InterAffairs

Vie04282017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Lunes, 08 Julio 2013 12:07

Rusia en el mundo cambiante: continuidad de las prioridades y nuevas posibilidades

Written by 

l título del artículo es la divisa de la próxima conferencia de embajadores y representantes permanentes de la Federación Rusa en organizaciones internacionales. Tales conferencias se celebran, por tradición, cada dos años, son parte significativa de la actividad del Ministerio de Exteriores de Rusia y sus instituciones en el extranjero, permiten efectuar un análisis integral de la situación internacional, precisar las tareas de la diplomacia rusa en direcciones concretas. 

La sexta conferencia de turno transcurrirá del 9 al 11 de julio. Su principal acontecimiento, cardinal, será por tradición el discurso del Presidente de la Federación Rusa, quien conforme a la Constitución define la política exterior del país. Los encuentros con el Jefe de Estado tienen gran importancia práctica para el departamento diplomático, permiten una comprensión más profunda de nuestras prioridades políticas exteriores, encauzan a la diplomacia rusa a la defensa máxima efi caz de los intereses del país. 

A la conferencia están invitados dirigentes y colaboradores importantes de la Administración del Presidente de la Federación Rusa, cámaras de la Asamblea Federal de la Federación Rusa, una serie de ministerios, departamentos e instituciones federales, así como relevantes personalidades públicas y científicos, representantes del negocio nacional, de la comunidad experta-científica, del Comité Organizador “Sochi 2014”. Naturalmente, en la conferencia participarán veteranos: colaboradores eméritos del servicio diplomático, y también jóvenes diplomáticos. 

El próximo foro de embajadores y representantes permanentes no será común por una serie de circunstancias, se celebrará al mismo comienzo del mandato del Jefe de Estado, lo cual condiciona la necesidad de concretar las prioridades políticas exteriores. Inmediatamente después de la inauguración, el 7 de mayo de este año, el Presidente V. Putin fi rmó el decreto No 605 “Sobre las medidas para realizar la política exterior de la Federación Rusa”. Ahí, el Jefe de Estado expuso de forma concentrada las tareas principales planteadas ante el Ministerio de Exteriores de Rusia y otras instituciones del poder ejecutivo en la esfera política exterior. De ese modo, en esencia, fueron trazados los lineamentos cardinales de nuestra actividad política exterior en el próximo período. Su realización persigue garantizar los intereses nacionales del país en las condiciones de formación del nuevo sistema policéntrico de relaciones internacionales, contribuir al afianzamiento de la seguridad y la estabilidad global. En la conferencia tendrá lugar una conversación profesional, concreta, sobre las vías óptimas para cumplir lo encomendado por el Presidente de Rusia. 

El decreto confi rma claramente la sucesión de la política exterior, que asimismo en adelante se asentará en los principios clave del pragmatismo, la apertura, la multivectorialidad, la promoción consecuente de los intereses nacionales sin pasar a la confrontación, principios que demostraron su eficiencia con plenitud, y que en esencia adquirieron carácter universal. Ellos, precisamente, seguirán determinando la filosofía de nuestras acciones en la arena internacional. La aplicación de estos principios tiene por fi nalidad afianzar las posiciones de Rusia como socio responsable y previsible, cuyo prestigio en los asuntos internacionales se ve determinado no sólo por factores de poderío militar y económico, por la influencia cultural, sino también por las posiciones y orientaciones básicas consecuentes y precisas. 

La próxima conferencia de embajadores será peculiar asimismo porque el mundo inició una fase de cambios tempestuosos que, a juzgar por todo, tendrá profundo e histórico carácter. Ante nuestros ojos se opera la transformación del paisaje geopolítico, acompañada de creciente turbulencia 

a niveles global y regional. El pulso de la vida internacional se acelera como nunca, los procesos en las relaciones internacionales adquieren un carácter cada vez más complicado y multidimensional. En este contexto crece la necesidad de un análisis imparcial de las tendencias que prevalecen en las relaciones internacionales contemporáneas. Por eso es completamente natural que el Ministerio de Relaciones Exteriores encomendara preparar para fines de este año una nueva redacción de la Concepción de política exterior de la Federación Rusa. Lógico que para su realización trabajaremos colectivamente, empleando al máximo el potencial intelectual del aparato central del ministerio y de nuestras instituciones del exterior, en estrecho contacto, tanto con otros departamentos gubernamentales como con la comunidad de expertos. 

