo tiempo, rechazamos todo intento de proteger a la oposición armada que se niegue a romper los vínculos con los terroristas. Y éste es el principal obstáculo del arreglo sirio.

Mi amigo y homólogo griego Nikos Kodzias mencionó entre los méritos de la diplomacia rusa el acuerdo sobre la destrucción de las armas químicas en la República Árabe de Siria. El realmente un gran avance: la iniciativa de Rusia y EEUU fue apoyada por el CS de la ONU y todas las partes, incluido el Gobierno sirio, colaboraron con esmero en el cumplimiento del mencionado acuerdo. A la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas incluso le fue otorgado el Premio Nobel, por haber aportado a la realización del mencionado acuerdo. Si no se perciben éxitos igual de relevantes en otras esferas, será por no cumplirse las Resoluciones del CS de la ONU. En caso de las armas químicas en Siria, todos procedieron a cumplir con lo acordado en los plazos previstos, en lo tocante a la crisis ucraniana también existe la pertinente Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que aprobó los Acuerdos de Minsk del 15 de febrero de 2015, pero el documento en cuestión no se cumple, como tampoco se cumple la Resolución 2254 aprobada en enero de 2016. Este último acuerdo ordenaba todas las actitudes existentes al arreglo sirio y fijaba una actitud abarcadora que prevé un urgente comienzo del diálogo político sin condiciones previas entre el Gobierno de Siria y todos los grupos de la oposición. Además estipula la necesidad de mejorar la situación humanitaria y de luchar de forma impalcable contra el terrorismo. Aquellos grupos armados que no quieren seguir siendo asociados a los terroristas, simplemente han de abandonar las posiciones del Frente al-Nusra y del Estado Islámico. Sin embargo, esta Resolución tampoco se cumple, porque hay fuerzas que no quieren ninguna delimitación de la oposición moderada y de los terroristas, quieren que el Frente al-Nusra siga intocable. Y es elmotivo de nuestra preocupación.

He puesto este ejemplo únicamente para subrayar que sólo hay éxito, si se cumple lo acordado, sobre todo, si se trata de las Resoluciones del CS de la ONU. Y, si un acuerdo se alcanza, para ganar tiempo y seguir con sus intenciones ocultas, no suele salir nada bueno de allí. Nosotros respetamos la tradición rusa de cumplir siempre con la palabra.

Según dijo el presidente Putin, no buscamos dominio global ni la expansión ni la confrontación. Estamos abiertos a mantener con nuestros interlocutorres occidentales y con distintos organismos de integración un diálogo basado en el respeto mutuo. Por supuesto, me estoy refiriendo a la UE y a EEUU. Seguimos poniendo la esperanza en que el esfuerzo conjunto nos permita recuperar las relaciones ruso-estadounidenses. Ello beneficiaría la totalidad de las relaciones internacionales, dado, sobre todo, el hecho de que nuestros Estados asumen especial responsabilidad por el mantenimiento de la estabilidad y seguridad globales.

Hoy se ha mencionado el Tratado START III. Es un buen ejemplo, porque se cumple de forma concienzuda por ambas parte, propiciando la seguridad y la estabilidad en el mundo. Dijo el presidente Putin que mantendremos el diálogo con cualquier presidente que sea elegido por el pueblo  estadounidense.

Dada la formación de un modelo multipolar del mundo, están asumiendo un papel cada vez más importante los nuevos centros de crecimiento económico e influencia política. De modo que la creación en 2011 en esta Universidad del centro de estudios de los BRICS fue una decisión acertada que permite no quedar atrás en el desarrollo global. BRICS es una asociación de nuevo tipo que reúne los requisitos marcados por el siglo XXI. Está integrado por cinco Estados, Rusia, China, la India, Brasil y Sudáfrica, países que representan distintas civilizaciones y modelos económicos, pero que se aseguran con determinación su papel de elemento de un sistema de relaciones internacionales nuevo, policéntrico y democrático. La cooperación en el marco del BRICS se basa en el principio de la paridad y los intereses de todos los miembros del organismo. Su objetivo es crear condiciones idóneas para el desarrollo integral de nuestros países y para el crecimiento del bienestar social. Me gustaría señalar que el desarrollo de la cooperación estratégica de los BRICS no les impide estar abiertos a la interacción con el mundo, ni les hace cerrarse, ni pregonar su exclusividad. Estoy seguro de que será de su interés el paquete de documentos aprobados en la reciente Cumbre de los BRICS celebrada en la India.

Queridos amigos,

En un futuro no muy lejano precisamente los estudiantes de hoy, los jóvenes habrán de asumir la responsabilidad por el estado de las cosas en su país, habrán de crear condiciones para el bienestar y la prosperidad de Grecia, habrán de presentar sus intereses en los organismos internacionales, incluida la OTAN, la OSCE, el Consejo de Europa, la UE y la OTAN y en general encargarse de las relaciones internacionales. Cuento con que hagan su aportación al desarrollo sostenido de la cooperación ruso-griega, fomenten la secular solidaridad histórica y cercanía espiritual y ética de nuestros pueblos, un fundamento sólido de las relaciones bilaterales. Estoy convencido de que nadie logrará echarlo por tierra.

 

mid.ru

 

Me gustaría agradecer a los miembros del Club Valdai su atención a los problemas actuales de la política internacional.

Creo que el renombrado público que se ha reunido aquí y también en los eventos anteriores del Club tiene sincero interés en encontrar una forma de enmendar las actuales relaciones entre Rusia y Occidente.

Nunca hemos buscado la confrontación, pronunciándonos siempre por un diálogo paritario y de mutuo beneficio. En cuanto a la Unión Europea, Rusia nunca ha dejado de mostrarse abierta a la más extensa cooperación estratégica, rumbo a la cual se declaró a finales de los años 90. Sin embargo, ahora Bruselas suele señalar que Rusia ya no es su socio estratégico, aunque siga siendo un país de importancia estratégica. Estos “malabarismos verbales” nos son bien conocidos y, a mi modo de ver las cosas, camuflan la incapacidad de la UE de darse cuenta de cuanto ocurre actualmente en el mundo.

Por supuesto, nos hemos enterado de los “cinco principios” hechos públicos por la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, que serían las principales directrices en las relaciones con Rusia en la etapa actual. Consideramos que los mencionados principios no nos dan respuesta a la pregunta de “¿Qué hacemos?”, sino recogen la actitud solidaria de los países comunitarios hacia la limitación máxima de la cooperación con Rusia en determinadas esferas, por ejemplo, la energía, reservándose al mismo tiempo el derecho de invitarnos a cooperar en temas de interés de la UE. Está claro que este enfoque no vaya a funcionar. Nada de “Business as usual”, una frase muy socorrida por Bruselas y Washington. Sin embargo, desde hace tiempo no pretendemos contar con el “negocio de siempre”, expresando nuestra disposición de cooperar únicamente de forma paritaria y de mutuo beneficio. En lo tocante a la cooperación en la esfera de energía, hemos mantenido una serie de diálogos sectoriales con la UE. En pasado mayo visitó Moscú el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, quien mostró interés en que fuera reanudado un diálogo abarcador entre Rusia y Bruselas sobre los temas de la energía. Pero a la declaración no siguió ningún paso concreto, aunque Moscú, por supuesto, se mostró dispuesta a reanudar los contactos. Sin emabrgo, de momento todo queda como estaba. Los documentos doctrinales aprobados en la esfera de la energía por la UE están orientados a reducir la dependencia energética que la Unión Europea tiene de la Federación de Rusia. Nos damos cuenta de que una parte considerable de estos planteamientos de reducir la cooperación proviene de Washington que tiene en el asunto sus propios intereses económicos. Da la sensación ahora de que la etapa de juegos “con resultado nulo” y la aplicación del principio “están con nosostros o están en contra de nosotros” a la que fueron forzados casi todos los Estados del espacio postsoviético desencadenaron en la crisis que vive Ucrania. Vemos como es aprovechada esta circunstancia, para desplazarnos económicamente del mercado europeo y al mismo tiempo para fomentar la solidaridad de los países de la OTAN. Será que necesitan un enemigo común para seguir adelante.

El vicepresidente de la Junta directiva de Gazprom, Alexandr Medvédev, le informará con más detalle de la situación.

Estoy convencido de que la crisis actual ha de ayudar a que nosostros y la UE nos aclaremos sobre cómo continuar. No nos ofenderemos ni nos aislaremos, dado que la Unión Europea es nuestro vecino e importantísimo socio económico y comercial. Estoy seguro de que el desarrollo de los más variados vínculos en la esfera de la economía, la política, la cultura y la seguridad corresponde con los intereses más añejos de los pueblos ruso y europeo.

En la entrevista concedida recientemente al periódico griego Kathimerini en vísperas de su visita a Grecia, el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, volvió a subrayar que no vemos en nuestras relaciones con la UE problemas imposibles de resolver. Lo importante es renunciar al decepcionante juego “con resultado nulo”, intentando guiarse por los intereses nacionales del país y no por unos principios de consenso y solidaridad inventados que no son sino ganas de chantaje por parte de la minoría rusófoba. Llamemos las cosas por su nombre. Porque en realidad los países que apuestan por la rotura política de las relaciones entre Rusia y Occidente simplemente fuerzan a la UE y a la OTAN a seguirles en su intención.

