InterAffairs

Vie06232017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Jueves, 05 Marzo 2015 09:56

A.S. Griboedov: “Quiero ser ruso”

Autor  Daria Burdina

 

“Nunca en mi vida no he tenido ocasión de ver ni en un solo pueblo al hombre, quien  amara tan ardiente y apasionadamente su patria, como Griboedov amaba Rusia” – hablaba Faddei Bulgarin de su compañero, cuyas actividades habían ejercido enorme influencia en el desarrollo de la cultura rusa. Más tarde el creador de la comedia immortal “El mal de la razón” dirá: “Cuanto más ilustrado sea el hombre, tanto más útil es para su patria”. Precisamente ese sentido patriótico ardiente por Rusia acompañaba a Aleksandr Sergueevich Griboedov en el transcurso de toda la vida dinámica y agitada de “uno de los más inteligentes personas de Rusia” del siglo diecinueve, según la expresión de A.S. Pushkin.

Griboedov empezó a estudiar muy joven. Ya el año doce de su vida Aleksandr Sergueevich accede a la universidad de Moscú. Al graduarse en la facultad de letras, Griboedov fue conferido el grado de candidato a doctor en ciencias de letras. Continua estudiar en la facultad jurídica y se diplomasa como dandidato del derecho.

En años estudiantiles Griboedov se destingue por la amplitud de intereses científicos. El joven prestaba  gran atención  a estudios de letras, filosofía, economía política, historia y derecho. Vale la pena de mencionar, que Aleksandr Sergueevich excelentemente dominaba lenguas europeas y orientales básicas.

En la universidad de Moscú Griboedov se entraña con muchos decembristas futuros, tales como V.Raevsky, P.Chaadaev, A.Yakubovich y otros, quienes posteriormente se hicieron miembros de sociedades políticas secretas. P.Ya. Chaadaev, quien imprecionó al futuro escritor cor su librepensamiento, ejerzó gran influencia en el desarrollo esperitual del autor de “El mal de la razón”. Mikhail Zhikharev, biógrafo de Chaadaev, anota “la aficción y brevedad más estrecha, que se establecieron entre Griboedov y Chaadaev desde los años estudiantiles”.

En tiempos de los estudios de Griboedov en la universidad, en el medio de los jóvenes de Moscú se difundían ideas liberadoras, llenas del patriotismo sincero. El decembrista Nikita Muraviev notaba: “En 1812 yo no tenía otra manera del pensamiento, que el amor ardiente por la Patria”. Precisamnete ese año decisivo para los destinos de Rusia suscitó en Griboedov un auge de patriotismo. Estando entusiasmado, Griboedov consideraba, que “ el amor por la patria y el espíritu combativo del pueblo en defensa de su exsistencia política era la base del poder y estabilidad del estado”.

Griboedov no tuve ucasión de participar en operaciones militares. Pero narraciones sobre la gran batalla de Borodino, sobre “el combate de pueblos” acerca de Leipsig y otras grandemente impresionaron al joven oficial. En la carta a su amigo S.N. Beguichev Griboedov escribe, que en su alma ha surgido “un amor por el bien” y ha empezado a “apreciar... todo lo, que constituye la belleza verdadera de alma”.

Precisamente en ese período de su vida Griboedov escribe sus primeras obras literarias. En verano de 1814 intervino como escritor- publicista militar con “La carta al editor de Brest-Litovsk” sobre las festividades de oficiales, más tarde con el artículo “Sobre reservas de caballería”, en el cual nota la significación del sistema de reservas de retaguardia, que grandemente influyeron en las campañas militares rusas de 1812 y 1814.

En aquellos tiempo Aleksandr Sergueevich sentía aguda insatisfacción en sus

propias actividades. El grado de funcionario, sus obras literarias insignificantes –

todo esto fue lejos de altos designios de Griboedov. “El alma ardiente demandaba

actividades, la inteligencia – maná espiritual, pero ni el lugar, nor las circunstancias no podían satisfacer sus deseos” – uno de sus amigos íntimos escribía sobre Griboedov.

Al fin, después de ciertas vacilaciones, Aleksandr Sergueevich va a Persia como

secretario de la misión diplómatica rusa. En Irán despotismo y arbitrariedades impesionaron a Griboedov muy vivamente: “…Esta escalera de ciega servidumbre y ciego poder... – así el joven diplomático apuntó en su diario. Precisamente en Irán a Griboedov le nació la idea de restringir la autocracia con la constitución.