Una serie de aspectos del desarrollo de los sucesos no pueden por menos que causarnos preocupación. Aquí se trata, en particular, de las acciones de nuestros jugadores exteriores con motivo de los conflictos intraestatales, de las tentativas de resolver los problemas existentes por medio de la fuerza, eludiendo el derecho internacional y los formatos establecidos de adopción de soluciones. Rusia tratará resueltamente de afirmar la primacía del derecho en los asuntos internacionales, defenderá con firmeza el papel central de la ONU, los principios básicos de la Carta de la Organización Mundial, piedra angular de todo el sistema de relaciones internacionales. Esto es, ante todo, respeto a la soberanía y la integridad territorial de los Estados, no injerencia en sus asuntos intestinos. Estamos convencidos de que la primacía del derecho y los principios democráticos deben respetarse no sólo dentro de los países por separado, sino también en las relaciones internacionales. De otro modo será imposible evitar el acentuamiento peligroso de los elementos de caos en la política mundial. 

En el artículo “Rusia y el mundo cambiante”, publicado en vísperas de las elecciones de marzo, el presidente V. Putin subrayó que los objetivos de nuestra política exterior tienen carácter estratégico y no coyuntural. Por eso, la política exterior de Rusia seguirá siendo balanceada, activa, creacional, basada en la aspiración de fomentar el diálogo auténtico y la cooperación con todos los que están dispuestos a eso. Nosotros no ocultamos las divergencias existentes, pero tampoco queremos dramatizarlas. En otras palabras, Rusia está dispuesta a incrementar considerablemente la colaboración con sus socios, a elevar las relaciones a un nuevo, mayor nivel, naturalmente, sobre la base de la igualdad de derechos y el respeto mutuo. 

La prioridad cardinal de la política exterior de nuestro país es el ahondamiento de la interacción multilateral y de los procesos integracionistas 

en el espacio de la Comunidad de Estados Independientes, el desarrollo de la colaboración multilateral con los países miembros de la CEI en las más diferentes esferas. La diplomacia rusa está orientada a incrementar de forma activa y dinámica las relaciones con los socios asimismo en otras direcciones: con la Unión Europea, con los Estados Unidos de América, con los países de la región Asia-Pacífico, con los países de América Latina y el Caribe, con Africa. 

Además, toda nuestra política exterior está centrada, ante todo, en crear condiciones externas propicias para el desarrollo de Rusia a largo plazo, modernizar su economía, fortalecer las posiciones del país como socio igual en derechos en los mercados mundiales. Estamos seguros de que tal posición es una base natural para la amplia colaboración internacional, por cuanto los imperativos de desarrollo y modernización tienen hoy importancia primordial para todos los países sin excepción. 

La unión de los esfuerzos de los participantes responsables que participan en los contactos internacionales es la garantía para solucionar con éxito las complicadas tareas que se alzan antes la comunidad mundial. Todos los países tropiezan con retos globales comunes, entre los cuales: el peligro de la proliferación del arma de exterminio masivo, el terrorismo internacional, la delincuencia organizada, el narcotráfico, la piratería, el cambio climático, la migración ilegal, las catástrofes naturales e industriales, la insufi ciencia alimentaria, las epidemias masivas. Esta nómina podría prolongarse. En la búsqueda de respuestas solidarias adecuadas a estos retos se hace cada vez más requerida la diplomacia reticular, que supone la creación de asociaciones flexibles, entrelazadas, sobre la base de intereses coincidentes. De ahí nuestro empeño en promover una agenda positiva, en regular los problemas existentes mediante la consolidación jurídica-internacional del principio de seguridad igual e indivisible. Estamos convencidos de que en las condiciones actuales este principio adquiere carácter universal y debe sentar el fundamento para la creación de la nueva arquitectura de seguridad y cooperación tanto en el Euro-Atlántico como en Asia-Pacífico y otras regiones del orbe. 