Se puede hablar ad infinitum de las formas de arreglar la crisis en Ucrania. Existen los Acuerdos de Minsk, siendo inadmisibles los intentos de reescribir el documento. Esperamos que nuestros interlocutores occidentales hagan un poco de labor educativa con Kiev, porque los alemanes, los franceses e incluso los estadounidenses ya se están cansando de sus “caprichosos protegidos” que han firmado un documento y no lo quieren cumplir. Me gustaría señalar que apreciamos las voces que se levantan dentro de la UE, también dentro de los círculos empresariales que promueven la sana y sensata idea de iniciar con Rusia un diálogo paritario y buscar formas paritarias de cooperación.

Hace un par de días el periódico Kommersant publicó el artículo del presidente de la Cámara de Industria de Italia en Rusia, Ernesto Ferlenghi, quien subrayó la necesidad de que sea reconocido de facto el importante papel geopolítico de Rusia. “Hace falta sólo convencer a la UE de que es imposible evitar mantener relaciones con Rusia”. Ya pueden ver que cosas más obvias tienen que decir personas respetables, para intentar revertir esta tendencia tan insana que se vive en las relaciones bilaterales.

Próximamente empezará la reunión del presidente de Rusia, Vladimir Putin, con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Esperamos que esta reunión nos ayude a avanzar en la dirección necesaria para todos, si es que queremos guiarnos por los intereses de nuestros países y pueblos.

Pregunta: Usted y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han subrayado hoy la necesidad del diálogo entre Rusia y la UE. Es evidente que no hay que esperar grandes avances al respecto. ¿Y no tendría sentido centrarse en pasos pequeños? ¿Qué medidas podrían reforzar la confianza en esta etapa?

Respuesta: Hemos hecho el balance de nuestras relaciones con la UE y nos hemos dado cuenta de que demasiados documentos podrían catalogarse como “non paper”. Nos gustaría hacerlos llegar a nuestros interlocutores europeos y proponerles que también hagan su balance.

En realidad, el diálogo nunca se ha suspendido del todo y en la mayoría de los segmentos sectoriales los expertos se siguen reuniendo. No a nivel ministerial, pero a nivel de expertos sí que hay contactos. Hace poco hemos celebrado una nueva ronda de consultas en el tema de la migración, que es también una esfera de interés común. Hemos expuesto sobre papel los datos que describen el status quo, nuestra visión de la situación y también la visión que tiene la UE. Será así más fácil de evaluar y de empezar una conversación profesional, dejando al lado los discursos geopolíticos y la retórica innecesaria, porque estas ganas de jugar a la política nos están costando demasiado caro.

Pregunta: Señor ministro, recientemente el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, manifestó que la paciencia de Washington sobre la marcha del arreglo en Siria y el futuro del presidente Bashar al-Assad se está agotando. Más tarde el Departamento del Estado anunció que la mencionada declaración no contenía amenaza. Coméntelo, por favor.

Respuesta: He visto su declaración y me ha dejado sorprendida. John suele medir mucho sus palabras, así que no sé qué pudo haber pasado. He visto también los comentarios del Departamento del Estado. Seguramente, deberían comportarse con más paciencia, dado que el presidente Barack Obama ha señalado en más de una ocasión que su Administración está aplicando la “política de paciencia estratégica”.

En cuanto a la esencia de la preocupación del secretario de Estado, John Kerry, quien dijo que se les estaba acabando la paciencia, porque no llegábamos a hacer lo que teníamos que hacer con el presidente de Siria Bashar al-Assad, le puedo decir que no le habíamos prometido nada a nadie. Acordamos que todas las partes que trabajaran en la solución de la crisis siria habían de guiarse por los acuerdos alcanzados en el marco del Grupo Internacional de Apoyo a Siria y fijados en las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Permítanme recordarles que contienen una estrategia abarcadora y medidas concretas que habrían de tomarse en la esfera militar, en concreto, cesar las acciones bélicas y pasar al régimen de alto el fuego, además de la esfera humanitaria y del proceso político. El cese de las accioes bélicas ayudó, aunque no del todo, a rebajar de forma notable el grado de violencia. En cuanto a la esfera humanitaria, el año pasado sólo se podía acceder a 3 de las 18 zonas sitiadas. Este año ya 15 de las 18 zonas están recibiendo ayuda humanitaria. En este sentido resulta de gran utilidad la postura constructiva del Gobierno sirio. Verdad es que no aceptan enseguida todo lo propuesto por la ONU. Existe la duda de si realmente toda la ayuda es recibida por los civiles y no por quienes luchan contra el régimen. Son de entender las escasas ganas que tienen las autoridades sirias de dedicarse a algo que finalmente afecte a sus intereses.

Sin embargo, me gustaría insistir en que en dicha esfera se está progresando. Donde no se avanza, es en el proceso político. Me acabo de reunir con el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, y con el enviado especial del Secretario General para Siria, Staffan di Mistura, y hemos abordado el tema con total sinceridad. El diálogo político en el que participen todas las partes falla en arrancar, aunque la Resolución exige que la delegación tenga carácter inclusivo. La parte turca se opone a que participen los kurdos y el llamado Comité superior para las negociaciones se niega a reconocer a los miembros de otros grupos de oposición, exigiendo que se le nombre el principal negociador. La Resolución, por su parte, indica de forma inequívoca que ha de estar representados todos los grupos, incluidos el de Riad, el llamado Comié superior para las negociaciones, el de Moscú y el de El Cairo. No se consigue que se sienten a la mesa de las negociaciones, en función del mandato de la ONU, pero no por nuestra culpa, sino por culpa de nuestros interlocutores estadounidenses que por alguna razón no pueden o no quieren “presionar” a sus aliados en la región. Estos aliados, por su parte, optan por fórmulas de ultimátum. Es bien conocido que Turquía no permite que participe en las negociaciones el Partido de la Unión Democrática de los kurdos sirios. No oculta su postura y diría incluso que se jacta de ella. El grupo que se hace llamar Comité superior para las negociaciones insiste en que no se sentará a la mesa con representantes del Gobierno sirio, hasta que se deje de bombardear las posiciones de los opositores al régimen interesados en participar en el régimen del cese de las acciones bélicas.

Me gustaría hacerles recordar que en febrero, durante la reunión del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, fue precisamente el secretario de Estado, John Kerry, quien anunció en público la decisión de contribuir a que  la oposición y el Gobierno se unan al régimen del cese de las acciones bélicas. No se refería al Frente al-Nusra ni al Estado Islámico, de modo que los grupos que estén mezclados territorialmente con los mencionados dos y no quieran ser blanco de ataques aéreos, habían de separarse y retirarse, para que la lucha contra el Frente al-Nusra fuera eficaz y para que los grupos mezclados no quedaran damnificados. El secretario de Estado, John Kerry, lo dijo a principios de febrero y a finales del mismo mes tuvimos una reunión a muy alto nivel con los representantes de uno de los servicios de inteligencia de EEUU. Les recordamos que se habían comprometido a sacar de los territorios ocupados por el Frente al-Nusra a aquellos grupos de la oposición que cooperaban con Washington. Nuestro interlocutor nos pidió un par de semanas, pero pasaron ya tres meses. Y ahora la parte estadounidense nos asegura que no logra retirar a estos “grupos buenos de la oposición” y que necesitarán para ello dos o tres meses más. Me da la impresión de que, a lo mejor, hay un cierto plan de conservar el Frente al-Nusra de alguna forma y usarlo luego para derrocar el régimen. Lo que hice era preguntárselo directamente al secretario de Estado, John Kerry. Me juró que no era así. Entonces, habría que ver por qué los estadounidenses, con las posibilidades que tienen, se ven incapaces de sacar a los grupos con los que cooperan de los territorios ocupados por bandidos y terroristas.

Parece un círculo vicioso: el grupo que se hace llamar Comité superior para las negociaciones asegurá que no se sentará a negociar con los kurdos y con el Gobierno, hasta que se deje de bombardear. Pero, si se dejara de bombardear, los terroristas saldrían beneficiados gracias al contrabando de efectivos, equipo técnico, armas y municiones que siguen entrando a raudales en Siria desde Turquía. Se lo hemos hecho ver a los estadounidenses, porque celebramos una videoconferencia diaria entre la base rusa de Khmeimim y el mando de la coalición estadounidense situado en la capital jordana.

Se ha creado en Ginebra un Centro operativo ruso-estadounidense que funciona las 24 horas al día y reacciona a los casos de violación del régimen del cese de acciones bélicas. Y le diría que estos canales trabajan de forma muy profesional. Nada de histerismos, a diferencia del espacio público, donde a nosotros se nos acusa de todos los males habidos y por haber. Nosotros presentamos hechos reales e imágenes concretas, enseñamos dónde y quién se encuentra, dónde se puede declarar el “régimen del silencio” y dónde sería una medida inaceptable, dado que sólo reforzaríamos a los terroristas. Espero que esta descripción detallada de nuestra interacción les ayude a entender que sería incorrecto mostrarse impacientes con nosotros.

Pregunta: El ex ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Hubert Vedrine, acertó diciendo que ahora es necesario salir de la “trampa” en la que acabaron las relaciones entre Rusia y la UE. Son de la misma postura el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. ¿Nos podría poner ejemplos concretos de lo que se podría hacer ahora mismo? ¿Qué pasos habría que dar en primer lugar, para salir de esta “trampa”?

