InterAffairs

Vie06232017

Última actualización el09:48:30 AM

RUS ENG FR DE PL ESP PT ZH AR

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel
Sábado, 22 Marzo 2014 14:40

Crimea: ¿Nueva Guerra Fría contra Rusia?

Written by 

La unificación a Rusia de Crimea y la ciudad heroica de Sebastopol exasperó la atmósfera de tiranteces con Occidente, originada tras el golpe de Estado en Ucrania, al punto de un clímax de guerra fría.

A la retórica de acusaciones contra Moscú, los gobiernos de Estados Unidos y de la Unión Europea (UE) pasaron a incorporar otros ingredientes de tensión como la confección de las listas de funcionarios, legisladores y empresarios rusos y hasta compañías de este país que serán objetos a sanciones.

Y todo, según sus autores, porque Rusia reconoció la independencia de Crimea y Sebastopol y legitimó los resultados del referendo del 16 de marzo, en el cual, un 96,77 por ciento de electores apoyaron la salida de la península de Ucrania y su unificación como sujetos territoriales a la Federación.

La culminación fue la rúbrica en el Kremlin del tratado de adhesión por el presidente Vladimir Putin y los líderes crimeos, un acto que recibió el respaldo casi unánime de la población rusa y las simpatías de millones de crimeos, pero que provocó airadas reacciones de Occidente, del régimen golpista en Ucrania y de los fascistas ucranianos, con provocaciones de todo tipo, incluida la violencia.

En su alocución ante la Asamblea Federal (Parlamento unicameral ruso), el presidente Putin recriminó a Occidente por actuar en Ucrania como "un oso en una cristalería", lo cual dejó en evidencia la continuación a lo largo de décadas de la política de contención a Rusia, tras la desintegración de la Unión Soviética.

Constantemente están tratando de arrinconarnos por el hecho de que tenemos nuestra propia posición y no somos hipócritas. Pero todo tiene sus límites. Nuestros socios occidentales cruzaron la línea roja en el caso de Ucrania, aseveró el gobernante ruso.

Instó a Estados Unidos a abandonar la retórica de la Guerra fría y aceptar lo obvio: "Rusia es un participante independiente y activo de la arena internacional y como otros países, tiene sus propios intereses nacionales que deben ser considerados y respetados".

Enfatizó a renglón seguido que la OTAN es bienvenida como huésped pero no puede acampar en el patio trasero de Rusia, en alusión directa a los planes de ampliación de la alianza a cuenta de nuevos miembros en el espacio postsoviético, como Georgia y Ucrania.

Para el politólogo Serguei Mijeev, más importante que el propio tratado, que según él, era obvio tras la actuación de Occidente en torno a Ucrania, el discurso de Putin tiene un significado especial pues por primera vez en años el estadista refirió de manera directa, abierta y con claridad los problemas de Rusia con Estados Unidos y sus aliados. Destacó Mijeev en declaraciones a Prensa Latina las referencias de Putin acerca de las ambiciones geopolíticas estadounidenses y de la OTAN, en especial las enfiladas a cercar a Rusia, a gobernar el mundo con sus estándares y dictámenes, sus métodos para generar el caos y las intervenciones.

En cuanto a las sanciones, subrayó el politólogo las presiones de Estados Unidos sobre los gobiernos europeos, ante la falta de liderazgo político. Llevan a los europeos de la mano, con todo no existe consenso dentro de Occidente en cuanto a medidas coercitivas fuertes contra Moscú, aseguró.

Acerca de si la adhesión de Crimea, que fue parte de Rusia hasta 1954, constituyó un acto de anexión, como cataloga Occidente y los grandes medios de comunicación masiva, el canciller Serguei Lavrov, afirmó que ese término que emplean algunos políticos "en relación con esa expresión popular reflejada en el referendo de Crimea, insulta en primer lugar a los pobladores de la península".

Considero que es un insulto contra los ciudadanos de Crimea, contra su derecho inalienable de expresar su voluntad por el medio al que recurrieron, expuso Lavrov al intervenir ayer ante el Senado ruso.

El analista internacional Alexander Moiseev recomendó en tal caso voltear la mirada hacia Washington y Bruselas, que de una manera burda y descarada, dijo, intervinieron en los asuntos internos de Ucrania, propiciaron el escenario violento en ese país e hicieron posible el golpe de Estado fascista.

Precisamente Occidente, observó Moiseev en declaraciones a Prensa Latina, puso todas sus manos para que Ucrania se desgajara y polarizara geográficamente en tres partes (centro, occidente y sureste), por su heterogénea composición étnica y lingüística.

Constató el publicista y comunicador ruso que Estados Unidos y Europa invocan el derecho internacional solo cuando les conviene, como ocurrió con Crimea, que decidió por voluntad propia regresar a Rusia, sostuvo.

Unido a la guerra de las listas (individuos y corporaciones sancionadas), la Casa Blanca y aliados europeos acordaron un boicot a la presidencia rusa en el Grupo de los Ocho (G-8) y algunos de sus miembros apostaron por la exclusión de Rusia de ese foro.

La Unión Europea también canceló la cumbre bilateral con Rusia programada para junio y el resto de los encuentros en ese formato proyectados para este año.

Colateralmente, el Pentágono decidió mantener en las aguas del mar Negro (donde se basa la flota rusa) al destructor Truxtun, luego de faenas realizadas en ejercicios con Bulgaria y Rumania, y completó el envío a Polonia de seis aviones caza F-16.

Tales maniobras y la velada intención de la OTAN de abrir esta vez definitivamente las puertas a Georgia y Ucrania hacen pensar en una nueva escalada de la Guerra Fría hacia Rusia.

Fuente: 22 de marzo de 2014,

Prensa Latina

Read 698 times