De esto, precisamente partimos al promover en 2008 la iniciativa de fi rmar el Tratado de Seguridad Europea. Nosotros estamos abiertos para continuar el diálogo constructivo en aras de la búsqueda de soluciones recíprocamente admisibles a todo el espectro de problemas de seguridad en el espacio euroatlántico. 

A la vez, cae de peso, vemos el potencial problemático capaz de provocar el entorpecimiento de la dinámica de interacción, reducir el nivel de confi anza. 

Aquí se trata, ante todo, de los planes para crear un sistema global de defensa antimisiles de EE.UU. Nuestra condición cardinal estriba en otorgar sólidas garantías de que no estará enfilada contra las fuerzas rusas de contención nuclear, verificadas por criterios acordados militares-técnicos y geográfi cos. Hay que renunciar a las ilusiones de que las cuestiones de principio de la seguridad y la estabilidad europea y mundial pueden resolverse sin Rusia y en menoscabo de nuestros intereses. 

Uno de los testimonios del afianzamiento de las posiciones internacionales de Rusia es la presidencia de nuestro país en diferentes formatos multilaterales: este año en APEC, el siguiente en el “Grupo de los veinte”, en 2014 en el “Grupo de los ocho”. En 2015 presidiremos la Organización de Cooperación de Shangái y la asociación BRICS. Nuestro país ocupa sólido lugar entre los principales centros de fuerza e influencia del mundo contemporáneo. 

Nos aguarda bastante trabajo para perfeccionar los mecanismos de defensa de los derechos e intereses de los ciudadanos rusos, fomentar los contactos con los compatriotas del extranjero, ampliar la presencia cultural rusa y afianzar las posiciones del idioma ruso en el mundo, utilizar con mayor eficacia el recurso de la diplomacia pública, alcanzar un nivel cualitativamente nuevo de seguimiento informativo de la actividad política exterior. 

Este año, la conferencia de embajadores y representantes permanentes se celebrará en tres días, y no en dos como antes. Para que el foro obtenga máximo resultado hemos adoptado una serie de innovaciones. Así, cuestiones de actualidad que interesan prácticamente a todos los embajadores y representantes permanentes, como actividad económica exterior, diplomacia multilateral, problemática de nuevos retos y amenazas, trabajo informativo, problemas consulares, interacción con los compatriotas, serán abordadas en reuniones plenarias, cuyo número crecerá. Durante el trabajo en las secciones examinarán la temática regional y asuntos de participación en organizaciones internacionales. La agenda también incluye diferentes aspectos de cobertura de la actividad del ministerio, desde personal y finanzas, hasta cuestiones materiales-técnicas y sociales-existenciales. 

Cae de peso que la realización de las tareas para elevar la actividad y eficiencia del trabajo político exterior exige perfeccionar el instrumental a disposición de la diplomacia rusa. El presidente V. Putin encomendó al gobierno de la Federación Rusa que elaborara la concepción de fortalecimiento del potencial de recursos y personal del sistema del Ministerio de Exteriores de Rusia, así como del Ministerio de Desarrollo 

Económico de Rusia y la Agencia Federal de Cooperación Rusa, que cuentan con su propia red de instituciones en el extranjero: representaciones comerciales y centros culturales. Esto persigue garantizar el trabajo efi caz de nuestro servicio diplomático al nivel correspondiente de la magnitud y complejidad de las tareas planteadas ante el mismo. 

El departamento ruso de política exterior trata de marchar al paso con la época, abriendo lo máximo posible su actividad para la amplia opinión pública y ampliando las posibilidades para los medios de información masiva. 

No tenemos duda alguna de que la diplomacia rusa, fiel a sus tradiciones seculares de servicio a la Patria, se esforzará plenamente para cumplir las prioridades de la política exterior, para garantizar el digno lugar de Rusia en la formación del nuevo sistema internacional, afianzar la seguridad y la estabilidad global.

Read 733 times Last modified on Lunes, 08 Julio 2013 12:34