Respuesta: Antes que nada, me gustaría decir que la crisis ucraniana no es sino un pretexto. Recordemos la forma en la que se impusieron las sanciones todavía antes de los Acuerdos de Minsk. No me gusta hablar del tema, pero lo voy a hacer, no para demostrar que eso no nos ha gustado ni puede gustar, sino para poner un ejemplo de actitudes discriminatorias de las que hemos sido objeto. Desde mi punto de vista, el motivo de la confrontación radica en acontecimientos bastante anteriores a la crisis ucraniana. La política de contención de Rusia lleva un buen tiempo llevándose a cabo.

La UE introdujo numerosas sanciones casi enseguida después del accidente aéreo sufrido en el cielo sobre Ucrania por el Boeing perteneciente a Malaysia Airlines. Nadie quiso saber nada de la necesidad de una investigación. Únicamente nosotros insistíamos en que el CS de la ONU exigiera vía Resolución de tonalidad grave que se llevara a cabo una investigación abierta y responsable, de acuerdo con los pertinentes estándares, de la marcha del cual el CS fuera informado. Nadie presentó al Consejo ni un sólo informe. El grupo de instrucción que se ha autocreado estaba compuesto por representantes de Holanda, Ucrania y Australia. Tardaron incluso en invitar a Malaysia, país de procedencia del derrocado avión. Se la invitó a participar sólo en diciembre, seis meses más tarde. Sin embargo, las sanciones fueron aprobadas con rapidez. A todos les daba la sensación de que había una causa y un pretexto para la aprobación de aquellas sanciones.

Un nuevo bloque de sanciones fue aprobado en septiembre de 2014, tres días después de que se firmaran los primeros Acuerdos de Minsk. Todos los aplaudieron, pero el entonces presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a hurtadillas, sin consultarlo con los Jefes de Estado y de Gobierno, firmó un decreto que sigue en vigor hasta el día de hoy. Sé que algunos Jefes de Estado y de Gobierno en una conversación privada le expresaron su profundo disgusto por aquella decisión que minaba las relaciones entre Rusia y la UE.

Una nueva prórroga de las sanciones vino enseguida después de la firma de los segundos Acuerdos de Minsk. Creo que la UE hace tiempo empezó a buscar la forma de salir de este círculo vicioso. Y se ideó un plan que les parecía muy acertado: que se levantaran las sanciones después de que Rusia cumpliera los Acuerdos de Minsk en su totalidad. Nos acaban de señalar quienes han leído los pertinentes documentos que es la parte ucraniana la que los ha de cumplir en primer lugar. La mayor parte de los 13 párrafos tiene que ver con Kiev, incluido el párrafo sobre la descentralización, firmado por la Canciller de Alemania, Angela Merkel, y por el presidente de Francia, Francois Hollande, en persona. No hace falta ni inventarse nada, sólo coger los giros jurídicos e insertarlos en la correspondiente ley.

Esta fórmula de que sean levantadas las sanciones, en cuanto Rusia haya cumplido los Acuerdos de Minsk, les viene perfecta a aquellas fuerzas en Ucrania que no quieren saber nada de la descentralización ni de la amnistía ni del estatus especial. Sabotean el cumplimiento de todos los párrafos de los Acuerdos de Minsk, insistiendo en que hay que prorrogar las sanciones, dado que Rusia no puede forzar a los separatistas a que depositen las armas. En este caso me gustaría hacer recordar que esta gente que es llamada separatista estuvo firmando los Acuerdos de Minsk, documento que confirma la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. De modo que no sería correcto llamarles separatistas.

Ayer en la reunión del Grupo de Contacto nuestros interlocutores ucranianos han vuelto a decir que los apartados de los Acuerdos de Minsk que hablan de política se empezarán a cumplir únicamente tras la observancia impecable e incondicional del régimen del cese del fuego, sin una sola infracción y durante no menos de 3 meses. Es algo imposible de conseguir. Seguramente habrá alguien, es posible que del lado de las autoridades ucranianas, quien pegará un par de tiros, para que se vuelvan a calcular los tres meses. Me gustaría que nuestros interlocutores se dieran cuenta de ello, aunque la mayoría de los europeos que siguen el proceso ya lo tienen claro. Espero que durante sus reuniones con los líderes de Ucrania, también se lo digan. Habrá llegado el momento de dejar de sabotear en público los Acuerdos de Minsk e iniciar el diálogo directo entre Kiev y Donbas que está estipulado con mucha claridad por el documento. Se dice de forma inequívoca que la ley sobre estatus especial así como las enmiendas a la Constitución han de ser acordadas con estas regiones. Por eso creo que siempre es necesario tener claros los motivos de los acontecimientos y éstos aparecieron bastante antes de la crisis ucraniana.

Nos podríamos acordar de la reacción de Washington al caso de Edward Snowden. Se exigió su extradición inmediata, un gesto escasamente humano y humanitario. Al explicar Moscú por qué no podría ser, el presidente Barack Obama suspendió su visita a Rusia prevista para la víspera de la Cumbre de los G-20 en San Petersburgo. ¿Se da cuenta del nivel, al cual se mostró la ofensa y las razones para ésta? Ni falta que hace acordarse de la ley Magnitski aprobada mucho antes de la crisis en Ucrania. De forma paralela, a la UE se le impusieron actitudes muy parecidas. Ahora, tras presentar un director de cine independiente su película sobre como fue confeccionado y usado el “caso Magnitski”, se prohibió su presentación en el Parlamento Europeo. Y se quiso prohibir su presentación en EEUU. Con lo que se habla de la libertad de expresión. Por algo será, digo yo.

Considero que la competencia entre países nunca va a desaparecer y las grandes potencias siempre van a querer influir en la marcha de los acontecimientos en mayor medida que las potencias medianas. Y lo más probable es que EEUU nunca deje de proclamar como su objetivo vital el deseo de superar a todos. Es su código genético, pero no por ello ha de fallarles el sentido común. Estaría incluso dispuesto a citar al ex primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill, quien dijo en cierta ocasión que EEUU siempre hace lo correcto, tras haber probado el resto de las opciones. Así lo ha formulado. Si tanto se ha fallado en Iraq y Libia, queda la esperanza, si Churchill, que en paz descanse, tenía razón, de que en Siria todo salga algo mejor.

Pregunta: La Unión Europea ha formulado cinco principios de sus relaciones con Rusia que, a mi modo de ver, demuestran falta de una visión clara de la forma que deberían tomar. Se han centrado simplemente en lo que hay. ¿Formulará Rusia sus cinco principios, a modo de respuesta? ¿Qué ideas podría lanzar?

Respuesta: Igual que todo el mundo, he oído los cinco principos. Me acuerdo de como nos reunimos en otoño de 2014 con la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, al margen de la reunión de la OSCE en Belgrado. Hablamos de que había que definir de alguna forma las relaciones entre Rusia y la Unión Europea. Me dijo que contaba con poder elaborar una agenda creativa para las relaciones bilaterales y conseguir que fuera aprobada en la reunión del Consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la UE. Más tarde pasó lo que pasó. Su idea fue un simple boceto del estado actual de las cosas. Rusia es mencionada, si no me equivoco, únicamente en uno de los cinco principios. Más bien, se dice que es necesario garantizar la independencia energética y depender cuanto menos mejor de los factores externos, promoviendo la Asociación oriental que tampoco es un proyecto muy inofensivo. Sé que ha habido intentos de concederle carácter constructivo, pero siempre se imponen los ánimos de “ir contra Rusia”. Aunque sea, haciéndose amigos de nuestros vecinos. Uno de los principios asegura que la UE cooperará con nosotros en las esferas que le parezcan prometedoras, por ejemplo trabajo con jóvenes, algo que no sólo la UE hace. Es decir, estamos ante un programa para la UE y no para Rusia. Estamos ante su visión de su papel geopolítico y de los objetivos que se plantea. Hemos propuesto algo que ya he comentado en la respuesta anterior, que se haga un balance de forma conjunta, viendo una por una todas las Cumbres y uno por uno todos los mecanismos. Rusia era el único país socio, con el cual los representantes de la UE se reunían dos veces al año. En los mejores tiempos incluso surgía la pregunta de si merecía la pena hacerlo tan a menudo. Tendríamos que aclararnos, si necesitamos las Cumbres y con qué periodicidad.

Existe el Consejo Parmanente de Cooperación, en el marco del cual el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia y el Titular de la Cartera de Exteriores de la UE han de hacer balance de todas las esferas que abarca el Acuerdo de cooperación. Si hablamos de la dinámica de las reuniones, le puedo decir que durante el mandato de Catherine Ashton el Consejo no se reunió ninguna vez. Nos veíamos sobre la marcha, ella discutía algo sobre la situación en Oriente Próximo u otra crisis, pero nunca ha hecho el balance de las relaciones que es el mecanismo más importante del Consejo. Ahora se celebrará una conversación con el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker y espero que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, le proponga que se haga balance de cada uno de los diálogos sectoriales, para ver, si es necesario seguir con él o no.