Durante su vieje diplomático en 1821-1822 Griboedov escribe primeros dos actos de su famosa comedia, cuyo oyente fue V.M. Kugelbeker, amigo de liceo de A.S. Pushkin. Juzgando por los apuntes de diairio de Griboedov, la concepción de “El mal de la razón” le surgió al escritor aún en 1816, antes de su viaje a Irán. En el transcurso de años posteriores Griboedov brega por crear su obra cómica, refundiendo su argumento, añadiendo y tildando varios personajes, observando  particularidades de lengua del texto, lo mismo que de la facilidad y armonía de la rima. Neganando singularidades de género del clasicismo, Aleksandr Sergueevich creaba “El mal de la razón”, repelendo de la realidad y exigiendo la conformidad de la obra a “la natura”: “Allí ellos, allí ensueños... al día de hoy a cualquiér libro que se pongan los ojos ... en todos encontramos ensueños, pero no hay ni un pelo de la natura”.

“El mal de la razón” fue una compbinación de sátira pública y drama sicológico. No en seguida el espíritu de género innovador de Aleksandr Sergueevich fue aceptado en la comunidad literaria, sin embargo, tales grandes personalidades de la cultura, como A.S.Pushkin, reconocían completamente el derecho de Griboedov de establecer leyes dramatúrgicas para sus obras.

La aparición de la comedia de Griboedov influyó en el desarrollo ulterior del género de realismo en la literatura rusa. “El mal  de la razón” se volvía a reales necesidades de la vida nacional.

La comedia de Griboedov es, ante todo, un reflejo de pensamientos patrióticas del autor sobre los destinos de Rusia, sobre vías de la formación, renovación y reorganización de su vida: “literatura es un pensamiento del pueblo sobre lo fino...”

En 1824 a Aleksandr Sergueevich le conceden vacaciones durables y él sale para San-Petersburgo, donde se encuentra en el medio de decembristas. Para ellos la comedia “El mal de larazón” fue una generalización artística de sus intenciones, un reflejo de acontecimientos en Rusia y la Europa Occidental. Griboedov decía lo siguiente sobre su conocimiento con dirigentes de la insurrección decembrista: “En sus pláticas a menudo se ve opinión atrevida acerca del gobierno. Yo mismo participé en ellas: reprobaba lo que me parecía malo, y deseaba lo mejor”. Por lo mejor Griboedov sobreentendía la abolición del régimen de servidumbre y se calificaba a si mismo como “enemigo del tsar”. Ryleev hablaba de él: ”Es nuestro”, pero al fin y al cabo no admitió a Aleksandr Sergueevich a la sociedad secreta, porque “no quería someter al peligro tal talento”.

Más tarde Griboedov decidió continuar sus actividades diplomáticas. En verano de 1826 Aleksandr Sergueevich va a Tiflís.

Durante la guerra entre Rusia e Irán las actividades diplomáticas se desplegan ampliamete. Estudiando el estado de ánimo público en Persia, atrayó a algunos shas de estados iranios al lado de Rusia y talmente prestó gran servicio al ejército ruso. Aleksandr Cergueevich hizo una enorme contribución a la conclusión del tratado de Turkmanchai. Desempeñando el papel de redactor, introdujo ciertos   precisiones importantes al texto del tratado de paz, las cuales hicieron el tratado mucho más ventajoso para Rusia. A Griboedov le confiaron llevar el texto del tratado de Turkmanchai a San-Petersburgo.

Estando dotado de inteligencia profunda y aguda, asertividad, gran fuerza de voluntad y seguridad para conseguir objetivos, Griboedov era una figura única en la arena diplomática. La amplitud de sus conocimientos políticos hacía a Aleksandr Sergueevich uno de los más grandes diplomáticos de sus tiempos. La aspiración de hacerse útil a su patria y el deseo de “ser ruso” eran las indeas principales de la vida de Griboedov, quien se dedicó a la diplomacia rusa y a la literatura rusa.

 

 

Literatura

 

1.     S.M. Petrov “Griboedov”, Editorial de bellas artes del estado, 1950

2.     A.M. Bazhenov “Respecto al misterio del “Mal”. A.S.Griboedov y su comedia immortal”, editorial de la universidad de Moscú, 2011

3.     http://www.prlib.ru

4.     Yu.V. Mann “El mal de la razón” de Griboedov: rasgos separados al retrato del género”, editorial de la universidad humanitaria estatal, 2005

5.     F.V. Bulgarin “Memorias sobre el imperecedero Alekdandr Sergueevich Griboedov”

 

6.     V.K. Kugelbeker “Del diario”: memorias sobre Griboedov”, 1929

 

Read 738 times