En su discurso el director del Centro de estudios de procesos de integración del Banco Euroasiático del Desarrollo, Evgueni Vinokúrov, habló de la necesidad de delegar a nivel supranacional un mayor número de potestades, cerca de 140 en total. En la UE esta cifra es todavía mayor, pero la Comisión exige elevarlo más. Los analistas no mencionaron este factor que, sin embargo, genera serias tensiones, dada la exigencia de la Comisión de participar en negociaciones bilaterales, entre dos empresas inclusive. De modo que dentro de la UE también habría de hacerse el pertinente balance.

Rusia es acusada del deseo de sembrar cizaña, porque no se habla con la UE, estando en contacto con los países que sienten simpatías hacia Moscú. ¿Y qué podríamos hacer? No podemos alejarnos del todo, siendo Europa como es nuestro vecino más próximo y nuestro más importante socio comercial. Si la Comisión ha congelado sus canales de comunicación no nos queda otra opción que ponernos en contacto directamente con Gobiernos nacionales.

 

mid.ru

 

 

Pregunta: Últimamente, en Ucrania se atacan edificios de las representaciones diplomáticas de Rusia: la Embajada de Rusia en Kiev, los Consulados Generales en Lvov y Odesa. ¿Qué pasa ahora con los empleados de nuestras misiones? ¿Amenaza algo a su vida y salud? ¿Cómo viven ahora casi en las condiciones de asedio?

Respuesta: Controlamos continuamente esta situación, mantenemos un contacto con el embajador de Rusia en Ucrania y sus empleados. Se portan correctamente, como corresponde a los que sienten apoyo de su patria y del país que no dejará ofenderles. Las acciones de los gamberros que atacaron la embajada de Rusia y nuestros consulados generales, incluso irrumpieron en su recinto y arrancaron banderas (me parece que lo hizo el diputado de la Rada Suprema de Ucrania, Vladímir Parasiuk) son indignantes. Francamente dicho, no vemos reacción alguna de la llamada comunidad internacional.

Cuando unos ciudadanos iraníes irrumpieron en el área del Consulado General de Arabia Saudí, hubo muchas protestas. Nos adherimos a este proceso dirigido a proteger las misiones diplomáticas de forma incondicional, en virtud de todas las convenciones firmadas por todos los Estados del mundo. En este caso, no vemos reacción alguna por parte de nuestros colegas occidentales. Se empeñan en las exigencias de no concluir el proceso judicial y liberar a Nadezhda Sávchenko. Es un tema aparte. Mientras, la hipocresía y el doble rasero son evidentes.

Nuestros empleados disponen de todos los medios necesarios para contrarrestar cualesquiera acciones ilegales, tienen medios de protección. Mientras, naturalmente, lo principal es poner fin a la actividad similar por parte de los “supervisores” de las autoridades ucranianas. Estos “supervisores” tienen influencia decisiva en el actual Gobierno de Kiev. Hoy voy a abordar este tema de nuevo con el Secretario de Estado de EEUU, John Kerry. Enviamos los respectivos mensajes a las capitales europeas también.

Pregunta: ¿Disponen los diplomáticos rusos de todo lo necesario? ¿No les amenazan problemas con alimentos o agua? Como entiendo, no pueden salir a la calle, es demasiado peligroso.

Respuesta: Allí hay posibilidades de suministro y abastecimiento, hay reservas. Restringimos drásticamente su salida fuera del recinto, especialmente si no hay necesidad relacionada con el ejercicio de sus funciones. Creo que no hay razones para inquietarnos por el estado de nuestros diplоmáticos y sus familiares. Les apoyamos enérgicamente y no permitiremos que se cometan algunas acciones ilegales contra ellos.

Pregunta: ¿Se pasará a Ucrania una factura a pagar por el edificio dañado y por las acciones que están desarrollándose?

Respuesta: Está claro que exigiremos la indemnización de los daños.

Pregunta: Ha mencionado ahora el caso de Nadezhda Sávchenko. ¿Ha sostenido una conversación con el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkin, en el curso de la que han abordado este tema?

Respuesta: Hemos sostenido varias de una conversación. El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkin, me llamó hace varios días, pidiendo autorizar una nueva visita de médicos ucranianos. Recuerdo que hace algún tiempo, médicos ucranianos ya chequearon a Nadezhda Sávchenko, acompañados de su hermana. Ahora que se divulgó la noticia sobre una nueva huelga de hambre declarada por Nadezhda Sávchenko, Pavel Klimkin pidió hacer una nueva excepción y permitir otra visita de médicos, aunque admitió que esto no está previsto no sólo en los procedimientos judiciales rusos, sino tampoco en las normas internacionales, en general. Examinamos esta petición y la enviamos al tribunal que examina su causa, porque hoy está a disposición de este tribunal. El juez manifestó dio su consentimiento para este contacto de Nadezhda Sávchenko con los médicos tras la audiencia del 9 de marzo. Mientras, en el curso de esta audiencia, Nadezhda Sávchenko se planteó como único objetivo insultar al tribunal (todos podían observarlo por la televisión, nuestras cadenas televisivas suprimieron sus improperios, mientras Euronews no estimó necesario hacerlo), el tribunal estimó que tenía todo derecho de no hacer condescendencias algunas en lo que se refiere al caso de Nadezhda Sávchenko, repito, debido a su comportamiento expresamente ultrajante para el tribunal. Ayer me volvió a llamar el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkin, para expresar su pena al respecto (a propósito, llamó de Turquía donde estaba de visita el presidente ucraniano, Piotr Poroshenko). No es que Pavel Klimkin pidiera perdón por el comportamiento de Nadezhda Sávchenko, pero naturalmente entendía que en esta situación la misma procesada perjudicó a sí misma, si realmente necesitaba asistencia médica. Según nuestros datos (y nuestros médicos la examinan con regularidad, estoy en contacto con los dirigentes del Servicio Penitenciario Federal de Rusia), no hay sospechas de que Nadezhda Sávchenko padezca una enfermedad incurable. En general, se siente dentro de los parámetros normales, hace ejercicios físicos. Expliqué a Pavel Klimkin que, partiendo de los prinicpios de humanismo, hicimos todo lo que nos pedían, hicimos excepción de las normas aplicables en esta situación. Pero el comportamiento provocativo y repugnante de Nadezhda Sávchenko imposibilitó la visita de médicos que acordamos.

Continuará...

 

 

 

 

El encuentro ministerial del Cuarteto de Normandía ha llegado a su fin. Como es natural, hemos discutido la marcha del proceso de implementación de los Acuerdos de Minsk, en conformidad con el orden de los pasos concretos acordado el 2 de octubre de 2015, cundo aquí, en París, se reunieron los líderes de los países del Cuarteto de Normandía, los presidentes de Rusia, Francia y Ucrania y la Canciller Federal de Alemania.

Hoy hemos invertido mucho tiempo para analizar la situación en materia de seguridad: cómo van implementándose las decisiones, también las que complementan los acuerdos de Minsk y tratan de la retirada del armamento pesado y el de calibre de menos de 100 mm. Hemos estudiado los informes de la misión especial de monitoreo de la OSCE (MEM OSCE) que denuncian infracciones por ambas partes, aunque en cuanto a la retirada del armamento, se registran bastante más infracciones por parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania (FAU), habiendo, claro está, infracciones también por parte de los milicianos. Insisto, la MEM OSCE denuncia infracciones por ambas partes. Hemos analizado la situación general, hemos pensado quiénes podrían estar interesados en desestabilizarla. No hemos dejado de lado la lucha política interna que ahora está servida en Kíev. Pero no hemos querido sacar conclusiones definitivas, simplemente hemos constatado la necesidad de implementar estrictamente todo lo acordado para evitar las provocaciones y tener bajo control las armas retiradas y registradas por los observadores de la OSCE.

Además, hemos celebrado el trabajo "en el terreno", en particular, la cooperación en el marco del Centro Conjunto para el Control y Coordinación (CCCC). Conjuntamente con la MEM OSCE se consiguió el acuerdo entre las FAU y Donbás relativo al desminado, que prevé los pasos concretos necesarios para proceder a realizar el desminado de 10 zonas prioritarias. Otro documento aprobado fue el que prevé la prohibición de llevar a cabo los ensayos militares y otras actividades que suponen el uso de armas a lo largo de la línea de separación, en una franja de 30 km de ancho hacia cada lado. Esto contribuirá a disminuir el riesgo de provocaciones e incidentes imprevistos e involuntarios. Es un acuerdo muy útil que debe implementarse. Hemos insistido que, en general, todos los aspectos de los Acuerdos de Minsk relacionados con la seguridad en la zona de contacto, deben ser implementados, mientras la OSCE realizará las actividades de monitoreo y verificación, según su mandato.

Hemos dedicado una especial atención a los aspectos políticos de los Acuerdos de Minsk, sobre todo en el contexto de la necesidad de dar un primer paso de la secuencia de acciones interconectadas. Esta secuencia incluye la ley sobre el estatus especial de Donbás, la reforma constitucional, la amnistía y la organización de las elecciones locales, que, según hemos hablado, podrían ser este un primer paso. Para proceder a los preparativos de las mismas es muy importante leer sin segundas intenciones los Acuerdos de Minsk, es imprescindible que se haya aprobado la ley sobre el estatus especial, que se declare la amnistía y que las personas voten y se presenten a las elecciones no bajo la amenaza de una persecución penal sino como libres ciudadanos. Es importante también ofrecer garantías de una reforma constitucional. Todo esto fue acordado, como un paquete de medidas, por nuestros líderes el pasado 2 de octubre en París. Pero, lamentablemente, no hubo avances en el proceso principal desde esta perspectiva – en la preparación de los comicios.

Los compromisos asumidos por las autoridades ucranianas con respecto a la celebración de las elecciones en Donbás no han llegado a materializarse. La OSCE, a través de su representante especial en el Grupo de Contacto y los representantes en el grupo de trabajo sobre el proceso político intenta tantear los compromisos. Creemos que mucho de lo que proponen - desde el verano pasado ya – es razonable. Y muchas de estas propuestas ya fueron puestas en práctica por nuestros colegas de la OSCE. Pero ninguna fue de agrado de las autoridades de Kíev. Por nuestra parte, estamos dispuestos a influir en nuestros colegas en Donbás empujándoles hacia la cooperación con la OSCE en estas cuestiones. Y ellos se muestran susceptibles al tema. En cambio, el gobierno ucraniano, de momento, no se ha manifestado. Lo instamos a dar un paso en esta dirección. Los Acuerdos de Minsk establecen de forma inequívoca que las cuestiones relativas a las elecciones deben acordarse con los representantes de Donbás.

Aquí me gustaría hacer una conclusión general: durante las negociaciones de hoy hemos llamado la atención al hecho de que la clave y la médula de todo el proceso de Minsk es el diálogo directo entre Kíev y Donbás: sea sobre los aspectos militares, de seguridad o de proceso político. Lamentablemente, de momento, no hay diálogo debido, en primer lugar, de la negativa de Kíev. Hoy ha vuelto a surgir la intención de poner en duda la legitimidad de los representantes de Donbás que firmaron los Acuerdos de Minsk. Y se ha propuesto sustituirlos antes de empezar a tomar decisiones con respecto al estatus especial de Donbás. No es nada nuevo. Los representantes ucranianos, incluidos el presidente, los miembros del gobierno y altos cargos del parlamento (Rada Suprema) se pronuncian de forma regular sobre el tema. Declaran que sólo tras el cambio de poder en Donbás, o sea, cuando se establezca allí un gobierno cómodo para Kíev, se podrá hablar del estatus especial y de la reforma constitucional. Algunos dicen directamente que la reforma constitucional sobra, que no se hará nunca. Todo esto, por desgracia, afecta nuestro trabajo, el de los cancilleres, en el marco del Cuarteto de Normandía.

Según me he dado cuenta, contamos con el apoyo absoluto por parte de Alemania y Francia en lo que se refiere a la firmeza inamovible del orden de pasos previsto en los Acuerdos de Minsk y confirmado por los líderes del Cuarteto de Normandía en París, el pasado 2 de octubre. Este orden determina el avance simultáneo en cuestiones como la organización de las elecciones, la aprobación de la ley definitiva sobre el estatus especial, la introducción de este estatus en la Constitución y la realización de la amnistía conforme la ley que ya fue aprobada por la Rada Suprema, pero aún no está firmada por el presidente Piotr Poroshenko.

Nuestras discusiones están resumidas en la declaración que hará hoy el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Marc Ayrault, como el anfitrión de este encuentro.  En ella, entre otro, expresamos nuestro apoyo a las actuaciones de la MEM OSCE y CCCC en el ámbito de seguridad, a los esfuerzos de la MEM OSCE de encontrar el compromiso que permita avanzar en la cuestión relativa a la organización de los comicios y, en general, en todo el proceso de implementación de los Acuerdos de Minsk. Asimismo exhortamos a las partes a cumplir con sus compromisos asumidos en el marco del Complejo de Medidas en lo que se refiere a los aspectos humanitarios de la crisis, a la organización del libre acceso a la ayuda humanitaria, a la regulación del trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja en Donbás.

Es lo que hemos acordado hoy. En cualquier caso, ha sido útil. Los líderes de los países que forman el Cuarteto de Normandía tienen bajo control la implementación de los Acuerdos de Minsk y de sus acuerdos de París del pasado 2 de octubre. Informaremos a nuestros dirigentes sobre los resultados del encuentro celebrado. Según entiendo, dentro de cierto tiempo, por lo visto, se planeará un contacto telefónico entre los líderes de los países del Cuarteto de Normandía.

Pregunta: ¿Cree que las elecciones en Donbás se podrán celebrar en junio de este año, según informan hoy algunas fuentes occidentales?

Respuesta: La propuesta de instar a las partes que se pongan de acuerdo a base de los documentos de Minsk en cuanto a la celebración de los comicios locales en Donbás en el primer semestre del año en curso (para junio o julio) ha sido adelantada en la reunión de hoy por nuestros colegas alemanes y franceses. Rusia estaba dispuesta a respaldarle pero la parte ucraniana ha pedido no insistir en ello. Así que no hemos conseguido consenso en esta cuestión.

Pregunta: ¿Los resultados de las próximas negociaciones sobre Siria en Ginebra, serán determinantes para que continúe el régimen de alto el fuego y de la tregua en el país?

Respuesta: El régimen de cese de las operaciones de combate, aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU a base de la iniciativa conjunta de Rusia y EEUU, resultado del acuerdo de los presidentes Vladimir Putin y Barack Obama, es perpetuo. Hubo intentos, ya calificados por el MAE ruso como cínicos, de hacer creer que el régimen fuera impuesto para unas semanas, a ver qué pasa. Es una gran falsedad. El régimen no tiene plazo de vigencia. Al contrario, todos los miembros del Grupo Internacional de Apoyo a Siria respaldaron la iniciativa ruso-estadounidense relativa al establecer el régimen de forma perpetua. Es más, es sólo el primer paso hacia el régimen completo del alto el fuego. Existe una diferencia jurídica entre el cese de las operaciones de combate y el alto el fuego. Este último es un régimen más estable y serio.

Entonces, en primer lugar, el régimen establecido no tiene plazo de vigencia y en el segundo, no está acondicionado por nada. El régimen del alto el fuego y del cese de las operaciones de combate, el suministro de la ayuda humanitaria y la promoción del proceso político, que deberá extenderse a todas las partes enfrentadas en Siria (el gobierno sirio y todo el espectro de la oposición), son componentes de la estrategia aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. Todo esto deberá hacerse a la vez, simultáneamente. No hay ni podrá haber condiciones previas. Partimos de lo que nos comunicó el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, con el que nos reunimos recientemente en Ginebra. El confirmó que el próximo 9 de marzo convocará un encuentro entre las partes sirias, que dará inicio al proceso de las negociaciones. Participarán en él varios grupos de la oposición siria. Primero, se celebrarán los contactos entre los representantes de la ONU y los opositores y la delegación del gobierno sirio, por separado. Y luego, espero que se reúnan en una misma sala. Todo esto requiere tiempo. Pero, repito, no existe ninguna relación entre el régimen del cese de las operaciones de combate y el inicio de las negociaciones. Todos estos procesos deben realizarse y desarrollarse de forma paralela, estable y cada vez más intensa.

 

mid.ru

 

Pregunta: ¿En qué consiste el carácter especial de la sesión de la ONU dedicada al 70º Aniversario de la creación de este organismo, cuál será su formato, qué toma de decisiones está prevista? ¿Cuáles son sus expectativas personales ante esta sesión?

Respuesta: La víspera de los debates sobre los aspectos políticos más generales de la vida en el mundo, en los que participarán los jefes de Estado, se celebrará una cumbre dedicada al desarrollo sostenible. Se aprobará en ella el nuevo programa de 15 años de duración que abarcará los esfuerzos internacionales encaminados a dar solución a problemas en las esferas de la economía y las finanzas y a los derivados problemas sociales y de protección del medio ambiente. En próximo septiembre Rusia asume la presidencia en el Consejo de Seguridad de la ONU y estamos preparando una reunión ministerial dedicada al análisis del conjunto de las amenazas terroristas procedentes de Oriente Próximo y del Norte de África. Estoy convencido de que este asunto concitará un intenso interés en los debates en la Asamblea General de la ONU. Intentaremos marcar el tono de la reunión del Consejo de Seguridad, dada también la iniciativa del presidente Putin sobre la creación de un frente único en la lucha contra organizaciones terroristas como el Estado Islámico y sobre la promoción paralela del arreglo político en la región, en concreto, en Siria.

Pregunta: ¿Cuál ha sido el papel de la URSS y de Rusia en el refuerzo de la ONU, en el aumento de su prestigio?

Respuesta: La Unión Soviética se dedicó a promover de forma muy activa aquellos principios de la Carta de la ONU que hoy son los más viables, la paridad de las partes, la soberanía de todos los Estados, el respeto al derecho de los pueblos a la autoidentificación como principio fundamental de la ONU y el deber de todo Estado de garantizar el derecho de los pueblos que forman parte de él a no sentirse vulnerados. Este principio sigue muy actual a día de hoy. Más tarde hemos defendido tales principios fundamentales de la ONU como la cultura del compromiso, la necesidad de hacer cuanto está a nuestro alcance para que el CS, en su calidad de organismo primordial, responsable de garantizar la paz en el mundo, funcione de forma colectiva y mediante el esfuerzo común. Me gustaría señalar al respecto que el derecho a veto, criticado con frecuencia, en realidad representa la principal garantía del sistema de pesos y contrapesos necesario en cualquier sistema democrático. Es verdad que a veces se intenta modelar situaciones que precisen de la aplicación del derecho al veto, y la motivación política es a menudo subjetiva. Ha ocurrido en varias ocasiones. Así, por ejemplo, nuestros interlocutores occidentales han presentado varias veces resoluciones carentes de valor práctico, como las relativas al aniversario de los acontecimientos en Srebrenica. A pesar del carácter dramático de aquellos acontecimientos, el Consejo de Seguridad no debe asumir una postura a favor de uno de los bandos y mucho menos en conflictos ocurridos hace 20 años. De la misma forma que no debe involucrarse en la instrucción de la causa penal sobre el accidente del Boeing de Malaysia Airlines. No me gustaría entrar en detalles sobre el particular.

Lo importante es que el Consejo de Seguridad conserve su vitalidad y todas las herramientas necesarias para seguir desempeñando un papel central en la solución de las crisis internacionales. Ha sido sometido a reformas, elevándose de 5 a 11 el número de sus miembros. Ahora se está planteando una nueva etapa de “ampliación.” Apoyamos este proceso. Consideramos que en realidad los países en vías de desarrollo de Asia, África y América Latina están poco representados en el Consejo de Seguridad. Por esta razón apoyamos las solicitudes de adhesión permanente al CS presentadas por India y Brasil. Consideramos que de igual forma ha de estar garantizada la presencia permanente en este organismo de los países del continente africano. De modo que me gustaría volver a subrayar que los países en vías de desarrollo no están lo suficientemente representados en el consejo y su papel en las labores de este organismo es poco significativo. Es necesario promover una reforma que no convierta el CS en una estructura difícil de gestionar, amorfa e inflada. La capacidad de reaccionar de forma operativa es otro principio fundamental de su funcionamiento, al igual que la presencia de todas las regiones y centros del desarrollo del mundo. En mi opinión, cerca de una veintena de miembros es el límite que deberíamos tener como referencia.

Pregunta: El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, deja su puesto. En una entrevista dijo que se espera que lo ocupe una mujer. ¿Tiene Rusia alguna preferencia sobre la candidatura?

Respuesta: El señor Ban Ki Moon, por el que sentimos un profundo respeto y con el que mantenemos buenas relaciones, agotará su segundo mandato el año que viene y, de acuerdo con la Carta de la ONU, ya no puede volver a presentar su candidatura. El problema consiste en garantizar la condición geográficamente universal del secretario general. En varias ocasiones han ocupado este puesto los representantes de Europa Occidental, Asia, continente africano (Butros Ghali y Kofi Annan) y de América Latina. Sin embargo, nunca ha sido presentado un grupo regional, como Europa Oriental. Lleva oficialmente existiendo desde los tiempos soviéticos, cuando se crearon 5 grupos: de Asia-Pacífico, de América Latina y el Caribe, de África, de Europa Occidental, integrada por EEUU, Australia y Nueva Zelanda, y, por último, de Europa Oriental. En un principio, no se concibieron como asociaciones para asuntos políticos, sino, para elegir de forma más eficiente y regional a los miembros de organismos de participación limitada. Por ejemplo, el Consejo Económico y Social (ECOSOC) está integrado por 54 países que han de ser elegidos, el Consejo de Derechos Humanos también está compuesto por menos miembros de los que nos gustaría. Estos organismos no tienen una composición universal, existen muchas estructuras de la ONU para las cuales es necesario elegir miembros. Para que todas las regiones estén presentadas de forma más o menos igual en estos organismos económicos y de defensa de los derechos humanos fueron creados los mencionados grupos regionales que acuerdan entre sí las candidaturas, también para el Consejo de Seguridad, el ECOSOC, el Consejo de Derechos Humanos y demás estructuras.

Cuando la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia pasaron a formar parte del pasado, el grupo, sin embargo, siguió existiendo, por no ser político, sino necesario exclusivamente para organizar este tipo de elecciones. Los miembros del grupo de Europa Oriental, incluidos los países miembros de la OTAN coinciden en esta opinión y firmaron una carta divulgada entre todos los países de la ONU. Manifiestan estar convencidos de que el siguiente secretario general debería representar a los países de Europa Oriental. Los candidatos son varios.

Pregunta: ¿Candidatos por el grupo?

Respuesta: De momento, por países, dado que el grupo apenas podría llegar a un acuerdo. Se han presentado cerca de diez candidatos, mujeres entre ellos. Lo dicho, el grupo difícilmente podrá llegar a un acuerdo, pero los procedimientos de la elección del secretario general y de la presentación de candidaturas son bastante flexibles. No descartaría que el grupo someta a consideración de la Asamblea General varias candidaturas. Lo más probable es que durante las consultas que se siguen manteniendo algunos de los candidatos sean descartados, pero con toda seguridad quedará más de uno. No veo nada malo en que la Asamblea General reciba una lista de varios nombres.

Pregunta: ¿Se necesitaría consenso para ello?

Respuesta: Sin duda. En la primera etapa la lista se enviaría al Consejo de Seguridad que cuenta con sus propios métodos: una votación de ranking secreta donde queda claro qué candidato es capaz de reunir los nueve votos necesarios. Existen también otros “trucos”.

En la situación actual, creo, lo más probable es que tras la consideración de este asunto por el Consejo de Seguridad una lista de varios candidatos sea entregada a la Asamblea General. Siempre ha habido una única candidatura, porque el CS descartaba a los demás pretendientes mediante sus procedimientos. Esta vez, conociendo a los candidatos, no encuentro la forma de dejar sólo a uno, sin ofender a otros también muy dignos de ser elegidos.

mid.ru

Estimadas señoras y señores:

Nuestras negociaciones con el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, han sido muy sustanciosas y han transcurrido en el ambiente de amistad y confianza, propio de nuestros contactos.

Mi colega y yo hemos señalado que las relaciones entre nuestros países se desarrollan de manera dinámica y positiva. Hemos reafirmado la recíproca disposición a cooperar en diferentes ámbitos. De esto hablaron el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin y el presidente de la República Islámica de Irán, Hasán Rohani, que ya celebraron varios encuentros. El último tuvo lugar en Ufá (Rusia), al margen de las cumbres de BRICS y de la OCS.

Hemos prestado una especial atención a la profundización y el desarrollo de los lazos económicos y comerciales. Hemos acordado celebrar en otoño de este año (seguramente, en octubre) una reunión ordinaria de la Comisión Intergubernamental conjunta para la cooperación económica y comercial. Rusia e Irán están de acuerdo en que es una herramienta importante que ayuda eficazmente a coordinar nuestros enfoques comunes de la profundización de las relaciones económicas, planes de inversión, etc.

Cooperamos estrechamente a nivel de las cancillerías de nuestros países a base del Protocolo que abarca un período entre 2015 y 2018 y permite garantizar la coordinación estrecha de los enfoques sobre toda una serie de importantes problemas regionales e internacionales.

Hemos expresado una vez más nuestro apoyo a la exitosa conclusión de las negociaciones sobre el arreglo de la situación en torno al programa nuclear iraní. Estamos satisfechos con la aprobación del Plan de Acción Integral Conjunto. Confiamos en que este Plan, según lo previsto por la resolución aprobatoria del Consejo de Seguridad de la ONU, entre en vigor en las próximas semanas. Estimamos que el Plan no solo permitirá arreglar satisfactoriamente la situación en torno al propio programa nuclear iraní garantizando el respeto del derecho de Irán de llevar a cabo las actividades nucleares pacíficas, sino también brinda la posibilidad de fortalecer la confianza en la región, de asegurar el levantamiento de las barreras que impiden una cooperación normal económica y política a nivel regional con la participación ilimitada de la República Islámica de Irán.

Hemos intercambiado opiniones sobre la situación en Oriente Próximo y África del Norte. Hemos prestado una atención especial a los esfuerzos de contribuir al arreglo sirio que podrá ser sólo pacífico, político y diplomático y alcanzado a través de las negociaciones  entre las partes enfrentadas en Siria, sin intervención alguna desde el exterior. Sólo los sirios podrán determinar el futuro de su país, en todos los aspectos.

Nuestros enfoques coinciden también en lo que se refiere a la situación actual en Iraq, Yemen, Afganistán, Libia y otros puntos "calientes" de la región. En todos estos casos Rusia e Irán abogan por una solución a partir del diálogo nacional, sin injerencias externas ni intentos de imponer ningunas recetas.

Estamos satisfechos con estas negociaciones importantes. Mi homólogo y yo nos reunimos con regularidad. El señor ministro ha confirmado la invitación a visitar Teherán de la que aprovecharé gustosamente en los plazos acordados por las partes.

Pregunta: Estos años últimos, Rusia ha mantenido una postura clara y constructiva sobre la crisis siria. Tomando en consideración la información de algunas agencias de noticias podríamos preguntarnos si esta postura permanece invariable o habrá ciertos cambios.
Serguéi Lavrov: Es una lástima que usted no asista a nuestras ruedas de prensa, donde hablamos con regularidad sobre el tema. Teniendo los medios técnicos modernos se puede incluso ahora volver unas semanas atrás para ver qué decíamos al respecto. Nuestra postura no ha cambiado: siempre hemos abogado por que sean los propios sirios los que decidan el futuro de su Estado, sin injerencias desde el exterior o condiciones previas, ni recetas impuestas por los actores externos. Permanecemos comprometidos con lo dispuesto por el Comunicado de Ginebra del 30 de junio de 2012 que prevé la solución de la crisis siria mediante las negociaciones entre el gobierno de este país árabe y la delegación opositora que represente a todos los oponentes de las autoridades actuales. Todas las decisiones acerca de los pasos y las reformas a realizar en Siria deberán adoptarse sobre la base de un acuerdo mutuo entre el gobierno y la oposición. Y eso es todo.
Durante toda una serie de encuentros con mis colegas de EEUU, de la región de Oriente Próximo y del Golfo Pérsico confirmamos sin rodeos que nuestras posturas coinciden en lo que se refiere a la necesidad de garantizar un arreglo exclusivamente político de la crisis siria, aunque a la vez reconocemos las diferencias existentes, en particular con respecto al futuro del actual presidente legítimo de Siria, Bashar Asad. Algunos de nuestros interlocutores ponen como condición previa que él abandone la presidencia una vez finalizado el período transitorio, pero para Rusia resulta una postura inadmisible y lo decimos claramente. Esto lo deberá decidir el pueblo sirio. Hace falta iniciar el diálogo, dejar de fingir que existe un único grupo opositor que posee toda la legitimidad otorgada por la llamada comunidad internacional, conseguir que todos los círculos opositores estén representados en la delegación que deberá preparar, sin condiciones previas, una plataforma constructiva para las negociaciones con la delegación del gobierno legítimo de la República Arabe Siria. Esta es nuestra postura. Confío en que al echar un vistazo a los textos de nuestras ruedas de prensa (de los últimos meses o, incluso, años) todos puedan asegurarse de que esta postura permanece invariable desde el inicio de la crisis siria.
Pregunta: Espero que esta visita contribuya a fortalecer y desarrollar las relaciones ruso-iraníes. ¿Cuáles serán los ámbitos de cooperación ahora, una vez alcanzado el acuerdo sobre el programa nuclear iraní?
Serguéi Lavrov (añade después de la respuesta de Mohammad Javad Zarif): Me gustaría añadir un par de cosas sobre las perspectivas de nuestra cooperación. Como ya hemos señalado es global y abarca todos los ámbitos clave de la cooperación. Destacaría, sin embargo, el ámbito económico, especialmente sectores de alta tecnología como la energía nuclear, donde contamos con el proyecto finalizado con éxito de la central nuclear de Bushehr y con el protocolo y el contrato intergubernamental, firmados en 2014 sobre la construcción de ocho bloques adicionales de energía nuclear de diseño ruso en la República Islámica de Irán. Es un ámbito de cooperación muy importante y prometedor que fortalecerá el sector de energía del país y, al mismo tiempo, garantizará el cumplimiento completo del régimen de no proliferación respetando el derecho de Irán a desarrollar un programa nuclear pacífico.
Otra línea de cooperación interesante es la energía no nuclear, de lo cual también hemos hablado hoy. En este ámbito existen buenas perspectivas, al igual que en materia de desarrollo de infraestructuras, en particular la ferroviaria. Estamos interesados en que aumenten los suministros de productos agrícolas de Irán a la Federación de Rusia y en el desarrollo de la cooperación económica y científica en el Caspio. En cuanto al problema del estatus legal del mar Caspio, participamos, claro está, en las negociaciones de cinco países limítrofes para elaborar una convención especial al respecto.
También me gustaría destacar nuestra cooperación técnico-militar. En enero el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, visitó Teherán donde se firmó el Acuerdo de la Cooperación Militar, que también tiene que ver con el problema del mar Caspio. Prevenir las amenazas y los riesgos que existen en esta región y pueden intensificarse es una tarea importante.
No se puede dejar de lado nuestra cooperación en el ámbito humanitario. Hoy hemos vuelto a hablar del tema, sobre todo en el contexto de las negociaciones sobre la apertura en Irán del Centro Cultural Ruso y la firma del acuerdo al respecto.
Hemos discutido también las posibilidades de agilizar la preparación de un acuerdo que permita facilitar el régimen de visados para los ciudadanos de Rusia e Irán y otras muchas cosas.
Nuestras relaciones bilaterales son muy ricas e intensas y estoy convencido de que responden a los intereses de nuestros pueblos.
Pregunta: La semana pasada EEUU amenazó con plantear en el Consejo de Seguridad de la ONU la cuestión sobre la visita del general iraní Qasem Soleimani a Moscú. La parte estadounidense cree que Rusia infringe las sanciones contra Irán. ¿Qué medidas toma Moscú para calmar las preocupaciones de los estadounidenses?
Serguéi Lavrov: Ya hemos hecho comentarios oficiales con respecto a estos rumores. No tengo nada que añadir sobre este episodio concreto, uno de tantos basado en las sospechas de EEUU. Los rumores no son más que rumores.
Pero si hablamos de hechos que a nadie se le ocurriría discutir, las sanciones impuestas contra Irán resultaron claramente infringidas por los propios estadounidenses cuando, hace un tiempo, liberaron de la prisión de Guantánamo, donde están retenidos ilegalmente decenas de ciudadanos de diferentes países, a unos reclusos acusados de tener vínculos con Al-Qaeda y otros grupos afiliados y que figuran en la lista de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Cuatro  presos incluidos en dicha lista fueron intercambiados por un militar estadounidense hecho prisionero en Oriente Próximo y entregados a uno de los países de la región. Sin embargo, ni el Consejo de Seguridad de la ONU, ni su comité encargado de velar por el cumplimiento de las sanciones en cuestión fueron informados sobre la entrega de cuatro personas incluidas en la lista de sanciones al país que aceptó recibirlos. Al contrario, se anunció por todo lo alto. Por cierto, según nuestros datos, los cuatro presos liberados están intentando llegar, si no han llegado ya, a Afganistán para continuar haciendo lo que estaban haciendo antes de ser detenidos por los estadounidenses. Esto respecto a la correspondencia de los rumores y los hechos.
Hablando de forma más general, asumimos los compromisos de cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad no para, como usted ha dicho, "calmar las preocupaciones de la parte estadounidense".  Los estadounidenses tienen muchas preocupaciones y muy diversas. Les daré un ejemplo que viene muy a cuento. Cuando EEUU acusa infundadamente a Rusia de infringir el Tratado sobre la eliminación de los misiles de alcance medio y corto, pedimos a la parte estadounidense que presente pruebas, pero no lo hace diciendo que las pruebas no son necesarias, que nosotros ya lo sabemos de sobra y, por lo tanto, nos toca justificarnos ante ellos. Cuando les presentamos al menos tres sospechas concretas, basadas en hechos reales, sobre sus propias actuaciones -que infringen dicho tratado- las rechazan sin más diciendo que ellos lo tienen todo "en orden".
Así que no vayamos a guiarnos por las sospechas de la parte estadounidense ni a dedicarnos a calmar sus múltiples preocupaciones, sino por los hechos concretos. Si las preocupaciones están fundamentadas nunca rehuimos la conversación concreta. Pero no estamos dispuestos a reaccionar ante unas sospechas abstractas.
Pregunta: Ya ha pasado medio año desde la firma de los Acuerdos de Minsk. El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank Walter Steinmeier, calificó recientemente la situación en Ucrania de "explosiva".  ¿No cree que ha llegado el momento de celebrar una nueva cumbre del Cuarteto de Normandía? También se habla de la necesidad de celebrar un encuentro urgente entre los representantes de Kiev y de las repúblicas de Donetsk y Lugansk. ¿Cree que es posible?
Serguéi Lavrov: Estamos realmente muy preocupados con la situación en torno al cumplimiento de los Acuerdos de Minsk del 12 de febrero del corriente. Hablo con regularidad del tema con mis colegas. Justo uno de estos días lo discutí con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank Walter Steinmeier. Transmitimos nuestras preocupaciones también a Francia, otro país garante de los Acuerdos de Minsk junto a Alemania y Rusia.
Es alarmante la situación en la línea divisoria. Durante mucho tiempo se estuvo negociando, a instancia del Cuarteto de Normandía, las condiciones de la desmilitarización de la zona de Shirókino y de la retirada de los armamentos de calibre menor de 100 mm a una distancia de 15 km, pero no se pudo coordinar las acciones debido a que Kiev cambiaba de opinión. Luego, como usted sabrá, los milicianos emprendieron medidas unilaterales al retirar todas sus unidades armadas de Shirókono y las armas allí emplazadas a una distancia de 3 km. Contábamos con que ese gesto de buena voluntad fuera correspondido por parte de las fuerzas Armadas de Ucrania, pero eso no ocurrió. En Shirókino, los combatientes del llamado batallón ucraniano de voluntarios Azov fueron reemplazados por efectivos de las tropas regulares de Ucrania. Según nuestros datos, allí se encuentran también infantes de marina, lo cual también hace pensar. La retirada de los armamentos de la línea divisoria ya casi acordada no fue firmada en la reunión del Grupo de Contacto a raíz de que la parte ucraniana, en el último momento, modificó su postura renunciando a los acuerdos previos. Al ser preguntados por qué se comportaron de esa forma alegaron la desaprobación por parte de Kiev.
Nos alarma el desarrollo de la situación en los últimos días porque recuerda mucho a los preparativos de combates. Lo mismo sucedió en agosto del año pasado cuando el ejército ucraniano recibió la orden de iniciar la ofensiva. Al fracasar la misma las autoridades de Kiev aceptaron iniciar las negociaciones y se aprobaron los Acuerdos de Minsk-1. Lo mismo sucedió en enero de este año cuando Kiev volvió a intentar resolver la situación con el uso de la fuerza. El intento volvió a fracasar y la parte ucraniana volvió a sentarse a la mesa de negociaciones para firmar los Acuerdos de Minsk-2. Creemos que ya basta de tentar a la suerte, simplemente hay que cumplir lo acordado en Minsk. No me refiero sólo a la desescalada del conflicto armado  sino también al inicio del proceso político detallado en los Acuerdos de Minsk. Prevén, en particular, la introducción en la Constitución de enmiendas que protejan los derechos de los territorios controlados actualmente por las repúblicas proclamadas de Donetsk y Lugansk, unos derechos formulados textualmente por los líderes de Alemania y Francia durante las negociaciones en Minsk el pasado 12 de febrero y que tienen que ser transcritos, palabra por palabra, en la Ley Fundamental del país. En lugar de esto se aprueban unas disposiciones transitorias que prevén una posibilidad de que en algún momento algunos territorios de Ucrania reciban algún estatus especial, luego esta vaga promesa se traslada a otro apartado de la Constitución y Kiev declara que ha cumplido con sus compromisos. En seguida el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, dirige sus felicitaciones a la Rada Suprema (parlamento) de Ucrania porque el país ha solucionado el problema de descentralización al prometer pensar en algún momento en conferir ciertas facultades a la administración local en alguna parte de Ucrania.
Rusia preparó un documento amplio (de unas ocho páginas) y no oficial en el que se analizan las actuaciones de las autoridades ucranianas y su correspondencia con los compromisos asumidos por el presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, de acuerdo con los Acuerdos de Minsk, sobre todo los relacionados con el proceso político. Entregamos este documento a los miembros del Cuarteto de Normandía, incluida la parte ucraniana, y a EEUU.
¿Es necesario recurrir al Cuarteto de Normandía ahora? Creo que sí, porque, al fin y al cabo, fueron sus miembros los que respaldaron los Acuerdos del 12 de febrero firmados por los representantes de Kiev, Donetsk y Lugansk con la participación de Rusia y la OSCE. El Cuarteto de Normandía, y en primer lugar Alemania y Francia, son los responsables de que la parte ucraniana cumpla con lo acordado. Estaremos dispuestos a celebrar encuentros  (primero entre expertos) para contrastar dos documentos: el Complejo de Medidas aprobado en Minsk y las enmiendas a la Constitución aprobadas por la Rada Suprema de Ucrania y otros documentos sobre la celebración de las elecciones locales en Donbás y el otorgamiento del estatus especial a esta región. Será muy divertido contrastar los compromisos asumidos por el líder ucraniano y lo que realmente se hizo. Estamos preparados para tal conversación con los que habían garantizado la buena voluntad de la parte ucraniana.
En cuanto a las negociaciones directas entre Kiev, Lugansk y Donetsk, es la parte esencial de todos los acuerdos conseguidos en Minsk, está claro que sin ellas no avanzaremos. Existe el Grupo de Contacto y sus cuatro subgrupos  destinados a realizar todo el trabajo necesario para salvar obstáculos en el camino de la implementación del Complejo de Medidas del 12 de febrero de 2015. La parte ucraniana intenta evitar los contactos o imponer un esquema propio que consiste en tomar decisiones sin la participación de Donetsk y Lugansk. Todo esto no puede dejar de preocupar. Confío en que los encuentros del Grupo de Contacto y sus subgrupos, previstos para la semana que viene, consigan superar la tendencia mostrada por Kiev de renunciar a un diálogo directo y en que nosotros, junto a nuestros socios del Cuarteto de Normandía y los colegas estadounidenses, que nos habían asegurado que realmente deseaban conseguir el cumplimiento exhaustivo de los Acuerdos de Minsk, podamos ayudar a establecer este diálogo.
De momento, estamos viendo que, desgraciadamente, los líderes de Ucrania intentan "calentar" la situación haciendo unas declaraciones absolutamente delirantes. Sirva de ejemplo la reciente entrevista concedida por el presidente ucraniano Piotr Poroshenko al diario ‘Libération’. Al ser preguntado sobre su opinión con respecto a la política rusa respondió: "Putin quiere toda Europa. ¿Es posible una agresión rusa a Finlandia? Sí. ¿Es posible una agresión rusa a los países bálticos? Sí. ¿Es posible una agresión rusa a la región del Mar Negro? Sí. Por eso los ucranianos luchan no sólo por la integridad y la independencia de Ucrania: combatimos por la democracia, la libertad y la seguridad de todo el continente europeo". Está claro que una persona que haga tales declaraciones no provocadas (se pregunta él solo si el presidente de Rusia, Vladimir Putin, está dispuesto a agredir toda Europa, y él mismo se responde que sí) se preocupa más por mantener la rusofobia en Occidente y exacerbar artificialmente las tensiones para desviar la atención de su incapacidad de cumplir lo que el mismo firmó. Esta incapacidad de asumir los compromisos de las autoridades actuales de Ucrania nos preocupa seriamente, por eso depositamos nuestras más sinceras esperanzas en que los miembros del Cuarteto de Normandía no puedan dejar de ver todos estos juegos, de ver que Rusia realmente se esfuerza por garantizar el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk por todas las partes, de comprender este juego en el que las autoridades ucranianas intentan involucrar a todo el mundo.

mid.ru

Estimadas damas y caballeros,

Hemos mantenido unas negociaciones muy útiles que han transcurrido en un ambiente de confianza y merecen, a nuestro modo de ver, una estimación positiva en esta rueda de prensa.

Los vínculos que unen nuestros dos Estados han gozado tradicionalmente de un carácter amistoso, tenemos posturas afines o compartidas acerca de los problemas clave del mundo moderno.

Prestamos atención especial al desarrollo de las relaciones bilaterales que está ofreciendo una dinámica positiva, sobre todo en la esfera económico-comercial. Tiene especial importancia el mantenimiento de la cooperación en los campos de gas y petróleo, energía eléctrica y cooperación técnico-militar. En Irak trabajan de forma exitosa los operadores económicos rusos, en primer lugar, la sociedad anónima Compañía petrolera LUKOIL y la sociedad anónima Gazprom neft, así como una serie de otras empresas que aportan bastante, entre otras cosas, en la formación de los ingresos para el presupuesto iraquí.

Estimados señores y señoras:

Hemos mantenido unas conversaciones detalladas y concretas sobre las relaciones bilaterales entre Rusia y el Reino de Bélgica, y sobre los problemas de la agenda internacional, teniendo en cuenta la presidencia de Bélgica del Comité de Ministros del Consejo de Europa (CMCE) para el próximo semestre

Señor presidente:

Señor secretario general:

Señor presidente de la Asamblea Parlamentaria:

Señoras y señores:

Agradecemos a la presidencia suiza por haber escogido el tema del debate de hoy. La Europa Atlántica atraviesa una grave crisis y es necesario buscar una salida. La solución solo se puede encontrar entre todos y pasa por extraer las conclusiones correctas de las lecciones del pasado. La experiencia de todos estos últimos años demuestra que si se actúa de forma unilateral sin reconocer los errores cometidos, no se conseguirán buenos resultados.

Estimados señores y señoras:

El Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Uganda, Sam Kutesa, y yo hemos mantenido unas productivas conversaciones que no han hecho sino confirmar nuestro ánimo de seguir profundizando en las relaciones bilaterales en diferentes ámbitos, de conformidad con los acuerdos alcanzados entre los presidentes de nuestros países durante sus conversaciones en Moscú en el mes de diciembre de 2012.

Hemos constatado que, durante este período, se han hecho muchas cosas, sobre todo en el plano de los preparativos para aumentar sustancialmente las relaciones económico-comerciales. Hemos hablado de los contactos que existen entre las empresas de nuestros países y los departamentos de economía de Rusia y Uganda, lo que constituye una muestra de la prometedora dirección en la que se orienta la suma de nuestros esfuerzos en el campo de la energía, la construcción, el desarrollo de infraestructuras, la agricultura y la pesca. Hemos acordado prestar ayuda a los círculos empresariales para poner en funcionamiento mecanismos de contactos bilaterales directos. En este sentido, tengo la satisfacción de señalar que Sam Kutesa aprovechó su estancia en Moscú para dar continuidad a esta labor directamente con las empresas rusas.

Intervención y respuestas a las preguntas de los medios de comunicación del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la conferencia de prensa conjunta al término de las conversaciones con el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, mantenidas en Pekín, el 15 de abril de 2014

Señoras y señores:

Hemos trabajado de forma fructífera, examinando el inmenso espectro de las cuestiones bilaterales e internacionales que caracterizan las relaciones entre Rusia y China y garantizan un desarrollo consecuente de la cooperación bilateral a muchos niveles y de la asociación estratégica. Nuestras relaciones han alcanzado un elevado nivel sin precedentes. Los líderes de Rusia y China mantienen un diálogo político regular, intensivo y fiable, reuniéndose varias veces al año. Este año el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el presidente de China, Xi Jingping, mantuvieron un encuentro el 6 de febrero en Sochi. Fue la primera vez que un jefe de Estado de China acudía a la inauguración de unos Juegos Olímpicos fuera de su país.